Navidad en familia …

Teníamos muchas ganas de pasar esta navidad en familia, los tres solitos en casa, en pantuflas y disfrutando del calor del hogar. Y lo hemos pasado muy bien, BW ha cocinado la misma comida que su familia ha hecho por muchas generaciones y hemos amasado un panettone que nos quedo super rico. 
Antoinette estaba fascinada con el fuego de las velas de nuestro árbol de navidad, y como hacia mucho frío se sentó en su silla con un montón de cobijas. 
Las cobijas de Antoinette tienen diferentes historias, tiene una de polar que fue la que me acompaño durante todo mi viaje recorriendo China como mochilera con mi amiga Antonieta, tiene la que le tejí con la lana de la abuela de BW, la color naranja que le compre antes de que naciera, unas que les regalaron mis alumnos, una que le tejió Dee (Australia), un corderito que me regalaron en la Universidad, y para que no se enfríe sobre el piso de madera tiene una especie de carpeta japonesa hecha de bambú, que también me regalaron en la Universidad.  
De regalo de navidad, sus papas, le hemos regalado dos pijamas abrigados y una cuchara de silicona para sus papillas, porque Papa Noel no existe. De todas maneras, aunque San Nicolas con su esclavo negro tampoco existen, ya había tenido regalos para el 6 de diciembre: un practico perchero japones para su ropa, con un montón de perchas de colores, así el padre no se hace una odisea buscándole la ropa cuando tiene que vestirla, ademas de la silla alta para comer y otro juego de mamaderas de vidrio. 
En mi pueblo no teníamos la costumbre de Papa Noel o Viejo Pascuero o Santa Claus, a nosotros cuando eramos chicos nos traía los regalos el Niño Dios. En fin …  
Yo le había aclarado a todo el mundo que Antoinette solo recibiría de regalo lo que necesitaba, y que si querían regalarle algo bonito, nada mejor que tenerla presente en sus oraciones. Pero siempre hay alguien a quien no le llega el mensaje y se aparece con un regalo, y así fue como apareció el mono Poquito de Antoinette. Todavía lo sigue mirando con cada de “sáquenlo de aquí yaaaaaaaa”, y a las pruebas me remito. 
Observando los pies del mono con suma atención.
Seguramente le tomara unos días aceptarlo, esto no fue como con la jirafa “amor a primera vista”.
Con su amiga entrañable, Doña Jirafa. 
Finalmente el sueño la venció
Y mientras yo le tejo otra cobija, ella le hace carantoñas al padre:) 
 Cobija para Antoinette, tejida con cuadros de colores en crochet.
Carantoñas para papa:)

Baobaohua … Si necesita traductor póngase en contacto con este blog:)

BW y Antoinette se entienden de maravillas, hace unos días que la peque empezó a trabajar arduamente con sus cuerdas vocales, no para un minuto, solo cuando esta dormida, incluso cuando tiene la tetina de la mamadera en la boca trata de hablar con nosotros. Hace un montón de sonidos diferentes, y BW me traduce, lo que “según el” ella quiere decir. 
Antoinette tiene un reloj interno que funciona perfecto, no le toma mas de tres dias adaptarse a algo, ojala tenga buena capacidad de adaptación en general, pero volviendo al tema de “su reloj”, tiene un horario para todo. Cada día se despierta entre las 5.30 y las 5.45 AM, y comienza a hablar en su cuna, nosotras estamos separadas solo por los barrotes de su cuna, así que cuando la escucho lo primero que hago es pasar mi mano entre los barrotes y tomar las suyas, entonces comienzan sus risitas, que nosotros contestamos con las nuestras, o simplemente después de sentir mis manos se vuelve a dormir por otro ratito. 
A las 5.55 yo me levanto rapidito y le preparo el desayuno, cuando esta listo la voy a buscar a su cuna, y comenzamos nuestra rutina: cambiamos el panal, hacemos los ejercicios de la cabeza, nos damos muchos besos, etc. Después de tomar la mamadera se vuelve a dormir por una hora mas o menos, y entre las 7.30 y las 8 su reloj la despierta para hacer popo, cada día, religiosamente:) Inmediatamente después hay que cambiarle el panal, porque si hay algo que no tolera es el panal sucio. De hecho, nosotros que según su pediatra estamos “obsesionados” con ella y sus pequeñas cosas, pensamos que le molestaba orinar, porque después de hacerlo se ponía incomoda, pero no, es simplemente que le molesta el panal mojado. 
El pediatra es un tema aparte, hicimos un pacto de confianza, es que yo no confío en nadie, y no me quedaba otra opción. El llego a China dos semanas antes de que Antoinette naciera, vino por un intercambio desde la Universidad de Chicago a la Universidad de Fudan en Shanghai. Es un hombre mayor, y con BW se entienden muy bien, tienen el mismo humor sarcástico e irónico. 
La primera consulta fue cuando la peque cumplió 2 semanas, la consulta de los 14 días, entonces BW y quien suscribe fuimos con nuestras preguntas y dudas (dos hojas completas, 4 carillas), cuando las vio, nos miro serio y nos dijo que el tenia una regla básica general: “El bebe se alimenta bien y crece, entonces no hay de que preocuparse”. 
Yo le dije que notaba que Antoinette lloraba muchísimo después de mamar, con carita de dolor, que como las primas de BW son alérgicas a la leche, quizás podríamos hacerle una prueba, ademas de que yo desde que nací tengo intolerancia lactosa. El me dijo NO, SOLO TETA. A lo que agrego, que mala costumbre tienen las latinas de querer darle formula a los críos, a lo cual BW asintió. Desde ese día, entre el y yo hay una brecha de distancia, por no decir un abismo. Finalmente cuando le diagnosticaron a la cría, alergia a la proteína animal/humana e intolerancia lactosa, me dijo, muy bien, vamos a seguir mis conocimientos y tus instintos, que lógicamente están muy desarrollados porque por naturaleza has desarrollado tu capacidad de protección. 
Dejar de darle de mamar a Antoinette fue un suplicio para mi, para ella fue la gloria (y mientras escribo gloria, pienso en Gloria a quien quiero muchísimo). A partir de ese momento, el rol de BW creció desmesuradamente :), se transformo en una “madre”, con instinto protector y todo 🙂 Nuestra cocina se transformo en un laboratorio con esterilizador y 20 mamaderas, de las cuales el padre-madre se ocupa de su mantenimiento.  
Antoinette toma formula hecha en base a proteína vegetal (soja), y la digiere muy bien, a las pruebas me remito. 
A mi me seguía preocupando la hora de “la loca”, generalmente por la noche, cuando se volvía insoportablemente “fussy”.  Se agarraba de los pelos, se rasguñaba, y no había manera de consolarla. 
Hicimos un video, se lo mostramos al pediatra, y nos dijo que era normal, que era un bebe difícil -1 en 20- y que el estaba seguro que era parte de su temperamento, que era lógico que algo le molestaba -gases, reflujo, etc- y que por eso se ponía así. Pero que nos preparáramos porque era mas su temperamento que otra cosa. Ahora sigue teniendo su hora loca, solo que a los que rasguña y agarra de los pelos es a nosotros. 
La mama de BW asegura que el también era así, y mi abuela solía decirme que yo tenia la hora de las “brujas” a las 7 de la tarde, que me tiraba al piso a llorar hasta que me cansaba. En fin … 
Cuando se pone así y esta conmigo, yo le canto, le pongo música, para distraerla. El padre la “deja ser” y cuando se cansa de patalear, duerme un rato y se despierta sonriendo. 
Y poco a poco nuestra vida se va “normalizando” por decirlo de alguna manera, mi “terror” va cediendo para empezar a disfrutar de las “carantoñas” de mi hija.
El ultimo descubrimiento para Antoinette han sido las ciruelas, que la ayudan muchísimo con su constipado -producido por la formula-. La discusión entre el pediatra y BW sobre prunes & plums no tuvo desperdicio, al final le compre ciruelas pasas desecadas, las hago compota, las pongo en la licuadora y “santoremedio“.  Para mi ser mama es esto, rezo y sigo mi corazón. 
La anécdota de esta semana, una señora me pregunta en chino: “Que es eso plástico que come el bebe?”, le respondo: “Un chupete”. Me mira sorprendida y dice: “Parece delicioso, mira mira como lo saborea”. 
Nota: Baobao es bebe en chino, y hua es el pinyin de lengua o idioma, baobaohua en criollo seria, la lengua o el idioma de los bebes. 

Dieta …

La peque esta a dieta, en realidad es solo una toma menos, y sin pensarlo dos veces hemos decidido sacar la toma de las 3 AM. Nosotros calculamos las calorías para alimentarla, y de acuerdo a su edad y su peso le estábamos dando unos 860 calorías por día, pero el pediatra las redujo a 800, y nos dijo que deberíamos empezar con los sólidos para paliar el reflujo. Antoinette ya no necesita ser medicada, y esto me puso mas que feliz, aunque no me siento 100% conforme con lo de los sólidos. 
Le preguntamos si empezábamos con alguna fruta en particular y nos dijo que no, que hay que empezar con verduras, una a la vez. 
Así que estoy viendo recetas, seguimos calculando calorías, y hoy le haremos probar dos cucharadas soperas de ciruela. El padre le ha dado la cuchara y abrió la boca, ademas de que cuando nos ve comiendo se desespera. 
En fin … tiene 4 meses y una semana, se sienta sola, mide 66 cm y pesa 8.5 kg. 

Zoe y Antoinette …

Nuestros abuelos trabajaron juntos, mi papa y su mama fueron compañeros en la escuela primaria, nuestras madres se conocen desde antes que nosotras naciéramos, nos hicimos mejores amigas en el secundario. Hicimos la confirmación juntas y eramos catequistas -aunque en distintas parroquias- con el mismo guía espiritual -el padre Marcelino-. Y ahora, estas son nuestras hijas … (tienen 5 meses de diferencia, Zoe nació el 17 de marzo -en Santa Fe- y Antoinette el 10 de agosto -en Shanghai-)

Agarrate Catalina …

Desde chiquitita agarra todo lo que tiene a su alcance, y no hay manera de sacárselo. Apenas nació se agarraba de los pelos, cuando le hacemos upa o le damos de comer se agarra de nuestra ropa. Después de comer se saca el babero, y si le decimos NO! … lo sigue haciendo mientras nos mira fijo a los ojos.

Posteando mentalmente …

Me paso todo el día redactando en mi mente. Edito, corrijo, pero todo mental. Nunca puedo materializar lo que quisiera expresar por escrito. Me gustaría hablar sobre mi trabajo, sobre esta experiencia profunda de ensenar, sobre mis alumnos, sobre sus historias, sobre como son y porque están aquí.  
Había pensado dejar de escribir, cuando le diagnosticaron “silent reflux” a mi bebe y pensando en todos los cuidados que tendríamos que tener, me sentía frustrada, triste, no sabia que hacer. Me sentía impotente, cansada, agobiada, y para colmo de males tenia visitas. 
Poco a poco, con BW, nos fuimos adaptando a este nuevo ritmo, a no confiarnos con los días en que la peque lo pasa de maravillas, porque sabemos que el reflujo esta allí latente, silencioso pero latente. 
Sin ir mas lejos, ayer le lave la funda de su silla, entonces le armamos con almohadones y cobijas un “almohadón anti-reflujo”, estaba fascinada, se estiraba, nos miraba y sonreía, yo se que esta aburridisima de su silla, pero no podemos dejarla mucho tiempo sobre su espalda o sobre la pancita, porque al cabo de un rato ya esta congestionada. 
En fin, por la tarde me la puse en el porta-bebes y poco a poco seguí haciendo cosas, pero a la noche su nariz estaba tapada, respiraba con mucho esfuerzo, y no deje de sentirme culpable por esto.  Pareciera ser que la única posición adecuada es la de la silla. 
Muchas veces me siento mono-temática con el reflujo, como si ella no fuera progresando, o aprendiendo cosas nuevas a diario. Ahora hace fuerza con el abdomen y prácticamente se sienta sola, primero nos asustamos, pensamos que era parte del reflujo, pero descubrimos que aprendió a hacerlo en su silla para hamacarse, y ahora descubrió que con el mismo esfuerzo puede sentarse, que es en la posición en la que le gusta pasar la mayor parte del tiempo, ya que desde muy pequeñita, incluso la mamadera se la damos sentada. 
Ojala no tengamos que pasar a mayores con este tema, ya que algunos peques con el paso del tiempo necesitan cirugía.

Otra etapa …

Otra etapa comienza, y nos esta costando. El viernes Antoinette cumplió 4 meses, y según indicaciones de su pediatra debíamos comenzar con el cereal de arroz que habíamos venido posponiendo desde que le diagnosticaron “silent reflux”. 
Ambos -BW y la sotoescrita- somos conscientes que no es la mejor opción comenzar tan temprano con los alimentos “sólidos”, por así llamarlos. Pero en estas ultimas semanas, sobre todo por la noche, el reflujo se ha vuelto mas que persistente, así que no tuvimos mas opción que ponerle dos cucharadas de cereal de arroz en su mamadera. 
Lo acepto mas que gustosa, se sintió satisfecha y durmió plácidamente. Pero, acordamos con el papa darle -al menos por 15 días- solo una toma con cereal. 
Estos días esta mas llorona, no es un llanto inconsolable, es una especie de “queja”, algo le molesta, y no podemos descifrar que es. Puede ser que sienta los flujos quemándole el esófago, pueden ser gases, a lo que hay que sumarle este periodo de adaptación que necesita para que pueda asimilar, digerir, el cereal de arroz. 
Ahora mismo la estoy escuchando mientras el padre trata de hacerla dormir la siesta. El viernes tenemos turno con el pediatra y veremos que podemos hacer.