12.13.14

Mientras escribo esta entrada, estamos escuchando una opereta en el dialecto local, ha llegado el calor y la brisa del mar invade la isla. Hace 3 días que en el templo del barrio festejan el cumpleaños de Buda. Desde el viernes, cada tarde, cerca de las 7 PM comienzan los tambores y luego el estruendo de los petardos y fuegos artificiales. Antoinette repite “pum, pum, pum” y sale al balcón para ver. De a ratos tararea la opera, la voz principal es una mujer con un alarido penetrante. Me gusta el sonido de los instrumentos musicales antiguos, especialmente el que parece un violín.

A las 11 en punto de la noche, tras otro estruendo de fuegos artificiales, la fiesta suele terminar abruptamente, entonces, por unos segundos reina un silencio extraño, hasta que comienza un coro de grillos. Desde mi ventana solo puedo ver los banderines que flamean, son oraciones a Buda. Y cuando las luces se apaguen, solo queda el tintineo de alguna llama en el quemador de incienso, que se confunde esporádicamente con algún bichito de luz. Con la llegada de la primavera, se han despertado los insectos, así que nos vamos a dormir con un coro de grillos, y nos despertamos con un coro de cigarras.

Un mes más para compartir. Con la llegada de abril hemos celebrado el Festival de Qingming, o Festival de la Claridad Pura. La mayoría de las celebraciones chinas comienzan presentado respetos a los antepasados, pero durante este día, también conocido como Día para barrer/limpiar las Tumbas, los difuntos cobran especial importancia, podría ser el equivalente del Día de los muertos que todos conocemos. De ahí la foto escogida para este mes, un arreglo floral para llevar a la montaña.

China es tan grande, y está compuesta por tantas culturas, que los funerales y festivales, suelen celebrarse de maneras diferentes. En la China actual, la mayoría de los difuntos se incineran, y luego los restos se entierran en las montañas. Así que durante este Festival, los deudos y familiares acuden a las montañas para rendir tributos. Se suele quemar incienso, también se queman imitaciones de dinero, se suele llevar la comida favorita del difunto, cigarrillos, licor de arroz, etc.

Este año, el festival ha tenido un sabor un tanto amargo, sobre todo para las familias de los 154 pasajeros de etnia china que viajaban en el avión desaparecido. Para muchos chinos, existe la superstición de que los cuerpos deben ser enterrados completos, y la angustia de pensar que quizás nunca puedan recuperar a sus seres queridos, los ha llevado a protestar contra el gobierno de Malasia.

La mayoría de mis (ex) alumnos ha vuelto a casa, y me han ido enviando fotos de su día a día entorno a este festival, desde unas hermosas montañas hasta los platos típicos.

Esta foto me envió M., llegaron muy temprano a la montaña para rendir ofrendas a su abuelo. 

Al igual que durante nuestras festividades, los chinos también tienen sus especialidades típicas para cada fecha. Y al menos, en la región del Yangtse, de donde provienen la mayoría de mis alumnos, el platillos principal son los “ravioles verdes”, en chino “Qingye” – 青叶 -.

Días antes del Festival, en muchas aldeas chinas, especialmente en las montañas, han estado muy ocupados recogiendo té verde, es que el té recogido antes del festival se considera de mejor calidad. Durante estos días algunas escuelas le dan vacaciones a los peques, para que puedan ayudar a su familia a recoger las hojas de té a tiempo.

El color verde es muy simbólico durante estas fechas, de ahí que para preparar los ravioles típicos, usen hojas de mora, en chino a la morera la llaman Chu Shu -楮树-. El verde representa el renacimiento, y todas estas ofrendas a los antepasados, también están motivadas en la necesidad de pedir buenas cosechas, justo antes de comenzar el período de siembra.

Y quiero compartirles unas fotos, que me envió mi preciosa V., y así pueden meterse un ratito en la cocina (típica de una casa de campo) de su hermosa abuela, que ha preparado unos ravioles verdes al vapor, envueltos en hojas de mora, que te quitan el aire 🙂

Espero que les guste mi mes de abril, he tratado de reflejar un poco la cultura del Yangtse, que es la que más conozco, y con la que más familiar me siento, pero la foto es una ofrenda floral muy típica de la isla donde vivimos, unos 800 km al sur de mi amado Yangtse.

En un par de semanas nos iremos de China, y siento una pena profunda. Por un lado entiendo que es lo mejor para hija, pero por otro lado, me cuesta desprenderme de lo que fue mi vida cotidiana de “aprendiz” de cultura china, por más de 7 años.

Les agradezco infinito los comentarios del mes anterior, prometo responderlos todos. Esta semana puede que la vida me de un respiro, y pueda ponerme al día con el blog y el correo.

Muchas gracias Flor por esta generosa iniciativa, que me ha permitido compartir la vida china, y además conocer a un montón de gente linda.

Así que pasen todos por Mums & Kids y dense un chapuzón de fotos preciosas 🙂 

Pausa

Estoy tratando de salir de una vorágine de cosas, que esperaba las vacaciones de Pascuas como Agua de Mayo. En unos dias BW se va, y yo tengo tanta angustia, que aunque piense que es algo temporal, y que todo es para que podamos finalmente estar los tres juntos en un lugar mas acorde a nuestras necesidades, no logro sincronizar cuerpo, alma y mente. Mi alma esta profundamente triste, mi cuerpo esta resentido del cansancio y mi mente, simplemente, no para.

Tengo un montón  de cosas por hacer, y me gustaría hacerlas como un proceso de sanación interior. Por ejemplo, tirar todas las cosas que no nos vamos a llevar. Me costo muchísimo salir del puerperio, y ahora me esta costando horrores salir de esta situación de “madre de una nena con necesidades especiales”. Antoinette es lo que es, y punto. Y es perfecta tal cual es. Y si bien esto mi cabeza lo procesa, mi corazón sigue mueriendose de pena, con cada situación que para otras personas son cosas tan simples y normales, y para ella… en eso se le va la vida, como por ejemplo, tragar sin aspirarse. Esa aspiración silenciosa, que siempre estuvo ahí, y de la que aun sin tener un diagnostico confirmado siempre me tuvo con el corazón en la boca.

Mr T., que es el terapeuta que nos ayuda con el tema de la deglusion, me pide que tenga paciencia, que el esta seguro que a medida que crezca estos problemas irán desapareciendo. Pero, el problema, es el mientras tanto, hago hasta lo imposible para que todo se de en un ámbito natural, sin presiones, y que ella vaya descubriendo todo eso, que mientras para otros se da de manera natural, ella necesita entrenamiento intensivo.

Mi vida se reduce a batallar con las complicaciones diarias, que con el cansancio, ya en la noche, cobran unas dimensiones desmesuradas, y me llenan de miedo. Y todos conocemos los efectos secundarios del miedo.

Por todo eso, realmente necesitaba una pausa, y que vuelvan nuestras rutinas chiquitas, esas que nos permiten volver a la vida simple, que es un poco mas predecible, y que hacen que las noches y sus sombras sean mas cortas. Tener un lindo plan para nuestro día, que no este lleno de carreras de obstáculos que resolver. Y que cada cosa que hagamos, por chiquita que sea, sea para que nos haga bien y nos sintamos mejor.

Necesito que lo que queda de abril, sea para poner un punto de equilibrio entre mi cuerpo, mi mente y mi alma. Y así arrancar mayo con fuerzas, que sera un mes duro, y de muchos cambios.

Así que eso, hacer una pausa, para tener un poco mas de tiempo y apreciar las cosas lindas de la vida. La lista de cosas que quedaran por hacer es interminable… quizás en otra vida 🙂  Pero algunas de las cosas que nos están por pasar, requieren energía extra, así que mejor, estar preparados.

Y ahora voy a seguir viendo y leyendo cosas lindas, que mi abuela siempre decía que “lo que entra por los ojos y por los oídos, no se borra nunca de la mente y del corazón”.  En cualquier otro ratito libre vuelvo 🙂