Días raros …

Mi bebe no ha crecido en las dos ultimas semanas, y esto me tiene muy preocupada. La Dra. (de turno, porque siempre cambia) nos explico que la bebe sigue dentro de los parámetros normales, y hablamos sobre los primeros síntomas del parto. Después fuimos a conocer el piso del hospital donde sera el parto -si Dios quiere-, para familiarizarnos con el lugar. Cuando llegamos hacia unos segundos había nacido un bebe, y toda la familia estaba rebozando de alegría. La naturalidad con la que todo el mundo se movía me dio mucha tranquilidad, incluso cada habitación privada es  una sala de parto. Es decir, uno se aloja en la misma habitación donde nace el bebe. 
Hay un sofá cama para el papa, y el puede cortar el cordón umbilical. Lógicamente todo esto seria posible si nuestra hija nace por parto natural.
Para mi la perfección no existe, y vaya controversia en mi vida, porque estoy segura que lo único perfecto es Dios, y me han ensenado que estamos hechos a su imagen y semejanza, entonces … (?)
Quisiera tener el control de todo, y estar 100% segura de que ella esta bien, y que todo ira bien, pero solo me queda rezar y confiar. 
Como todo esto me quita el sueno, voy por una segunda opinión, y repetiremos la eco 3D en el hospital que esta cerca de mi casa para asegurarnos de que todo este bien. Ellos confían en la cantidad de semanas de embarazo que calcula el ecografo, yo solo confío en Dios. Y el sentido común me indica que ella necesita crecer, sobre todo en este ultimo periodo, al menos 100 gr. por semana. Sobre todo teniendo en cuenta que por la persistencia de la curva derecha en su vena umbilical, necesitamos tener cuidado y controlar que ella siga creciendo, porque eso significa que se alimenta correctamente. Si no se alimenta correctamente, o deja de alimentarse hay que adelantar el parto. 
Y todavía me pregunto porque cada vez que voy al hospital tengo que repetirle toda esta historia al santo de turno.   
     

Agresividad ….

Hoy tengo un día intelectualmente agresivo, esta manana, mientras me tomaba un café y se me quemaban las tostadas, leí un párrafo que Cortazar supo escribir a un amigo en unas cartas que saldrán publicadas. El texto reza: ” … Lo atroz de B.A. es que es materia mucho más intelectual que estética, y apresura ese horrendo proceso de cristalización de un hombre. Por eso los argentinos son gente de tanto “carácter” (!), de tanta “personalidad” -repertorios de ideas definitivamente fijas, cuajadas, sin movimiento posible. Todo el mundo tiene allí su opinión sobre las cosas, pero coincidirás conmigo en que basta opinar sobre una cosa para, en el mismo acto, dejar de verla.”
La nota a Aurora, salio publicada en el suplemento ADN del diario La Nación, y también publican algunas de las cartas en cuestión.
Después de leerla, y bajo el efecto de la cafeína, le escribí un largo mail a mi amiga Maria, ella no es Argentina, pero vivió varios años en B.A., entonces puede entenderme mejor que nadie en estas cuestiones.
Me sentí huérfana, eche en falta esas largas horas de discusiones en las aulas de Figueroa Alcorta y Pueyrredon. Y me pregunte que hago en China? Con el perfume del café tuve una sensación de apuro, prisa, el tiempo no alcanza. Podría recorrer con los ojos cerrados, cada rincón del Palacio de Justicia, y observar desde el blanco de sus escaleras de mármol como se cierran los ascensores cual rejas de prisión. Por que nunca me pareció familiar la situación de cruzarme con un detenido? Porque, incluso hoy cuando lo recuerdo sigo sintiendo esa sensación de incomodidad o tristeza frente a alguien por el cual sentí “lastima” o dolor.
El viento cierra una puerta de golpe, y hace eco en mi memoria la puerta que esta sobre Lavalle, por la que entran los detenidos a la alcaldía para esperar prestar declaración. Yo sigo caminando apurada, con una pila de expedientes en mis manos. Los abrazo con fuerza, mientras busco la ventanilla de la Delegación del Interior.
Quisiera transportarme con esos mismos expedientes, a un lugar lejano, poder escapar de todo lo que me rodea.
Entonces descubro que estoy en China, que mas lejos no podría estar de esa realidad que me abrumaba. Y descubro que no hay prisa, que no hay detenidos esperando para prestar declaración indagatoria, que no hay pilas de expedientes. Que hay otra realidad, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Y descubro que la imagen del Palacio de Justicia, y los detenidos, y los expedientes son solo una ficción.
Y descubro que siento nostalgia del “proceso” que me llevo a trabajar a tribunales, pero que el trabajo en si no fue ni un penique de lo que yo realmente esperaba.
Y tengo tantas cosas dando vueltas en mi cabeza, pero no podría escribir ni una sola linea al respecto, simplemente porque estas cosas son para discutir, discutir y pulir, interactuar con otro y crecer … no para escribir una linea sin errores ortográficos y vanagloriarse.

Contando los días …

Mi hija tiene 31 semanas de gestación y pesa mas de 2 kilos. Ayer fuimos a control, y pese a las sorpresas chinas, todo sigue dentro de los parámetros normales.  Se mueve mucho, y por las noches me cuesta dormir.  Hoy tengo un día “raro”, sin ganas de nada, incomoda. Ojala manana me sienta mejor, porque aunque sea domingo toca trabajar para recuperar las clases del feriado.
El medico que le había devuelto el orden a mi vida viajo a EEUU, y ayer me dieron la noticia de que no saben si vuelve. Hicimos la consulta con otra doctora -en la misma clínica-, pero la misma historia de siempre: volver a explicar todo, ver su cara de confusión, tratar de adaptarnos a los cambios, resolver las cosas sobre la marcha, pagar una fortuna, y sentir que no hay un medico que me acompañe en esto. Espero que haya un medico para el día del parto.

Caramelos …

Cruzando la calle esta el supermercado, trato de no perder tiempo, siempre cambian las cosas de lugar y me veo obligada a recorrerlo completo para encontrar lo que busco. No encuentro lo que busco, pero encuentro caramelos …