Anecdotario

Hoy se inicia esta nueva sección -o etiqueta- “anecdotario“, para esas veces cuando pienso que no me puede pasar algo peor, y pasa. Para cuando me empiece a plantear en que momento me quedé “anestesiada” y el verdadero significado del “沒辦法” -mei ban fa-, algo así como “no hay nada que se pueda hacer”, “resignación”, empezó a cobrar sentido.

Hace unos días el genial Paco escribió una entrada super entretenida sobre nuestra realidad china, pueden pasar por su blog y echarle un vistazo.

La parte con la cual más identificada me encuentro, es la que transcribo a continuación:

Que si burocracia enrevesada, que si cambios de última hora, que si medias verdades… ¡no es para tanto! Trabajar en China, en concreto en una universidad, te convierte en un ser más despierto, vivaz, resuelto, preparado para cualquier situación en cualquier momento. Además, el hecho de tener que ir moviéndote de departamento en departamento en pos de los sellos necesarios para que te hagan las fotocopias que necesitas para tu clase, activa nuestro organismo y lo mantiene en forma. Hay que ver, que poquito aprecíamos el favor que nos hacen nuestros colegas chinos al motivar nuestra capacidad de intuición y sexto sentido, cuando nos dan alguna instrucción. ¿Qué ventaja hay en que te lo digan todo claro, con detalle y con antelación? Con lo divertido que es jugar a las adivinanzas, completando información cual crucígrama, todo un reto para nuestro cerebro.

Esta semana los estudiantes tenían las “Jornadas Deportivas”, así que las clases fueron canceladas. Yo esperaba la confirmación oficial para comprar nuestros pasajes de avión y venirnos a Zhangzhou, pero como llovía torrencialmente no me quería arriesgar sin estar 100% segura que las competencias seguían en pie. El pronóstico del tiempo era nada alentador para el día de hoy, pero si para el jueves y el viernes. Así que cuando finalmente mi jefa me dijo que podía comprar los tickets, y ya estaba más o menos organizada por si a último momento tenía que volverme a Ningbo, solo encontré asientos para el último vuelo de la noche.

Compré los tickets, y después de cenar fuimos al aeropuerto. Me gustó mucho el aeropuerto desierto, todas las tiendas cerradas, solo las personas de mantenimiento hablando sigilosamente. Un placer.

Antoinette corrió a sus anchas por todos los pasillos, no hubo ni colas ni demoras.

Le había pedido explícitamente a BW que no nos fuera a buscar al aeropuerto, porque encontrar un taxi barato con su aspecto europeo es muy difícil, además de que viajamos con una valija grande, el coche de Antoinette, mi mochila y la cría, y aquí todos los taxis tienen el tanque de gas en el baúl, y ya no queda mucho espacio.

Pero, después de recoger nuestro equipaje, y buscar la salida, nos encontramos con BW esperando por nosotras. Aunque tenía ganas de matarlo, me alegré de verlo.

En el estacionamiento del aeropuerto hay taxis para trasladarse a Xiamen y alrededores, pero también hay taxis que esperan pasajeros para volver a Zhangzhou. Los colores son diferentes y en la patente hay un caracter que indica a que ciudad pertenece. Aunque era muy tarde, todavía quedaban 4 taxis disponibles con matrícula de Zhangzhou.

Enseguida se acercaron y les explicamos que íbamos al puerto, entonces ya 2 retrocedieron -estos dos solo querían pasajeros que fueran al centro de Zhangzhou-, y empezamos a discutir el precio con los otros 2. Al final uno aceptó nuestra propuesta, y siendo la medianoche emprendimos viaje.

A medida que avanzábamos, no llovía, diluviaba.

Llegamos al complejo de apartamentos, y los taxis no pueden entrar, la persona de seguridad estaba profundamente dormida, y mientras BW sacaba la maleta y el coche de Antoinette, yo tenia a la peque en brazos.

BW desplegó el coche, bajé rápido y puse a la cría en el coche con el cobertor para protegerla de la lluvia, y mientras le ajustaba el seguro y BW golpeaba el vidrio de la garita de seguridad para que nos abriera la puerta, el taxista arrancó y se fue. BW lo siguió un trecho a los gritos, pero no se detuvo.

En el asiento del co-piloto estaba la mitad de nuestro equipaje, y el taxista se lo había llevado.

Le dije a BW de subir al departamento con la peque, y yo con mi medio chino me quedé ordenándole las ideas al guardia.

El guardia me repetía una y otra vez “mei ban fa”, y yo tratando de convencerlo de que llame a la policía  hasta que se me acabó la paciencia y de un tirón arranqué una calcomanía que tenia pegada en su escritorio con el logo y el número de la policía, y de otro tirón le saqué el teléfono y llamé a la policía.

Una hora más tarde la policía, y cuando digo policía, era un policía de verdad, que además estaba guapísimo, con su uniforme verdolaga y una cara de pocos amigos porque lo había despertado, llegó -con otro policía en pijamas- en un patrullero.

Le expliqué lo que pasó, le dí los datos que tenía, y rápido hizo un par de llamados. Localizaron al taxista, y nos dispusimos a esperarlo. El guardia preparó té, los policías sacaron sus cigarros, y ahí nos quedamos hablando de esto y lo otro hasta las 3 AM, cuando el taxista se dignó a aparecer con el resto de mis petates.

Les agradecí y subí a la casa, donde me esperaban mis amores, con la satisfacción de haber vencido el “mei ban fa”. 

Beijing: Ginkgos en otoño

Es otoño en Beijing, y para mí, fines de octubre y principios de noviembre es la mejor época para visitar la capital del norte. Aunque no me gustan para nada las ciudades grandes, creo que si me gustaría vivir un tiempo en Beijing, y recorrer todos sus rincones:)

Como no podía ser de otra manera -en esta época del año- más allá de sus famosos cielos grises y la polución de cada día, tuvimos un fin de semana de CIELO AZUL:)

 foto tomada desde el taxi, ayer domingo, al mediodía:) 
El viaje desde Ningbo fue en un vuelo de Air China, que tras el “retraso de rigor” no tuvo la mejor idea que almacenar mi equipaje con un cargo de pescado fresco. Mi maleta llegó a Beijing completamente empapada y oliendo a pescado. Todo estaba absolutamente mojado. 
La oficina de reclamos parecía una broma, una chica tratando de calmar las fieras y ofreciendo maletas nuevas y un reintegro de 20 euros. En mi valija no había nada de valor, pero cada cosa que teníamos dentro, era absolutamente necesaria. 
Cuando finalmente hice mi descargo, yo no quería ni maleta nueva ni dinero, puse todas mis cosas en unas bolsas de plástico resistentes que tienen, y me encaminé a la salida. Una de las chicas se ofreció a acompañarme y explicarle al taxista a donde iba. Grande fue nuestra sorpresa al salir, pues nos encontramos con una demora de una hora para tomar un taxi:( 
Ya en el hotel, y pese a que habíamos llamado para avisar que llegaría más tarde de lo acordado, me recibieron con una sonrisa y un “ha perdido la reserva”. No puedo imaginar mi cara de eso momento, pero cuando pedí hablar con el gerente, me pidieron 10 minutos para solucionar mi problema. 
En menos de 5 minutos estuvimos completando el ingreso y subieron nuestras bolsas. Y cuando ya estuvimos instaladas, comenzaron las tareas para acondicionar la habitación de manera tal que BW pudiera entretener a Antoinette allí, mientras yo estuviera en la Consejería haciendo el curso. 
El hotel es de la cadena Holiday Inn, y está muy cerca del aeropuerto. Es una zona bastante nueva, hay muchas construcciones en pleno proceso. 
BW llegó a media noche, y nos fuimos a dormir. Por la mañana temprano, después del suculento desayuno chino, emprendí viaje dejando a la cría con el padre. 
Fideos fritos, huevo, salchichas, croquetas de arroz y café
En Beijing tomar un taxi es una odisea, al menos para mi, que cuando llego a una gran ciudad me desoriento.  Los taxistas no me parecen tan amables como en Ningbo, y además te preguntan a donde vas, para ver si les conviene o no el viaje. 
Imagen tomada de una calcomanía que el taxista llevaba pegada
Para evitarme malentendidos imprimí la dirección, con tanta mala suerte que el taxista se leyó todo mi papel y a mitad de viaje empezó a protestar por la “operación emperador”, diciendo que los españoles estaban tratando injustamente a los chinos. Y a cada cosa que me decía, yo apelaba al “disculpe, pero no le entiendo”. 
Por suerte fue llegar, y el ambiente en la sala de recursos de la Consejería es muy ameno. Hay muchísimos libros, gente muy agradable. Muchas personas habían viajado desde diferentes ciudades de China para participar de las actividades. 
A la hora del almuerzo, dos chicas españolas que viven en Beijing me invitaron a almorzar y pasamos un rato super entretenido. 
Mis fotos no le hacen justicia a lo lindo que es el lugar
El domingo por la tarde tuvimos tiempo libre para disfrutar un poco, y decidimos ir a Sanlitun. Como queríamos ver la ciudad, tomamos otro taxi, y así poder ir viendo lo cambiada que está Beijing desde la última vez que estuvimos -2009-. 
El contraste de las hojas amarillas de los ginkgos con el resto de los follajes aún verdes, le dan un aspecto especial a los parques y paseos. 
 Ya en Sanlitun nos dimos unas vueltas, tomamos té, le dimos la merienda a la cría, y después de un par de horas había que volver a la ardua tarea de encontrar un taxi y encaminarnos al aeropuerto. 
Ya en el aeropuerto disfrutamos de un atardecer precioso, nuestro avión despegó a horario y a las 11 de la noche estuvimos en nuestra casita china, preparándonos para ir a dormir:) 

Organizar:SE

Antes no me costaba nada organizarme, recuerdo que una o dos semanas después que comenzaban las clases, yo ya tenía el toro por las astas. Sin embargo, ahora llevo casi dos meses dando vueltas:(

Por un lado siento que avanzo, pero por otro sigo arrastrando las cosas que tengo atrasadas (y ya se que estoy monotemática con esto!!!).

Desde hoy, los lunes y viernes vendrá una de mis alumnas a jugar dos horas con Antoinette mientras yo empiezo a desenterrar los muertos que tengo. Hoy mientras mi hija dormía la siesta y solo con la primera hora de S. en casa, ya avancé bastante, mucho más de lo que esperaba. Pensé que por ser el primer día, Antoinette iba a aplicar su técnica “te ignoro”, pero no, están jugando.

Los martes y jueves por la tarde vamos al playground a jugar con otros peques y los miércoles vamos al toddler time. Así que ya nos quedó la semana completa de mini-actividades para Antoinette.

Mañana nos vamos a Beijing por trabajo, y no tengo palabras para agradecer a BW que nos acompaña para ocuparse de Antoinette mientras (yo) esté ocupada. Solo voy a trabajar el sábado, pero no pude compaginar la ida y vuelta en un día, así que haremos fin de semana en la Capital del Norte en familia.

Desde principios de semana que voy haciendo pequeñas cosas para el viaje, y esta noche haré la lista, así tacho lo que ya esta listo.

Invitaron a Antoinette para festejar Halloween, solo tiene que llevar una bolsa para juntar golosinas, pero no si podremos ir, como la semana que viene hay competencias deportivas, si no hay clases iremos a Xiamen.

Antoinette sigue disfrutando de la Biblioteca del Colegio, que no puede ser un lugar más ameno, gracias a R., la bibliotecaria, que está en cada detalle:) A las pruebas me remito:)

Actividades de Otoño

Otoño, especialmente Octubre, es época de actividades “out door”, tratando de aprovechar al máximo el buen tiempo. En China se desarrollan un montón de Ferias y Festivales, y recientemente nos invitaron a participar del Festival Internacional de Cultura del Puerto de Beilun.

Por otro lado, un grupo de mamás del colegio internacional, dos veces por semana se juntan a hacer ejercicios, y yo me ofrecí a hacer de “canguro”, así Antoinette puede tener una hora de juegos con otros críos. También vienen con nosotras dos estudiantes, que se ganan unos yuanes por cuidar un ratito a las peques.

El horario es perfecto para mi, porque es por la tarde, cuando ya terminé por completo mi trabajo. Lamentablemente, aunque hay muchos peques que también viven en el campus con sus padres, cuando nosotras estamos libres, ellos ya están cenando y no vuelven al parque hasta el próximo día por la mañana, que es un horario en el que yo no puedo llevar a Antoinette a jugar con ellos, porque tengo que trabajar.

Así que estos días hemos estado yendo 3 veces por semana al colegio internacional, y Antoinette ha jugado con A.,su compañera del toldder time, y también con S. (3) y N. (4), que son un poco más grandes.

Y uno de esos días, después de la hora de juego en el playground, fuimos al Festival del Pueblo:)
Antoinette esperando que el show comience:)
Y el show no nos decepcionó, hubo música, luces de colores, efectos 3D y acróbatas! También dos cantantes famosos de un programa de televisión que se llama “La voz de China”. En rigor de verdad, las fotos no le hacen justicia, pero más no se puede hacer con mi pequeña cámara compacta, que además muchas veces es el entretenimiento perfecto de Antoinette:) 

 

Regresar a casa con maleta y mujer

Él había encontrado su lugar en el mundo, en el workshop de la casona de verano de Corrientes y Avellaneda. Hasta allí arrastró una cama, ordenó su ropa en el armario de herramientas y apiló sus libros en los estantes. Al final de la primera hilera de libros había un cubo lleno de lápices, eran su tesoro. Esos lápices con los que anotaba apuntes en las páginas de los libros que leía, donde remarcaba citas, ayudamemorias. 

El resto de la casa la destinó a los huéspedes, y solo disfrutaba de la cocina.

Mientras la pava chillaba sobre el fuego, y un puñado de té en hebras aguardaba ansioso en el fondo de las tazas,  Caetano Veloso susurraba cucurucucu paloma en el ordenador que estaba sobre la mesa.

Todo estaba dispuesto para el ritual del té de la tarde, y no faltaban los besos empalagados de miel de caña.

Se disponían sobre la mesa libros, revistas, periódicos … como si fueran los mejores manjares de un banquete y entre tazas de té, besos, pan untado con azúcar negra y abrazos, lentas y placenteras transcurrían las horas de la tarde.

La luz era tenue, la música serena, no hacía falta hablar, porque todas nuestras palabra y pensamientos estaban desparramados en los textos desordenados sobre la mesa. Y ahí estábamos, en silencio, solo acompañados por el sonido de la música y el murmullo de la vieja casona.

De vez en cuando el viento impregnaba el aire con el perfume de las lavandas que florecían en el patio, y la pava seguía chillando.

Él siempre fue de esas personas que encuentran su lugar en el mundo. Yo, todavía lo sigo buscando. 

Fin de semana

Nuestro fin de semana suele comenzar los gloriosos viernes al mediodía:) Generalmente a las 11 AM ya estoy en casa, liberamos a Li, y tenemos todo el tiempo del mundo para nosotras. Si estoy muy cansada, como este viernes pasado, nos echamos una siesta campera con teléfono apagado incluido, y nos despertamos cuando nos da la gana, o justo para la hora de la merienda:) Y merendamos rico, y ya el dicho es sabido “panza llena, corazón contento“.

Como es de público conocimiento, octubre es precioso, y el otoño no puede ser mejor. Así que queremos aprovechar el buen tiempo al máximo. Invitamos a M. y salimos a caminar sin rumbo fijo, y ya en la plaza del estadio, Antoinette puede correr a rienda suelta. Pero como no todo puede ser perfecto, tenemos los siguientes problemas: esta es la época más seca del año, hay mucho viento, y por la tarde entre las 3 y las 6, la temperatura hace un cambio abrupto, puede llegar a bajar 10 grados de un sopetón. En lo alrededores hay muchísimas obras en construcción, así que hay polvillo -arena, etc- revoloteando por todos lados. Hay muchísimas personas con gripe/resfrío escupiendo y sonándose los mocos a diestra y siniestra, y ahí vamos nosotras “esquivando“. Todo el mundo tose y estornuda sin taparse la boca.

El viento sacude los sauces que bordean el canal
Atardecer en la plaza del Estadio

Caminando y caminando, llegamos hasta Carrefour, y se nos antoja comprar pan, queso y salame, y curiosear los productos importados. En Carrefour ya encendieron la calefacción, así que adentro hace mucho calor, luego toca abrigarse para salir, M. se va con SL que la vino a buscar en moto, y nosotras tomamos un taxi. Antes de llegar a casa, pasamos por el puestito que vende castañas asadas🙂 Protestamos un poco porque están muy caras, y conseguimos una pequeña rebaja:)

Puestito de las castañas asadas
Cenamos, miramos dibujitos, charlamos con BW vía skype, y llega la hora de irse a dormir. Dormimos rico, con sábanas y pijamas limpios que huelen a lavanda:)
El sábado por la mañana dormimos hasta que Dios dice basta, y mientras remoloneo en la cama planificando nuestras vidas, y Antoinette sigue durmiendo a pata suelta, voy pensando: hacer lista para el super, llamar al chico que instala el software, ir sacando la ropa de invierno. ¿Podré hacer todo esto sin morir en el intento? 
La compra del mes no es mucho, básicamente productos de limpieza, BW ya compró lo más importante -agua, formula, pañales, etc-. 
Así que después de desayunar vamos al super, que está de cumpleaños y con el ticket de nuestra compra tenemos derecho a participar de un sorteo. Voy, meto la mano, saco una bolilla y nos ganamos un pack de bolsas de basura. Esto puede ser nada para algunas personas, pero para mi, que soy maníaca de la basura, es “oro en polvo“. Volvemos contentas a casa con nuestras bolsas rosadas. Por primera vez en la historia de mi vida me compro una fregona. Estamos emocionadas, Antoinette también es maruja como yo y le encanta ver como gira la fregona jajaja.  

Llega la hora del almuerzo, y luego la hora de la siesta, y mientras la cría duerme yo empiezo a abrir las benditas cajas que están sobre el closet y tienen la ropa de invierno. Empiezo por la ropa de Antointte, y es más lo que ya no le entra, que lo que podrá usar. En el supermercado compré unas bolsas que me permiten guardar lo que no necesitamos, todavía no se que hacer con la ropa que la peque ya no usará. La voy a ofrecer a algunas personas que conozco y si no, ira a manos de las señoras que juntan trapos para reciclar. Porque es ropa que está muy pero muy usada, pero que si le fuera la usaríamos de entrecasa.
Y otra vez la merienda rica de la tarde, y Antoinette practica la “f”, una y otra vez, no se cansa. Le causa mucha gracia. Se ve muy graciosa de pijama y botas, y quiere irse a jugar, y quiere ver un video de “ou”, como llama a Elmo del Barrio Sésamo, y cuando me descuido ya está otra vez trepada a la silla, o acostada sobre la mesa que está frente al televisor, o sentada en el sofá en posiciones extrañas.

Viene M. a visitarnos, y Antoinette quiere que juegue con ella a “jump” -saltar-, y M. le tiene mucha paciencia, y saltan por más de 40 minutos. Antoinette es una mezcla extraña, porque hay días que se parece mucho a la abuela materna de BW, pero sin embargo, ayer, estaba idéntica a mi papá. Y viene corriendo y me abraza, y nos abrazamos un rato, y volvemos a nuestras respectivas actividades. Yo ordeno una habitación, ella desordena otra.

M. se va, nos conectamos a skype para hablar con BW, Antoinette le quiere mostrar como salta, y tenemos que aplaudir y decir “muy bien” después de cada hazaña.

Nos despedimos de BW y nos vamos a dormir, con la esperanza de que el chico que instalaría el software venga el domingo al mediodía:)

Domingo por la mañana nos levantamos en “cámara lenta“, desayunamos y vamos al cajero automático, los pequeños restaurantes alrededor del campus están atiborrados de gente, todavía no son las 11 de la mañana pero todo el mundo se dispone a almorzar.

En el restaurante musulmán, una mujer parada en la puerta le ofrece descuento a los transeúntes, mientras un adolescente revolea unos fideos crudos en una olla de agua hirviendo. Nos mira y saluda a Antoinette, todo el mundo la llama Xiao An. Antoinette le devuelve el saludo sin mirarlo, y sigue sonriendo, se balancea en el coche como queriendo cambiar la dirección.

Están los carritos de las frutas de estación, el señor que asa las batatas, y los que preparan los panqueques de salchichas. Los olores se entremezclan y la “salsa mala” me hace estornudar una y otra vez.

Volvemos a casa, y esperamos por Y. Pero como diría mi amigo hidro-cálido, de los pagos de la Feria de San Marcos, “nos dejó esperando, como novia de rancho:(“

Lo llamo y dice que vendrá por la noche, le recuerdo que tengo un millón de cosas pendientes a ese bendito software.

Almorzamos, Antoinette duerme su siesta y yo me pongo a tejer. Y otra vez la hora de la merienda, y M. nos visita, comemos mandarinas y maní que nos ha traído de su pueblo. Hablamos de un tentempié hecho con jengibre, dice que es dulce y picante, no se si me va a gustar. Creo que no. No me gusta la comida picante. Antoinette sigue practicando la “f”, y de vez en cuando le pone tanta pasión que nos escupe. Pide ver videos, primero “ou”, le digo que no, al rato vuelve y pide “peppa” -Peppa Pig-, le vuelvo a decir que no, no insiste. Y nos ponemos a jugar las 3 con una pelota.

M. se va, cenamos, charlamos con BW y llega la hora de dormir. Y. nunca vino, y yo ni siquiera tengo energías para enojarme.

Nuestro fin de semana estuvo repleto de sonidos y aromas (música, risas, la máquina de hacer el pan, la lavadora, el timbre de la puerta, el teléfono), que lástima que no se pueden reproducir en las fotos. 

Y esta mañana la ducha reparadora a las 6 AM, el desayuno en sueños de Antoinette, el chico guapo que me encontré en las escaleras, tenía ojos de cielo, y me pilló con media tortilla en boca, mi mochila, mis libros, los cuadernos de tarea, mi moto, el solcito de la mañana fresca de otoño, las tizas, los chicos, el aula, Y. que promete venir y se disculpa por no haber venido antes.

Vuelvo a casa y están los abrazos y besos de mi hija, la alegría contagiosa del reencuentro. Vestida como un esquimal. Eso pasa cuando Li le deja elegir la ropa, entonces ella apela al “efecto cebolla“, le encanta ponerse varias prendas encimadas. No se quiso sacar el pijama, y Li le tuvo que poner el atuendo de hoy encima. Sin comentarios el peinado. 

Y sigo esperando a Y., cual Penelope, ya me tejí un par de “cuadros” al crochet, y ahora me voy a planchar un poco:) 

Misión imposible

Este fin de semana QUIERO/DESEO/TENGO que:

1) Sacar la ropa de invierno (lavarla, plancharla y ordenarla) y guardar las cosas que ya no usaremos hasta el próximo verano. (*Comprar un par de bolsas donde guardar la ropa de verano)

2) Lograr que el chico que instala el software VENGA DE UNA VEZ POR TODAS!!! (el software original que trajo BW no se pudo instalar, busque en todas las tiendas del pueblo un software original en chino -incluso en la tienda autorizada de apple- y nadie tiene!!! Todas, solo instalan copias)

3) Hacer la compra del mes (si, casi mediados de mes y yo con el pescado sin vender)

El tema es, que de estas 3 cosas pendientes, dependen otras TANTAS!!!

Eso es lo que adoro de Antoinette, cuando ella necesita/quiere algo, tiene que ser AHORA, no puede esperar. Ojala siempre sea tan expeditivida jajaja

Antoinette: 26 meses:)

Antoinette cumplió 26 meses, y es la primera vez que siento que el tiempo comienza a pasar rápido. Porque en un momento pensé, pero si hace nada cumplió 25 meses.

Estas ultimas semanas no hemos tenido pataletas/berrinches. Sin embargo si ha aparecido alguna desilusión que le provoco “lagrimas”, pero sin drama, solo cara de pena y una lagrima le mojo el cachete. Como que le dijera que no podía abrir mis cajones, o cuando le pregunte porque había hecho algo que no debía.

Yo siempre le he hablado como a un adulto, porque aunque no entiende lo que digo, estoy segura que entiende “como” le digo las cosas, y puede diferenciar “contento” de “enfado”.

No pasa un día en que no se acuerde varias veces del padre, y cuando pregunta, le mandamos mensajes a BW y el si el puede la llama. Y todos los días antes de irnos a dormir, aunque hayamos hablado horas en skype, tiene que escucharlo un ratito en el celular.

Todos los días antes de ir a dormir, yo le doy una mamadera de leche (de soja) caliente y después se duerme en mi regazo y cuando haya pasado una hora, o la empiece a notar incomoda (porque aunque yo soy de contextura grande, Antoinette es un bebe enorme para mi), la acuesto en la cama y le hago unos mimitos hasta que ella abraza a su perro y respira relajada, suavecito. Entonces siento el placer de la tarea cumplida, un día que se termina y llega la hora del descanso (esto es siempre después de las 10.30 de la noche, y por supuesto que la rutina puede variar si Antoinette no quiere dormir, aunque debo reconocer que después de las 10.30 las 2 caemos rendidas).   

Revistas digitales:)

No puedo terminar de ponerme al día, ni siquiera puedo terminar de hacer una lista de cosas pendientes. Pero no me quejo, porque en rigor de verdad, me siento como anestesiada, con la resignación del “hago lo que puedo“, “hasta donde llego“, y me doy premios consuelo de cosas dulces. Oseaaa, no voy por buen camino. Pero no me quejo.

Estoy corrigiendo y editando tesis, un grupo de mis alumnos ya casi se gradúa y es una etapa dura, de cambios, de tantos sentimientos encontrados. Porque estos, los que están a punto de recibirse fueron los que me sacaron de todos mis pozos depresivos, entonces hay días que siento que cuando no los vea más voy a caer en un pozo infinito, y otros días pienso que con ellos se va una etapa de mi vida, y los alumnos nuevos ya me van a poner en “linea” con una nueva etapa. Pero bueno, el optimismo no es lo mio jajaja.

Todo pasa, pasó el puerperio y ahora soy la madre de una “toddler”. Y todavía no puedo sacar conclusiones de que etapa seria la más dura. Si la etapa en la que tenia miedo de que se ahogue con el reflujo, o la etapa en que me aterra la idea de que se rompa la cabeza al caerse de las cosas a las que se trepa. Yo no soy una “mamá drama”, yo soy EL DRAMA.

Porque antes la etapa era abrir cajones, y ahora es abrir cajones y “desarmar” cosas.

Pero no me quejo, no tengo energías para quejarme, después de haber juntado los juguetes 7 veces en un día y aspirar la casa dos o tres veces.

Y no se piensen que lo hago de limpia y ordenada, no, este es mi método para buscar las cosas que no encuentro, porque entre el abrir y cerrar cajones, las cosas mutan de lugar. Y cuando digo cosas, me refiero al teléfono, las llaves, la billetera, las tarjetas, el dinero, una parte de alguna cosa, como por ejemplo las perillas del parlante del ordenador, algún libro, CD o memoria externa que necesito para mis clases. Entonces mato dos pájaros de un tiro: limpio, ordeno, busco y encuentro.

Y no desconecto, porque cuando vuelvo de trabajar, Li me pasa los partes diarios: “Qué inteligente que es Xiao An! Hoy subió a la silla y encendió la luz, porque la sala estaba oscura”. Y yo no se si reírme o llorar.

Y me la imagino a Antoinette subiendo y bajando de la silla, y encendiendo la luz 10 veces porque Li le aplaude la gracia.

Y aunque demás esta decir que la adoro! Cuando finalmente se queda dormida, porque sigue siendo tan nocturna como desde el primer día, finalmente tengo 5 minutos para mi.

Y entonces, cuando ya es medianoche, tengo esos ratitos en que en absoluto silencio, con el sonido pausado de su respiración y ese olorcito a bebé tan particular, puedo sucumbir en la lectura:)

Y ahora mi nueva compañía son las revistas digitales, tan lindas, tan cómodas, tan interesantes, tan ….  tantas cosas, tantas ideas, tanta gente interesante, tanta inspiración!

Y por eso tenia ganas de compartirles dos revistas que estuve leyendo estos días. Una estoy segura que casi todos la conocen, y es Revista Mots. Es una revista hecha por un grupo de chicas argentinas super talentosas! No tiene desperdicio, las fotos, los reportajes, todo es muy pero muy bonito!

Y la otra revista es Singulares Magazine, que es un revista digital española con cosas super interesantes sobre decoración e interiores:)

En China es casi imposible conseguir este tipo de revistas impresas, y poder disfrutarlas GRATIS, en mi propio idioma, no tiene precio. Así que lo mínimo que podía hacer es difundirlas, para que otras personas también puedan disfrutarlas, y en el caso de la Revista Mots, si visitan el blog de Luisina “De amor y casualidad” también verán que si les interesa anunciar o publicitar, no tienen más que ponerse en contacto, que las chicas ya están preparando la revista número 2:)

Y ahora que reina un silencio absoluto voy a ver que esta haciendo mi cría, que cuando no la escucho, empiezo a temblar.

Imagen tomada de AQUI
Imagen tomada de AQUI

Cumpleaños

BW cumplió años y lo celebramos en familia. Con Antoinette siempre hay diversión asegurada:)  

Como se iba hoy después de almorzar, decidimos comenzar con los festejos un día antes, y ayer sábado por la noche hicimos una picada “criolla” con un vinito argentino:) -Malbec mendocino 2008-:)
Antoinette esta en la faceta “yo te ayudo”, “asistente”, “ayudante” o “metiche”:) Entonces cuando tejo ella tiene que sostener la lana, si voy a colgar una guirnalda ella tiene que sostener la cinta adhesiva, si voy a poner la mesa, ella tiene que darle el ultimo toque al plato o a la servilleta. 
Así que asistente/ayudante de por medio adornamos nuestro comedor diario con una guirnalda (lease comedor diario la imagen que se ve en la foto, es decir la mesa y se acabo, porque si das un paso atrás ya estas en el living:), pusimos nuestro mantel colorinche, cortamos un poco de queso y salame, unas aceitunas y la cerveza preferida de BW. 
Mientras preparábamos las cosas, Antoinette se robaba las papas fritas con total alevosía. 
La verdad me hubiera gustado hacerle unas empanadas caseras, algo mas elaborado, pero estoy en esos días en que me obligo a hacer las cosas, siento que en vez de pies, tengo dos bloques de cemento macizo. Y de las chotocientas cosas que me había propuesto hacer cuando BW estuviera aquí  no hice nada (las 12 cajas con ropa de invierno siguen estando sobre el placard), y cada cosa que hice a diario fue un logro, que al menos me alentó a seguir buscando inspiración en las cosas que me gustan: fotografía, tejer, lanas, hacer! Aunque para hacer se necesita energía, y es lo que siento que me falta. 
El bloqueo mental era tal, que aun no había estrenado la cocina, así que ayer finalmente me puse manos a la obra y le hice una torta brownie de chocolate para BW, que es algo que le encanta. Y tan volada anda mi cabeza, que me olvide de ponerle las nueces. Cuando me acorde, la torta ya estaba completamente cocida. 
Ya no hay cajas dando vueltas en la cocina -aunque si hay un par de canastos que no se donde meterlos-, ordene el balcón/lavadero. Nos deshicimos de mas cosas materiales. Que alivio! 
Y esta manana hicimos el “birthday breakfast”, BW preparo el café mas rico del mundo, y por supuesto Antoinette en primera plana. No quería sentarse en su silla alta, quería una silla normal, y nos hizo reír un montón con sus monadas:) 
Ayer había hecho el dulce de leche con leche condensada, y esta manana batí la crema. Primero cubrí la torta con dulce de leche y sobre este la crema:) Le cantamos el feliz cumpleaños mientras “naughty” Antoinette le quería apagar las velas, se escondía abajo del mantel, etc. Conste que a BW no le gustan estas cosas jajaja “I don’t like this girly things”, decía jajaja A el le hubiera encantado, despertarse muy temprano, tranquilo, servirse su porción de torta -con abundante crema- con el litro de café fuerte/oscuro/amargo que se toma todos los días, sentarse a leer las noticias y todas las websites y foros de motos. 
FELIZ CUMPLEAÑOS BW! 
Gracias por tu amor infinito e incondicional, por aceptarme como soy, por tu santa paciencia, por tu ayuda, por tu contención, por estar siempre ahí. De verdad no hay palabras que puedan describir todo eso que los tres sentimos cuando estamos juntos. Te queremos infinito:) antoinette & moi:)
BW by Antoinette:) 
BW by Antoinette:)