Antoinette …

Lo que siento no lo puedo describir con palabras, es simplemente un MILAGRO! Nuestro MILAGRO!
Nació el 10 de agosto a las 11.15 AM por parto natural GRACIAS A DIOS, y ahora nos estamos adaptando a esta nueva etapa en nuestras vidas. Solo tengo 5 minutos para escribir estas poquitas lineas mientras ellos duermen abrazados. 
Esto va dedicado especialmente para Rossy, que siempre me deja palabras de aliento, que me ha acompañado tanto, sin conocerme, sin saber quien soy, GRACIAS ROSSY! 
Mil gracias a todos los que pasan por este espacio, por su tiempo, por todas las cosas lindas que nos dan, por haberme acompañado en este embarazo que se nos hizo cuesta arriba, pero que llego a termino exactamente en 9 lunas nuevas. 
El próximo martes comenzamos con los estudios para ver que todo este bien, otra etapa comienza, gracias por estar ahi … 

Una vuelta por el barrio …

Seguimos de vacaciones, nos levantamos con tiempo, desayunamos con tiempo …
Estamos en un hostal en el distrito de Putuo, un barrio típicamente shanghainés, muy pintoresco. Por la tarde se arma una feria itinerante de verduras frescas y animales (patos, gallinas, codornises, peces, ranas, langostas, etc). Todos sentados en la banquina, con su balancita de pilón en mano. Los clientes regatean divertidos con la complicidad de la gente que se conoce y se tiene confianza.
Hay muchas pequeñas tiendas que también funcionan como talleres para reparar cosas, desde zapatos hasta bicicletas.
Hay peluquerias, casas de masajes, prostitutas, afiladores de cuchillos y tijeras, muchísimas fruterías, melones y sandías por doquier.
Los duraznos y ciruelas saben a gloria, super jugosos y dulces.
Hoy caminamos desde el Hospital, que está en la concesión francesa, pasando por el distrito de Jing An, hasta el hostal. Hacía calor, pero no había humedad y soplaba viento, asi que aprovechamos. Llegamos cansados, pero nos reconfortamos con un rico te.
Son casi las 10 de la noche, y BW duerme. Me gusta el barullo que se escucha por la ventana, solo entiendo palabras sueltas, el dialecto de Shanghai es muy diferente al dialecto del lugar donde vivimos.
La anécdota del día fue un pequeño choque, íbamos en taxi al consulado, para buscar unos formularios e ir adelantando el papeleo que nos toca para registrar a la cría cuando nazca, y nuestro taxi chocó a otro que frenó de golpe. Nada, ni siquiera un susto. No nos dió tiempo a reaccionar, igual ya estábamos casi llegando.

Esperando …

Esta entrada podría titularse “de vacaciones en Shanghai”, porque eso es lo que haremos mientras esperamos que nuestra peque se decida a nacer.
Ayer fuimos a la consulta semanal, y como mi presión sanguínea esta bien, el doctor nos recomendó esperar a que el trabajo de parto comience normalmente. Hasta ahora vamos bien, ayer comenzaron los primeros dolores de espalda, y algunas de las contracciones -con horas de diferencia- han sido molestas. Tenemos la tranquilidad, de que sea la hora que sea, podemos salir corriendo al hospital porque no estamos lejos. Así que pienso relajarme y tratare de disfrutar de mis últimos días de vacaciones.
En Shanghai el calor es -literalmente- agobiante, muchísima humedad, ayer la temperatura fue de 39 grados. Por la noche hubo tormenta y llovio torrencialemente un rato, asi que cuando escampó salimos a dar una vuelta.
Disfrutar de la comida de Shanghai, pasear un poco cuando la temperatura lo permite, algunos helados … eso haremos mientras esperamos!