Cotechino e lenticchie:) Guiso de lentejas con chorizo:)

Los italiano tienen la costumbre de comer un guiso de lentejas con chorizo para la cena de fin de año -la nochevieja como se le llama en España- o la cena de San Silvestro:) Mi abuela solía hacer un abundante guiso de lentejas con chorizos para seguir la tradición y así auspiciar fortuna para el año entrante. Las lentejas simbolizan el dinero y según estuve leyendo por ahí, ya en la época de los romanos se regalaba un monedero repleto de lentejas augurando que se conviertan en monedas de oro:)  
Este año para seguir la tradición hice un guiso de lentejas chino, como no tenia chorizo lo prepare con carne de cerdo, y también cambie un poco la receta, ya que a Bob le encanta la salsa de tomate, así que le agregue al guisado una lata de tomates:) 
No se me había ocurrido hacer una entrada con esto, pero anoche fuimos con mi nueva vecina italiana a cenar al bar de los alemanes y estaban los italianos comiendo cotechino e lenticchie y nos invitaron a compartir la mesa. Terminamos festejando como hasta la una de la madrugada, mientras mi hija se la pasaba a “lo chancho” con los otros peques. 

Mi humilde guiso:) 

Año Nuevo en Zhangzhou:) y tomates cherry:)

El 31 después de clases agarramos la mochila, enfilamos para el aeropuerto y nos fuimos a Xiamen:) Allá nos esperaban BW y su papa para recibir el nuevo año en familia:) Como era el vuelo de la tarde solo había meriendita, unos frutos secos (maní y almendras) y tomates cherry desecados y confitados:) (de Zhangzhou)
Cada vez que abro la puerta en la casa de Zhangzhou me pongo de mal humor, el concepto de limpio entre BW y yo varia (mucho), y para variar no esta 100% a prueba de críos, así que me toca andar mirando con las antenitas detectoras que hay suelto por ahí que pueda ser peligroso para la peque. 
El papa de WB era el cocinero oficial pero el aseo no es lo suyo, así que ni bien llegue me puse a hacer “labor terapia”, no le hablo a nadie hasta que me saca la bronca el cansancio mismo:) 
Por suerte me habían sacado de encima una de las cosas que mas odio, hacer las compras en el super, sobre todo en feriado. La heladera -nevera- estaba llena, y los estantes rebalsaban de provisiones para el fin de semana largo:) 
Ya casi cuando iba terminando y la casa empezó a oler y sentirse familiar, hicimos una picada y después de la medianoche recibimos el 2012 con un espumante. 
El segundo día ya estaba mas adaptada, aunque el plan de BW no era de mi agrado, ir a recorrer un poco Zhangzhou, hacer una visita a la compania donde trabaja. Cuando volvimos, otra vez “labor terapia” y cocine pollo y arroz con salsa de tomate, porque el senor del almacén del condominio le regalo una bolsa llena de tomates cherry a Ch. (papa de BW) 

Eran tantos los tomates que el tercer día hice pasta con salsa boloñesa y de postre, fruta de estación y postre preferido de padre e hijo, frutillas de Zhangzhou con crema:)

En China los tomates cherry se comen como fruta de postre, y los hay incluso como decoración de las tortas o pasteles para las fiestas. Pero yo paso, apenas si los como cocidos, porque no son de mi agrado. Pese a todo el esfuerzo que supo hacer mi amiga J. -hija de agronomos- que en nuestra época de estudiantes solían llenar la heladera de J. con nutritivos tomates y endivias:)

Y después del resumen del tomate, nada mas pase para desearles el mejor año de sus vidas:) y por estos lares, ya en Ningbo, después de esta ultima semana de trabajo, nos tocara disfrutar de un mes de vacaciones:)