12 + 3 = 15

Casi se me escapa septiembre!!! Pero aquí estamos, después de mudarnos, comenzar la escuela, despedir el verano, y darle la bienvenida a la estación más bonita del año: el otoño.

Hubo días durísimos, de esos que uno agradece poder apoyar la cabeza en la almohada, y desconectarse por un rato de la realidad. Han sido días de abrir cajas y más cajas (y aún no terminamos), de adaptarse a todo lo nuevo, desde las rutinas, hasta los nuevos ruidos (uno de nuestros vecinos tiene un reloj de péndulo antiguo precioso, pero que suena cada hora, así que los primeros días me despertaba a cada rato!!!), olores, etc. Pero como dice el dicho, “lo que no te mata, te hace más fuerte”.

Y ya tenía muchas ganas de recuperar este espacio, y el Calendario Fotográfico de Flor de Mums & Kids es la mejor excusa.

Para este mes que nos trajo el otoño, elegí una receta que es un clásico del desayuno holandés, Ontbijtkoek (literalmente, galleta de desayuno). En nuestro cuaderno de recetas familiar, la tenemos como Kruidkoek, algo así como galleta o torta de especias (en inglés la llaman Dutch Spice Cake).

Como lleva varias especias fuertes, el sabor es bastante intenso. Pero creo que los paladares holandeses están muy acostumbrados a este sabor, y es lo que para nosotros el pan durante el desayuno, de hecho las rebanadas de Kruidkoek se comen untadas con margarina o manteca.

BW siempre bromea, que su abuela era mucho más moderna que yo, sobre todo cuando me ve batiendo cosas con el tenedor. Pero lo hago por pura practicidad, antes de sacar la batidora y ensuciar un montón de cosas, prefiero, si no requiere mucho batido, hacerlo rápidamente con un tenedor. Y esto viene a cuento de que hoy en día, ya casi nadie hace su propio Kuidkoek para el desayuno, ya que se puede comprar en el supermercado y la marca más popular es Peijnenburg, y nosotros en casa, preferimos desayunar con pan negro. Además de que no se suele comer en el momento, una vez horneado, hay que dejarlo reposar envuelto, al menos por dos días, y después recién cortar.

Sin embargo, me pareció una buena propuesta para el café/té, porque es un sabor típico holandés, y hecho en casa, sabe a un budín de especias (lleva canela, nuez moscada, jengibre, etc).

Y con la satisfacción de la labor cumplida, me despido hasta dentro de unos días, cuando volvamos a encontrarnos con la publicación de la imagen de Octubre. Casi que se nos acaba el año, aunque tengamos la sensación que con el comienzo de las clases, esto recién empieza, y estamos contando los días para las vacaciones de otoño 🙂