Mercado Nocturno …

Hoy me dieron ganas de caminar, y es que a veces es bueno perderse para encontrarse con uno mismo … Caminando uno descubre la China real, la que no se ve ni en la televisión ni en los diarios.
Al final de una de las arterias principales de este distrito, cada noche se monta un mercado nocturno, y en ese mercado uno puede conseguir lo que busque, lo más insólito que jamás alguien pudo imaginar, desde mascotas hasta un amor fugaz.
Ordenan a lo largo de varias cuadras sus puestos, justo a la hora de la cena china, cuando todo el mundo vuelve del trabajo. Hay personas de todas las etnias y preparan una amplia variedad de platos al paso.
Hay puestos de frutas, copias de DVD, ropa, accesorios, libros, sombreros, sombrillas, peces, tortugas, tatuajes, adivinadores, artesanos, gente, mucha gente que camina entre el ruidoso tránsito y las bicicletas que se van haciendo paso al andar.
Y a mi me encanta perderme, y seguir caminando más, y entender un poco de que hablan, algo que todavía me parece increíble!!!
Puestos con golosinas, piedras de colores, zapatos, carteras, radios, relojes y un sin fin de cosas … Pero me quedo con los rostros, las sonrisas, las preguntas, los detalles, los olores, los sonidos y esta luna llena de otoño que no tiene desperdicio …

La pintura china …

Una de las cosas que me llama mucho la atención en China, es su pintura. Más allá de la técnica especial que utilizan y además la caracteriza, se aprende muchísimo.

Cada pintura encierra en si: literatura, caligrafía, historia.

Otra característica importante a resaltar es la nobleza de sus materiales: papel de arroz o seda, pinceles y tinta china, para una pintura que normalmente se monta en unos lienzos que se pueden enrollar.

También se pintan abanicos, biombos, piedras y muebles.

La pintura china es un arte que integra la caligrafía, el grabado de la piedra y la poesía en un conjunto armonioso.

Normalmente el pintor mismo es el que talla la piedra con su firma, para luego estampar el sello en sus obras, generalmente en tinta roja.

Aunque en la historia de la pintura china siempre ha habido pintores más o menos realistas, nunca se ha tratado de reproducir las cosas con realismo. Según la estética de la pintura china, lo que se busca no es la semejanza en la forma, sino en la esencia. Quiere decir, se procura representar esencialmente las cosas.

La pintura china es una expresión poética de la realidad. Los pintores intentan exteriorizar la emoción del pincel y el gusto de la tinta.

La pintura tradicional china tiene dos estilos básicos: Gongbi (pintura de trazos finos) y Xieyi (expresión de la esencia).

Se puede decir que la pintura china tiene múltiples perspectivas y en vez del juego de la luz y la sombra, destaca las líneas.

Caligrafía china …

En China se le presta mucha atención a la caligrafía, los niños no solo aprenden a leer los caracteres, sino que hacen muchos ejercicios para escribirlos bien.

La caligrafía es un arte tradicional de China. Antiguamente, los buenos pintores tenían que ser poetas, músicos y sobre todo calígrafos. Para el ciudadano común, tener buena letra indica buena formación cultural. Para las autoridades del Gobierno, que suelen escribir dedicatorias e inscripciones, la caligrafía les afecta incluso la reputación de alguna forma.

Los calígrafos utilizan los mismos materiales que la pintura china: pinceles, la tinta china, el sello grabado y el papel de arroz.

Los primeros caracteres chinos aparecieron grabados en huesos y caparazones de tortugas, y datan de aproximadamente unos 3.500 años. Más tarde se inscribirian en los objetos de bronce que se fundían, como campanas o trípodes, o se tallaban en piedras.

Aunque la escritura primitiva china era probablemente jeroglífica, la hallada inscrita en los huesos ya estaba más evolucionada, puesto que eran idiogramas fundamentalmente. Dentro de la evolución caligráfica, han surgido cinco estilos básicos, denominados Zhuan, Li, Xing, Cao y Kai.

Los dos primeros (Zhuan y Li) aparecieron antes de nuestra era, más o menos significan escritura “arcaica” y “regular” respectivamente. Siguen siendo utilizados a nivel artístico. El tercero es Xing, que se puede traducir como caminante. Floreció en el siglo IV con la consagración de Wang Xizhi, el calígrafo más admirado en la historia de China. Es una escritura elegante, fluída y rápida. El estilo Cao o “hierba” cumplió el deseo de agilizar la escritura y conferirle personalidad y plena libertad creativa. El último estilo, Kai o “imprenta”, es nítido, estandarizado y formal. Es la escritura que los niños aprenden en la escuela actualmente.

Escribir con pinceles y tinta es bastante difícil, el calígrafo debe controlar muy bien el pulso para escribir bien cada caracter. De hecho no se pueden repetir los trazos en un mismo caracter.

Generalmente se recomienda empuñar firmemente el pincel y mantener tenso el pulso en el momento de escribir. Una vez conseguido un buen control de la muñeca, se puede levantar el codo para tener mayor expresividad en la escritura.

Los caracteres no solo varían de estilo, si no que además de tamaño. Eso quiere decir que los pinceles deben ser de distintos tamaños. Las puntas deben ser lisas, rectas y flexibles. Los pelos que se eligen para elaborar pinceles son normalmente de cabra, cerdo, liebre, venado o zorro.

Tradicionalmente el mismo calígrafo prepara la tinta china moliendo la tinta seca con un poco de agua en un tintero de piedra tallada. La tinta seca se elabora con carbón vegetal.

Cada año nuevo, los chinos suelen escribir deseos o augurios en papeles rojos, ya sea para regalar o ponerlos en las puertas de las casas.