Piove! Senti come piove! Madonna come piove! Senti come viene giù!

Volvió la lluvia, después de dos días con temperatura perfecta! Las montañas se ven de color azul, y las nubes besan las plantaciones de té. Humedad 100 %. Viernes nostálgico, tengo ganas de ver a mi papá. Un día de lluvia en mi pueblo sería con mates y tortas fritas. Un día de lluvia en Ningbo es con mate y pan dulce.

Esta mañana me equipé con botas de goma y paraguas para salir a hacer los mandados. Y si hay algo que me encanta de la vida china, es que aquí nadie pierde tiempo mirando como vas vestido. Mis vecinas van al supermercado de pijama y pantuflas. Yo voy a trabajar con unos pantalones que me hace la modista del mercadito de verduras, y las camperitas de polar que me compro en el mercado de fallas.
BW al principio se resistía un poco, pero cuando encontré los polares con los cuales pasó el crudo invierno de Ningbo, cambió de opinión. Unas cazadoras de polar, en los colores que le gustan, super abrigadas, y por la módica suma de 40 yuanes (20 pesos argentinos ó 4 euros).
En el mercado de fallas, la ropa es hecha por fábricas locales para el mercado europeo, pero que no han pasado la certificación de calidad.

Hoy me toca cocinar a mi, y estoy tratando de imaginar que puedo hacer. Para BW es más fácil, porque él solo sabe hacer tres cosas (fideos con albóndigas, estofado de carne y bifes), entonces el domingo, que le toca cocinar a él, vamos a comer fideos con albóndigas.

Tengo que ir al supermercado, y no tengo ganas, no me gustan los supermercados ni los shoppings. A mi me gustan los mercados, pero en el mercadito de verduras es difícil comprar, las cosas no tienen precio, se supone que todo es más caro porque es fresco, y mi cara de extranjera me pone en la situación de tener que pagar más que el resto de los mortales chinos.
En China las verduras son baratas, pero las frutas son muy caras. Al menos mucho más caras que en Argentina. Y los precios que se ven publicados, son solo por medio kilo.
Ayer con mis alumnos participamos del festival de la música, organizado por la Facultad de Lenguas Extranjeras. Princesa, que es la pop star de la clase de segundo año, cantó Imagina, y logicamente se llevó el primer puesto. Siempre le digo en broma, que cada día canta mejor gracias a las horas que invierte en el karaoke. Más rebelde que cualquier persona que haya conocido, te puede dejar sin palabras con el atino de sus respuestas.
El segundo premio fue para el dúo que hicieron Alejandra y Teresa, de la clase de primer año, que me dejaron con la boca abierta, cuando aparecieron vestidas al mejor estilo Mónica Naranjo para cantar Oyeme. Se llevaron el mejor de los aplausos, y estaban super emocionadas.
Y el tercer premio, nos lo llevamos Catalina, Daniel, Sandra y yo. Cantamos que canten los niños de José Luis Perales. Y la verdad es que no me esperaba semejante despliegue.
El martes pasado, después de la clase de audición, me increparon para que cantara con ellos, y nos les pude decir que no. Porque si soy yo la que le enseña, que hay que aprender a tolerar los cambios, que las actividades tenemos que hacerlas aunque no nos gusten, pues cantar no me gusta, pero si es parte de una actividad, pues es mi trabajo.
Así que practicamos juntos el miércoles, y ayer fuimos todos juntos al teatro a la hora del ensayo, y despues a un salón de belleza “para princesas” (según mis alumnas), a que nos peinen y maquillen. Yo salí aterrada, parecía una geisha. Me dejaron la cara blanca como un mimo, con la boca roja y los párpados azules. Me hicieron rulos. Era literalmente la “Tota”, un personaje que solía hacer Porcel en televisión.
Nos divertimos mucho, nos fuimos felices, llenos de flores, con premios, y orgullosos de que nuestro Departamento de Español arrasara con todos los premios de la Facultad. Aquí también se estudia inglés, japonés y coreano entre otros.
Fue una semana entretenida, y este domingo 26 es la gran fiesta por los 50 años de la Universidad. Espero que el tiempo nos acompañe.

Algunas fotos …

Torta de chocolate y dulce de leche …

2009

2008

20007

Canales en verde …

Los sauces del canal …

A un extremo …

Canal en verde …

Lavandera de río …

Pinos …

Hojas …

La corriente del canal …

Sauce llorón …

Siempre verde …

Florería

Vendedor de tomatitos …

Triciclo …

Recolector de cartón …

La calle de las tiendas …

El campus …

Vista desde la ventana del aula …

La facultad de tecnología …

El parque …

Primavera en Nin Zhe Yuan …

Montañas azules …

Fresco …

Desde lejos …

En clases …

Más verde …

El canal …

Resumen en imágenes …

Mi memoria guarda para siempre, muchas más bonitas imágenes de China, que las que pude captar con mi cámara. Hay algunas imágenes que simplemente son indescriptibles.
En estos días en que hay que tomar decisiones importantes, he llegado a la conclusión de que no me quiero ir de China, que es aquí donde quiero vivir. Zhejiang, la provincia donde vivo, es muy similar a Santa Fe, mi provincia. Dedicada a la agricultura, es fértil en todas sus dimensiones, hasta en el espesor de sus montañas crece el mejor té de toda China. Y como en Coronda (Santa Fe), en Ningbo tenemos las mejores frutillas o fresas de China.

Aquí en China, y como muchos saben, conocí a BW. El vino a trabajar por un año, y se instaló con la fábrica para la cual trabaja en el mismo distrito donde yo vivía, y donde ahora vivimos juntos.
Sus jefes aún no le han dicho cuales son sus planes para con él, y si bien el trabajo marcha sobre ruedas, nosotros estamos esperando noticias.
Es casi seguro que yo puedo seguir en mi trabajo, la decisión tomada es que si él tiene que volver a Holanda, nos vamos juntos. Mucha gracia no me hace, pero es lo que hay.
Holanda tendrá muchas cosas bonitas e interesantes, y pienso que también su cultura me permitirá aprender muchas cosas. Pero yo y mi vida china, nos llevamos muy bien. Algunas cosas puntuales no me gustan de Roterdam, por ejemplo: el clima, el frío, la lluvia, supongo que el idioma, y también que todo por allá debe ser carísimo.
La verdad es que China, y sobre todo la ciudad donde vivimos, es una opción económica para vivir. Y si bien hay cientos de cosas que extraño de mis Buenos Aires queridos, como por ejemplo las librerías, los cines, las cafeterías, ni que decir de que extraño muchísimo a mis amigos, aquí también hay cosas que me gustan muchísimo.
Ayer llovía, pero habíamos planeado ir a la montaña. Así que después de desayunar, BW y yo nos pusimos en marcha.
Abrir la ventanilla y sentir el viento en la cara, el aroma de las plantaciones de té. Todo huele a verde, y a medida que uno asciende, y la niebla se espesa, el aire es más puro.

Puede que también sea el efecto de un remedio que estoy tomando para mi estómago, que todos estos días me tuvo tonta tonta tonta. Pero siento que este es mi lugar, que es aquí donde quiero estar. Y me daría mucha pena tener que irme.
A veces BW me sorprende, porque él que es ateo tiene mucho más optimismo y fe que yo, que rezo hasta por las flores.
El próximo 30 de junio expiran nuestras visas, y también entiendo que vivir en China siempre será así, año tras año, papeles y más papeles.
Y vivir en Holanda, ¿cómo será? Si en Harbin, solo 3 días a 24 grados bajo cero, me fueron suficientes para entender que no me gustaría vivir en un lugar así.
Si cuando llovió casi un mes seguido, y no había sol, y eso que me encanta la lluvia, me enfermé porque nunca había estado tantos días sin sol.
¿Cómo será vivir en Europa? Para casarnos en Holanda necesitamos iniciar un expediente que nos autorice a hacerlo. Presentar un montón de papeles traducidos y apostillados.

Y aunque nos querramos con el alma, tendremos que armarnos de paciencia para sortear todos los obstáculos.
Una vez iniciado el trámite, y después de esperar dos meses, si nos autorizan a casarnos tenemos un año para hacerlo.
Y a todo eso hay que agregarle, que BW tiene que probar un montón de cosas, que yo tengo que dar un exámen de integración social y de holandés básico.
Y yo pienso que en Europa la vida cada vez será más dificil.

En fin … somos una familia pequeñita y toca legalizarla, para evitar un sin fin de problemas, ahorrar un sin fin de trámites burocráticos futuros y minimizar gastos.

La vida china me encanta, pero también es verdad que aquí no hay seguridad social, que enfermarse implica gastar un montón de dinero.
Que aquí un contrato firmado no vale nada. Y que tener un hijo en buenas condiciones, nos costaría unos 100.000 yuanes ó 50.000 pesos argentinos ó 10.000 euros. Y una vez nacido el crío, la salud, la educación.

Y en China la primavera se magnifica, y todo está repleto de flores. Y ¿cómo serán los tulipanes en Holanda?
Lo cierto es que BW apareció cuando menos lo esperaba, o mejor dicho si lo esperaba, pero no me imaginé que iba a cambiar tanto mi vida.
El tiempo pasa tan rápido, que ni siquiera nos dá tiempo a despavilarnos. Que cuando hechamos la vista atrás, ya pasó medio año o falta poco para las vacaciones de verano. Por lo pronto tendremos veranito europeo.

Y estoy esperando que el médico me llame, para darme los resultados de los análisis. Hace mucho tiempo que me duele el estómago, primero pensé que podría ser gastritis, pero de la primer ecografía surgió un gran cálculo biliar (gallstones) o cálculo en la vesícula. El médico además supone que tengo una bacteria alojada en el estómago. Así que me sacaron sangre para examinar. Y esta vez fuí a un médico extranjero, porque la primera vez no me hicieron análisis y salí llena de medicina china y rezongando por lo que tuve que pagar.

Con BW estuvimos de aniversario, así que para festejar nos hicimos una torta con frutillas con crema y dulce de leche. Yo hice dulce de leche con leche condensada, y BW batió la crema.
Así que ayer domingo a la hora del té, nos sentamos a ver una película con tarta de fresas.
Y esta mañana BW se fué de lo más contento, porque en su vianda llevaba una enorme porción, además de sus frutas y yogurt de cada día.

Nunca publico fotos nuestras, pero hoy me dieron ganas de compartir, es que eran demasiadas cosas juntas, y todo lo que tenemos que hacer a veces le saca un poco el encanto. Pero la noticia es que “NOS VAMOS A CASAR”, y aunque todavía no sabemos donde vamos a vivir “fisicamente”, el domicilio legal será en Holanda. Yo quiero seguir viviendo en China, ojalá Dios escuche todas mis plegarias.

Me gusta y no me gusta … (Parte II)

Margarita …
Nací en una familia de campesinos y pasé una infancia muy agradable. Me gustaba mucho jugar con mis amigos.
En la primavera siempre echaba a volar una cometa. Me gustaba coger las frutas salvajes que crecen en las montañas, siempre pensé que su sabor era muy rico.
Siempre tomaba una cesta y subía a la montaña. Aunque tuviera fiebre o estuviera cansada, volvía a mi casa felíz con una cesta llena con muchas frutas.
En el verano me gustaba nadar en un lago que es muy limpio y fresco. El otoño me gustaba especialmente. Al terminar las clases, iba al lago con rapidez, este lago quedaba cerca de la escuela. Después volvía a casa con la ropa mojada. Además, es la estación de la cosecha, todos los campesinos se ocupaban de cortar el arroz. Cuando ellos terminaban de cortarlo, quedaban muchas pajas en el arrozal. Entonces, me metía en las pajas y me acostaba sobre ellas, eran muy cómodas, todo tenía el olor del otoño.
No me gusta el invierno, porque no me gusta el frío.
Cuando era niña era muy divertida, pero ahora soy una muchacha tranquila. Me gusta ver películas extranjeras, leer novelas en casa, hacer compras con mis compañeras, viajar a lugares antiguos de mi país. Me gustan las cosas bonitas: cuadernos, plumas, ropas y gorros. Me gusta comer tartas, chocolate, pan, yogurt, helado, limón y manzanas. Me gusta mucho la vida del campo.
Ahora tengo 20 años …
Romina …
Soy estudiante de español, me considero una chica tranquila. Me gusta mucho leer, además de los libros que tenemos para estudiar, me gustan todos los libros, pero el libro de español es el más aburrido. Aunque este libro de español ahora es el más importante.
Me gusta la literatura china y la arquitectura. Pienso que cada país tiene una arquitectura diferente, por eso me gustaría mucho viajar.
No soy delgada, porque me gusta mucho comer, por ejemplo, tartas, pan, frutas, caramelos, queso, etc.
No me gustan las flores, cuando veo flores, muchas y grandes, me da miedo. Pero solo me asustan las flores grandes, por ejemplo los girasoles.
Como quiero viajar al extranjero necesito aprender otras lenguas.
Quizás algún día en el futuro puedo hacer mucho dinero, por eso necesito trabajar bien. Para tener un buen trabajo, necesito estudiar muy bien. Esto es así, no hay un porque.
Justina …
Soy una chica de 21 años que vive en el campo. Conozco muchos animales, sobre todo los grillos y las ranas.
Me gustan las flores, los árboles y la hierba verde. Me gusta la vida tranquila, descansar en mi habitación. Me gusta la mantecada sabor a limón, la leche con sabor a fresas, las verduras, las frutas, no me gusta la carne de chancho.
Me gustan los anillos y las pulseras, los prendedores, los broches y los bordados. Me gustan las hojas secas y el rocio. Me gustan las mariposas, las estrellas, los cactus, pero no me gustan las hormigas, las cacas, los ratones, las abejas y las pitones.
No me gusta la basura en la casa ni en el dormitorio. No me gustan las vinchas, y sobre todo me encantan las sorpresas, por ejemplo: regalos.
Me gusta pasear por el parque y no me gusta hacer deportes. Me gusta leer novelas, ver películas extranjeras y dibujos animados. No me gusta ni cantar ni bailar, todo esto es muy difícil para mi.
No me gusta tomar el autobús cuando está lleno de gente, porque es muy incómodo.
Claro, me gusta dormir mucho también.
Continuará …

Me gusta y no me gusta … (Parte I)

Verónica …
A mi me gusta mucho viajar y dibujar. También me gusta hacer deportes, por ejemplo, jugar baloncesto y tenis de mesa. Me gusta estudiar y vivir libre. A veces me gusta conversar con mis buenos amigos, pero a veces no, solo me gusta estar sola, porque puedo hacer lo que me de la gana.
No me gusta bailar ni escuchar música fuerte. No me gusta estudiar y leer libros todo el tiempo. No me gusta estar en mi dormitorio los sábados y domingos. No me gusta pasear por las calles con muchos amigos, solo con unos pocos. No me gustan los ambientes ruidosos. No me gusta cuando llueve todos los días, pero me gusta pasear cuando llovizna. Pasear con mi novio con un solo paraguas, siento que es muy romántico.
Juan …
Mi momento difícil del día es por la mañana, porque no me gusta levantarme tan temprano. El momento más fácil para mi, es la hora de comer, porque puedo comer las cosas que me gustan.
Mi momento felíz, es por la noche, justo a las 10 de la noche, porque puedo descansar 8 horas.
Me gusta comer carne de cerdo, jugar al baloncesto, escuchar música, ver películas, conducir mi bicicleta, tomar algunas fotos de coches bonitos y lugares de interés, jugar en el ordenador, y me gusta mucho mucho China.
No me gusta el tiempo de perros, los exámenes, el alcohol y los mosquitos.
Laura …
Me gusta pasear por las calles con un chico que yo amo y el me ama a mí. Me gustaría vivir en una casa bonita con él. Después yo quiero tener un hijo o una hija . Me gustaría esperar a que vuelva a casa y cocinar para él. Me gustaría que él y yo vivamos felices para siempre.
No me gusta que no podamos vivir juntos, que no podamos hablar, no tener la información en el día, no me gusta que yo lo ame y él no me ame.
Felisa …
Me gusta las noches tranquilas, dormir en mi cama, mirar por la ventana, ver el cielo estrellado, escuchar música bonita, pensar en nada.
Me gusta mucho viajar, quiero viajar por toda China, ver los paisajes bonitos, y guardar esto para siempre en mi memoria.
Me gusta la libertad y ver los libros.
No me gusta estar con las personas que no son familiares, porque yo soy una persona nerviosa, y cuando no conozco a las personas, no se de que hablar con ellas. No me gusta bailar ni cantar.
Samuel … (escrito en tercera persona)
Samuel es un muchacho que estudia en la Facultad de Español. Es un chico quieto que le gusta mucho el silencio, no habla mucho y no le gusta el ruido. El piensa que la familia es lo más importante en su vida, él dice: “Sin familia, no existo”.
El sueño de Samuel es ser un traductor de español, ganar mucho dinero e ir a otros países que hablan español, después crear un restaurante de comida china y vivir una vida tranquila con sus padres y su hermana.
A Samuel no le gustan las culebras ni los ratones, y le gustan los perros y los gatos. A él le gusta ver películas y escuchar música, y comer cosas ricas.
A Samuel no le gusta estar enfermo y tener que tomar pastillas, le gusta mucho la libertad.
Marta …
Me llamo Marta y estudio español, tengo 21 años y soy de Lishui. En mi pueblo hay muchas montañas y plantas antiguas, muchos árboles. El agua que viene de la montaña es muy clara. El paisaje es muy bonito. Me gusta viajar y ver los paisajes. El aire fresco también me gusta mucho. Me gusta respirarlo. Me gusta cantar y escuchar música tranquila. No me gusta hablar mucho, no me gusta bailar ni hacer deportes.
Me gusta mucho primavera y otoño, porque en estas estaciones no hace ni mucho frío ni mucho calor. El viento es cómodo.
Me gusta hacer muchas cosas diferentes, pero no se porque siempre hago cosas similares todos los días hasta el día de hoy. Cuando busque un trabajo, yo quiero buscar uno que me guste mucho. Quiero viajar al extranjero, por ejemplo, ir a España, Corea y Singapur.
Yo quiero abrir una tienda de tartas, porque me gusta mucho hacer tartas.
Alejandra … (escrito en tercera persona)
Alejandra tiene 20 años. Ella es una chica gordita y no muy alta.
A Alejandra le gusta cantar, pero no le gusta bailar. Le gusta escuchar música, ver películas en español y leer novelas. No le gustan los animales, porque les tiene mucho miedo, tampoco le gusta comer carne.
A Alejandra le gusta la vida tranquila, y no le gustan las fiestas. Le gusta mucho patinar y hacer otros deportes. No le gustan las flores, pero le gustan muchos las hierbas, porque piensa que las hierbas son más tenáces.
No le gusta ordenar la ropa, porque no tiene paciencia. A Alejandra le gusta viajar por el mundo y tomar muchas fotografías.-
Continuará …