Antoinette: 27 meses

Antoinette está disfrutando al máximo de su papá, que ha venido a pasar una semana con nosotras. Yo pensaba descansar, pero por trabajo, esta ha sido una semana especialmente agotadora. Y este viernes no se terminaba nunca! Por la mañana clases, después llevar a Antoinette a la casa de la compañera a jugar una hora, luego participar de un certamen con los alumnos de primer año, por la tarde la actividad de cine en español y por último cena con BW en familia.

Entre una cosa y la otra, la cría a empezado a hablar, poco, pero ha estado “parlanchina”, aunque no le entendemos todo. Algunas cosas las dice muy claras “candy”, “banana”, “apple”, “agua”, y por lo demás se hace entender perfectamente. De vez en cuando repite algo de lo que le decimos, pero no es una gran “repetidora”, generalmente entiende y hace lo que le pidas -en los 3 idiomas que escucha todos los días- pero muy esporádicamente repite algo. Lo que tiene muy claro es que se llama An!!! Y te lo responde en la lengua que se lo preguntes.

Come arroz con palitos:) y le encanta probar cosas nuevas, aunque no todo le gusta. NO LE GUSTA LA CARNE. Y eso, para dos carnívoros como nosotros es inexplicable!!!

Hemos entrado en una etapa en que lo único que quiere es JUGAR y JUGAR, todo le parece super entretenido y quiere disfrutarlo al máximo. Anda todo el día con una sonrisa de oreja a oreja, y muchas veces hasta me resulta inquietante (la palabra exacta seria PERTURBADOR) que la gente me ande preguntando: Pero, ¿es que nunca llora? Siempre tan sonriente y tan buena.

La parte más difícil es cuando tenemos que dejar los juegos, en casa no hay problema, porque a la hora de dormir se puede llevar lo que quiera a la cama: libros, juguetes, cuencos o cubiertos, etc. Pero no podemos traernos las cosas que le gustan del playground, entonces tenemos gran drama GRAN!!!

El miércoles le toco “pataletas” con BW porque no se quería ir de la escuela, pero fue un cóctel de muchas cosas, entre ellas cansancio y hambre, porque los aperitivos que le llevamos picotea, pero para ella comida es sentarse a la mesa y comer como corresponde. Además de que por jugar no quiere comer ni beber nada.

Padre llevó la cría a la escuela
Participamos de las actividades de la Biblioteca
Y llegó la hora de jugar con A. de Alemania y S. de Taiwán
Pasado mañana BW vuelve a Xiamen y la verdad es que lo vamos a extrañar un montón:(

Bendito sea este hombre que me tiene la santa paciencia, porque mira a la cámara con esta sonrisa y no hacía ni un minuto que le había gritado. Que hemos pasado una linda semana en familia, pero también les he gritado bastante a los dos, todo sea dicho! Por decirlo de alguna manera, tengo el grito fácil!   

Invierno

Y un día llegó el invierno … (No sé exactamente qué día). M. -una de mis alumnas- me decía que el invierno comenzó “oficialmente” en China el 8 de noviembre, según el calendario lunar chino.

Y me quedó la sensación de … “pero si hasta ayer era otoño y estaban trasplantando árboles nuevos en la escuela”.

Pero efectivamente llegó el invierno, porque mis vecinos ya empezaron a colgar carnes y verduras de los árboles para desecarlos, y eso, solamente lo hacen cuando llega el frío.

Y en tan solo una semana, el aspecto de los árboles cambió muchísimo …

Hoy sábado ha sido el primer día soleado, después de muchos días de lluvia, lluvia torrencial.

Noviembre casi termina, y aunque todavía queda una semana, hemos cumplido con casi todos nuestros objetivos, no todos, porque un taller que había programado para este fin de semana en Nanjing no lo pude hacer. Me ha costado decidirme a no ir, porque me gustan mucho estas cosas, pero no había transporte directo, lo más directo que podía hacer era irme en coche, pero 5 horas de ida y 5 de vuelta es mucho para Antoinette. Pensar que cuando vivía en Buenos Aires, solía irme a mi casa algún fin de semana, y hasta mi pueblo tenía un viaje de más de 12 horas, pero ahora, más de 3 horas para Antoinette ya es complicado y estresante. Así que, otra vez será:(

Esta ha sido una semana de exámenes, entrega de notas, cena de despedida con mis alumnos que se han graduado, más las actividades que hacemos con Antoinette. Todo bajo lluvia, por supuesto.

He ido sobreviviendo día a día:) Y qué bien sienta eso de vivir el día:)

En la semana me llegó un mensaje de la encargada de mantenimiento del edificio, diciéndome si podía precisarle de dónde venían los ruidos molestos que se escuchaban por la noche, pero la realidad es que yo por las noches “muero”, desfallezco de cansancio y no escucho absolutamente nada. Así que el vecino molesto que escucha rock a la madrugada a mi no me afecta en absoluto:)

Y aunque tiempo es lo que falta, además de haber ido a cenar con amigos, y la cena con los chicos, también hicimos un pan dulce para colaborar con la venta del Bazar de Invierno que hicieron en el colegio internacional.

El Bazar de Invierno estuvo muy interesante, hemos ido los dos días! El viernes comenzamos por la venta de libros en la Biblioteca del colegio, había varias mesas repletas de libros. Incluso en una mesa había libros que la biblioteca necesitaba, así que podíamos comprarlos y donarlos. Y como Antoinette disfruta muchísimo de la Biblioteca y R. le pone el alma a cada rincón de la sala de lectura, hicimos nuestro pequeño aporte donando algunos libros. 
Después compramos libros para leer en casa, todos en ingles, no había en otros idiomas. Pero muy baratos y de muy buena calidad. 
Había una puesto que vendía cosas de panadería, así que compramos un poco de pan, Antoinette aprovechó para tocar todo y probar todos los juguetes que había. Finalmente pasamos por el puesto de los chicos brasileros (los del restaurante) y almorzamos. 
El viernes por la tarde me tocaba la actividad de Cine en Español para los alumnos, y con la ayuda de A. -que es un santo!- vimos la película “También la lluvia”. 
Y hoy sábado repetimos el Bazar, porque había quedado en pasar a recoger el atuendo para la lluvia que una de las chicas que vendía ropa para niños me había prometido. Así que finalmente pudimos comprar un piloto, un par de botas de agua, un paraguas entre otras cosas. 
Y la nota para remarcar, un señor iraní, fotógrafo, que ha hecho unas impresiones preciosas de fotos tomadas en diferentes países, y a las cuales no pude resistirme y compré dos fotografía de Perú. Una es un rostro de una mamá y su niño, y otra de unos cactus preciosos. Mi idea, era ponerlos en la oficina, pero quizás se queden en algún ricón de nuestra casita china. 
Y para finiquitar unas fotos de la cena de los chicos:) Mañana llega BW para quedarse una semana en casa, no falta nada!!! 
Y la próxima semana me espera un gran desafío! Organizar una reunión de padres, con todos aquellos que estén interesados en que el colegio internacional abra un “Day care”. Hoy en el Bazar hablé con dos madres que me echaron una mala onda que todavía me duele la cabeza, pero no pienso rendirme tan fácil. Si todo va bien, podrían abrir a fines de enero o principios de febrero, porque el problema es que no hay tantos peques como para abrir una sala de 2 y otra de 3, así que el principal del colegio piensa que podrían estar juntos. Veremos que pasa! 
Fuimos a un restaurante muy típico, con comida de Hunan, muy picante! 
Este es el plato fuerte de la casa: pato. 
Carne de cerdo, y eso que en principio pensé que era tofu, en realidad tenía sabor a huevo. 
Verduras fritas
En la vasija hay sopa y estos son fideos de arroz
Antoinette esperando la cena
Y este fue el plato estrella: RANAS!!! 

La vianda de Antoinette

Lo de acarrear comida tiene siglos de historia, y se ha desarrollado en las diferentes culturas de distintas maneras, desde los fatay árabes (empanadas) hasta los baozi (panes rellenos) chinos:) Sin embargo, por una cuestión de marketing, ahora se han puesto muy de moda los bentos japoneses.

Hay toda una gama de accesorios, unos más lindos que otros, desde cajas hasta utensilios para cortar o decorar los alimentos.

En criollo, no es otra cosa que la “vianda”, que buscando un poco de información sobre la etimología, vendría de la palabra francesa “viande”, que significa sustento o comida, y tiene su origen en la palabra del latín vulgar “vivanda” de víveres, vivir.

Mi abuela Marta solía enviarle la vianda a mi abuelo al trabajo, justo a la hora del almuerzo mi abuelo podía disfrutar de una vianda de 3 platos: sopa, ensalada y algún estofado o guiso. Por supuesto nunca faltaba un poco de pan.

La vianda en cuestión era exactamente igual a esta de la imagen 
Nosotras tenemos la suerte de poder estar en casa a la hora de las comidas importantes, pero desde que Antoinette empezó a asistir al toddler time y a la hora de juego en el playground, empezamos a llevar algunos aperitivos/snacks para que se vaya habituando/acostumbrando -a lo que le espera-. 
La cuestión es que para hacer más entretenida la cosa, porque además me gusta -todo sea dicho- (ya sabrán que lo que se dice “tiempo”, a mi no me sobra), decidí comprarle a mi hija una linda caja/contenedor/bento -como quieran llamarlo- y unos utensilios para cortar y dar “formas” y porque no, decorar los alimentos. 
Esto es lo que encontré en el supermercado del pueblo
Son solo dos piezas, pero son reversibles, de cada lado cortan diferentes formas. 
Por ahora solo los hemos utilizado con las tostadas, como coincide que tenemos estas actividades después de desayunar o merendar, entonces a mi clásica tostada con mermelada, le saco la “formita” y la decoro con un poquitito de mermelada jajaja 
El resultado es más o menos el que se ve en la foto, llevamos un poco de fruta desecada -en este caso mango, que a Antoinette le encanta-, unos grisines de zanahoria, y un par de tostaditas de Miffy. Para beber un tetra de leche de soja saborizada.
 Como verán nuestra vianda es muy modesta:)
Muchas veces Antoinette se come solo las tostadas, porque le encanta el pan, y en verdad está más ocupada jugando que pensando en comer. Por otro lado, en rigor de verdad no creo que tenga hambre: al toddler time, vamos después de desayunar, y nos reunimos a jugar en el playground después de la merienda (entre la merienda y la cena, para ser mas específica), pero como decía anteriormente es más una cuestión de “familiarización” con el hecho de que tendrá que “acarrear” su propia comida, cuando tenga que ir a la escuela. 

Hay un montón de blogs super lindos, llenos de ideas originales sobre como preparar los bentos/viandas, algunos incluso, sin necesidad de usar utensilios, simplemente “ordenando” la comida de una manera especial, ya sea por colores o formas. 

Antoinette todavía es muy chica, y es bastante dócil a la hora de comer, de la caja/vianda lo que más le gusta es la idea de transportar cosas. Llevamos la vianda con comida y volvemos con la vianda llena de piedritas y hojas secas. 

Para mi solo se trata de ponerle un poco de color a nuestra vida china:) 

Mural

A BW le encanta la arquitectura y todo lo que tenga que ver con “construir” cosas, sobre todo a gran escala.  Pero algunos de sus gustos son un tanto peculiares, por ejemplo, su fascinación por las construcciones de la Ex-Unión Soviética. Y no solo los diseños realizados en puentes, edificios, etc., sino también -y en particular- un diseño de modelo de camiones que aún se sigue fabricando en China. Y por supuesto su sueño máximo sería poder conducir uno de esos vehículos (Además de poder viajar como turista a Corea del Norte).

Cuando fuimos a Harbin, una ciudad en la provincia norteña de Heilongjiang, nos pasamos toda una tarde “contemplando” un viejo puente que fuera construido -por ingenieros rusos- sobre el río Songhua o como se lo conoce en ruso “Sungari”, quizás derivado del nombre que le dieran los “manchú” en su propia lengua “Sunggari Ula”, literalmente “Río Blanco”, por eso de que desde noviembre hasta marzo el río está congelado, como se puede apreciar en una de las fotos que tomamos.

foto tomada de AQUI
Como el mapa lo indica, esta provincia limita con Rusia, y en la ciudad de Harbin se puede sentir la influencia de la cultura rusa, no solo en la comida y en la cantidad de turistas rusos que la recorren, sino también en su arquitectura. De hecho, en el centro de la ciudad se encuentra la catedral de Santa Sofía que fuera construida por la iglesia ortodoxa rusa. 
Y todo esto viene a colación, de que a pedido del hombre de la casa, y donde pensaba poner un simple mural comprado en IKEA, terminaremos poniendo un mural con la impresión de una de las fotos que tomamos del antiguo puente y que al marido tanta ilusión le hace. Espero que la impresión no nos defraude. 

Domingo de noviembre

Desde el jueves llueve, y la humedad es insoportable. Ya encendimos las estufas, no porque haga frío, sino porque no quiero que la humedad se aloje en nuestra casita china.

Qué rápido pasó octubre y su buen tiempo, aunque confío en que noviembre también tenga algunos días lindos guardados en algún bolsillo.

Oficialmente, estamos a mitad del primer semestre del ciclo lectivo 2012/13, pero creo que me pesa más el fin de año, porque me siento agotada. De hecho, a mucho pesar, empecé a descartar actividades que tenía planeadas hacer este mes, porque sinceramente siento que no llego. Aunque no todo está dicho, es que a mi, el “hacer” me puede (por otro lado, este descomprimir, despejar, muchas veces me ayuda a activarme y las cosas se empiezan a dar de manera tal, que al final puedo hacer todo lo que estaba planeado desde un principio).

Antoinette, como es lógico a su edad, tiene muchísima energía, que necesita canalizar disfrutando, por eso no quiero dejar de hacer las pequeñas cosas que hacemos, y aunque a ella le suponen solo una hora de juego con otros peques, a mi me demandan una logística -entre ida y vuelta-, de 3 horas -mínimo-. Y como todas las mamás saben, acarreando pañales, comida, extra-ropa, juguetes, etc.

Y tengo que agradecer, que siempre tenemos ángeles “revoloteándonos”. S. nos acompaña a las horas de juego, y también viene a casa un par de horas a la semana para jugar con Antoinette. También M., que por ejemplo ayer, nos acompañó a recorrer todos los supermercados de la ciudad, hasta encontrar la leche de soja que toma Antoinette, porque ya no había en el pueblo.

La semana pasada, pensé que no llegaba. Porque ni bien habíamos regresado de Zhangzhou teníamos un montón de cosas que hacer. Teníamos programadas dos visitas de gente linda, una para el lunes por la tarde y otra para el miércoles.

El lunes F. pasaba por el pueblo y vino a visitarnos, así que fuimos a la cafetería del pueblo y luego a cenar al nuevo restaurante brasilero. Y el miércoles habíamos invitado a L. a festejar su cumpleaños, es que la mala amiga -yo- lo había olvidado, y cuando ella lo festejaba estábamos en Zhangzhou, así que le organizamos un té con torta de chocolate, dulce de leche y crema. Le decoramos la torta con dos corazones, donde Antoinette le había pegado unas pegatinas en forma de jirafas, que a L. le encantan. Así que tomamos té, festejamos y organizamos una escapada a IKEA sin hijos:)

El martes se había cancelado la hora de juego, así que vino S. a jugar con Antoinette a casa. Los miércoles como siempre, toddler time, después aperitivo/almuerzo en la cafeteria y volvimos a casa justo para la hora de la siesta de la cría, que yo tengo que salir corriendo a trabajar.

El jueves si tuvimos hora de juego, y el viernes comenzamos la ardua tarea de conseguir la leche de la peque, que finalmente logramos encontrar ayer sábado! Viernes por la tarde había venido M. a visitarnos y ayer por la mañana fuimos juntas al centro. A la vuelta de las compras, y después del almuerzo de Antoinette, fuimos  a comer a un restaurante chino de comida rápida que está en el centro comercial que tenemos frente al campus.

Y hoy domingo, RELAX, no tenemos planes de salir, pero hay que ordenar ropa, esperar a la gente que supuestamente vendrá a instalar el doble vidrio en el dormitorio e ir recogiendo la casa, que siempre hay algo por hacer:)

Estoy contando los días para que llegue la última semana de noviembre, BW se ha tomado esa semana libre y viene a pasarla en familia. Aunque hablamos todos los días un par de horas por skype, y estamos en permanente contacto por mensajes de texto, no es lo mismo. Y ahora voy a seguir corrigiendo tesis, que no llego!!!

Antoinette se sienta en el sofá, pone galletas en un platito y mira dibujitos:)
De vez en cuando cruza miradas y sonrisas con los otros peques, pero sigue prefiriendo explorar:)
Mientras esperábamos el taxi, se puso a saltar en cuanto charco tuvo cerca:) 
En el restaurante de comida rápida, M. pidió carne de cerdo, arroz y verdura:) 
Yo me pedí una sopa de buey con fideos de arroz, y el cuenco que se detrás es una sopa de jengibre para limpiar el paladar, antes y después de la comida. 
Y para compartir nos pedimos esta comida ala plancha, te la sirven a medio cocer en la plancha super-caliente. Brócolis, dumplings de tofu y verdura, huevo y carne con una guarnición de pimienta negra y choclo, arvejas y zanahoria. 

Noviembre…

El tiempo en Ningbo, Zhejiang, China

14 °C | °F mar mié jue vie
Mayormente soleado Mayormente soleado Parcialmente soleado Posibilidad de lluvia
Despejado
Viento: N a 18 km/h
Humedad: 32% 15° 18° 13° 18° 12° 18° 18°

El tiempo en Xiamen, Fujian, China

25 °C | °F mar mié jue vie
Despejado Despejado Despejado Despejado
Despejado
Viento: NE a 18 km/h
Humedad: 44% 25° 15° 25° 14° 26° 17° 27° 20

Esta es la diferencia de clima/temperatura entre Ningbo y Xiamen, y se siente! El domingo salimos de Zhangzhou con mucho sol, calorcito, brisa suave, y un par de horas más tarde aterrizamos en Ningbo, con llovizna, cielo gris, bastante oscuro a las 5 de la tarde, y unos 14 grados menos -solo hay 800 km, aproximadamente, de distancia entre las dos ciudades en la costa este de China-. 
Y aunque ayer lunes y hoy -martes- el cielo está despejado, hay viento y mucho sol, está fresco. Así que empezamos a usar nuestra ropa de invierno. Y vuelvo a la cuenta de las cosas que nos faltan para completar nuestro atuendo para el frío. Mi hija necesita una chaqueta/campera/abrigo, que sea impermeable, y con capucha.  Ahora tengo que emprender la difícil tarea de encontrarla/o!

Llegó noviembre, y llegó el frío:) Me gusta! Ayer nos encontramos con F., y fuimos a la cafetería del pueblo. Sentados afuera, a F. se le antojó un chocolate caliente, yo me pedí un té y una porción de tiramisú, que lo hacen con vainillas caseras. Riquísimo!!! 

Se que de ahora en más la temperatura empezará a bajar, y hubiera querido que la casita china esté en condiciones y fuera menos fría que el otro departamento, pero después de varias semanas, solo han colocado el doble vidrio en el balcón, ojalá pronto hagan los propio en el dormitorio que es donde más me importa. 

Tengo que ir a IKEA por las alfombras, y en cualquier momento desempolvo las estufas! El invierno chino está a la vuelta de la esquina! Y ni les digo las respectivas fiestas:( Aunque con un crío en casa, de verdad inspira el calendario de adviento con sorpresas y armar el arbolito el próximo 8 de diciembre, casi un mes, no falta nada! 

DIY: Collar al crochet

De cómo surgió la idea: Si pudieran ver todas las cosas que necesito meter en nuestro equipaje cada vez que tenemos que viajar, entenderían porque siempre tengo que andar apelando a la imaginación. 
Lo que más lugar ocupa en la valija, son los almohadones que usamos para hacerle el nido anti-reflujo a Antoinette, después claro, la ropa de la cría, esto por si hace frío, aquello por si diluvia en Zhangzhou, y así cuando me toca poner mi ropa, ya casi no queda lugar, y meto en los rincones lo que cabe. 
Como veníamos en plan descanso, solo me traje ropa de entrecasa, así que cuando BW me dijo que teníamos que ir a una cena con sus compañeros de trabajo, lo primero que se me ocurrió, fue: ¿De qué me disfrazo? 
Le pregunté que tan formal era la cena, y me respondió “informal”, pero lo que yo tenía no llegaba ni a informal. Pero tampoco quería comprarme ropa, porque ya están vendiendo ropa de invierno y esta carísima. Así que cuando me decidí por un pantalón negro que tenía dando vueltas en el closet de BW, y una blusa de algodón fucsia, lo único que podía hacer era agregarle algún accesorio y maquillaje, pero no tenía ni lo uno ni lo otro (para ser franca, no me maquillo nunca).
Volví a mirar una y otra vez mi valija, hasta que mirando las lanas que me traje, porque estoy tejiendo “cuadritos” para una colcha, se me cruzó la idea de tejerme al crochet un collar, no fue una idea muy original, porque solo combiné lana fucsia con lana negra, pero me gustó el resultado:) 
Así que aquí va mi primer DIY:) 
Materiales:  Un poco de lana (también puede ser hilo), pueden combinar los colores que más les gusten, yo elegí estos colores por los tonos de la ropa que iba a usar, pero creo que si hubiera podido escoger, lo hubiera hecho con una gama de marrones, que son los colores que más me gustan y quizás le hubiera agregado un poco de naranja, solo por ser un poco más osada:) Se necesita una aguja de crochet, yo usé una aguja de crochet número 1.5 (o 15 mm) y lo que tengan a mano en el costurero para unir los círculos. 
Para comenzar hay que tejer 7 puntos cadena, y unirlos para formar el círculo. 
Una vez que el círculo quede cerrado, hay que levantar un punto cadena y tejer una vuelta completa de medio punto. 
Y así sucesivamente, en este caso, he hecho varios círculos de 5 vueltas de medio punto, combinándolos entre el fucsia y el negro de diferentes formas. En realidad, la idea es tejer círculos, pero también podrían ser cuadros, o flores, y después unirlos. 
Soy de las personas que disfrutan más de los procesos que de los resultados, así que esto lo hicimos en un par de horas, mientras tomábamos té con grisines, y de vez en cuando mi ayudante tenía que tomar el control de las cosas. 
Una vez que tuvimos varios círculos tejidos, y se ajustaban más o menos al diseño que me daba vueltas en la cabeza, los unimos con hilo y aguja. 
En la siguiente foto se pueden apreciar bien los círculos de 5 vueltas de medio punto, en algunos solo la primera y la última vuelta fueron hechos con lana negra, y las 3 vueltas del medio están hechas con lana fucsia. Lo que podríamos llamar el medallón o círculo más grande, lo hice completamente en negro, y luego le di una vuelta completa de “punto copo de nieve”, se levantan 3 medias baretas sin cerrar, y se cierran todas juntas en un medio punto. 
Una vez unidos todos los círculos, solo hay que tejer los lazos desde los extremos. Y listo! Es muy fácil! 
(Hagan de cuenta que no vieron la aspiradora que anda dando vueltas por ahi)

Otoño en Zhangzhou

Estamos disfrutando de unas mini-vaciones en Zhangzhou, a BW lo vemos poco y nada, porque se pasa todo el día en el trabajo. Pero en Zhangzhou, haciendo vida de pueblo, es muy fácil hacerse una rutina.

Nos levantamos a las 9, desayunamos, ordenamos un poco las cosas y nos vamos a hacer las compras. Volvemos, almorzamos, Antoinette duerme la siesta, y yo aprovecho para hacer esas cosas que me gustan y que no puedo hacer cuando Antoinette se esmera en apropiarse de todas mis cosas:)

Tienda de conveniencias

Mientras tejo, o leo algún libro interesante, voy preparando la ensalada para BW que vuelve del trabajo famélico. Luego mi hija se levanta, tomamos la merienda, y mientras jugamos un rato llega BW.

Llega la hora de la cena, luego ese rato lindo que pasamos los 3 juntos, divirtiéndonos con las “monerías” de Antoinette. Y ya es hora de ponerse los pijamas e ir bajando los decibeles para irse a dormir.

En Beilun nuestra vida es mucho más activa, pero de vez en cuando viene bien desconectar, y descansar unos días en Zhangzhou:)

Es difícil reconocer el otoño por estos lares, porque la mayoría de los árboles están llenos de flores, todo sigue verde siempre verde, y si no fuera porque algunos árboles y enredaderas tienen frutos, esto se parece más a la primavera.

Flor de Plumeria

Pero la temperatura está exquisita, el cielo azul, la brisa del mar fresca y tenemos sonidos nuevos. Lo que fuera la maldita obra en construcción que padecimos todo el verano, se ha convertido en un “jardín de infantes”. Así que hay risas, música infantil, y a las 12 en punto ponen a los críos a dormir la siesta hasta las 3, que los despiertan a “todo vapor” con unas canciones que harían bailar hasta un muerto!