La casa tomada …

La casa tomada, literalmente, por el frío. Hoy es el tercer día sin sol, nublado y gris. Y tengo la sensación, de que si pronto no sale el sol, se congelará todo para siempre.
Durante el verano, a la vuelta de nuestras vacaciones, habíamos hecho todos los arreglos necesarios, para que el frío no nos sorprendiera. Pero no solo nos sorprendió, sino que además, tomó casi toda la casa.
Desde que comenzaron los días gélidos, hemos reducido nuestra estancia al dormitorio y el living, hemos movido el escritorio al living, y tambien el comedor diario. La puerta de la cocina, solo la abrimos por segundos, y necesitamos poner las cosas en la heladera (nevera – refrigerador) para que no se congelen.
Necesito calor, a mi no me gusta el verano, pero en este estado, necesito sol, necesito calor. El frío me hace sentir mal, me pone triste, me angustia.-

Fruta manía …

Yo siempre fui reticente a comer verduras, y en general solo comía las frutas que me gustaban (banana, frutillas, naranjas, limas, mandarinas y pomelos), pero desde que apareció la “larva” siento desesperación por comer frutas y verduras.
El otro día tomé un taxi, el taxista iba comiendo una manzana, y yo me moría de ganas de pedirle un mordisco. El hombre lo habrá notado en mi cara, porque sacó una manzana de su bolsillo y me la ofreció, yo no solo la tomé, sino que me la comí sin importarme si estuviera lavada o no.

Cuando estuvimos en Hong Kong probé todos los jugos frutales que encontré a mi paso …

Nuestra “Larva” …

“Larva” es como llamamos cariñosamente (y con el humor negro que nos caracteriza) a nuestr@ hij@. El próximo viernes tendrá 10 semanas de gestación, y entonces habrá dejado de ser un embrión para comenzar el período fetal.
Estoy contando las horas, los minutos, los segundos, para que se cumplan las primeras 13 semanas y así entrar en el segundo trimestre y reducir el riesgo de aborto espontáneo.
Desde la primer ecografía, donde con 6 semanas y media solo media 0.54 cm, ha cuadriplicado su tamaño, y en la ecografía que me hicieron (de urgencia) el viernes pasado, con casi 9 semanas ya mide 2.3 cm.
No tengo vómitos ni náuseas, pero mi cuerpo experimenta un sin fin de cosas extrañas, sobre todo, producto de mis alteraciones hormonales. Creo que el frío de Ningbo no nos ayuda mucho, pues en general es lo que más estoy padeciendo.
La semana pasada re-aparecieron las pérdidas, y tuvimos que salir de urgencia al médico. Con la primera mancha, trate de tomar el control, hice reposo, y trate de estar tranquila. Cuando todo estuvo bajo control, llamé a la Dra. Lin, quien me sugirió que fuera al hospital que esta cerca de mi casa, para que me recetaran más progesterona y me hicieran una ecografía.
Ahora parece que todo está bien, pero no logro relajarme y disfrutar. Necesitamos volver al médico la primera semana de febrero, para un chequeo completo, donde harán exámenes sobre cromosomas, etc.

Hong Kong … Una aventura de 24 hs.

Hemos estado exactamente 24 hs. en Hong Kong. Habiendo salido desde Ningbo a Shenzhen el viernes 1ro. de enero, pasaso la noche del viernes en Shenzhen, y cruzado la frontera en tren el sábado por la mañana.  
Llegamos a la Isla de Hong Kong para la hora del almuerzo, así que nos dió tiempo de dejar nuestras cosas en el Hostel, y pasar por un Burger.
A la misma hora del día siguiente (domingo), emprendíamos la vuelta en autobús desde Hong Kong a Shenzhen, directamente al aeropuerto.
La sorpresa fue al llegar al aeropuerto, nuestro vuelo había sido cancelado por las malas condiciones del tiempo. Pero como dice el viejo refran, al mal tiempo buena cara, y con buena predisposición nos transfirieron a otro vuelo con destino a Shanghai.
Al llegar a Shanghai teníamos apenas 25 minutos para tomar el último bus del día, el cual finalmente nos trajo de regreso a Ningbo.
Hong Kong y Shenzhen, una experiencia sumamente recomendable! Ojalá la próxima vez que visitemos Hong Kong podamos hacerlo desde Guangzhou!