Esperando a Tembin

Temporada de patos, temporada de conejos y temporada de tifones. Sí, estamos esperando la llegada de otro tifón y espero que pase sin pena ni gloria, porque tenemos pasajes para mañana. El avión debería despegar a las 3 de la tarde y poco después de las 4 PM deberíamos estar arribando a Ningbo. 
Este sería en cuarto tifón en solo 3 semanas! 
La noche en Zhangzhou es apacible, el atardecer fue increíble. La brisa marina que suele soplar en la tarde, alivió el calor y según la costumbre hindú, el color que se ve en la fotos, es el color de la piel de la Diosa Ganesha, ese color que tiene el cielo, justo antes de las tormentas:)

Festival de las Urracas

The Summer Triangle is an asterism made up of the stars Vega, Deneb and Altair. Each of the three stars of the triangle are in different constellations, which makes the asterism a good jumping off point to find other stars and constellations.
foto tomada de AQUÍ

Cuando el verano termina, y Altair -la estrella más brillante de la constelación de Aquila- y Vega -la estrella más importante de la constelación de Lira, incluso considerada la estrella más importante después del sol- brillan deslumbrantes en lo alto del cielo nocturno, el pastor Niulang, atravieza el firmamento para encontrarse con la preciosa Zhinu, séptima hija del Emperador de Jade. 
Según cuenta la leyenda china, Zhinu, séptima hija del Emperador de Jade, escapó del cielo para divertirse un poco en la tierra. Fue así como conoció al pastor Niulang, de quien se enamoró perdidamente. 
Zhinu y Niulang se casaron sin que el Emperador de Jade lo supiera, y tuvieron dos hijos. Hasta que el Emperador supo que su hija se había casado con un mortal, se puso furioso y le ordenó a Zhinu retornar al cielo. 
Cuando Niulang descubrió que su esposa había desaparecido, decidió ir a buscarla. Tremenda sorpresa se llevó cuando escuchó que su buey le hablaba. El Señuelo le pidió que lo matara y que tomara su piel, que esta lo llevaría hasta el cielo donde Zhinu se encontraba. 
Niulang con dolor mató al animal, y junto a sus hijos emprendió el viaje al cielo. 
Cuando el Emperador de Jade se enteró que Niulang estaba allí buscando a su esposa, entró en cólera, y decidió crear un río inmenso que los separe definitivamente (fue así como el Emperador de Jade creó la vía láctea que separa Altair y Vega).
Desde entonces, Zhinu está sentada a un extremo del río, tejiendo en su telar. Mientras Niulang, al otro extremo del río, la observa mientras cuida de sus hijos (Beta y Aquilae, estrellas de la constelación de Aquila). 
Pero una vez al año, todas las urracas del mundo se apiadan de ellos y vuelan hasta el cielo para formar un puente (Que Qiao -el Puente de las Urracas-) y así los amantes, pueden al menos, pasar una noche juntos. 
Esta noche, séptimo día, del séptimo mes del calendario lunar -o calendario chino- se producirá este encuentro, y por ello, en China celebramos el Día de los Enamorados. 
Será una noche de ofrendas, y algunos dicen, que si nos paramos debajo de una parra de uvas, podremos escuchar a los amantes charlando:) 
Algunas mujeres ofrendaran agujas de bordar en cuencos de agua, y existe la superstición de que si estas flotan, quedarán demostradas las habilidades de las bordadoras. 
Puedo imaginar quien estará en primera fila disfrutando de este encuentro mágico, y hasta quizás, por esta noche suplante a Deneb (estrella de la constelación de Cignus) que suele oficiar de chaperona:)  
Imagino a todas las Acaé-Pará (urraca en lengua guaraní) del pueblo, volando al cielo y reconociéndola, por su sonrisa, por su felicidad, por sus ganas de disfrutar cada momento.  
Imagen tomada de AQUÍ
En Occidente solemos tener una idea negativa de las urracas, sin embargo en China, desde la antigüedad son símbolo de felicidad, buena vida y escucharlas trinar es augurio de buenas noticias. La traducción literal de 喜鹊 -xique- sería “urraca feliz”. 
Imagen tomada de AQUÍ

Una cita en el puente viejo

En mis años mozo, solía tener un amor de verano, de esos que se recuerdan con una sonrisa y la dulzura de la inocencia. Nos encontrábamos todas las vacaciones en el pueblo, y cuando se supone que todos estaban durmiendo, nos robábamos el coche y nos íbamos al puente viejo. 
El puente viejo es un lugar especial, porque en medio de la espesa oscuridad del monte, se hace un claro de agua. Y ahí en el medio de la nada y del todo, están los restos de lo que fuera un puente, y es como si todas las estrellas del cielo se reflejaran. 
Es como un juego de luces natural, y para muchos supersticiosos del pueblo, ahí solía verse la luz mala, pero para dos nerdos como nosotros, no había más explicación científica que la acumulación de fósforo, proveniente de huesos -animales- que se fueron acumulando por la decantación del terreno. 
Sin embargo, cuando levantábamos la vista, y mirábamos el cielo no nos alcanzaban las palabras. 
Y ahí, los dos descalzos, con un coro de grillos, charlábamos por horas. Entre nosotros no había secretos y nadie mejor que nosotros sabía, que yo no era la chica tan modosa que iba todos los domingos a misa, ni él era el nerd aburrido que todos imaginaban. 
Yo estudiaba en Buenos Aires y él en Corrientes, nuestras vidas eran muy distintas, así que cada verano teníamos un montón de cosas para contarnos.  
El tiempo se fue sucediendo, y las que fueran nuestras charlas sobre apuntes de la facultad, se fueron transformando en conversaciones serias sobre los avatares de nuestras experiencias. El hacía su residencia en un hospital en algún rincón del Impenetrable y yo recorría los pasillos de Tribunales. Los dos veíamos a diario la miseria humana, solo que desde diferentes ángulos. 
Sin lugar a dudas su trabajo era mucho más difícil que el mio, y más loable. 
Un día, charlando sobre lo que hacíamos, me dijo que lo más maravilloso que había visto era un parto, que durante muchas noches no pudo dormir pensando en aquella criatura, y que además los papá bautizaron al bebé con su nombre. Pero que a su vez, lo más doloroso era ver a los “pacientitos”, la impotencia, que llegaran con niños agonizando y que nada se pudiera hacer. 
Siempre pensamos que después de la muerte no había nada, ni siquiera un vacio, porque simplemente era el fin. Pero que sin embargo, no podíamos dejar de pensar en esas vidas. Porque el desconsuelo y la resignación son para los deudos. 
Y recuerdo que hablando sobre la pérdida de nuestros seres queridos, le conté que para mi la primera estrella que asomaba en el cielo era mi abuelo Carlo, que por mucho tiempo ese fue mi consuelo.  
Su cara fue de sorpresa, quizás hasta desilusión, como yo podía pensar eso. Pero, si. Pienso que hasta el ser más racional necesita una explicación, una respuesta. Y que esa búsqueda, ese inconformismo, es lo que nos lleva muchas veces a los descubrimientos más interesantes. 
Quizás descubrir ese mecanismo de defensa que nos ayude a canalizar el dolor, atenuarlo, hacerlo más soportable, más llevadero. 
Así que aquella noche hicimos un pacto, cada vez que perdiéramos a alguien, lo buscaríamos en el cielo. 
Y aquí estoy, en esta noche rancia de agosto en Zhanghzou, buscando a mi amiga. Prometiendole que cuando vuelva al pueblo iré al puente viejo para verla de cerca, porque en ningún lugar del mundo, son más brillantes las estrellas:) 
Mi amiga tenía 34 años y era mamá soltera de una peque de 11. Su hija era su motor, sus ganas de superarse, de tratar de subir cada día un escalón más. Hasta este sábado, cuando un imprudente -llamémoslo-, en su super 4×4, quiso adelantarse en la ruta, y al darse cuenta que no llegaba retomó el carrill y la dejó “encerrada”. Laura pegó un volantazo y mordió la vanquina, con tanta mala suerte que perdió el control del automóvil y se incrustó de frente en un camión Scania que venía en dirección contraria. Sobra decir que la persona que conducía la camioneta no se detuvo, ojalá su conciencia la ayude a reflexionar y se presente espontáneamente a declarar. Murieron cuatro chicas, compañeras del profesorado de inglés del Dardo Rocha, compañeras de viaje, compañeras de horas de estudio y rondas de mate. 
A veces me siento tan lejos del pueblo, me culpo por las cosas que me pierdo, sin embargo ni los miles de kilómetros que me separan de mi tierra me impidieron ver, en primera plana, una foto publicada en un portal regional de mi amiga incrustada en la cabina del coche, destrozada. 
Y entre la rabia, el dolor, la impotencia, cada vez se me hace más literal la frase: “No somos nada”.   

Lali:(

Esta noche en el cielo de mi pueblo brilla con fuerza otra estrella:( Una estrella con una sonrisa enorme, de esas contagiosas, con una mano siempre extendida para ayudar.

Esta noche quizás pára muchos en el pueblo será una de las noches más oscuras y nadie querrá mirar el cielo, porque es difícil pensar que ya no estás.

Te quiero Lali! 

Guirnalda:)

A mi cortar papel me encanta, me relaja, es un momento de infinito placer donde no existe nada más en el mundo que mis tijeras y yo:) Debe ser lo mismo que siente BW cuando come yogurt, se abstrae del mundo, solo disfruta:)

Antoinette también goza de esos momentos de concentración sublime, es ella y sus papelitos, o lo que en ese momento tenga en sus manitos y a lo cual le esté dando toda su atención, con dedicación, presición y agudeza hasta que los ojitos se le ponen viscos, muchas veces triunfa y logra lo que quiere, y otras tantas se le descompagina todo entonces lo revolea y grita “mmmammmma helpppp” jajaja

Anoche mientras BW jugaba con Antoinette, me puse a hacer esta guirnalda. No tiene nada de especial, es muy fácil. Pero tomar medidas, plegar, cortar … es labor terapia.

Es un momento que me permite desconectarme de todo y no necesito más acompañamiento que las risas de mi hija, sabiendo que está bien cuidada, y que no tengo más que levantar la mirada para verlos a los dos jugando, peleando, reconciliándose, abrazándose, ayudándose y así una y otra vez:)

Y mientras cortaba papel me vino a la mente Don Ignacio, un señor del pueblo que hacía cosas lindísimas:) Pensaba que él estuvo relacionado a acontecimientos importantes en la vida de casi todas las personas del pueblo.  

Solía decorar unas tortas preciosas, era muy creativo e ingenioso. Y también hacía flores de papel, claveles de papel crepe, coronas para los muertos.

Cuando llegaba el día de los muertos, solía preparar canastos llenos de flores de papel, y la gente pasaba a comprar antes de ir al cementerio.

Quizás lo que más me llamaba la atención era que fuera un hombre, y que pudiera hacer un castillo de princesas con crema rosa y todo decorado con esos confititos plateados que eran como bolitas. Simplemente mágico.

Era el abuelo de mis amigos, y ellos lo adoraban.

Mi abuelo era diferente, todos los domigos iba a las carreras cuadreras de caballo, trabajaba en cuero los días de lluvia, tenía un bastidor de madera donde hacia sinchas para los caballos con nudos macramé, recortaba mandiles para las monturas y nos daba los restos para usar de borrador en el pizarrón que nos había hecho en la galería.

Mi abuelo siempre andaba lijando algo, o barnizando, o pasandole aceite de lino o aceitando las bisagras de las ventanas y las puertas. Pero no podría imaginármelo nunca haciendo guirnaldas o decorando una chocotorta.

Mi abuelo afilaba los cuchillos, y carneaba los chanchos. Juntábamos la sangre en un recipiento de vidrio donde previamente habíamos puesto una cucharada de sal gruesa. Hacía morcillas y codeguines. Hacía chorizos y salamines. Hacía asados. Guardaba sebo para ensebar las pilchas y le daba la papa a nuestro loro Pepo que lo llamaba papá:)

Mi abuelo se iba en bicicleta a la cooperativa a comprarse una damajuana de vino blanco  y lo tomaba fresquito con pomelo cuando hacía mucho calor. Mi abuelo hacía las cuentas en el escritorio de la carnicería y sumaba las libretas todos los fines de mes.

El pasatiempo de mi abuelo eran la huerta, los almácigos, transplantar plantines, matar hormigas con gamexane, cuidar sus tomates y sus morrones y presumir de ellos.

Sin embargo los he visto muchísimas veces charlando, Don Ignacio solía venir a mi casa a pedir mimbre u otras plantas para sus ornamentos florales, y tengo la imagen de los dos en el jardin o en la huerta cortando plantas.

Me hubiera encantado hacerle un reportaje a Don Ignacio para saber donde aprendió, si compraba revistas o si todo salía solo de su imaginación. Igual puedo imaginar que muchas de las cosas que hacía para los cumpleaños estaban inspiradas en sus nietos.

Y las coronas de flores con dedicatorias hechas en papel glase? Cómo habrá empezado todo eso?

Recuerdo que tenía unos anteojos de marcos negros enorme, y sus manos eran perfectas, que gesticulaba mucho cuando hablaba y para mi era muy alto, pero no estoy tan segura de esto.

Y vagando imaginariamente por mi pueblo, plegué y corté un papel afiche entero:)

BW me preguntaba para que hacía guirnaldas si todavía ni siquiera descolgué los banderines del cumpleaños de Antoinette jajaja

No hay una explicación, simplemente las hago porque me gustan:) Y las cuelgo porque me encantan, y esa es otra cosa que me gusta de los chinos. Que ellos decoran la casa con papeles rojos con caracteres preciosos para la fiesta de la primavera,  y no los sacan hasta el año siguiente. Porque los papeles rojos se pegan como protección, para proteger la familia y la casa.

Así que hoy a la tarde vamos a tomar la merienda con una torta de vainilla y guirnaldas:)

Es muy simple y fácil de hacer:) Suelen hacerse en papel barrilete o papel de seda, pero como no tenía usé papel afiche. También se pueden mezclar colores para hacerlas más coloridas. Yo solo tenía este rosa:(

Generalmente lo que hago para no desperdiciar papel es tomar las medidas y calcular de cuantos centímetros me conviene cortar los cuadros. En este caso el resultado fue 15 cm x 15 cm.

Cuando ya tenemos los cuadros hechos, hay que doblarlos unas cuantas veces como se indica a continuación en las fotos:)

Cuando llegamos a esta instancia, hay que cortar el papel excedente dándole forma circular:)

Y aquí viene la parte más interesante, hay que hacer unos cortes en el papel en ambas direcciones como se indica en las próximas fotos:)

Una vez hechos los cortes en ambas direcciones (en este caso son 4 cortes, pero se pueden hacer más), hay que abrir cuidadosamente el papel.

Una vez que los papeles están desplegados, hay que formar parejas uniendo dos papelitos por sus extremos como se ve en la foto que sigue:)

Cada vez que unimos dos papeles hay que hacerles un agujero en el medio con un punzón o algún objeto contundente, porque luego habrá que pasar un hilo o cuerda por allí para fortalecer la guirnalda y que no se nos caiga en pedazos:) 
Cuando estén todas las parejas de papelitos pegadas, hay que unirlas para formar la guirnalda. Entonces tendremos que poner cola/plasticolo/boligoma o cualquier pegamento alrededor de la perforación que hicimos e ir superponiéndolas. Ahora se me ocurre que lo mejor hubiera sido, cuando hice los cortes, cortar directamente la punta del triángulo y así tendría ya la perforación hecha. 
Cuando ya estén todos los papeles unidos, y tengamos la guirnalda hecha, hay que reforzar los extremos. Para eso hay que cortar dos círculos de cartón y pegarlos, previo perforado:) 
Y por último, hay que hacer pasar un hilo o una cuerda por la perforación y ya tenemos la guirnalda lista para colgar:) 

Etiquetas y láminas

He aquí etiquetas, láminas, imágenes para imprimir and so on. Las hice hoy a la tarde -en Zhangzhou cortaron el agua para variar-, afuera llovía a cántaros, y pensando en la casita nueva me inspiré. 
Algunas van a ser cuadritos, otras imanes para la heladera, otras etiquetas para los frascos donde guardamos cosas, otras cartelitos para identificar que plantamos en cada maceta, etc etc 
Son para compartir, así que si les gusta las pueden descargar:)
Y si alguien necesita alguna en especial me chifla! 

Cupcakes de Naranja

Las naranjas me encantan, su aroma, su sabor, todo me trae recuerdos de infancia:)

Mis abuelos eran de pueblos vecinos, ella era de familia italiana y él era de familia vasca. Mi abuelo adoraba los caballos y se buscó un trabajo en la caballeriza del pueblo donde casualmente vivía mi abuela y así fue como se conocieron.

Como mi abuelo era forastero se alquiló una habitación en la soltería del pueblo, y como la mayoría de los hombres que vivían allí llevaba su ropa para lavar y planchar al lavadero del pueblo.

El lavadero era de mi bisabuela, se había quedado viuda con 4 hijos y mi abuela era la mayor. Por aquel entonces tenía 18 años y era la que llevaba la contabilidad de los negocios de su familia: Un lavadero y una lechería -tambo-.

Después de unos años de noviazgo con mi bisabuela de chaperona, decidieron casarse, y mi abuelo consiguió trabajo en otro pueblo, adonde finalmente se mudaron: mi pueblo.

Mi pueblo fue fundado por los ingleses en los comienzos del siglo pasado, instalaron allí la fábrica porque el agua era buena. Había trenes y teléfono, como solía decir mi abuela: “la dicha era buena”.

En el pueblo compraron unas casas de porte inglés, gemelas, y las unificaron. Construyeron un galpón con caballeriza, y una huerta enorme. Tuvieron 4 hijos y por cada uno mi abuelo plantó un naranjo.

Naranjos, que según mi abuela, le dieron muchos dolores de cabeza, porque cada hijo tenía el suyo, y mi papá no dejaba a sus hermanos que tocaran las naranjas de su árbol -las contaba- pero se comía las naranjas de las plantas de los hermanos.

Mi abuelo era policía y recorría a caballo los campos de la zona. Mi abuela estaba en casa con sus 4 hijos, tenía otra lechería y un almacén de cosas ricas.

Sus hijos crecieron, se casaron, y llegamos nosotras: las nietas:)

Mi abuela siempre llevaba un delantal puesto, y solía tener en el bolsillo del delantal hojas de naranjo, o flores, y siempre le ponía cáscara de naranja al mate:) Mi abuela siempre tenía olor a naranjas y a nosotras nos encantaba dormirnos en su regazo:)

Cuando eramos chicas los naranjos de la huerta nos parecían enormes, recuerdo que necesitábamos picanillas para poder bajar las naranjas. Y como nunca eran suficientes, mi abuelo siempre solía comprarnos una bolsa grande de naranjas de ombligo de un señor que venía del campo y al que llamábamos el naranjero:)

Quizás por eso me gusta tanto el invierno, porque con la llegada del invierno y las primeras heladas, ya podíamos comenzar a comernos las naranjas. Solíamos sentarnos en el pasto, en la vereda de enfrente, donde supo ser la cancha de golf, y ahí tiradas en el pasto bajo el solcito “tomábamos” naranjas. Nos dábamos un coma de vitaminas C y D jajaja

Yo era la más grande -por unos meses- y era la encargada de pelar las naranjas, y mi prima siempre me pedía “con tapita” jajaja Teníamos que juntar las cáscaras para mi abuela, y no podía quedar tirada ni una semilla.

Recuerdo que mi abuela hacía el almíbar para los pastelitos de membrillo y dulce de batata, y también le ponía cáscara de naranjas:)

En mi casa solía haber plantas de naranja, lima, pomelo, mandarina, y limón. También había un duraznero precioso.

Así que no me podía quedar con las ganas de hacer unos cupcakes de naranja, y compré un par en la tienda de conveniencias. Eran importadas de Sudáfrica, y estaban bastante buenas, dulces, muy dulces.

La receta es la misma que la de los cupcakes de limón, solo hay que agregarle ralladura de cáscara de naranja.

Ya cuando estaba rallando la cáscara la casa se impregnó del aroma de las naranjas, y con los cupcakes en el horno, fue la gloria;) Qué rico olor:)

Esta vez usé 6 pirotines de 75cm3, así que no se desbordaron. Pero me parecen muy grandes:( Están riquísimos, y son el acompañante perfecto para un té negro:)

Ahora mi siguiente meta, son unos cupcakes de chocolate para BW:) Ya estamos en la cuenta regresiva para volver a Ningbo, una semana más y nos vamos. Qué rápido pasó el tiempo:)

Contenedores de Plástico

Esta es una idea super fácil para reciclar y personalizar un contenedor de plástico, al que se le puede dar muchísima utilidad ya sea para guardar cosas o simplemente reutilizarlo como envase de algún alimento.

Nosotros solemos comprar frutas desecadas, ya sean ciruelas pasas o pasas de uva. Estas suelen venir en un contenedor de plástico que la verdad da pena tirarlo, así que siempre ando decorándolos para darles otra utilidad: guardar botones, guardar las semillas que usamos para hacer pan, etc.

Esta vez lo que hice fue decorarlo con cinta aisladora:) Y esta combinación de colores me encanta!

Mototaxis

Cada vez que pongo un pie afuera de la urbanidad -condominio/complejo habitacional- aparece una mototaxi, en Beilun también hay muchas, pero generalmente sus conductores están reunidos en grupo en lugares donde hay mucho movimiento de gente, como la salida del supermercado por ejemplo, y ahí esperan ellos tranquilos que se acerquen los pasajeros.

Acá en el Puerto de Zhangzhou no, los mototaxistas te persiguen, te asechan, te bloquean el camino, te sacan que quicio!

Si BW no está en la casa, yo voy con Antoinette a todos lados, generalmente ella va sentada en su coche, y es ahí cuando más me alteran, porque ven que llevo el bebé en el coche y sin embargo insisten en llevarme. Y qué hacemos con el bebé y el coche? Los atamos con una cuerda y que nos sigan?

Generalmente cada urbanidad tiene una tienda de conveniencias, pero como el dueño de la tienda del condominio donde vivimos no me cae bien, me voy a la tienda del condominio de al lado. Me queda cuesta abajo, pero no importa, de paso hago ejercicios y Antoinette pasea un poco.

Y todos los días lo mismo, la persona de seguridad que me abre la puerta le informa a alguien por radio que la extranjera -yo- sale con el bebé -Antoinette- y repite la hora dos o tres veces. Y automáticamente, así de la nada aparece una mototaxi, y el conductor empieza a insistir en llevarme y es el mismo al que le vengo diciendo “No, gracias” desde que llegué a Zhangzhou.

Pero en la estación del ferry, con los estudiantes y los obreros son más rudos, y ya de por sí, es estresante la situación, porque primero te quieren obligar a ir con ellos y después viene la discusión del precio del viaje.

Finalmente en la estación han puesto un poco de orden y ya no les permiten entrar, así que están todos esperando en la calle. Porque era, bajar del ferry y que alguien te estuviera gritando en la cara o tironeándote la ropa.

Tutorial: Mini Estudio Fotográfico

Macarena compartió en su blog un tutorial del blog El Diván Azul, para hacer un Mini Estudio Fotográfico. Me encantó la idea, sobre todo para fotografiar cosas pequeñas, le comentaba a Macarena que a veces quería fotografía comida, y en la foto terminaban apareciendo los respaldos de las sillas, los calcetines colgados y hasta los vecinos jajaja

La verdad es que no tengo muchas cosas en Zhangzhou para hacer mis craft, pero si tengo papel de arroz que usamos con Antoinette para dibujar y pintar, y también tengo papel aluminio que es lo que básicamente se necesita, y después uno puede echar a volar la imaginación y combinar colores, tonos, etc.

La cosa es más o menos así:)

Hay que hacer rebotar la luz en el papel aluminio, así se ilumina el objeto. Yo no tenía una cartulina blanca, así que lo que hice fue unir con cinta adhesiva dos papeles de arroz blanco tamaño A4. Se me ocurre que lo mejor sería tener una cartulina grande y no marcar la linea. Si uno simplemente hace una curva en el papel, el objeto quedaría suspendido, aunque la sombra indica que está apoyado. No se, se me ocurre:)

Primero tomé esta foto, y trabajé sobre ella. La primera foto es la toma completa para explicar como colocar los papeles. Y después sobre la misma foto recorte de manera que quede solo el objeto. Y quedó así:

Para personalizar un poco más la imagen le agregué la palabra felicidad en inglés, que es la traducción del carácter que se ve en la imagen, y que Nestle ingeniosamente lo caracterizó como una taza de café humeante:) Este color, el rojo, y este caracter -fu- son muy importantes para la cultura china.

Hice el mini estudio porque quería fotografiar los ingredientes que se necesitan para los cupcakes de limón, pero con Antoinette que dos por tres se come los crayones con los que pinta o se traspasa el papel y sigue pintando las sillas, la mesa y las paredes, al final solo fotografié lo limones:(

A mí me encanta la fotografía, pero nunca estudié nada relacionado a esto, de hecho todas mis fotos las tomo con mi cámara de bolsillo, que la compré en el supermercado en Beilun y es una Canon IXUS 220 HS. Mi sueño es tener una super cámara con un super lente con el cual poder sacar super fotos jajaja Mientras tanto me entretengo con esto, mi blog y mis fotos:)

GRACIAS MACA POR LA IDEA!!!