Navidad en familia

Esta es la primera Navidad que pasamos en nuestra casa, en familia, y con la familia política. En Holanda, la mayoría de la gente celebra la Navidad durante el 25 y 26 de diciembre, y ambos días suelen ser feriados. En mi casa, siempre hemos celebrado la navidad el 24 de diciembre, y desde que nos conocimos con BW, hemos mantenido esta tradición. Cenar el 24 por la noche, el 25 por la mañana disfrutamos de un rico desayuno, relajados y tranquilos, en el calor del hogar.

El año pasado, cenamos en la casa de mi suegra el 24, y después disfrutamos de nuestra pequeña familia en la campiña belga. Y este año, no ha sido la excepción. El 24 por la noche, vinieron mi suegra y cuñados a cenar, y el 25 arrancamos nuestras mini vacaciones con un rico desayuno, quizás un poco más temprano de lo que hubiésemos querido, Antoinette nos despertó a las seis y media de la mañana, ansiosa por ver si “Santa” le había dejado algo en el arbolito.

Desde el 18 de diciembre, la peque tiene dos semanas de vacaciones de invierno. En la escuela pasaron de la celebración de Sinterklaas, a los preparativos navideños. En el calendario de diciembre ya teníamos apuntado, que el 12 de diciembre había que ir a colocar los adornos navideños, y el 17 había que ir a recoger todo y limpiar la escuela.

El fin de semana antes de la última semana de clases, nos engripamos los tres, y la peque se lo pasó con fiebre. Señal de que el cuerpo ya pedía vacaciones. BW había comprado un pino natural, y mi suegra junto con Antoinette habían decorado el arbolito con unos preciosos adornos de cristal que eran de la oma de BW.

Los últimos días de clases, tuvieron muchas actividades relacionadas a la Navidad; hicieron adornos navideños, pintaron, cantaron villancicos, etc. Y finalmente el 16 de diciembre tuvieron la Cena de Navidad. Cada alumno tenía que colaborar con un plato de los que se mencionaban en una lista, y Antoinette llevó “olliebolen”, hechos por el padre, que también la acompañó a la cena, y ayudó a servir la comida.

Durante las últimas semanas, se sumaron muchos niños a la escuela, razón por la cual, tuvieron que dividir en 3 los 2 primeros grupos. Así que a la vuelta de las vacaciones, Antoinette tendrá un grupo nuevo de compañeros, pero solo con una de sus maestras. A ella, en general, siempre le sientan bien los cambios, y esperamos que este no sea la excepción. Por supuesto mantendrá algunos de sus compañeros, pero algunos de sus favoritos ahora están en otros grupos.

Los primeros días de vacaciones fuimos al biblioteca del centro, que a Antoinette le encanta, y donde tiene otras amigas con las que le gusta jugar. Y entre listas y mandados, llegó la noche de Navidad.

De entrada hicimos un antipasto y empanadas de hojaldre al horno, de plato principal Lasaña Boloñesa y de postre Pan Dulce y galletitas dulces. Abundante comida, que siguimos disfruntando durante nuestros días de ocio.

Y se terminaron los festejos navideños, ayer domingo por la noche, con una cena en la casa de una de las tías paternas de BW, donde comimos un pastel de arroz con menta, limón y zanahorías, del que quedé prendada, y tengo que probar de hacer en casa!!!

Pero no se terminó el espíritu festivo hogareño, ya que recibiremos al año nuevo con nuestra familia pequeña de tres, en el calor del hogar, tapados con nuestras mantas, leyendo libros, con las luces del arbolito en un rincón, y todas nuestras postales repletas de buenos deseos que fueron llegando por correo en otro rincón.

Este que pasó ha sido un año muy importante para nosotros, y tenemos muchas ganas de seguir trabajando y superándonos durante el año que se viene. Y desde este rinconcito, les deseo todo lo mejor para el año entrante, que sea de mucha superación personal, que se cumplan todas sus metas y objetivos, que puedan descubrir muchas cosas lindas, y que por sobre todas las cosas, tengan mucha SALUD.

12+3=15

december

Llegó diciembre, y todo el mundo no hace más que hablar de Sinterklaas (San Nicolás de Bari). Los más pequeños están contando las horas, porque este sábado 5 de diciembre será el gran día. Las familias se reunirán, leerán poemas, y compartirán una tarde amena hasta el momento de los regalos.

Y ustedes se preguntarán,  ¿quién es Sinterklaas? ¿será la versión holandesa de Papá Noel?

Sinterklaas era el arzobispo de Mira, lo que hoy es Turquía. Cuando murió, su cuerpo fue llevado a Bari, Italia, que en aquel momento se encontraba bajo la corona de España. De ahí la leyenda popular de que Sinterklaas viene en su barco a vapor, lleno de regalos, con la ayuda de sus asistentes, desde España. Sinterklaas sería el origen de Papá Noel.

La llegada oficial de Sinterklaas fue el pasado 14 de noviembre, y desembarcó en La Haya. Desde entonces, montado en su caballo blanco, Amerigo, ha recorrido Holanda, dejando regalos por aquí y por allá.

A San Nicolás de Bari, se le atribuyen varios milagros, como por ejemplo, ayudar a tres jóvenes en edad casadera, que eran tan pobres, que no tenían dinero para su dote. Según la leyenda, una noche Sinterklaas les lanzó monedas de oro desde la chimenea, y estas cayeron en las medias que colgaban frente al fuego para secarse (de ahí la tradición de colgar medias o poner los zapatos para recibir regalos).

También se le atribuye haber resucitado a tres niños que cayeron de un árbol, y ayudar en una noche de tempestad en medio del mar a unos marineros. Y su milagro más reciente, fue durante la segunda guerra mundial, durante un bombardeo, en Italia, un niño que se había perdido de su madre, fue rescatado y puesto a salvo por un señor con las características de San Nicolás de Bari.

La leyenda popular holandesa tiene ya mucho años, y a los holandeses poco les gusta cambiar sus tradiciones, de ahí que suelen defender con fervor el hecho de que el Santo tenga ayudantes negros. Así las cosas, y a fin de apaciguar un poco las aguas, parece que los asistentes no serían negros, sino que se ensuciaron al bajar por la chimenea:)

Y si bien fiel a sus tradiciones, algunas partes de la historia van quedando a destiempo, como cuando a mi suegra le decían de niña,  que si se portaba mal, los ayudantes de Sinterklaas le iban a dar escobazos o azotes, y la pondrían en una bolsa de arpillera para llevársela a España. Supongo que hoy día muchos se portarían muy mal, con tal de pasar unos días de sol y playa en la Península:)

En la televisión pasan un Journal de Sinterklaas, nosotros no tenemos tele, pero se los pasan en la escuela, así que Antoinette estuvo bastante ocupada dejando sus zapatos cerca de la puerta de entrada, con zanahorias y manzanas para el caballo de Sinterklaas. Hubo varias actividades, y una panzada de regalos.

Sinterklaas met Antoinette

Esta foto es del año pasado, la anécdota es que lo encontramos a “Sinterklaas” en el metro, y Antoinette lo reconoció 🙂 

San Nicolás tiene un libro gordo, donde lleva todo anotado. Y antes de recibir los regalos, hay que responder algunas preguntas que el Santo tiene preparadas 🙂

Con la llegada de Sinterklaas, los supermercados se llenan de pepernoten, unas galletas típicas de esta época, que los Zwater Piet -ayudantes de Sinterklaas- arrojan a los niños (literalmente).

Y esta es la receta elegida, para la última foto del Calendario propuesto por Flor de Mums and Kids. Son muy fáciles de hacer, solo se necesita una taza de harina leudante, 3/4 taza de azúcar morena, un huevo, dos cucharadas de manteca y dos cucharadas abundantes de speculaas, aproximádamente 60 gramos (en medidas de cucharas de té, mezclar: 1 canela molida, 1 jengibre molido, 1 nuez moscada molida, 1 pimienta blanca molida, 1 semillas de anís molidas, 1 semillas de cilantro molidas y 1 cardamomo molido). Se mezcla todo, se amasa y se deja reposar la masa en la heladera por una noche, luego se estira y se cortan como los ñoquis. Se cocinan a 180 grados durante 8 minutos y listo!!!

Desde que llegó el frío, dan ganas de hornear algo por la tarde, para el té o la merienda; y estas galletas son la excusa perfecta, se cuecen en poco minutos, y los peques de la casa pueden ayudar 🙂

Eso si, son adictivas!!!

Y así completamos nuestro calendario, con el sabor de la labor cumplida. Muchísimas gracias Flor, fue un placer ponernos manos a la masa durante este año que nos trajo un montón de satisfacciones. Creo que más lo disfruté, cuando enmarañada de cosas, que aveces se complican más de la cuenta, pensaba en el calendario y sacaba el cuaderno de recetas, o cuando me enganchaba leyendo las entradas de las fotos e historias bonitas que se compartían 🙂

Un millón de gracias a todos los pasaron a visitarnos, y seguro seguiremos compartiendo mil cosas más durante el 2016!!!

Calendario 2015