Llegó el calor…

Llegó el calor, y estoy segura que es para quedarse. Ayer lunes, hicieron 31 grados, y el cielo estaba  completamente despejado. Es una lástima que con tantas obras en construcción, estuviéramos sumergidos en una nube de polvo. Como era lunes, muy lunes, no hicimos mucho, pero hoy martes tocaba salir y empezar a tomar el toro por las astas. 
Li solo cuidará a Antoinette hasta fines de abril, así que urgía hablar con J. para saber si ella podía quedarse con la peque mientras trabajo. Este mes siempre se complica un poco, porque tenemos feriados propios e internacionales, y generalmente los ajustan a unas reglas bastante extrañas. De hecho, para tener un puente por el primero de mayo, tendremos que trabajar el sábado 27 y el domingo 28. 
Como Antoinette no había dormido la siesta, el plan era caminar y que finalmente ella se quedara dormida en su coche. Pero no solo no se quedó dormida, sino que cuando llegamos a la cafetería se puso a jugar con otros críos. A mi no me molesta en absoluto que ella juegue y se divierta, lo único que me preocupa, es que la mayoría de los peques tienen unos “catarros mortales”. Además que ahora no se soporta ni ella misma la pobre, pero solo podrá ir a dormir después de la cena. 
Nos  quedan 10 semanas, y yo todavía no sé ni por donde empezar:(

En nuestra casita china:)

Ya estamos de vuelta en nuestra casita china, llegamos ayer sábado por la tarde con frío y lluvia -típica primavera china-, y poco a poco vamos volviendo a la rutina. 
Toca limpieza general, pero me lo voy a tomar con calma, como para disfrutar un poco, reciclar o darle a nuestros vecinos que reciclan todas las cositas que no usamos, y hacer mas espacio para que la peque juegue. Aunque el padre antes de irse -hoy domingo al mediodía- le ajusto la cuna y le armo el corralito, porque ahora se para sujetándose a lo que encuentra a mano, y teníamos miedo que se caiga, ya sea de la cuna o de lo que se afirme cuando anda recorriendo el suelo y uno esta ocupado, porque de a dos o cuando no tengo nada que hacer es mas fácil, pero normalmente nosotras estamos solas -la mayor parte del día- y mientras tengo que cocinar o limpiar ella se entretiene jugando. 
Así que mientras cocino o limpio, ahora la podre meter en el corralito sin estar pensando que en un momento de descuido anda comiéndose las plantas o metiendo los dedos donde no debe. 
El corralito junto con la silla para hacer alpinismo -o mejor dicho turismo jaja- se la compramos a  una pareja francesa que antes de irse hizo una feria para vender todo lo que no podían llevarse. 
El viaje de vuelta lo hicimos en tren, porque los 4 pasajes cuestan lo que un pasaje de avión (Boleto de avión 1070 RMB -100 Euros aprox-; Boleto de tren 290 RMB (29 Euros aprox.) x adulto y 152 RMB (15 Euros aprox.) x menor que no supere los 120 cm), y ademas teníamos tiempo para hacerlo -6 horas-.
Salimos de la casa en Zhangzhou a las 8 AM, tomamos el ferry, y a las 9 AM en punto estábamos en la Estación Central de Trenes de Xiamen. Como nuestro tren salia a las 10 AM tuvimos tiempo de desayunar en Starbucks -que es nuevo-.  

En China cuando las personas viajan siempre llevan comida, pueden ser fideos instantáneos, galletas, frutas, frutos secos, carne desecada, etc. En el tren también hay un restaurante y las azafatas se pasean con unos carritos que tienen golosinas y bebidas.

Nosotros llevamos nuestra propia vianda que la había preparado el día anterior, simplemente un par de sándwiches de pollo.

Como BW no tiene una maquina para hacer pan en Zhangzhou, le toca comprarlo en Metro, así que cada semana compra varios panes que ya vienen cortados en rebanadas y los congela.
El viernes por la noche, a sabiendas de que BW no cocina, decidí hacer una ensalada de restos (restos de verduras y pastas) y pollo, y antes de irnos a dormir prepare los sándwiches.

Llegamos a la estación de Ningbo a las 4 de la tarde, y a las 5 en punto ya estábamos en casa. Y aprovechando la buena voluntad de mi marido le deje mi primogénita a cargo y me fui a cortarme el pelo. Volví con pizzas de Pizza Hut porque ya no había tiempo para preparar la cena, nos abrimos una botella de vino tinto que nos regalaron los italianos y nos vimos un par de videos. A las 11 PM la cría cayo rendida y entonces nos fuimos los tres a dormir hasta hoy a las 8.30 AM!!!  
Nos levantamos, desayunamos, y cuando llego la hora del almuerzo BW debía emprender la retirada, lo espera mucho trabajo en Zhangzhou, pero si Dios quiere nos veremos el próximo fin de semana,  porque el domingo 12 de febrero tenemos control con el pediatra, para entonces Antoinette tendrá 18 meses:)