La “motherhood”

Happy Mother's Day #pueblitolindo #may #Spring

Hoy en Holanda (al igual que en otros países) se celebra el día de la Madre. De todos los festivos comerciales, este, es el que menos me gusta. No porque me parezca mal celebrar a las madres, sino por las mamás que no tienen nada que celebrar.

Hace unas semanas, una bebé por nacer fue diagnosticada con la misma alteración genética de Antoinette, con la diferencia, de que a medida que el embarazo avanzaba, algunos órganos vitales dejaron de desarrollarse. El mayor problema estaba en el cerebro, que poco a poco se llenó de fluidos y comenzó a tener convulsiones constantes. Osea, que cuando su mamá la sentía, no eran los movimientos normales de un bebé saludable, sino un bebé bajo los efectos de una convulsión. Los médicos le propusieron a esta familia, interrumpir el embarazo, para evitar que la peque tenga dolor físico, ya que su malformación era irreversible, y las posibilidades de vida eran nulas. Los papás aceptaron esta propuesta, y ahora E. es pura luz, y somos muchas las personas que a través de ella conocemos un poco más sobre esta patología genética.

Es injusto, triste y muy doloroso. Es la vida en sí, y cuando muchas alteraciones o mutaciones genéticas son muy buenas, muchas otras son terribles, incluso incompatibles con la vida.

Ser mamá, es (lejos), la experiencia más fuerte que he tenido. Ya no creo que tengamos otros hijos, y esta, que está siendo, será mi única experiencia con la maternidad. Trato de ser cada día la mejor mamá para Antoinette, y muchas veces nadamos contra la corriente. Me había jurado que no iba a despotricar contra el sistema de salud holandés, pero cuando la terapeuta ocupacional utilizó los 15 minutos de terapia semanal de Antoinette, para que fuera a buscar a una oficina un rollo de cinta adhesiva, y la hizo envolver unos chocolates (que Antoinette no debería haber tocado), y ni siquiera se molestó de que la peque entendiera acabadamente de que iba la cosa, me sobrepasó. Sobre todo, porque la misma mañana, una de las asistentes de la clase no le contestó el saludo a Antoinette cuando llegó (Antoinette la saludó tres veces, y cuando se acercó para tocarla, la esquivó).

Era viernes, la oficina de reclamos estaba cerrada, porque solo atiende de lunes a jueves, pero me pienso quejar con un testamento completo. BW me dice “move on”. Este es un país donde la gente está educada para responder que está satisfecha con su vida. Y si bien él entiende que las terapias dejan mucho que desear, me pide que no idealice, que no me fije falsas expectativas, que trate de sobrellevar las cosas con lo que hay. Y trato, pero creo que si no me quejo de las cosas que están mal, no estoy haciendo bien mi trabajo de madre. Así que a quejarme a donde corresponde, la oficina de quejas.

En un país donde no hay público y privado, sino organizaciones contratadas por el estado para prestar servicios, es muy difícil poder controlar algo. Lógicamente el interés que prima, es el de las organizaciones. Y nosotros necesitamos velar por los intereses de nuestra hija. Aunque el individualismo indique, que cada uno debe velar por sus propios intereses, y que debería dejar que Antoinette comience a velar por sus propios intereses, o dejar las cosas en manos de los profesionales (?).

Cuando Antoinette no está bien, para mi el pronóstico del tiempo es nublado con fuerte amenazas de tormenta. Esta mañana se levantó con conjuntivitis. Desde que llegamos a Holanda, jamás nos habíamos enfermado tanto: gripes, virus, bacterias, etc. Cansancio. Agotamiento.

Hace un año que estamos acá, y hemos hecho mucho, sobre todo la parte burocrática. Pero la peque sigue en lista de espera para unos estudios, que ya nos dijeron que posiblemente serán después del verano. Y vivo el día, vivimos el día. Y tengo esperanzas de un mañana mejor, donde haya más apoyo para las madres, pero apoyo real, no una fecha comercial. Conciliación, respeto por los tiempos que requiera cada madre con su peque, entre tantas otras cosas.

Pero igual quiero desearles un feliz día, porque sé que hay muchas mamás del otro lado que si sienten este día como uno muy especial, un día para hacer homenajes.

Mi momento especial de madre es cada noche, cuando me acuesto al lado de mi hija y ella me dice “tonight mamma” (good night mamma).

Jardín Zoológico de Amberes (Antwerpen Zoo)

Antwerp Zoo 1

 

Este fin de semana hemos visitado el Jardín Zoológico de Amberes (Bélgica). Para nuestra peque es el plan perfecto, ya que incluye animales y mapas, dos de sus cosas preferidas. Antoinette y el padre tienen un GPS incorporado en el cerebro, cosa que les envidio, ya que mi sentido de la orientación es pésimo. BW suele decir que tengo “sentido de la desorientación”, y es verdad. Me suelo perder muy fácil.

Cada uno tiene sus cosas, y cuando uno carece de algo, la economía del cerebro hace que rápidamente se sustituya por otra, así que yo generalmente llego a todos lados preguntando 🙂

Esa parte de preparar una ruta de viaje es como que la tengo negada, pero padre e hija la disfrutan un montón. Miran mapas y hacen planos, anotan cosas, buscan información en internet, y así llegaron al zoológico, prácticamente sabiendo donde quedaba cada cosa.

Con los Jardines Zoológicos tengo una especie de dicotomía, por un lado me parecen algo sumamente antinatural, pero por el otro, sobre todo en los países que son parte de programas de preservación de especies, me parecen lugares donde se puede conocer y estudiar mejor la fauna, para protegerla lo mejor posible.

Muchos de los animales que vimos en el zoológico, han nacido en cautiverio (en otros zoológicos), y son verdaderamente objetos de estudio.

El Antwerpen Zoo está muy bien mantenido, es literalmente un jardín, rodeado de árboles y muchas flores. Si tengo la sensación, de que en el Zoológico de Rotterdam, los animales están en mejores condiciones edilicias, pero lógicamente es mucho más grande.

La ubicación del Jardín Zoológico de Amberes es muy buena para los turistas, ya que está prácticamente pegada a la Estación Central de Trenes. Pero si van en coche, se puede estacionar perfectamente a unos pocos metros, en una zona que se llama Roosevelt.

A la entrada del zoológico se puede tomar un mapa, pero también se puede planificar la visita mediante su página web Zoo Antwerpen (les dejo el link).

zoo-plan_int_april-2015

Ni bien entramos, visitamos el invernadero de las mariposas. Hay unos ejemplares preciosos de mariposas de Costa Rica, con unas alas de un azul intenso que te quitan el aire. Además el invernadero está climatizado y hay muchas plantas tropicales.

Antwerp Zoo 4

Antwerp Zoo 3

Antwerp Zoo 5

 

Cuando salimos del Invernadero, el recorrido es bastante fácil, como se puede apreciar en el mapa. Además en la entrada hay una ficha donde explica diferentes actividades para los animales en distintos horarios. Como llegamos casi al mediodía, era la hora de comer de los elefantes. Pero decidimos no seguir esa lista, sino hacer el recorrido como lo indicaba el mapa.

Antwerp Zoo 2

Antwerp Zoo 6

 

Antwerp Zoo 9

 

Antwerp Zoo 10

 

Antwerp Zoo 7

 

DSC_0022

 

DSC_0023

 

DSC_0030

 

DSC_0036

 

DSC_0040

 

Antwerp Zoo Koala

 

El koala es la nueva atracción del Zoo y por supuesto Antoinette no se pudo resistir a sus encantos, de hecho logró convencer al padre de que le compre un mini koala de peluche. Y ha pedido ver su vídeo varias veces, se debe pensar que lo está viendo en vivo.

Mi suegra nos había recomendado que fuéramos muy temprano, o cerca de la hora de cierre, que generalmente coincide con la hora de alimentar a los animales, y es cuando más activos están. Pero como fuimos de siesta, hemos visto a las mayoría muy tranquilos o completamente dormidos, como el koala en la foto. Los camellos estaban como muertos, la foto es bastante perturbadora jajaja

DSC_0046

 

Si esto no es dormir a pata suelta, entonces qué? Los leones también estaban disfrutando de la siesta.

DSC_0048

 

Padre e hija no se perdieron de nada, yo opté por no ver el acuario, no solo porque había mucha gente, sino porque el olor era demasiado fuerte. Así que mi recorrido fue muy tranquilo.

Es un paseo muy recomendable, ahí nomás, en pleno centro de Amberes, muy cerca del China Town, y con un montón de terrazas para tomarse un café, té o refresco.

Nota: no es muy barato, no sé si será que sigo pensando en yuanes chinos o que. Pero los menores de 3 años no pagan, de 3 a 13 pagan 17,5 euros y los adultos pagan 22, 5 euros. Pero si uno se lleva la comida y la bebida de casa, hay un montón de lugares para hacerse un buen picnic y disfrutar de todo un día en el Zoo.

 

 

12 + 3 = 15

Stroopkoeken

Stoopkoeken

Primer domingo de mayo, y en algunos países se celebra el día de la Madre, así que ¡Feliz Día!. Por estos lares, domingo fresco en el campo, con amenaza de lluvia, día especial para compartir algo rico, mate, té o café mediante.

Y continuando con el desafío de Flor de Mums & Kids, este mes se lo dedicamos a mis galletas preferidas. Tengo que confesar, que en Holanda, la galleta típica se llama Stroopwafel, y que también me gusta mucho, pero como no tengo la plancha de hierro especial, que se usa para hacer los wafles, me conformo con los Stroopkoeken.

Además, los Stroopkoeken son como los alfajores argentinos de dulce de leche, aunque el sirope o caramelo holandés sabe bastante diferente al dulce de leche criollo.

En Argentina los alfajores son muy típicos, y cada provincia tiene su propia receta. En mi provincia, Santa Fe, los alfajores típicos tienen como base una masa salada, es como hacer un sándwich de galletas saladas y dulce de leche, y luego cubrirlo con merengue.

El alfajor argentino común que se compra en los quioscos, por lo general está compuesto por galletas dulces, rellenas con dulce de leche y una cobertura de chocolate de leche o chocolate blanco. La variedad es infinita. También los hay rellenos con mermelada o con cremas tipo nutella.

Así que cuando se me antoja un alfajor, me conformo con un stroopkoeken, que como su nombre indica es “stroop” sirope o caramelo y “koeken”, galleta.