15 meses

Cuando me quedo a oscuras, porque no puedo ver la salida, porque me siento agobiada, Antoinette hace que saque fuerzas de donde no tengo para seguir. Estos días están siendo duros, se ha engripado por primera vez con 15 meses, y yo me siento enojada, frustrada, impotente. Sobre todo cuando son cosas que se pueden evitar.
Cada vez que visitamos al pediatra (cada 3 meses), encontramos algo nuevo, algo que debio haberlo visto la neonatologa el día que examino a Antoinette por primera vez, pero no lo hizo.
Antoinette había comenzado a dar sus primeros pasos, con sus piecitos rollizos y sosteniéndose de los barrales de las ventanas, y estaba feliz como una lombriz. Sin embargo me entristeció un poco ver que tenia sus piecitos un poco chuecos, y pensé que mejor lo hablábamos con el pediatra para ver si podíamos empezar cuanto antes a corregirlos con zapatos ortopédicos (yo los use hasta los 8 anios).
Después de la charla de rutina, intercambio de opiniones respecto al reflujo persistente, las alergias, las enzimas, la hipersensibilidad y sus etc. y previo escuchar de boca del pediatra –que no es santo de mi devoción- que soy “a good mother”, lo cual fue reconfirmado por BW, pero de el no me extrana porque como me quiere no puede ser objetivo. Llegamos al tema de los pies, y cuando los examino dijo que necesitábamos ver urgente un especialista, que habia algo que no le gustaba pero que era muy dificil detectar a simple tacto.
A los 3 días estábamos en el Hospital Central de Pediatría de Shanghai, viendo a un pediatra especialista en ortopedia. El hospital merece un post aparte, pero vuelvo a confirmar mis sentimientos de siempre, se puede ser pobre, lo que el sumamente doloroso ver es la ignorancia en su estado puro.
El especialista no estaba muy feliz de recibirnos, pero cuando vio que BW estaba al tanto de lo que podia ser la charla se hizo amena, creo que su problema era el de la mayoría de los chinos, la falta de experiencia y practica con el ingles oral.
Nos explico que Antoinette tiene una malformación en los pies llamada “talipes valgus”, y que había que empezar el tratamiento de inmediato para corregirlos. Primero yeso por 5 semanas y luego una micro-cirugia para colocar unos pernos de titanium que presionen y refuercen a los huesos de los pies para que se desarrollen planos y no con la curva que actualmente tienen.
Creo que a los dos –BW y la sotoescrita- se nos vino el alma al piso, pensamos que con zapatos ortopédicos se solucionaría y nos encontramos con un tratamiento que puede durar toda su etapa de desarrollo.
Del hospital, solo decir que ortopedia debería estar en un lugar independiente, porque eso de tener a todos en una antesala de espera para radiografías donde hay bebes recién nacidos con apenas unos días para corregir sus piecitos equinovarios (clubfoot) y otros peques con bronquiolitis, todas las variedades del pulmonias y bronconeumonias me parecio de terror. Nosotros volvimos los 3 engripados, y Antoinette tiene gripe por primera vez en 15 meses.

Y hoy tengo a mi bebe con gripe, y con las piernas enyesadas de punta a punta, dos noches sin dormir, pidiéndome que le saque las “boot”, llorando porque no encuentra posición cómoda para dormir, ella a la que nunca hemos dejado que llore, se lloro la vida mientras el medico le retorcía el pie para ponerle el hueso en el lugar correcto mientras otras tres personas le colocaban las vendas y el yeso a la velocidad de la luz.
Este es el primer yeso, lo tendrá por dos semanas, y tengo que estar pendiente que sus deditos no se pongan fríos o de color extraño. El lunes 5 de diciembre le sacaran el yeso y si se logro ubicar el hueso en el lugar correcto le harán la cirugía, sino tendremos que volver al yeso por otras dos semanas mas.
En las clínicas privadas no tienen estos especialistas, por eso no nos quedo otra opción que un hospital publico.
Recuerdo que el día que nació, mientras la tenían en la incubadora con oxigeno la neonatologa se acerco y me dijo que mi bebe era muy fuerte, y no me cabe ninguna duda al respecto, porque mas allá de todo lo que pasamos estos días, no ha dejado de sonreír y de aprender cosas.