Inexplicable

Anoche no podía dormir, me sentía angustiada. Por la mañana había tomado una larga ducha porque me fastidia el calor, la alergia al aire acondicionado, y porque muchas veces me siento así y no se porque.

Abro mi correo electrónico y una de mis alumnas me escribe: “Fabi, una mala noticia …“ Me cuesta respirar porque estoy congestionada, pero en ese momento sentía que no me llegaba el suficiente oxígeno al cerebro para poder entender lo que pasaba.

Una de las chicas se había ahorcado con un cable, dicen que “por amor”. Buscaba desesperadamente en el correo el nombre, más datos, pero no había nada más. Caminé como un zombi la distancia que separa mi casa de la avenida principal para tomar un taxi.

Una de sus compañeras la había encontrado en esa habitación húmeda y oscura, intentó reanimarla pero fue inútil. Cuando la policía llegó ya estaba muerta.

Esta mañana había escrito un post haciendo un resumen de las vacaciones que comenzaron, muchas veces escribo cosas pero no las publico, por falta de tiempo, o porque simplemente cada vez se hace más difícil publicar desde un proxy.

Todavía no puedo ordenar ideas, me pasé toda la tarde con mi amigo, hablando de todo, pero aún siento que estoy ausente. Dimos un par de vueltas alrededor del edificio, pero no logro sentir nada. Cuando quiten las vallas quisiera subir a la habitación para asegurarme que no ha quedado encerrada y angustiada con lo que pasó.

Ayer por la noche con BW estuvimos aquí, yo con mi angustia, hacía demasiado calor para caminar, y aunque tenía un tifón que me bramaba dentro, trataba de controlarme porque me parece injusto que tenga que soportar mis locuras.

¿Cómo alguien de 17 o 18 años puede decidir morir por amor?

Registrar nuestra familia en China (Capítulo UNO)

El pasado viernes por la tarde fuí al Registro Civil de mi ciudad, si bien había consultado su página web, tenía otras preguntas que quería hacerlas personalmente. Me acompañó unas de mis alumnas, pues la idea era que me dieran toda la información en chino.
Tengo que confesar, que si hay una cosa de este país que me gusta mucho, es que aquí se puede encontrar solución para todo. Así que la lógica me indicaba que era mejor seguir el camino chino para no alterar la armonía. Y el camino chino incluía dos autobuses para llegar hasta el edificio del Registro Civil. El primer autobús tiene un recorrido de un poco más de una hora al centro de la ciudad, pero la charla se hizo amena, así que cuando nos dimos cuenta, estábamos esperando el segundo autobús, el cual nos dejaría en la puerta del Registro. Habíamos sacado la dirección de la página web, pero cuando llegamos, un señor muy simpático nos dijo que las oficinas se habían mudado y nos dió un papelito con la nueva dirección.
El calor era agobiante, los autobuses pasaban llenos y no había taxis libres, hasta que finalmente encontramos uno y pudimos llegar a la nueva sede del Registro. En un cartel que está a la entrada buscamos la oficina correspondiente, y subimos al sexto piso, una vez allí una empleada nos indicó a que puerta dirigirnos. En la oficina no había nadie, pero tras consultar apareció una señora muy amable, que solo hablaba chino, así que con la ayuda de mi alumna me dispuse a explicarle de la manera más sencilla posible que “dos extranjeros, de diferentes países, nos queremos casar en Ningbo”. La mujer respiró aliviada y dijo “Ah, es muy fácil”. Una sonrisa enorme se me dibujó en la cara, y entonces puse toda mi atención a sus preguntas, para ver si cumplíamos con todos los requisitos.
Para que dos extranjeros nos podamos casar en este Registro Civil, necesitamos: 1) Pasaporte; 2) Permiso de trabajo y residencia en esta Ciudad; 3) Certificado de Soltería; 4) Un certificado por parte de nuestro País o Consulado que diga que “nuestro país admite la ley china” (logicamente todo traducido al mandarín). Con los tres primeros requisitos no había ningún problema, pero cuando escuche el cuarto, sentí que se me paralizaba el corazón (sí, soy exagerada).
BW puede registrar nuestro matrimonio en el Consulado de Holanda, ellos lo admiten, pero en mi Consulado no, para poder registrar mi matrimonio en Argentina tengo que hacer un proceso judicial, y un Juez mediante su veredicto o sentencia ordena al Registro la inscripción o registro de un matrimonio llevado a cabo en el exterior.
Continúe con mi sonrisa por fuera, pero por dentro se erupcionó el volcán, entonces no pude dejar de pensar en como iba a solucionar eso. Pasé nuevamente el fin de semana buscando información por todos lados, algo que me diera una idea, aunque al lunes siguiente pensaba llamar a primera hora al Cónsul. Como si fuera poco, había encontrado una página sobre una Gestoría en Argentina que podía tramitar mi certificado de soltera a la brevedad, les escribí, me contestaron inmediatamente, pero cuando le remití mis datos, me respondieron que mi provincia (Santa Fe) no emitía certificados de soltería, y me preguntaban si en algún momento había tenido residencia en otra provincia. Pues los últimos 12 años antes de venir a China viví en Capital Federal, pero nunca hice cambio de domicilio, así que esto me había frustrado nuevamente.
Hasta que ayer por la tarde, pude comunicarme con el Consulado y me dieron al menos una esperanza “parece que ellos me pueden ayudar”. En principio podrían emitir un certificado que diga que según mi pasaporte y mi DNI soy soltera, y les he enviado por mail, las copias de los requisitos que me dieron en el Registro, para ver con precisión que es lo que piden que diga el certificado respecto a la ley china.
Ya estamos renovando visas y contratos de trabajo, así que Dios mediante, ni bien tengamos nuestros respectivos certificados, vamos al Registro Civil y registramos “nuestra familia”.-

Fe de erratas: “El Consulado Argentino si registra un matrimonio celebrado en China, pero solo en un libro de registros, para que este surja sus efectos legales como tal, necesitamos realizar el procedimiento que la legislación argentina prevee para los matrimonios celebrados en el exterior.”

Questo Giorno!!!

5.10 AM me despierta una fuerte discusión, no es la primera vez, ni será la última, pero esta vez estaba durando más tiempo de lo normal, así que me puse mis pantuflas y corrí a la ventana.
Vivo en un sexto piso y todas las ventanas estaban cerradas, mi vecina debió estar bastante enojada para trasladar la discusión con su esposo a la mitad de la calle frente al condominio, y gritar tan fuerte que logró despertar a más de uno.
Debo confesar que llegué un poco tarde, ya todo el vecindario rodeaba la bifurca, y la policía se había apersonado en el lugar.
Eché un vistazo alrededor, y todas las ventanas estaban abiertas, y los vecinos al igual que yo, en pijamas mirando el espectáculo.
Los esposos, también en pijama y pantuflas no dejaban de recriminarse cosas, un policía trataba de calmar a la mujer, pero producía el efecto contrario, ella cada vez estaba más enojada.
En el transcurso del melodrama apareció el lechero, con su bicicleta motorizada y su refrigerador verde.
El lechero es una persona joven, pero el toque de gracia son unos anteojos de sol CH (de mujer) con detalles brillantes, que lo transforman en el hombre mosca, y aunque esté lloviendo los lleva puesto. Pero he de recalcar que es una persona muy amable, que hasta se quita las gafas de sol para saludar, cuando uno por casualidad va saliendo del edificio, mientras el va colocando con mucha paciencia cada botella de leche en su respectivo casillero.
Los casilleros son pequeñas cajas verdes que están empotradas en la pared, justo a la entrada del edificio, cada uno tiene un pequeño candado.
La primera vez que me crucé con el lechero, este se quitó las gafas y me dijo “Buenos días Maestra buena” (早上好老师好!). No me sorprendió que supiera que soy maestra, porque como somos los únicos extranjeros que vivimos en este condominio, seguramente alguna vez me vió y las personas de seguridad le dieron mi biografía no autorizada. Cuando le contesté el saludo, me preguntó si podía entender el dialecto, y le dije que un poco. Entonces aprovechó para ofrecerme sus productos, tenía un speech memorizado. Entendí que no solo tenía leche, sino también leche saborizada, yogurt, y algunos jugos frutales.
Cuando las personas son sumamente amables, a mí, me cuesta muchísimo decir NO, pero es entonces cuando aparece la imagen de BW, quien me habría recriminado hacer un gasto innecesario.
Pero volviendo al relato de los hechos, esta mañana (madrugada), el lechero apareció en escena; primero se bajó de su bicicleta y se ubicó en primera fila para observar lo que pasaba, al rato volvió a montar su bicicleta y se puso a tocar bocina para que los curiosos que estaban obstaculizando su acceso de entrada al condominio le hicieran paso.
Despertar así para una persona normal sería una catástrofe, pero a mí me parece algo de lo más pintoresco: “todos en pijama en la mitad de la calle, un matrimonio gritándose, el lechero con sus gajas CH, tocando bocina como si estuviera en medio de un embotellamiento, en plena hora pico”.
Así que ya desvelada, regué las plantas, me preparé el desayuno y me dispuse a escribir.

Tarde de lluvia en la Tierra Amarilla …

Llueve, y afuera reina el silencio absoluto que precede a la hora de la cena. Son las 16.20 PM, pero a esta hora ya es difícil encontrar un taxi en la calle. A las 17.00 PM comenzará el rito sagrado de la cena, algunos lo harán en casa en compañía de la familia, otros en el restaurante de paso donde la señora cocina comida casera, o en cualquiera de los tantos restaurantes que abundan por doquier, o en la misma calle donde ya se ordenan los carritos con la comida rápida.
Las prostitutas de la cuadra donde vivo ya levantaron las persianas y corrieron las cortinas, lucen sus vestidos de gala, mezcla de niñas colegialas con chicas superpoderosas. Después de la cena los clientes vendrán a visitarlas.
Algunos lugares fingen ser casas de masajes o peluquerías, pero en la esquina de mi casa, las chicas están lisa y llanamente paradas detrás de los ventanales con sus pestañas postizas y su sonrisa de muñeca, cual si fueran maniquies en los escaparates.
Abrí las ventanas y huele rico, se mezcla el aroma de los fritos y las especias en la densa humedad. Mientras cocino brócolis y papas al vapor, el arroz se cuece en la máquina.
Una alumna me ha llamado para que nos juntemos a charlar después de mi última clase de las 20.00 PM. Creo que fuí bastante dura con ella en la última clase, ya que hice referencia a su falta de atención en el último período.
A veces el amor nos llega así de golpe, irrumpe en nuestras vidas de manera tal, que hasta el cuerpo se reciente. Se enamoró, y como decimos en criollo “perdió los estribos”: gastritis, dolores de cabeza, llantos incontrolables, etc.
Este año la diversidad ha reinado en mi curso, la diversidad en toda su amplitud. Y yo sigo fingiendo no saber nada, o no darme cuenta, mientras veo como a muchos las hormonas les estallan por todas partes. El amor no sabe de géneros, ni de tiempos, el amor es urgente.