Flores

La verdad, las flores nunca me habían llamado mucho la atención. Yo soy más del verde, así que las platas que cuidamos en casa son: bambú, potus, lazos… Plantas bastante resistentes, pero que también hacen su aporte, purificando el aire de la casita donde vivimos.

Cada vez que mis alumnos me regalaban ramos de flores, con lo caros que son, yo solía recordarles, que prefería que me regalen plantas, porque las puedo conservan más tiempo, y porque son más eco-friendly que los arreglos florales envueltos en cientos de papeles, con lazos y purpurinas, perfume artificial y todas esas cosas que después hay que tirar a la basura.

Y mis plantas, son mis plantas, y para mi tienen el mismo valor que tiene una mascota para sus dueños. Son parte de mi día a día, y Antoinette lo ha ido absorbiendo, y es muy cuidadosa con ellas.

En mi casa siempre hubo flores, pero las cultivábamos para llevarlas al cementerio: claveles, crisantemos, gladiolos, calas, etc.

Sin embargo, a través de la fotografía, empecé a ver/mirar las flores de otra manera. Y con un poco de reticencia, he logrado, cada viernes, comprar un par de flores. De algunas no sé el nombre en español, así que hay pocas posibilidades de que vaya a recordar el nombre en chino.

Pero en las últimas semanas, las flores han ido ocupando un lugar en nuestra casa. Ya sea en la ventana de la mini-cocina, o sobre la mesa del comedor. Poquitas flores. En floreros hechos de frascos reciclados. Con agua fresca cada mañana.

En el barrio tenemos una pequeña florería, que una vez por semana, tiene flores frescas. Así que viernes de por medio, compramos un ramito de algo…

Y desde hace un par de viernes -también- participamos en Instagram del Floral Friday. Una iniciativa de Emily del blog The Startup Wife.

Así que si alguien tiene ganas de ver fotos lindas, sacar fotos lindas, disfrutar de una rica taza de té mientras la luz de la tarde entra por la ventana de la manera justa, ya sabe que puede sumarse a este proyecto. 

Buenas Nuevas para los argentinos que viven en el exterior :)

Ya se pueden tramitar los nuevos pasaportes argentinos (que tienen validez por 10 años), en los respectivos consulados. En algunos, desde esta semana ya se puede ingresar el trámite, y se podría tener el pasaporte en mano, en más o menos 45 días. En otros, habrá que esperar un mes. Pero la buena noticias, es que ya no tendremos que viajar a Argentina para tramitarlo.

En mi caso personal, si no llego con las páginas limpias, tendré que tramitar uno temporario (que tiene vigencia por un año), hasta que dentro de un mes, el Consulado Argentino de Guangzhou empiece a recibir el ingreso del trámite. Porque entre ese mes, y sus posteriores 45 días de espera, no creo que pueda disponer de espacio suficiente para las entradas y salidas semanales de China.

Esto implica para nosotros, un gran alivio, ya que viajar a Argentina (con los gastos que implica) solo para tramitar el pasaporte nuevo, era bastante engorroso.

Y lo más gracioso de todo esto, es que me enteré de esta buena noticias, gracias al Papa 🙂 Que ha hecho su ingreso (de trámite) en el Consulado Argentino de Roma 🙂 

La hora del té

Para muchos la hora del té, es tipo 5 de la tarde. Para otros, a las 3. Para mi no hay una hora exacta, cualquier momento del día es bueno para reponer energías con una taza de té.

Generalmente me levanto cuando BW cierra la puerta, por supuesto me despierto con su despertador a las 5 de la mañana, pero como el marido no se lleva bien con las mañanas, y anda por la casa como un elefante en un bazar, prefiero dejarlo solo, con sus espacios, con sus tiempos.

No debería criticarlo, porque es un santo. Literalmente. En todo el sentido de la palabra. Solo diré que mi hepersencibilidad matutina a los olores, hace que nuestras mañanas sean incompatibles. Cuando BW se levanta de la cama, lo primero que hace es preparar el café, bien fuerte, como para levantar a un muerto. Y luego se mete al baño y se da una ducha con su jabón líquido, que me hace contar los segundos hasta escuchar el ruido de la puerta cerrarse, y entonces corro como una paseída al baño, para abrir la ventana y  que se ventile.

Entonces comienza “mi mañana”. Yo suelo tomar café, pero a media mañana, casi nunca en el desayuno. Mis mañanas siempre comienzan con té o mate cocido, desde que tengo uso de razón. Así que lo primero que hago, es poner el agua a hervir, y después me preparo un termo té negro, que suele acompañarme mientras hago mis quehaceres.

Mis días están llenos de “tea time”, de los “cinco minutos” de La Virginia. Y como aún no me he podido comprar un mueble para ordenar mis bártulos del té, los guardo como tesoros en unos baúles abajo de la mesa.

Cuando estoy triste (o mejor dicho, tengo rabia!) tomo té, cuando estoy contenta, también.

La cultura del té es tan vasta y variada, que se que no me va a alcanzar la vida para aprender o experimentar todo. Pero cada vez que visitamos un lugar, yo no me puedo ir, sin investigar un poco los rituales de su té.

Cuando estamos en Hong Kong, los lunes por la tarde, tenemos un rato libre para nosotras. Aunque tengo que reconocer que soy yo, la que orquesta los planes. Y Antoinette ya comienza a rebelarse jajaja Le dan berrinches antes de subirse al taxi, o no se quiere bajar del taxi y la tengo que bajar con ayuda del taxista jajaja Por supuesto que lo hacemos todo con humor, ya saben que las cosquillas nunca fallan.

Este lunes pasado, nos arriesgamos un poco y fuimos a otra parte del archipiélago. Es un lugar bastante conocido por nosotras, pero se que si se lo hubiese planteado a BW, me hubiera dicho que mejor no. Pero allá fuimos las dos, y nos perdimos un poco en unos mercado callejeros de Prince Edward, con la finalidad de comprar un poco de lana merino para tejerle un chaleco.

Había buscado información por internet, y las explacaciones de como llegar al lugar no me resultaron muy claras, pero no perdíamos nada (más allá de perdernos). Y nos recompensaríamos con un buen té en el Hotel The Peninsula.

Antoinette había dormido una buena siesta, así que salimos un poco tarde. Le pregunté al primer taxista si nos llevaba a Kowloon, y me miró como si fuera Jack el destripador. Entonces le pedí que nos acercara hasta una calle donde los taxistas de Kowloon, esperan para volver a la península.

Llegamos a Prince Edward y empezamos a recorrer, en busca del edificio donde se supone estaba la tienda de lanas. Finalmente lo encontramos después de perdernos un rato en un mercado de mascotas y plantas.

Teníamos el tiempo en contra, y la hora volaba. Compramos la lana que necesitábamos, y emprendimos nuestro viaje al Hotel. En The Peninsula, sirven el té hasta las 7 de la tarde, pero la realidad es que a las seis y media, ya te miran medio raro.

Nosotras llegamos a las 6 en punto!!! Y nos acomodamos en una mesita, Antoinette por supuesto quería ir a explorar todo. Pero logré convencerla de que nos tomáramos un té, a cambio de prestarle mis lanas.

El lugar es muy bonito, es una pena que no haya podido sacar buenas fotos. Ya poco y nada quedaba de luz, y la gente comenzaba a irse. Al rato que nosotras llegamos, comenzaron a encender las velas. Y entonces la hora del té se termina, y comienza la hora del cocktail.

En Hong Kong hay cientos de lugares donde tomarse un té o un café, pero el The Peninsula, es uno de los pocos lugares donde lo sirven al estilo inglés (colonial).

 Ellos tienen sus propios blends, y por la tarde sirven el Afternoon Tea, de todas maneras uno puede pedir el tipo de té o café que desee.

Al sentarse te traen el menú, y uno puede elegir el servicio dependiendo de la cantidad de personas. Como es abundante, solo pedimos para una persona. Había lo clásico: sándwiches, scones con mermelada de frutilla y crema, y unos dulces.

La gente es sumamente amena, pero no te agobian como en otros lugares. El ambiente es muy relajado y tranquilo, y se nota que la mayoría de las personas eran residentes de la isla, aunque había algún que otro turista. Todo el mundo estaba muy distendido charlando, y poco a poco se fueron despidiendo.

Es un lugar sumamente recomendable, así que si visitan Hong Kong, no se pueden perder la hora del Té en este famoso hotel: The Peninsula.

El Hotel fue fundado en el año 1938 apróximadamente, y fue destruido en gran parte, durante la invasión japonesa. Sin embargo, fue reconstruido y no ha perdido su encanto. El hotel también ofrece un servicio de avistaje de la isla en helicóptero, cosa que nunca haremos jajaja No me gustan los helicópteros!

Y después de nuestro rico té, volvimos a Causeway Bay con unos chocolates amargos para BW, que no salía de su asombro cuando le contamos donde estábamos:)

También nos trajimos un poco de té en hebras para seguir disfrutando de esta experiencia en casa:)

Estos macarones rellenos con una crema de limón bastante dulce y ácida, son IMPERDIBLES!!!

DIY: Faroles chinos de Papel

Como reza el dicho “lo prometido es deuda”. Así que he aquí, nuestro farol de papel y las instrucciones paso a paso, de como hacer uno 🙂

Ya había comentado en la entrada anterior, que el pasado viernes 14 de febrero, coincidió con la primera luna llena del calendario lunar, así que la comunidad china estuvo de fiesta. Celebraron el Festival de los Faroles.

Los viernes andamos a las corridas, porque Antoinette va a la escuela a la mañana, después viene a almorzar, duerme la siesta, y volvemos a la escuela para la clase de música.

Generalmente cuando volvemos a casa, ya es la hora de preparar la cena y esperar al padre. Pero el viernes pasado, BW nos invitó a cenar, así que teníamos un ratito para pegar papelitos y explicarle un poco sobre este festival, tan importante para las personas del país donde vivimos.

Se necesita: Un par de tijeras, pegamento, cinta adhesiva, un trozo de cartulina roja y otro amarillo (o dorado).

Son muy fáciles de hacer, y la idea original la pueden encontrar aquí!!!

12.13.14

Farolillos Chinos 

Los primeros días de febrero (primer período del Calendario Lunar) nos los hemos pasado festejando el Año Nuevo Chino (o el Inicio de la Primavera), pero todo va llegando a su fin y ya va siendo hora de ir preparando los farolillos chinos. Y es que justamente este viernes 14 de febrero, coincide con el décimo quinto día del primer mes del calendario lunar, y se celebra la primera luna llena del año. 

Este acontecimiento tan especial, recibe el nombre de Yuanxiao Jie o Shangyuan Jie, Fiesta de los Farolillos Chinos (en inglés Lantern Festival). Las familias volverán a reunirse, para celebrar un banquete con mucha comida y de postre se servirá “tangyuan“, unas bolas dulces de arroz glutinoso rellenas, que simbolizan la luna. 
Y esta fiesta, también dará por terminado todos los festejos del Año Nuevo, dando comienzo al segundo período del Calendario Lunar.  

En China, el Año Nuevo Lunar también es conocido como la Fiesta -o Festival- de la Primavera (en inglés Spring Festival). Y se celebra durante 15 días consecutivos, durante los cuales hay una serie de rituales y costumbres que la mayoría de los chinos realizan con entusiasmo.

El primer período del Calendario Lunar, se llama Lichun: Inicio de la Primavera, y le sigue Yushui: Agua de lluvia. Lluvias que ya comenzaron a llegar, trayendo consigo el frío. Febrero y Marzo suelen ser meses de lluvias ininterrumpidas, y se siente la humedad y el frío en los huesos -en la mayoría de las casas chinas no hay calefacción ni horno-. De ahí la creencia popular, de que la estación más fría del año es la primavera, mientras en el sur llueve a cántaros, en el norte de China, nieva.

Los farolillos chinos son muy típicos, y casi todo el mundo los conoce. Forman parte de la decoración del Año Nuevo, pero es sin lugar a dudas, durante la noche de la primera luna llena del año, cuando cobran todo el protagonismo. 
Hay muchas historias sobre el origen de este festival, pero la idea que más ilusión me hace, es la de mantener las buenas relaciones entre las personas, entre la familia, y la posibilidad de compartir una noche de luna llena con mucha luz, como augurio de un montón de cosas positivas. 
Antiguamente eran los niños los encargados de transportar los faroles, pero la modernidad ha hecho lo suyo, y ahora el Festival de los Faroles no se representa solo con farolillos, sino que se montan unos escenarios impresionantes, donde el elemento principal es la luz. Se pueden ver todo tipo de figuras resplandeciendo en la noche y la idea principal sigue siendo la misma, iluminar la noche de la primera luna llena del año para que todos tengamos mucha salud, para que haya abundancia, buena fortuna y prosperidad.  

Así que desde este rincón del mundo les deseamos mucha luz, mucha claridad y todo eso que simboliza la luz: vida, sabiduría, entendimiento. Que este sea un año de mucha salud, prosperidad y buena suerte.

Nosotras tenemos planeada una actividad para hacer farolitos chinos con cartulina:) Pero eso se lo contaremos en otra entrada, que esta es muy especial, y es para compartir nuestra segunda foto del Calendario 12.13.14 🙂 (Puedes hacer click en el link, conocer el blog de Flor y ver muchas fotos preciosas) 

Matching – Juego de Correspondencia

En una entrada anterior había publicado un DIY sobre unos contenedores de plástico, y ahora vuelvo a usar los mismos contenedores, para hacer este juego de correspondencia.

Estos contenedores en particular, están reciclados de las ciruelas pasas que usualmente compramos, pero se podría utilizar cualquier tipo de envase plástico vacío, que sea seguro para los peques (no tóxico/con los extremos desafilados, etc).

En la tapa, le hice un corte como si fuera una alcancía. Y por esa ranura se pueden ir metiendo las piezas. Se trabaja la motricidad fina (sobre todo si las figuras son chiquitas), y es una divertida manera de aprender colores, figuras geométricas, números, letras, etc. 
 

 En este tipo de actividades también se trabaja la motivación y la confianza/seguridad, por eso es importante hacerlos bastante sencillos, poco a poco, y a medida que los peques los van “controlando” mejor, se puede ir haciéndolos un poco más complicados.

En el caso de Antoinette, como sigue escuchando tres idiomas a diario (chino, inglés y español), nos aseguramos de que primero entienda las instrucciones (que además las aprende en lengua de señas). En esta actividad solo trabajamos con las figuras geométricas y los colores. Eran solo 3 piezas, así que entendió rápidamente de que iba la actividad, este tipo de motivación nos sirve para pedirle que se comunique con señas si quiere “más”, si “terminamos”, a decir “por favor”, “gracias”, etc.

En uno de los frentes hay que pegarle la figura con la que tiene que coincidir, también se le puede escribir el nombre de la figura o del color. En esta actividad no usamos letras, la idea era solo trabajar con las figuras geométricas y los colores (amarillo, rojo y azul). 
Corté en cartulina 3 cuadrados, 3 círculos y 3 triángulos. Este tipo de juegos se puede hacer con todo los peques, no son exclusivos para peques con necesidades especiales. Aprender jugando es una herramienta sumamente útil. Y hasta los 6 años, los niños absorben absolutamente todo, después de los 6, aprender requiere un esfuerzo extra. 
Si se trabaja solo con las figuras geométricas, entonces se puede cortar una misma figura en diferentes colores. Y si se trabaja con los colores, se pueden cortar diferentes figuras en un mismo color. 
Podemos ir contando las piezas a medida que las insertan por la ranura, podemos escribirles los números en las figuras para que los vayan absorbiendo. 
Esta semana hemos hecho más cosas, y pensé que tendría más tiempo para compartir un poco más, pero la realidad es que algunos días, apenas alcancé a repetir las actividades de los terapeutas. Aún tengo que organizarme mejor con el tiempo. 
Tenemos una mesa chiquita, con una silla cómoda para ella, y ya entendí que por más que fuéramos a hacer solo 3 actividades, tengo que prepararme 5 o más. Lo ideal es que tengamos todo a mano para que no se distraigan. Pero a veces pasa que no se enganchan con una actividad, y entonces no podemos salir corriendo a buscar otra cosa. De ahí la sugerencia de preparar varias actividades -y tenerlas a mano-, aunque se vayan a realizar 2 o 3. 
Espero que les sea útil, o al menos que los inspire para hacer muchas actividades con los peques de la casa 🙂

Primavera by Kokoro – Origami & Etceteras

Con el comienzo del nuevo año lunar, ha llegado la primavera (Es por eso, que al Año Nuevo Chino también se lo conoce como la Fiesta de la primavera). Y este año, nuestra primavera llegó de la mano del Kokoro -corazón- de Paola:) y todos sus buenos deseos para este año del Caballo recién estrenado. 

Hace ya un tiempo que con Paola de Kokoro – Origami & Etceteras intercambiamos mensajes, saludos y comentarios, pero justo a finales del año pasado, tenía muchas ganas de hacerle un pedido de algunas de las cosas preciosas que hace, para alegrar nuestro día a día.

Por esas casualidades de la vida, Paola me escribió y fue entonces que me animé a hacerle el deseado pedido, un poco con culpa, porque era justo fin de año, y ella estaba preparando su viaje a Argentina (Paola vive en Japón).

No me quería ilusionar, porque el correo chino no es muy benevolente con nosotros, las cosas no llegan, llegan rotas o tenemos que pagar muchísimo dinero para retirarlas. Siempre tenemos que pedirle ayuda a alguien para que podamos encontrar el correo, siempre tenemos que dar explicaciones de lo que hay en el paquete.

Pero esta vez fue distinto, aunque lo vivimos con un poco de vértigo, porque Paola me había enviado el número de la encomienda, para seguirla por internet, y un día nos encontramos con que figuraba entregada, pero pasaban los días y no llegaba a las manos de BW.

Hasta que un día, BW se dispuso a salir de su oficina para recorrerse todos los puestos de seguridad y ver si alguno de ellos había recibido la encomienda y no la había reportado.

Y ahí estaba nuestra cajita con flores, en uno de los puestos de vigilancia. Así de informal es el correo cuando quiere.

Nosotras estábamos en Hong Kong, así que BW nos sorprendió a la vuelta. Y qué alegría!!! Una preciosa caja con florcitas, nos traía la tan ansiada primavera desde Japón.

Las cosas que hace Paola y el empeño que le pone, es difícil de describir con palabras, porque recibir una encomienda suya, es una EXPERIENCIA. Una experiencia inolvidable.

Emociona infinito recibir algo de una persona tan generosa, que hace las cosas con tanto AMOR. Ella, es de ese tipo de personas que puede convertir en algo muy especial todo lo que toca.

Sus plegados de Origami, con papeles de Japón, prolijamente enlazados en cintas de raso, envueltos en papeles perfumados… Paola está en cada detalle.

Todavía no le hemos encontrado un rincón definitivo a nuestros tesoros, así que los tenemos en la cajita con flores, y de vez en cuando Antoinette me pide los “paper” para olerlos, le encanta el perfume de los papeles. Y los mira uno por uno con mucha atención y va repitiendo “eli” (elefantes de origami), “agua” (pescaditos de origami), etc.

Paola también nos mandó un cuentito en español, con lo que nos gustan los libros!!! Y con lo que nos gusta SOÑAR!!! Un cuentito que no nos cansamos de ojear, leer y volver a leer, que tiene tan rico olor!!! 
Y por la magia de las manos de Paola, y por tener un corazón tan grande, este rinconcito de nuestra casa floreció una tarde. Y tuvimos nuestro especial Sakura, con muchos pliegues de papel de Japón, y sentimos el calorcito de tantos buenos deseos, y pensamos que este Año del Caballo, no pudo haber empezado de mejor manera, de la mano de Paola. 
Estoy segura que muchos ya conocen a Kokoro, pero si no, los invito a visitar su blog y su página de facebook, donde podrán encontrar un montón de cosas preciosas: postales, origamis, washi tapes, papeles, etc. Todo hecho en Japón con mucho amor. 
Pao este es nuestro pequeño homenaje para vos, y las cosas lindas que haces!!! 
Muchas gracias Pao!!! Yo se que nunca te voy a poder agradecer lo suficiente, siempre tenés una palabra de aliento, un mensaje de amor, palabras dulces para mi hija, y valoro muchísimo recibir estas cosas hechas con tanto amor. 
Vos sabes que sueño dormida y despierta, con darme un paseo por los jardines de Kyoto, que esta última vez que estuviste, a través de tus ojos paseé un poquito, y que tu optimismo, y tu manera de ver el mundo, no hacen otra cosa que inspirarme y darme fuerzas para seguir adelante. Porque vos mejor que nadie, sabes lo que es estar lejos de la familia, viviendo en una cultura tan diferente, viendo a nuestros hijos chiquitos crecer en este lado del planeta. 
Y como te dije antes, en el mensajito, yo solo espero que todo lo que das, se te retribuya con creces, con un montón de cosas lindas para vos y para Facu. Esperamos que estes disfrutando mucho del verano argento, de tu familia y seres queridos, te deseamos unas vacaciones llenas de creatividad, y ojalá podamos vernos a la vuelta!!! 

Terapia en casa

 

Antoinette va dos veces por semana (lunes y martes) a un centro de atención temprana en Hong Kong (hasta que se produzca la bendita vacante, que le permita incorporarse al programa completo), el resto de días hábiles va a la escuelita Montessori en la isla donde vivimos.

Fue un largo camino hasta lograr el diagnóstico, porque Antoinette está en una línea muy delgada entre el Trastorno General del Desarrollo y algún espectro del Autismo. Cuando finalmente tuvimos el diagnóstico, había que organizar el tema de las terapias, porque lamentablemente en China no hay muchos recursos, y en Hong Kong, el sistema está colapsado.

Tras mucho insistir, logramos que en un centro semi-privado (porque recibe subvención del gobierno, pero también genera sus propios recursos) nos organizara un programa de dos días, con profesionales que hablaran inglés y que pudieran trabajar en equipo para ir coordinando.

Cuando un peque tiene necesidades especiales, el pilar fundamental son sus cuidadores (y digo esto, porque pueden ser los padres, los abuelos, los tíos, o incluso como veo a diario en el centro, “la niñera”). En el centro uno recibe entrenamiento, para luego poner en práctica en casa. Y son estos ejercicios los que pueden lograr cosas increíbles en los niños.

Así que semanalmente tenemos tarea, y hay que repetirlas, mínimo, dos veces por día. Las sesiones son de 45 minutos cada una.

No iba a escribir sobre esto, pero mientras hacía mi lista de trabajo para la semana, -y en contra de lo que dice la cara de BW en este momento, porque aunque no hable, a él, lo de compartir no se le da naturalmente-, pensé que quizás le podría ser de mucha utilidad a alguna persona que necesite trabajar con algún miembro de la familia, podría ser un niño, pero también podría ser un abuelo/a o persona que este en un proceso de rehabilitación (muchos de estos ejercicios los hacíamos con mi abuela, que a los 53 años tuvo un accidente cerebro vascular).

Los ejercicios que hacemos son para controlar problemas de lenguaje, de deglución (masticar y tragar diferentes texturas) e hipersensibilidad sensorial (tacto, olfato, oído, gusto, vista). Por ejemplo, a veces los peques no se quieren cepillar los dientes, y pareciera que todo iba bien y que de repente, un día, no les gusta más. Y esto es simplemente porque durante el cepillado ha recibido algún estímulo que ahora rechaza, entonces hay que volver a trabajar en como tener seguridad “en el cepillo en la boca”, que es tan importante, no solo para prevenir caries, sino para generar un hábito de higiene bucal placentero para toda la vida.

Muchas de estas actividades no son novedosas, y mi idea es simplemente compartir lo que hacemos en casa. Todo con buena voluntad, quizás a alguien le pueda servir, o dar una idea de como solucionar algún inconveniente en casa.

Así que para esta semana tenemos:

Logopeda:
Usar el silbato (soplar MUCHO y lo más fuerte que pueda)
Hacer burbujas de jabón y tratar de explotarlas practicando “P” y “B”.
Morder (una herramienta de terapia ocupacional)
Vibrador para músculos faciales
Hacer ejercicios con la lengua (tratando de alcanzar comida -p.ej. chupetín/lollipop- sin mover la cabeza)
Practicar TODO el día, generando la mayor cantidad de oportunidades posibles el lenguaje de señas e incentivarle a producir sonidos.
(Volver al otorrino por el frenillo, a por una…. tercera opinión/frenectomía/loqueDiosdiga) Los frenillos de Antoinette son del tipo restrictivos.

Terapeuta ocupacional:
Movimientos y técnicas sensoriales para mejorar la conducta general de los peques con problemas.
Cepillar manos y pies (para desensibilizar la piel).
Osito pesado para calmar la excitación.
Trampolín para calmar la hiperactividad.
Practicar actividades escuchando música con auriculares.
Utilizar el método “por turno” (Es mi turno/Es tu turno).
Poner distintas clases de botones en la plastilina y que los vaya sacando uno por uno y limpiando.
Dibujar/pintar/hacer collage sobre la pared (NO sobre la mesa, así trabajan los músculos de la espalda)
Dibujar utilizando las dos manos SIMULTÁNEAMENTE (Con un lápiz/pincel/esponja/tiza en cada mano).
Masajear suavemente la parte superior de la espalda (a la hora del cuento o mientra ve un vídeo) Importante: No masajear en forma circular la parte baja de la espalda ni el bajo abdomen, porque causa estreñimiento.

Fisioterapeuta:
Hacer actividades en puntas de pie (Que tenga que estirarse para alcanzar algo).
Caminar MUCHO.
Trabajar sentada en una pelota de goma (tratar de atrapar burbujas, tratar de tocar o alcanzar algo).
Lanzar objetos (para trabajar los músculos de la espalda y de los brazos).
Saltar MUCHO.
Subir y bajar escaleras.
Gatear.
Recoger cosas o hacer varias actividades de cuclillas.
(Volver al traumatólogo -ortopedia- para ver el tema del calzado… platilla si/plantilla no/loqueDiosdiga)

Psicólogo:
Buscar similitudes (cosas iguales, o del mismo color, o de la misma forma, etc)
Buscar objetos (hacer actividades donde tenga que buscar algo, mediante el lenguaje, darle pistas).
Hacer un camino (con papel, cuadros de goma eva o dibujarlo con tiza o fibra), y organizar una actividad para que tenga que caminar sobre él.
Hacer MUCHOS rompecabezas.
Enlazar cuentas. Enlazar un cordón (en la zapatilla, en un cartón que tenga varios agujeros hechos).

Cuando tenga un rato libre voy a compartir los “materiales” o “herramientas”, no hace falta comprar nada, muchas de las cosas se pueden hacer reciclando. Como tengo que ir haciendo los reportes del trabajo en casa, acompañado de imágenes, trataré de publicarlas aquí también.

Lo más gracioso de todo esto, es que Antoinette lo quiere practicar con nosotros, y de a ratos se transforma en la terapeuta de turno y nos mete cosas en la boca, nos hace saltar, o nos hace repetir el lenguaje de señas.