Historias Mínimas 2

Antoinette tomándose un sábado por la mañana con mucha calma, mientras escuchamos a Jovanotti…
Baciami ancora…
Un bellissimo spreco di tempo 
un’impresa impossibile 
l’invenzione di un sogno 
una vita in un giorno 
una tenda al di là della duna 

Un pianeta in un sasso l’infinito in un passo 
il riflesso di un sole sull’onda di un fiume 
son tornate le lucciole a Roma 
nei parchi del centro l’estate profuma. 

Una mamma un amante una figlia Antoinette
un impegno una volta una nuvola scura 
un magnete sul frigo un quaderno di appunti 
una casa un aereo che vola. 

Baciami ancora… 
Baciami ancora… 

Tutto il resto è un rumore lontano 
una stella che esplode ai confini del cielo. 

Baciami ancora… 
Baciami ancora… 

Voglio stare con te 
inseguire con te 
tutte le onde del nostro destino. 

Una bimba che danza Antoinette un cielo una stanza 
una strada un lavoro una scuola 
un pensiero che sfugge 
una luce che sfiora 
una fiamma che incendia l’aurora. 

Un errore perfetto un diamante un difetto 
uno strappo che non si ricuce. 

Un respiro profondo per non impazzire 
una semplice storia d’amore. 

Un pirata un soldato un dio da tradire 
e l’occasione che non hai mai incontrato. 

La tua vera natura la giustizia del mondo 
che punisce chi ha le ali e non vola. 

Baciami ancora… 
Baciami ancora… 

Tutto il resto è un rumore lontano 
una stella che esplode ai confini del cielo. 

Baciami ancora… 
Baciami ancora… 

Voglio stare con te 
invecchiare con te 
stare soli io e te sulla luna. 

Coincidenze destino 
un gigante un bambino 
che gioca con l’arco e le frecce 
che colpisce e poi scappa 
un tesoro una mappa 
l’amore che detta ogni legge 
per provare a vedere 
che c’è laggiù in fondo 
dove sembra impossibile stare da soli 
a guardarsi negli occhi 
a riempire gli specchi 
con i nostri riflessi migliori 

Baciami ancora… 
Baciami ancora… 

Voglio stare con te 
inseguire con te 
tutte le onde del nostro destino. 

Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora… 
Baciami ancora…

Mi menú sin leche

logo mi menú sin leche
Hace unos días descubrí el blog “Mi menú sin leche“, y no podía dejar de compartirlo por toda la información valiosa que tiene. 

Está escrito por una mamá inquieta que busca lo mejor para su peque, que como muchos otros, tiene alergia a la proteína de la leche de vaca. 

La autora del blog comenta: “Mi nombre es Silvia, vivo en Madrid hace tres años que me convertí en madre. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, con especialización en Community Manager, formación complementaria en Marketing, Relaciones Públicas y Publicidad y una escritora vocacional incansable.
Mi trayectoria profesional ha pasado por varios medios de comunicación (tanto escritos como audiovisuales), agencias de noticias departamentos de prensa, marketing y Relaciones Públicas de diversas empresas. En la actualidad trabajo como profesional independiente, creadora y responsable del proyecto “Mi menú sin leche”Desde aquí pretendo, no sólo difundir la alergia a la proteína de leche de vaca en niños, sino crear conciencia social y brindar apoyo a aquellas familias que estén viviendo esta alergia alimentaria. 
Para ello leo artículos relacionados con la materia, estoy en continua formación, me entrevisto con profesionales sanitarios, nutricionistas y dietistas y pertenezco a una Asociación de Alérgicos Alimentarios. Sin embargo, lo más importante de todo es que convivo 24 horas con un niño con este problema. Tener un hijo alérgico, sufrir junto a él y aprender a su lado te aporta un conocimiento mucho más amplio que cualquier libro puede ofrecer. …”.
Ojalá sea de utilidad para alguien, pues lidiar con las alergias alimentarias suele hacerse cuesta arriba. 

Domingo

Afuera llueve torrencialmente. Adentro Antoinette acaba de aprender a pedalear su triciclo. Le despejé el living para que lo recorra a su gusto. Miro por la ventana del dormitorio y veo a los críos del colegio secundario de enfrente, sentados con sus libros, son casi las 9 de la noche. BW ya está en Zhangzhou. 

Última semana de mayo…

“South again” – Maia Hirasawa
5 semanas, que se acaba! Esta semana que comienza tengo un montón de cosas que hacer, esas cosas que tienen que ver con cerrar una etapa y comenzar otra, pero siguiendo el mismo hilo. 
Y cuando escucho “South again”, me siento muy identificada con la imagen rodeada de mapas y una taza de té/café/agua caliente. Y ese sería exactamente el ritmo que a veces toma mi vida, y es un no parar. 
Me había puesto como objetivo ser examinadora oficial del Instituto Cervantes en China, y este fin de semana tuve la oportunidad de serlo y se cumplieron todas mis expectativas. Fue una grata experiencia, ver esas caritas nerviosas, tratar de transmitirles tranquilidad para que dieran lo mejor de sí. 
Tuve un compañero de lujo, y ojalá, mi trabajo esté siempre lleno de satisfacciones como estas. 
Y mi compañero de la vida, siempre ahí (aunque a veces le grito demasiado), los eternos vuelos demorados, llegó entrada la madrugada y a primera hora de la mañana, yo ya estaba junto a un par de ángeles, rumbo a Shanghai, quedándome tranquila, de que nuestra cría no podía estar en mejores manos, las de su papá:) 
Hoy domingo, y después de que BW ya está de regreso en Xiamen, todavía me dura la adrenalina de ayer. Volver a casa, a última hora del día, seguir con mis quehaceres de madre, y finalmente solo cuando vi a mi hija dormir, pensar en lo frágiles que somos los seres humanos. Al igual que esta otra canción de Maia Hirasawa. 
Y esta semana que viene, voy a emprender otras tantas cosas, otros tantos proyectos, pero sin lugar a dudas no podría embarcarme en ninguno de ellos sin el empuje/ayuda/soporte de BW, Antoinette y todos esos ángeles que siempre me andan revoloteando, incluso cuando estoy sumidas en mi más profundos momentos lúgubres. 
Siempre ando por aquí compartiendo mis penas y preocupaciones, así que me pareció justo también compartir algunos de mis logros. Gracias por estar ahí, y ojalá Maia Hirasawa les guste tanto como a mí. 

Antoinette: 33 meses

El tiempo se me esfuma, y Antoinette sigue de estirón en estirón, incluso su cabello ha crecido bastante, aunque sus risos lo disimulen. Ella sigue tan ocupada como siempre, jugando y jugando sin parar. Ya no queda casi nada de mayo, y seguimos contando las semanas que faltan para mudarnos. 
Las visitas ya se fueron, pero BW sigue siendo la persona favorita de Antoinette, no importa todos los regalos que le den, y aunque le guste presumir de ellos, nada se compara a tener a su papá de asistente de juegos. 
Antoinette descubrió que le encantan las aceitunas, y las saborea como si fueran el manjar más rico, yo solo recuerdo sacarlas de las empanadas, al igual que las pasas, de chica, yo odiaba las pasas. Para Antoinette no hay cosa más deliciosa que aceitunas y pasas. 
Le encantan los dibujos animados de Studio Ghibli, y canta y baila como si fuera un personaje más. A veces pienso que son un poco complicados para su edad, suele emocionarse cuando pasa algo triste. Sigue explorando todo, tocando todo, y yo sigo descubriendo en su personita cosas de todos. Al igual que su Oma tiene fascinación por las texturas de los textiles, para ella todo pasa por el tacto. 
Seguimos con las tijeras, los sellitos, los papeles, los celos y ahora incorporamos la plastilina. Ni un paso atrás, ni siquiera para tomar impulso:)  

Antoinette: Tijeras & Celo

Sosteniendo el celo con la mano izquierda y cortando con la mano derecha:)
El mundo de los adultos, es un mundo complejo, y esto no es ningún descubrimiento. Hay gente que se pasa la vida tratando de “fit in” -encajar-, y aunque esto nunca me había preocupado, en un momento me vi tratando de hacer que Antoinette “encajara” en algo “normal”. 
Son un montón de cosas -pequeñas y no tan pequeñas-, las que nos hicieron plantearnos que había un retraso en su desarrollo. Y fue así que terminamos haciendo un “assessment” -valoración- con la pediatra en Hong Kong. El reporte no nos dijo nada que no supiéramos, y lo único que tengo para criticarle son un par de cosas que realmente “no encajan” con nuestra hija. Una de ellas es el tema del “contacto visual”, que según el reporte del assessment es “débil”, cosa que no comparto, ya que Antoinette es sumamente sociable. 
Y por otro lado un par de actividades que tuvo que hacer durante la valoración -que duró casi dos horas y media-, y que no me parecen que sean correctas para su edad. Por ejemplo, usar las tijeras. 
De todas las actividades que tuvo que hacer, es verdad, le falta paciencia, cuando no puede hacer algo se frustra, y decide abandonar la actividad o cambiarla por otra. Pero tengo que reconocer que lo de las tijeras me quedó clavado como una espina. Entiendo que no todos los peques son iguales, que no se puede comparar, pero a mi la excusa de que escucha varios idiomas, de que casi no tiene contacto con otros peques no me vale. 
En medio de la valoración, la pediatra le enseñó a enlazar cuentas en una cuerda para hacer un collar y lo hizo con gusto, con el logopeda se puso a hacer burbujas de jabón por primera vez, y lo aprendió y repitió varias veces sin ningún problema. Pero el tema de las tijeras se le complicó, así que cuando volvimos a casa me puse con ello. 
Antoinette es prácticamente zurda, aunque hace varias cosas con las dos manos todavía. Y claro, con unas tijeras para diestros, la cosa se puso un tanto difícil. Pero la mamá de BW había comentado que G., su hijo mayor que también es zurdo, usaba las tijeras con la mano derecha sin ningún problema. 
Así que insistí un poco más, y al cabo de unos días, Antoinette usa las tijeras en la mano derecha. Por supuesto su cerebro le pide hacerlo con la izquierda, y de vez en cuando cambia las tijeras de mano, pero cuando no la puede manipular con la izquierda por la forma de la manija, vuelve a la mano derecha sin ningún problema. Y en cuanto pueda le compraré unas tijeras para usar con la mano izquierda. 
Y así, viéndome cortar papel, y dejándola tomar las tijeras (cosa que antes no hacíamos), fue como se fue “fascinando” con ellas. 
Buscar y tirar la punta del celo con la mano izquierda:)
La pediatra insiste con la “atención temprana”, pero en China no hay. Fuimos a una escuela de peques con necesidades especiales en Shanghai -donde las logopedas atienden a los niños que van al colegio internacional británico (básicamente por problemas de pronunciación)-, pero se dedican a peques con autismo, y no creo que sea buena idea que Antoinette vaya a ese tipo de escuelas, donde sus compañeros pueden tener entre 5 y 12 años, aunque sea una clase de solo 3 o 4 críos. Por ende nuestra única opción, al menos para el próximo semestre, sigue siendo Hong Kong. La idea es que vaya un par de días al jardín normal en Xiamen, y otro par de días al centro de atención temprana para reforzar lo que hay que trabajar. 
El genetista nos dijo algo que me quedó grabado a fuego, en este tipo de casos, el accionar de los padres es elemental, y con BW pensamos que lo mejor es que hagamos un entrenamiento intensivo para trabajar con esto en casa también. 
Para mi no es nada nuevo, hace tiempo que hago cosas con Antoinette, solo que ahora tengo que enfocarme en lo que se considere que ella va retrasada. 
Antoinette nunca tuvo problemas con su motricidad fina, y ahora me vengo a enterar que las tijeras los críos las manejan entre los 3 y los 4 años, cuando en la valoración de la pediatra figuraba entre los 2 y los 3. Al momento de la valoración, Antoinette tenía exactamente dos años y medio (30 meses). En fin … 
Un amiga muy querida, que me está ayudando mucho en esto, me fue comentando lo que sus hijas hacían en la guardería, y yo voy completando actividades con lo que voy leyendo, y fue así que llegamos al celo (mi amiga, literalmente me dijo: “Cómprale unas tijeras punta roma y una caja de tiritas por si se corta”). 
Y desde entonces Antoinette corta celo y lo pega cuidadosamente:) 
Pegar y ordenar cosas, con la mano izquierda:)
Yo nunca me consideré una persona paciente para trabajar con niños (me adapto más a los adolescentes y jóvenes), sin embargo Antoinette ha despertado mucha curiosidad en mi, y estoy aprendiendo mucho. Porque como diría mi abuela Marta: “Lo que no se sabe, se aprende.”
Y después del próximo semestre en Xiamen, si la cría no repunta, -como decimos en mi pueblo- juntaré mis petates, y nos iremos donde haya que ir, porque con preocuparse uno no gana nada, hay que ocuparse!!! 

Historias mínimas

Antoinette (32 meses) Desayunando en el hotel (Hong Kong) 
A Antoinette le encanta la mermelada de duraznos, y si le ponemos un poquito de mermelada a lo que sea, es suficiente para que ella se lo coma:) Bajamos a desayunar de pijamas, no había muchas personas, porque todavía era muy temprano. Cortamos algunos trozos de fruta: manzana, melones, sandía. 
Antoinette se comió unos palitos de melón con mermelada, y después siguió con el pan. 
Por supuesto, en su trozo de pan, la mermelada de duraznos nunca es suficiente, así que a medida que come le va agregando más y más… 
Por supuesto el desayuno va intercalado entre pintar, pegar stickers, recortar… 
Fuimos a comprar zapatillas, y a Antoinette se le ocurrió que quería unas color rosa/plateado, que le quedaban un par de números más grandes. No había forma de hacerle probar otro estilo de zapatillas, y en el diseño que le gustó no había números mas chicos. Sobra decir que son las únicas zapatillas que quiere usar, no importa que no combine con lo que lleva puesto. Como si fuera poco, le hizo un par de dibujo con lapicera negra y le pegó un par de sticker. Y yo voy escuchando los comentarios de la gente: “Las zapatillas le quedan grandes”, “Tiene las zapatillas sucias (por los dibujos)”, “Sus zapatos son llamativos”… 
Cuando el padre la vió dijo “Las zapatillas le quedan grandes”, así que decidimos comprarle unas sandalias. Tuvimos la genial idea de probárselas y comprárselas mientras ella dormía profundamente, por ende no participó de la elección. Y como era de esperar, no solo no le gustan y no se las quiere poner, si no que además se las ofrece a todos los que vienen de visita. 
Descubrimos que su mejor horario para viajar, son sus horarios de dormir.
Almorzamos, jugamos y dormimos la siesta en el avión. Cuando nos despertamos para la merienda, ya estábamos en Hong Kong. Merendamos en el aeropuerto, jugamos otro rato (mientras hacía la digestión) y luego nos tomamos un taxi al hotel. Subimos a la habitación, ordenamos nuestras cosas y se hizo el horario de la cena, BW llegó justo, cenamos y nos fuimos a dar una vuelta. Volvimos para una taza de leche caliente, y a dormir:) 

DIY: Papel Picado

El Papel Picado es una artesanía muy típica de México, y lo usan para decorar en sus festividades. Antiguamente era solamente utilizado para las celebraciones religiosas, pero con el correr del tiempo, se transformó en una artesanía tradicional para ornamentar todo tipo de eventos, o simplemente para decorar/alegrar/personalizar algún espacio. Aunque siguen siendo muy representativas en el “Día de los muertos“, también se pueden encontrar en bautismos, casamientos, comuniones y todo tipo de festejos.

El origen del Papel Picado se remonta a las culturas Mesoamericanas que solían utilizar el “papel amate“. Se le llama papel porque se obtiene de la corteza de los árboles (ficus), pero en realidad tiene un proceso bastante diferente, con lo cual la terminología correcta sería “tela”, aunque no es un tejido.

Hoy en día se sigue manufacturando papel amate en el estado mexicano de Puebla, pero solo con finalidades artesanales y turísticas.

Y fue en Puebla, donde tuvo origen el Papel Picado.

Con la llegada de los españoles, se introdujo el “papel china”, que en Argentina lo llamamos “papel barrilete” o “papel de seda”, que es con el tipo de papel que se confeccionan las guirnaldas de Papel Picado en la actualidad.

Las guirnaldas de Papel Picado tienen cientos de diseños, y la técnica empleada para cortarlas se parece bastante a la técnica utilizada en China para el milenario “Papel Recortado” (Jianzhi 剪纸).

En Puebla, las familias transmiten sus conocimientos sobre esta técnica de generación en generación, y en los últimos tiempos y de cara al futuro, este tipo de artesanía se ha ido convirtiendo en un medio de comunicación, ya que es bastante común leer en los papeles recortados marcas, mensajes, etc.

Son muy fáciles de hacer, solo se necesitan: unos cuantos papeles de diferentes colores, pegamento en barra, tijeras y una cuerda.

El papel adecuado para esta artesanía es el papel de seda, pero yo lo hice con lo que tenía en casa: papel crepé. (Pienso que con un buen par de tijeras, se pueden recortar en otro tipo de papeles también, aunque la flexibilidad del papel de seda es la óptima.)

Cuando tengamos varios rectángulos hechos, podremos comenzar a plegar. Existen diferentes maneras de plegar, y todo depende del tipo de diseño que queramos recortar. En este caso yo quería hacer recortes en forma de círculos, por eso lo plegué de la manera que se ve en las fotos.

 Donde comienza/termina la línea transversal, nos marca hasta donde doblar para obtener un cuadrado perfecto. El resto que queda del rectángulo nos va a servir para pegar el recorte en la cuerda.

Y con el último plegado, ya podemos comenzar a recortar:) 
Como se puede ver en las imágenes, uno puede echar a volar la imaginación y hacer diferentes tipos de cortes, dándole formas geométricas, corazones o flores. 
Cada rectángulo puede tener diferentes tipos de recortes, y cuando ya contamos con varios de diferentes colores, podemos ir armando la guirnalda. 
Para el armado, solo tenemos que doblar la parte superior del rectángulo, con mucho cuidado poner un poco de pegamento en barra y luego pegarlas a la cuerda. En la siguiente imagen se puede ver como quedan pegadas. 
Son muy fáciles de hacer, estas las armé para una clase de actividades comunicativas, la idea era señalar puntos en común entre México y China, y entender un poco más las culturas de los países hispanohablantes. Desde que hicimos estas guirnaldas, Antoinette anda fascinada con las tijeras, pero eso es tema para otra entrada. 
Ojalá puedan disfrutar haciéndolas, como lo hicimos nosotros:) Basta con googlear “pape picado”, para encontrase con una variedad infinita de ideas y diseños. 
La última vez que fuimos a la papelería del pueblo, no me pude resistir a este sellito de goma que dice “hecho a mano”. 

Antoinette: 32 meses

Cuando casi tenía 2 años, julio del 2012 para ser más exactos, se largó a caminar. Desde entonces, ha caminado firme y contadas veces se cayó. Tuvo su primer chichón, por culpa del padre, el día antes de cumplir 2 años. Y esta vez, por un descuido mío, que la dejé alejarse lo suficiente como para no poder detener su caída, se tropezó, y al caer se rompió un diente. 
No lloró, y lo peor de todo fue que no me dí cuenta que se lo había partido, hasta que a la salida del supermercado, justo cuando la iba a sacar del carro de las compras, veo que le falta un pedazo de diente. Se me partió el alma, literalmente. 
La boca de Antoinette es un desastre, todo sea dicho, tiene dos frenillos enormes -que van a terminar en cirugías grandes, por eso estamos esperando que sea un poco más grande-, pero en honor a la verdad, tiene la sonrisa más hermosa del mundo. Nada ni nadie puede resistir una sonrisa de Antoinette. 
La pediatra-dentista le revisó la boca y nos dijo, que el diente solo está mellado, no roto, pero fue tan grande el escándalo que hizo, que no se lo pudo limar. Fue salir del consultorio, y ya andaba saludando a todo el mundo, como si nada hubiera pasado. 
Basta que un médico diga “No es nada…” para que BW “cierre el tema”, yo no puedo, además del millón de cosas de las que vivo pendiente en relación a Antoinette, ahora tengo una cosa más: ver que no se lastime el labio o la lengua con el diente que todavía está filoso, y que supuestamente la saliva terminará de sellar (?). 
Ya no quiere saber nada del coche, lo llevamos a todos lados, pero va y viene caminando. Por supuesto tardamos una eternidad en llegar a cualquier lado, y si en el peor de los casos se cansa, tenemos el drama y medio para sentarla y abrocharle el cinturón de seguridad. 
La próxima semana viene su Oma de visita, y con BW estamos super ansiosos de verla como reacciona. En general ella es amiga de todo el mundo, pero ella es solo Antoinette para papá y mamá, para el resto del mundo es Xiao An, y ella va pasándoles la mano, uno por uno, desde la señora que barre la calle, pasando por los policías, hasta el señor que pide monedas en la entrada de la Universidad. 
Cada vez que salimos, tengo que estar super atenta, porque siempre le convidan comida, y aunque solo come lo que el padre o yo le damos, dos por tres le ofrecen cucharadas de su propio plato/taza/cuenco. Nunca vuelve a casa con las manos vacías, siempre alguien le da algo. 
Esta tarde fuimos a la cafetería del pueblo, y a la vuelta entramos en una tiendita nueva de artesanías. La señora de la tienda le regaló un gato de porcelana que es una campanita. Curioseamos un poco, y el camino de vuelta a casa siempre se le hace penoso, ya quisiera ella que estuviéramos viajando las 24 horas del día. 
Este ha sido para Antoinette (y para nosotros, incluída Li -la señora que la cuida-), un mes muy intenso, pero de los 4, ella ha sido la que mejor afronta las cosas. Con abril se terminó la etapa de Li en nuestras vidas, nos ha dado mucha pena, pero ella decidió divorciarse y empezar una nueva vida en otra ciudad. Nos consta que se quedó un mes más viviendo aquí, por nosotras. 
Por suerte J. se cruzó en nuestro camino, y esta semana estamos haciendo la adaptación. Antoinette la conoce, porque J. trabaja en la cafetería del pueblo. Y el primer día que Antoinette se encontró con J. en la casa fue muy gracioso, porque corrió a buscar su cartera, pensando que íbamos a la cafetería. Y por supuesto se desilusionó bastante cuando J. se fue y no nos fuimos con ella. 
 En la cafetería nos pedimos un jugo de manzanas y una porción de tarta de ananá con azúcar negra. Y mientras esperábamos, practicamos un poco con las tarjetas de la terapia de habla, que no sé si funcionan muy bien, porque yo estoy segura que Antoinette reconoce casi todas, pero el problema es que no habla. 
Pero bueno, yo soy la más interesada en saber que pasa, y no voy a parar hasta encontrar el origen de todos sus males. Y hasta ese momento no voy a aceptar ningún tipo de medicación o tratamiento. La pista estaría por el lado de un problema neurológico, pero nunca pensé que fuera tan difícil de diagnosticar. 
Por lo pronto la semana próxima, volveremos a Hong Kong para seguir con el genetista y los análisis, que nunca les podré terminar de agradecer que nos hayan recibido, atendido, contenido y tratado como hasta ahora. La pediatra, se ha ocupado personalmente de conseguirnos el turno con el genetista, y hasta tuvieron la deferencia de cambiarnos el turno hasta que los del seguro recopilaran todos los datos que necesitaban para darnos el OK. 
Y seguimos en la cuenta regresiva, ya falta menos para poder estar los 3 juntos, 8 semanas y seguimos contando…