DIY: Faroles chinos de Papel

Como reza el dicho “lo prometido es deuda”. Así que he aquí, nuestro farol de papel y las instrucciones paso a paso, de como hacer uno 🙂

Ya había comentado en la entrada anterior, que el pasado viernes 14 de febrero, coincidió con la primera luna llena del calendario lunar, así que la comunidad china estuvo de fiesta. Celebraron el Festival de los Faroles.

Los viernes andamos a las corridas, porque Antoinette va a la escuela a la mañana, después viene a almorzar, duerme la siesta, y volvemos a la escuela para la clase de música.

Generalmente cuando volvemos a casa, ya es la hora de preparar la cena y esperar al padre. Pero el viernes pasado, BW nos invitó a cenar, así que teníamos un ratito para pegar papelitos y explicarle un poco sobre este festival, tan importante para las personas del país donde vivimos.

Se necesita: Un par de tijeras, pegamento, cinta adhesiva, un trozo de cartulina roja y otro amarillo (o dorado).

Son muy fáciles de hacer, y la idea original la pueden encontrar aquí!!!

DIY: Guirnalda de Corazones

Una de las decoraciones que más me gustan, son las guirnaldas. En todas sus formas y colores. Me parecen nobles, y desde tiempos inmemoriales el hombre ha decorado sus festividades y celebraciones con papel.

Sé que en alguna caja he guardado todas las guirnaldas “hecho a mano/hecho en casa” (“hecho en China” debería agregar también) que colecciono, pero entre buscarlas y encontrarlas, me decanté por hacer unas nuevas para el cumple de Antoinette.

Para guardar mis papeles tengo unas cajoneras de plástico (diseño japonés), que fueron muy fáciles de cerrar con seguro y meterlas al contenedor, sin que nada se estropee (más de lo que estaba, porque en la papelería del pueblo, nunca pude comprar un papel decente!).

Y al abrir el primer cajón, encontré papel crepe, así que inspirada en los “corsos” de mi pueblo, hice esta guirnalda que es super fácil de hacer.

En mi pueblo a principios de enero, cuando bajaba el sol, pasaba el regador para humedecer las calles de tierra y así controlar un poco la polvareda. Así que para mi, el olor a tierra mojada, tiene recuerdos especiales, de tambores y redoblantes, mientras los chicos de las comparsas practicaban sus pasos.

Muchas mujeres se reunían en la casa de una de mis vecinas, para “coser los trajes”. La mayoría estaban hechos de papel crepe de diferentes colores, cortados en tiras, y cosidos a cintas al bies o cintas elásticas. Luego los decoraban con brillantinas, purpurina, lentejuelas y toda clase de cosa que brillara.

Todos los años, desfilaban dos o tres comparsas, con sus respectivas carrozas en donde iba vestida en sus mejores galas la reina con sus princesas. Cada año las comparsas preparaban un tema en especial, y todavía recuerdo sus nombres “Arco Iris”, “Mitai Pora” (que significa niños lindos en guaraní) y “Acuarela”.

Eran dos o tres noches de música, pasarelas, latas de espuma en aerosol y chipotes de agua. Después se elegía al ganador, se quemaba al Rey Momo y comenzaba la Cuaresma.

Así fue como se me ocurrió coser unos papeles cortados a los cientos de metros -exagerando- que tengo de cinta al bies.

Para hacer esta guirnalda corté una tira de 2 metros de cinta al bies, y aprovechando el plegado del papel crepe, lo único que hice fue medir 20 cm de largo y hacer los cortes correspondientes: dándole forma de corazón a un lado, y dando un corte recto al otro lado, para así poder separar las piezas.

Cortar papel, para mi, es una de las actividades más relajantes que existen, y como ya lo dijera uno de los maestros japoneses del plegado de papel (origami): “Cuando las manos están ocupadas, el corazón está en paz.” (Akira Yoshisawa).

En China se conoce como técnica de cortar papel, en México se lo conoce como papel picado, pero no es más que cortar formas/figuras en papel para ornamentar.

El resultado fueron estos rectángulos de 18cm x 20 cm, listos para ser pegados o cosidos en una cuerda, o como en este caso, en una cinta al bies.

Con una de esas pistolas con pegamento todo hubiera sido mucho más práctico, pero a falta de ella, fui pegando cada rectángulo (distanciados a unos 3cm entre sí) con cinta adhesiva reversible, y finalmente le dí una costura simple con la máquina de coser.

Cortar, pegar, coser… y listo el pollo! Para decorar, para regalar, para adornar algún rincón de la casa o de la oficina.

Un poco de color, un poco de papel, un poco de imaginación… unas tijeras y mucho amor!

DIY: Bolsa de Tela (multiuso)

Yo soy Doña Mochila, voy con mi mochila para todos lados. Tengo una mochila bastante grande que tiene 3 separaciones: una secreta para las cosas importantes, otra bien amplia para todo lo que haya que llevar, y la última más estilo bolsillo, para poner las cosas que se necesitan a mano, por ejemplo, MI BOLSA DE TELA.

Siempre tengo una bolsa de tela en la mochila, por las dudas, por si tengo que acarrear algo extra, que no quepa en la mochila, y no, por favor, no me den bolsas de plástico.

Hace años que se prohibió el uso de bolsas de plástico en China, pero en realidad lo que pasó fue que los supermercados dejaron de dar/regalar las benditas bolsas y ahora las venden, pero son las mismas, esas que contaminan. Algunos supermercados venden bolsas de material reciclado, y también tenemos algunas de ellas como por ejemplo las del supermercado Metro.

Desde que tengo uso de razón las bolsas de tela pululan a mi alrededor, antes, en mi casa del pueblo, las usábamos para el pan. Después siempre las llevaba por si tenía que llevar mis libros, o hacer la compra en el supermercado.

La última vez que visitamos Hong Kong, encontré en uno de los supermercados unas bolsas muy bonitas y las compré para regalárselas a una de mis amigas, que también las usa un montón.

Y ahora que finalmente, desempolvé la máquina de coser, me pude hacer una a medida, porque en general, las tiras de las bolsas me resultan cortas.

Solo se necesita un poco de tela e hilo de coser, no hace falta coser a máquina. En este caso usé restos de una loneta que había comprado para arreglar unos pantalones de BW, y para decorar le hice un par de guardas de viyella de verano.

En el molde se pueden leer las medidas, se necesitan dos piezas de 50 cm x 50 cm para la bolsa, y dos tiras de 80 cm de largo x 10 cm de ancho. Las guardas son optativas, en este caso son dos cortes de 10 cm.

Después de cortar las dos partes de la bolsa, el siguiente paso es hilvanar las guardas en la parte delantera. Luego hay que coserlas a máquina o a mano con una costura segura.

Cuando hayamos terminado con las guardas, hay que unir ambas partes y proceder a coser y sulfilar tal como se ve en la foto. Ambas costuras también pueden hacerse manualmente.

A continuación hay que coser el dobladillo de la “boca” de la bolsa, para luego poder coser las tiras.

Para asegurar las tiras, y que sean lo más resistente posible hay que hacer una costura cruzada.

Con las tiras puestas, la bolsa ya estaría lista para usar! Pero para darle un poco más de forma, se le puede hacer un fuelle. Es muy fácil de hacer. Simplemente hay que hacer una pequeña costura en los extremos internos de la bolsa, como se ve en la foto. 

Del lado derecho, el fuelle queda como en la foto, y le da esa linda terminación cuadrada en la base.

Es super fácil de hacer y se puede usar y volver a usar cientos de veces. Son un lindo regalo, o incluso un hermoso envoltorio de regalo. Dobladas no ocupan nada de lugar, y siempre nos sacan de apuros. Y como si fuera poco, quedan muy lindas como decoración.

Y por si alguien no puede o no tiene tiempo de hacerlas, las puede comprar y colaborar con una buena causa. Fabrics for Freedom  tiene unas bolsas muy bonitas que se llaman “Esta bolsa tiene tela” y lo recaudado se destina a la Fundación Navdanya que es presidida por la activista india Vandana Shiva quien ha dedicado su vida a la ayuda de las comunidades agrícolas indias.

http://www.fabricsforfreedom.com/esta-bolsa-tiene-tela/
Vandana Shiva

DIY: Delantal de Cocina para Niñ@s

Este era uno de esos proyectos, en el que estaba pensando el día que decidí ponerme a buscar el mercado de telas en Xiamen. Antoinette estará cumpliendo años en unos días, y este será uno de sus regalos.

Mi hija tiene su pequeño -gran- mundo imaginario, donde le gusta cocinar, preparar té o café y agasajarnos. Así que poco a poco, vamos completando su “cocinita home/hand made”.

Este año tampoco tendremos una fiesta de niños, lo festejaremos en familia, con un montón de sorpresas para Antoinette, incluyendo saludos de los abuelos y los tíos vía skype.

Si tuviera que elegir temas/ideas para el cumpleaños de Antoinette, serían: el agua, la espuma y las burbujas, que es lo que quita el sueño -y le saca los males- estos días. Y algunas de las sorpresas que le tenemos preparada para el día de su cumpleaños, están relacionadas a estos temas.

Los abuelos, cuando estuvieron de visita, le dejaron regalos “para ser entregados el día de su cumpleaños”. Por supuesto se los dejaron a BW, que tiene los regalos guardados bajo 7 llaves, porque si fuera por mí ya se los hubiera dado jajaja

BW le compró uno de los regalos relacionados al agua, y yo, siguiendo la línea de regalitos “hechos a  mano/hechos en casa” que empezamos el año pasado con “la cocinita”, le hice un par de accesorios para ir completando y este es uno de ellos.

Es muy, pero muy, fácil. Y es uno de esos regalos unisex que tanto me gustan, porque, al menos en China, tanto los niños como las niñas juegan a los “cocineros”, de hecho hay una idea generalizada en China de que los hombres cocinan mejor, y en la mayoría (99% diría) de los restaurantes, los cocineros son hombres. Personalmente creo que tiene que ver con la forma de cocinar, hay que manipular unos pesados sartenes, sobre unas hornallas EN LLAMAS.

Yo me pasaría horas en Ikea, donde se exhiben las cosas para niños, viendo a los peques jugar, se turnan y cocinan, juegan a la casita, bajo la atenta supervisión de los abuelos.

Solo necesitamos un rectángulo de tela y cinta al bies. Es tan fácil, que si una persona nunca cosió una prenda, podría incursionar en la costura con este sencillo delantal de cocina para peques, que en otras medidas puede ser perfectamente para un adulto también. Y practicar hilvanado a mano, costura simple recta con la máquina de coser, si no tiene máquina de coser, se puede hacer absolutamente todo a mano.

Para no andar corriendo atrás de Antoinette con el centímetro en la mano, lo que hice fue, tomar unos de sus vestidos y con estas medidas calcular el largo y el ancho del delantal. Hice un rectángulo de 42 cm de largo por 32 cm de ancho. Y el resto se puede leer fácilmente en el molde, incluso hay dos moldes de bolsillo. 
Después de cortar la tela, en este caso yo elegí una viyella de verano (pero como era muy finita la puse doble), hay que hilvanar la cinta al bies alrededor de la parte inferior del delantal. La cinta al bies, para los que no la conocen es una cinta cortada en cejo que permite bordear contornos de manera prolija. En Argentina la cinta al bies ya viene doblada y es más fácil de hilvanar, en China la venden como la de la foto, y hay que hacer el doblado de forma manual. Con las medidas del molde, necesité 104 cm -aproximadamente- de cinta al bies para esta parte del delantal. 

Podría haber elegido otro tipo de tela para hacer el delantal, por ejemplo alguna un poco más dura tipo loneta, pero como no conocía muy bien la máquina de coser (es la de Ikea, y es la primera vez que la uso, así que a modo de comentario solo diré que es muy fácil de usar), me decanté por este tipo de textil que es más finita y suave. Podría haber superpuesto telas de diferentes colores y hacer un delantal reversible, o no ponerle bolsillo y que este mismo fuera reversible, o ponerle bolsillo de ambos lados, y que fuera reversible con bolsillos. Hay miles de ideas, solo hay que dejar volar la imaginación.

Una vez hilvanado el contorno inferior del delantal hay que pasarle la máquina, o hacer una costura manual resistente. Primero de un lado, y luego hay que repetir el procedimiento del otro lado.

Una vez que hayamos terminado con la parte inferior del delantal, hay que colocar la cinta al bies en la parte superior (cuello). Para el cuello usé 12 cm de cinta al bies.

El siguiente paso es colocar la cinta al bies en la sisa (laterales), y el detalle aquí es que con una sola pieza de cinta al bies se cose la tira del cuello, la sisa y los lazos para atar el delantal en la espalda. Si la cinta hubiera venido ya doblada, habría sido más fácil, de todas maneras lo que hice fue doblar y marcar el bies con la plancha. Para la parte del cuello hay dos opciones, una es hacer la pieza entera, como en la foto, y la otra es hacerlas separadas y atarlas detrás del cuello. En el caso de optar por la pieza entera, hay que asegurarse de que sea la medida adecuada a la cabeza del peque. El largor de los lazos para atar en la espalda, está en el gusto de cada uno. En total para esta parte del delantal usé 160 cm de cinta al bies.

Finalmente cosí el bolsillo, siguiendo el molde, cada uno puede ponerlo a su gusto, un poco más arriba, un poco más abajo. Puede no llevar bolsillo, pero como a mi hija le encantan los bolsillos, este lo tenía que llevar si o sí.

Ojalá se animen a hacerlo, para el peque de la casa, para un regalo, para una amiga, o para sí mismos. A mi me gustan mucho los delantales de cocina y los uso. Me recuerdan a mi abuela, y a todos esos tesoros secretos que ella guardaba en los bolsillos de sus delantales.

Este lo envolveré en papel de regalo, con mucho AMOR, para mi bebé hija pequeña, que ya cumple tres años!!!

DIY: Papel Picado

El Papel Picado es una artesanía muy típica de México, y lo usan para decorar en sus festividades. Antiguamente era solamente utilizado para las celebraciones religiosas, pero con el correr del tiempo, se transformó en una artesanía tradicional para ornamentar todo tipo de eventos, o simplemente para decorar/alegrar/personalizar algún espacio. Aunque siguen siendo muy representativas en el “Día de los muertos“, también se pueden encontrar en bautismos, casamientos, comuniones y todo tipo de festejos.

El origen del Papel Picado se remonta a las culturas Mesoamericanas que solían utilizar el “papel amate“. Se le llama papel porque se obtiene de la corteza de los árboles (ficus), pero en realidad tiene un proceso bastante diferente, con lo cual la terminología correcta sería “tela”, aunque no es un tejido.

Hoy en día se sigue manufacturando papel amate en el estado mexicano de Puebla, pero solo con finalidades artesanales y turísticas.

Y fue en Puebla, donde tuvo origen el Papel Picado.

Con la llegada de los españoles, se introdujo el “papel china”, que en Argentina lo llamamos “papel barrilete” o “papel de seda”, que es con el tipo de papel que se confeccionan las guirnaldas de Papel Picado en la actualidad.

Las guirnaldas de Papel Picado tienen cientos de diseños, y la técnica empleada para cortarlas se parece bastante a la técnica utilizada en China para el milenario “Papel Recortado” (Jianzhi 剪纸).

En Puebla, las familias transmiten sus conocimientos sobre esta técnica de generación en generación, y en los últimos tiempos y de cara al futuro, este tipo de artesanía se ha ido convirtiendo en un medio de comunicación, ya que es bastante común leer en los papeles recortados marcas, mensajes, etc.

Son muy fáciles de hacer, solo se necesitan: unos cuantos papeles de diferentes colores, pegamento en barra, tijeras y una cuerda.

El papel adecuado para esta artesanía es el papel de seda, pero yo lo hice con lo que tenía en casa: papel crepé. (Pienso que con un buen par de tijeras, se pueden recortar en otro tipo de papeles también, aunque la flexibilidad del papel de seda es la óptima.)

Cuando tengamos varios rectángulos hechos, podremos comenzar a plegar. Existen diferentes maneras de plegar, y todo depende del tipo de diseño que queramos recortar. En este caso yo quería hacer recortes en forma de círculos, por eso lo plegué de la manera que se ve en las fotos.

 Donde comienza/termina la línea transversal, nos marca hasta donde doblar para obtener un cuadrado perfecto. El resto que queda del rectángulo nos va a servir para pegar el recorte en la cuerda.

Y con el último plegado, ya podemos comenzar a recortar:) 
Como se puede ver en las imágenes, uno puede echar a volar la imaginación y hacer diferentes tipos de cortes, dándole formas geométricas, corazones o flores. 
Cada rectángulo puede tener diferentes tipos de recortes, y cuando ya contamos con varios de diferentes colores, podemos ir armando la guirnalda. 
Para el armado, solo tenemos que doblar la parte superior del rectángulo, con mucho cuidado poner un poco de pegamento en barra y luego pegarlas a la cuerda. En la siguiente imagen se puede ver como quedan pegadas. 
Son muy fáciles de hacer, estas las armé para una clase de actividades comunicativas, la idea era señalar puntos en común entre México y China, y entender un poco más las culturas de los países hispanohablantes. Desde que hicimos estas guirnaldas, Antoinette anda fascinada con las tijeras, pero eso es tema para otra entrada. 
Ojalá puedan disfrutar haciéndolas, como lo hicimos nosotros:) Basta con googlear “pape picado”, para encontrase con una variedad infinita de ideas y diseños. 
La última vez que fuimos a la papelería del pueblo, no me pude resistir a este sellito de goma que dice “hecho a mano”. 

DIY: Collar al crochet

De cómo surgió la idea: Si pudieran ver todas las cosas que necesito meter en nuestro equipaje cada vez que tenemos que viajar, entenderían porque siempre tengo que andar apelando a la imaginación. 
Lo que más lugar ocupa en la valija, son los almohadones que usamos para hacerle el nido anti-reflujo a Antoinette, después claro, la ropa de la cría, esto por si hace frío, aquello por si diluvia en Zhangzhou, y así cuando me toca poner mi ropa, ya casi no queda lugar, y meto en los rincones lo que cabe. 
Como veníamos en plan descanso, solo me traje ropa de entrecasa, así que cuando BW me dijo que teníamos que ir a una cena con sus compañeros de trabajo, lo primero que se me ocurrió, fue: ¿De qué me disfrazo? 
Le pregunté que tan formal era la cena, y me respondió “informal”, pero lo que yo tenía no llegaba ni a informal. Pero tampoco quería comprarme ropa, porque ya están vendiendo ropa de invierno y esta carísima. Así que cuando me decidí por un pantalón negro que tenía dando vueltas en el closet de BW, y una blusa de algodón fucsia, lo único que podía hacer era agregarle algún accesorio y maquillaje, pero no tenía ni lo uno ni lo otro (para ser franca, no me maquillo nunca).
Volví a mirar una y otra vez mi valija, hasta que mirando las lanas que me traje, porque estoy tejiendo “cuadritos” para una colcha, se me cruzó la idea de tejerme al crochet un collar, no fue una idea muy original, porque solo combiné lana fucsia con lana negra, pero me gustó el resultado:) 
Así que aquí va mi primer DIY:) 
Materiales:  Un poco de lana (también puede ser hilo), pueden combinar los colores que más les gusten, yo elegí estos colores por los tonos de la ropa que iba a usar, pero creo que si hubiera podido escoger, lo hubiera hecho con una gama de marrones, que son los colores que más me gustan y quizás le hubiera agregado un poco de naranja, solo por ser un poco más osada:) Se necesita una aguja de crochet, yo usé una aguja de crochet número 1.5 (o 15 mm) y lo que tengan a mano en el costurero para unir los círculos. 
Para comenzar hay que tejer 7 puntos cadena, y unirlos para formar el círculo. 
Una vez que el círculo quede cerrado, hay que levantar un punto cadena y tejer una vuelta completa de medio punto. 
Y así sucesivamente, en este caso, he hecho varios círculos de 5 vueltas de medio punto, combinándolos entre el fucsia y el negro de diferentes formas. En realidad, la idea es tejer círculos, pero también podrían ser cuadros, o flores, y después unirlos. 
Soy de las personas que disfrutan más de los procesos que de los resultados, así que esto lo hicimos en un par de horas, mientras tomábamos té con grisines, y de vez en cuando mi ayudante tenía que tomar el control de las cosas. 
Una vez que tuvimos varios círculos tejidos, y se ajustaban más o menos al diseño que me daba vueltas en la cabeza, los unimos con hilo y aguja. 
En la siguiente foto se pueden apreciar bien los círculos de 5 vueltas de medio punto, en algunos solo la primera y la última vuelta fueron hechos con lana negra, y las 3 vueltas del medio están hechas con lana fucsia. Lo que podríamos llamar el medallón o círculo más grande, lo hice completamente en negro, y luego le di una vuelta completa de “punto copo de nieve”, se levantan 3 medias baretas sin cerrar, y se cierran todas juntas en un medio punto. 
Una vez unidos todos los círculos, solo hay que tejer los lazos desde los extremos. Y listo! Es muy fácil! 
(Hagan de cuenta que no vieron la aspiradora que anda dando vueltas por ahi)