53 Semanas [7]

tea tima

Un poco tarde, pero aquí estamos con la foto del desafío 53 semanas, y si quieren ver un montón de fotos lindas pueden darse una vuelta por el blog de Paula, La Punta del Obelisco.

Esta semana fue la previa, a una semana con un montón de reuniones, así que teníamos “pre-reuniones”, llegué al jueves con la cabeza llena de información, completamente “overloaded”, sin poder sacar nada en limpio, porque en las “pre” no está todo dicho.

Por otro lado, tengo que reconocer que estoy bastante desacostumbrada a los parientes, tampoco nunca fui muy fanática, pero a veces me cuelgo mal, y me olvido que todos los días hay alguien que espera a la peque con mucha dedicación, siempre le tiene algo preparado, ya sean cajas vacías para hacer trenes, o papeles de colores, o como dice mi niña, “surprises” y “presents”. Y en mi “bola”, me olvido de agradecer, o de avisar que llegamos un poco más tarde, y es que en esta cultura, eso que para nosotros es un hecho o lo damos por descontado, tipo “una abuela dedicada a los nietos”, es un tanto diferente.

Había escuchado cientos de veces lo de “concertar citas” para ver a los parientes, pero no fue, hasta ahora mismo que nos está pasando, que no tomé conciencia de eso. Por ejemplo, este fin de semana tenemos el cumpleaños de la prima de BW, y recibimos la invitación casi un mes antes, por supuesto que yo no confirmé asistencia, porque “claro que vamos a ir”, su mamá es la madrina de Antoinette, siempre vamos a sus cumpleaños, etc. BW que se supone que es el que sabe que tiene que hacer, tampoco confirmó, y todo el mundo se andaba preguntando porque no íbamos.

En el caso de los abuelos, parece que el día miércoles suele ser el día que ellos comparten con los peques, porque al menos en esta parte de los Países Bajos, es el día que hay solo media jornada en la escuela.

Así las cosas, nosotras tenemos que agradecer un montón a la Oma, que nos espera todos los días, con un montón de actividades super divertidas para Antoinette, y no hay nada más lindo en el mundo, que las ricas meriendas en la casa de la Oma, después de un día ajetreado.

53 Semanas [6]

Rotterdam

Erasmusbrug

 

6 semanas ya!!! Y yo, con el pescado sin vender (prefiero ahorrarles todos los detalles). Una semana más sumándome al desafío de Paula, la chica de La Punta del Obelisco.  Y como esta semana hemos vuelto a nuestras rutinas, después de que la peque estuviera unos días “pachucha” (gripe), he decido mostrarles una foto de la ciudad donde “rutineamos”: Rotterdam.
En la foto pueden ver el Eramusbrug -Puente de Eramo-, y es que en esta ciudad, Don Erasmo ha sentado huella. El puente de marras fue diseñado por el arquitecto holandés Ben van Berkel, y cruza el río Nieuwe Mass -Nuevo Mosa- conectando el norte con el sur de Rotterdam.
Don Eramo de Rótedam, como se le conoce en español, fue un filósofo neerlandés nacido en Rotterdam en 1466, hijo de un sacerdote y una sirvienta. Su padre se encargó de que recibiera educación, y su vida fue muy rica en conocimientos, viajó a Inglaterra, estudió teología en Italia y fue un arduo defensor del pensamiento libre, y por ende un ferviente opositor de toda institución autoritaria que impidiera desarrollar dicho pensamiento.
Erasmo de Róterdam siempre me ha parecido un sujeto fascinante, y su obra “Elogio de la locura” es uno de esos clásicos que todo el mundo debería leer.
En Rotterdam, la Universidad también lleva su nombre, y por ende el Hospital Escuela.  Y en nuestro día a día, Don Erasmo nunca pasa desapercibido, siempre de algún modo u otro toca nombrarlo.
Ayer al mediodía, después de recoger a Antoinette de la escuela, nos fuimos a tomar nuestra colación frente al río. La verdad el día estaba bastante gris, pero no hacía mucho frío, así que nos quedamos un rato sacando fotos, hasta que Antoinette se durmió y nos pusimos en marcha a la casa de la Oma. Es solo cruzar la calle, y ya tenemos la estación del metro, esta parte del metro es subterránea, así que el Puente de Eramo desaparece a medida que bajamos en el ascensor, lo curioso es que en un par de estaciones más adelante, donde ya podemos ver el paisaje desde las ventanillas, el Puente vuelve a aparecer.
Rotterdam

Erasmusbrug

12 + 3 = 15

Nonnevotten

Nonnevot

Llegó febrero, y otra oportunidad de sumarnos al desafío de Flor de Mums and Kids y su Calendario Fotográfico. Al igual que el mes anterior, la foto elegida para este mes, tiene que ver con la gastronomía holandesa: Nonnevotten.

Son típicos de la provincia de Limburg, especialmente durante el Vastelaovend, en criollo, Carnaval. Y como el mes de febrero, para mi siempre estuvo relacionado al carnaval y los corsos de mi pueblo, no podía dejar pasar estar oportunidad de ponerme “manos a la masa”.

En Rotterdam celebran el Carnaval durante el verano, mientras que el Carnaval de febrero es más típico de las zonas católicas de los Países Bajos. De hecho, la traducción literal de Nonnevot sería “nudo de monja” haciendo alusión al nudo que llevaban las monjas franciscanas del convento de la ciudad de Sittard (1600-1700), de donde son originarios.

Cuando encontré la receta, me resultó muy familiar, pues es la masa básica de las rosquillas (donuts), e incluso lleva manteca de cerdo, que en mis pagos llamamos grasa fina. En las panaderías argentinas también se puede encontrar esta masa frita, pero en forma de bolas, algunas veces están rellenas con crema pastelera o dulce de leche, y son popularmente conocidas como “bolas de fraile” ó “suspiros de moja”. Sin embargo en mi casa siempre las hacíamos con forma de “patitas de chancho”.

El Carnaval holandés se suele celebrar en las escuelas, y los peques asisten disfrazados, pero también se organizan “parades”. A ver si tenemos suerte y BW nos lleva a ver alguna.

En mi pueblo, apenas terminaban las fiestas, había rumores de comparsas. Todos los años, cada comparsa, escogía un tema y customizaba a su escuadrón. Enero suele ser un mes muy caluroso en mi pueblo, así que generalmente las comparsas ensayaban sus “pasos” (ritmos) al atardecer. Después que el regador pasaba a “apagar” las polvareda de las calles de tierra, se escuchaban las primeras baterías y redoblantes, poco a poco iban llegando las risas de los niños, y finalmente comenzaban los “ensayos”.

Así transcurría todo el mes de enero (vacaciones estivales), tratando de finiquitar la faena durante la mañana, para que quedaran las siestas libres para juntarse a bordar lentejuelas y pegar purpurina. Las más habilidosas cortaban y cosían los trajes de tafeta. Y finalmente llegaba la tardecita, para sentarse con el mate en la vereda, y ver los ensayos.

En mi casa eran bastante restrictivos, así que nunca me dejaron bailar, pero eso no me privó de ver los ensayos, y de que mis abuelos nos llevaran a ver los Corsos del Pueblo. A mi prima hermana, si la dejaban participar, y cada año iba vestida de ninfa o mariposa, tirando besos desde la carroza donde iba la candidata a reina de los corsos.

Y llegaba febrero, las propagadoras de las esquinas, anunciaban los corsos. Todo estaba a punto, y podías comprar botes de espuma y cachiporras de plástico. Por las siestas los niños inflaban bombitas de agua, y se las lanzaban a los que pasaban por la calle. Algunos vecinos jugaban al carnaval a puro baldazo de agua. Hacía muchísimo calor, pero había que disfrutar al máximo, febrero era el último mes de vacaciones, y después de la quema del Rey Momo (fin de los corsos), llegaba el Miércoles de Ceniza, la Cuaresma, y siendo el mes más corto del año, en un descuido llegaba marzo y había que volver a clases.

En China no había carnaval, pero sí Año Nuevo Chino, el Baile del León y toda la parafernalia para espantar a los malos espíritus, casi carnaval, esa mezcla de lo pagano y lo religioso, del bien y del mal.

Y por esas vueltas que tiene la vida, hoy estamos en otro rincón del mundo, donde celebran el Carnaval con bastante frío, pero no con menos color.

En mi pueblo el Carnaval sabía a algodón de azúcar y frutas caramelizadas, ahora sé a que sabe el Carnaval holandés.

Y ya saben, pueden pasar por el blog de Flor, y conocer a un montón de gente linda que se ha sumado a este desafío.

mums and kids

53 Semanas 2015 [4]

Crochet & Books #pueblitolindo #winter #january #books #crochet

Aquí mi aporte al desafío “53 semanas”, propuesto por Paula de La Punta del Obelisco. Y esta foto, que a simple vista parece tan sencilla, en realidad, contiene varios proyectos.

Por un lado, es la foto del proyecto “53 semanas”, pero también está mi proyecto de Crochet-Terapia; nuestro proyecto de leer un libro de papel por semana (que incluye la misión de buscar y encontrar este libro de papel a buen precio) y también es la foto para el desafío de Mariana de Florcita, quien en su página de facebook me nominó al The Art Chain, a fin de publicar durante cinco días el trabajo de uno, e invitar a otra persona a hacer lo propio.

Mi proyecto de Crochet-Terapia sigue en su etapa de maceración, pero pronto pasará a su segunda etapa, que espero poder compartirla pronto por aquí.

Nuestro proyecto de leer un libro de papel por semana, va -como dirían mis alumnos- ¡Viento en Popa!. Y es que esta semana he encontrado una super oferta, y por la módica suma de un euro y medio, me traje a casa el proyecto de Miriam Samson.

La autora ha publicado este libro llamado “Haal de oorlog uit het kind”(2009) –Editorial Clavis-, donde los verdaderos protagonistas son los niños que viven en zonas de guerra. El libro es un compilado de cartas, dibujos y recetas, hechas por niños de diferentes países que han tenido la terrible experiencia de vivir en zonas bélicas.

La iniciativa del proyecto es destinar un euro por cada libro vendido, en favor de estos niños. Y fue justamente un euro y medio lo que pagué por un bonito libro encuadernado en tapas duras, y lleno de imágenes que me han hecho pensar en todo lo que los adultos le debemos a la infancia.

El libro tiene algunos textos en inglés, pero otros en holandés, así que BW nos ha leído los testimonios en nerlandés, y los hemos escuchado atentamente, como si se trataran de cuentos, y nunca mejor dicho, la realidad supera la ficción. Hemos mirado sus fotos de garabatos cientos de veces, y cada vez que lo re-vemos descubrimos cosas nuevas.

Me hizo pensar en una de mis mejores amigas, que sobrevivió a la guerra de los Balcanes (1995), y a mi misma, cuando chica y frente a la posibilidad de que mi papá, como si fuera un número de conscripto más, tuviera que prestar servicio militar en combate durante la guerra de las Malvinas (temblábamos cada vez que venía el cartero).  Me hizo pensar en todas las lágrimas de mi abuela, porque tenía un hijo en combate y otro a punto de ir. Me hizo recordar a los períodos de oscurecimiento, a esos tiempos, de mis primeras memorias, cuando la policía caminera nos hacía bajar del auto y lo revisaban completo, y que no fueran a encontrar un libro de los que estaban prohibidos, o que no tuvieran tu nombre escrito en su lista. Ojalá mi hija -ningún hijo- nunca tenga que dibujar y relatar este tipo de cosas.

La autora del libro es de origen judio-alemán y junto a su familia tuvo que huir a Sudáfrica durante la segunda guerra mundial. Si hacen click sobre su nombre, van a encontrar un texto biográfico en español.

En el libro también han participado los cocineros holandeses Herman den Blijker  (Rotterdam) y Pierre Wind  (La Haya).

Y el último proyecto de la foto, pero no el menos importante, es la lectura de la cría. Esta semana sumamos el libro Welterusten, Kleine Beer, sobre un osito que no puede dormir. Y así podemos seguir hablando, de esos temas abstractos que mencionaba en la entrada anterior, sobre dormir, apagar la luz, y lo más abstracto aún pero no menos real, los sueños y las pesadillas nocturnas.

The Cat who came in off the roof, de la clásica autora holandesa Annie M. G. Schmidt, que es la María Elena Walsh holandesa.

Y de eso va esta semana, mientras afuera hay lluvia, viento y tormenta -también tuvimos nieve el fin de semana-, adentro nos cobijamos con libros y crochet, mi peque se recupera de algo que parece ser un brote de rubeola y yo materno mientras BW trabaja como un descocido (este lunes estuvo en 4 países en un solo día: Croacia -Zagreb, Split y en una isla pequeñita que no recuerdo el nombre-, de ahí a Alemania, luego Amsterdam para finalmente llegar a casa (Bélgica) a la hora de la cena).

 

Invierno

 

Magic Winter

Mañana ventosa de domingo, hacen aproximadamente 6 grados, y después de un par de días de lluvia y viento, ha asomado tímidamente el sol. Poco y nada queda de la gran nevada que tuvimos a finales de diciembre, y que de alguna manera le dio un toque mágico a nuestro primer invierno por estas tierras.

snow 7

 

Durante la nevada, me llamó mucho la atención lo activa que sigue la vida en Pueblitolindo, incluso había gente dando caminatas por el campo. Los niños salieron con sus trineos a jugar en la nieve, y los hombres se ocuparon de palear la nieve y echar sal.

Por supuesto, Antoinette también pudo salir a disfrutar de la nieve un rato, se estaba recuperando de una fuerte gripe, y no queríamos que tomara mucho frío.

Aquellos días, entre la gripe y las vacaciones, nuestros horarios estaban un poco desordenados, así que optamos por dar una vuelta en coche por el pueblo y entonces aproveché para tomar algunas fotos.

snow 2

Las casas del pueblo nevadas se veían muy lindas, pero sin lugar a dudas, el campo-campo cubierto absolutamente de nieve fue lo que  más me gustó. De ahí la foto que encabeza esta entrada, mi Invierno Mágico -Magic Winter-, la misma que hace unos días fue selecta para una publicación del blog These Moments de Marta Rhine (¡Qué emoción!).

snow 1Sin lugar a dudas nunca olvidaremos este invierno, y fue uno de esos lindos momentos que pudimos vivir durante el 2014. sunday snow 1

 

53 Semanas 2015 [1]

Los Reyes Magos

Los Reyes Magos

 

¡Arrancando un nuevo reto! 53 Semanas de Paula Visne, la chica de La Punta del Obelisco. Ideal para la gente que gusta de la fotografía y los retos tranquilos. Como dice Paula, una vez por semana, publica lo quiere, donde quiere, cuando quiere. Así que quedan todos, formalmente, invitados.

Nuestra primera semana en particular, ha estado marcada por la llegada de Los Reyes Magos, sus Majestades han estado en las rebajas (un anillo con luces, unos autitos de plástico y el ski-overall de las rebajas de H&M), pues aquí en Holanda, venimos desde mediados de noviembre dando la lata con Sinterklaas, que llegó con regalos el pasado 5 de diciembre, justo cuando ya estábamos dando clases de “paciencia” con el bendito calendario de Adviento. Y después hubo de todo, Papa Noël, el Niño Dios, etc etc.

Poco a poco, los bloques de Lego, se han ido transformando en la casa de los muñequitos de Playmobil, primeros unos heredados de BW y sus hermanos, y después otros que le hemos ido comprando en las ofertas, particularmente los animales, que son los preferidos de Antoinette.

El año pasado, hemos comprado nuestra primera Natividad (pesebre), pues en China nunca conseguimos una. Y desde que pusimos el arbolito, Antoinette se ha pasado jugando con todos sus integrantes. Al principio solo teníamos un pequeño set de la familia hecho en madera, de las tiendas Tiger, pero un día apareció BW con los Reyes Magos de Playmobil.

Antoinette puede pasarse horas jugando con sus muñequitos y autos, los Reyes Magos se han deslizado cientos de veces por el tobogán de plástico, y han ido y venido de la casa de la Oma infinidades de veces.

El anillo de plástico con luces, me ayudará a desarmar el arbolito, pues tiene unas llamativas luces intermitentes para cuando Antoinette extrañe las luces del árbol. Desde muy chica se va a la cama con una linterna, para cuando se despierta por la noche. Más de una vez, BW o yo, solemos despertarnos encandilados por la linterna de Antoinette, que pregunta insistentemente si es hora de ir a la escuela o no. Nuestra hija tiene una fijación particular con la luz.

El overol es super práctico para entrar y salir de casa, a ella que le encanta jugar a la pelota con el padre en el jardín, los fines de semana. O para cuando nos damos un paseo por el campo, generalmente los sábados por la mañana antes de ir al supermercado.

Así que infinitas gracias a sus Majertades de Oriente, por tantas horas de juego, y por todas las que podrá disfrutar con los regalos que le han traído.

Ahora solo pido que me deseen suerte, así puedo volver a meter en sus respectivas cajas todos los artilugios de navidad: arbolito, libros, natividad, etc.

¡Buena semana para todos!

 

12.13.14

Casi todos los días saco fotos, por eso, con la primer entrada publicada de este año (2014), me había propuesto hacer un calendario de fotos con todos los festivales que celebramos. También me parecía la excusa perfecta para compartir un poco más sobre China y sus costumbres. 
Y justo hoy, leyendo el blog de Paula, La Punta del Obelisco, surgió la idea de engancharme a la propuesta del blog Mums and Kids in Madrid
La idea es ir publicando una imagen cada día 13, que represente cada uno de los meses. Como se puede elegir un tema, me decanté por hacer un calendario donde registrar en fotos, algunas de las tantas festividades chinas, siguiendo el calendario lunar. 
Y es así como estamos viviendo el mes de enero, al rojo vivo!!! Los chinos se rigen por el calendario lunar, que cuenta con 24 períodos. 

1. 立春 -Lichun- Inicio de la Primavera 
2. 雨水 -Yushui- Agua de Lluvia 
3. 惊蛰 -Jinzhe- Despertar de los Insectos
4. 春分 -Chunfen- Equinoccio de Primavera 
5. 清明 -Qingming- Claridad Pura (Día para limpiar/barrer las tumbas)
6. 谷雨 -Guyu- Lluvia de Grano
7. 立夏 -Lixia- Inicio del Verano
8. 小满 -Xiaoman- Pequeña Luna llena
9. 芒种 -Mangzhong- Grano en la oreja
10. 夏至 -Xiazhi- Solsticio de verano
11. 小暑 -Xiaoshu- Pequeño Calor
12. 大暑 -Dashu- Gran Calor
13. 立秋 -Liqiu- Inicio del Otoño
14. 处暑 -Chushu- Límite del Calor
15. 白露 -Bailu- Rocío Blanco
16. 秋分 -Qiufen- Equinoccio de Otoño
17. 寒露 -Hanlu- Rocío Frío
18. 霜降 -Shuangjiang- Descenso de la Helada
19. 立冬 -Lidong- Inicio del Invierno
20. 小雪 -Xiaoxue- Pequeña Nevada
21. 大雪 -Daxue- Gran Nevada
22. 冬至 -Dongzhi- Solsticio de Invierno
23. 小寒 -Xiaohan- Pequeño Frío 
24. 大寒 -Dahan- Gran Frío
No falta nada para el Año Nuevo Chino, que según el calendario lunar, este año será el 31 de enero. Muchísimas personas volverán a casa para celebrar junto a su familia el Festival de la Primavera, esta suele ser la época más fría del año. 
A diferencia del Año Nuevo Occidental, al Año Nuevo Chino lo preceden un montón de rituales y ceremonias, que la mayoría de los chinos sigue a rajatabla. 
Durante la noche de Dongzhi, el equinoccio de Invierno, en algunas regiones de China suelen celebrar el llamado “pequeño” Año Nuevo. Luego vendrá la quema del Dios de la Cocina (o Dios del fuego), al que le untaran los labios con azúcar o le convidarán con tangyuan, unas bolas de arroz glutinoso rellenas con dulce de semillas de sésamo, para que cuando este se eleve al cielo, y se encuentre con el Dios de Jade, al darle el respectivo “informe” no tenga más que palabras dulces y bonitas respecto a la familia que protegió durante el año. El Dios del Fuego, suele estar en algún rincón de la cocina y se le hacen ofrendas, generalmente fruta y arroz. Y no está bien visto andar a los besos y abrazos en la cocina, o hacer cosas “incorrectas”, porque el que todo lo ve, nos puede reportar ante el Dios de Jade. 
Unos días antes del Año nuevo se hace limpieza general en la casa, y se barren todos los restos del año anterior, para poder recibir al Año Nuevo limpios y frescos. 
Se pintan poemas (tradicionales) en papeles rojos y se pegan alrededor de las puertas y ventanas. El menú por excelencia para este día tan especial, son -además de un montón de comida, cada una con un significado especial- los ravioles de la buena fortuna. 
También para este día, todo el mundo estrena corte de pelo y ropa nueva. Y si hay algo que no puede faltar son los cohetes y fuegos artificiales para espantar a los malos espíritus y al monstruo llamado Nian, un famoso dragón que solía quemar pueblos enteros con sus llamaradas. 
También estarán los leones chinos, tan peculiares (se los puede ver en las entradas de los bancos) para espantar los malos espíritus. Finalmente alguien despertará al dragón, y este danzará por horas!!!

Los niños recibirán de regalo “hong bao”, unos sobres rojos con dinero de la suerte:) Y este año es particularmente especial para Antoinette, no solo porque ya entiende más, sino porque está obsesionada con el libro “Bringing In the New Year“, un libro de cuentos de Grace Lin, que habla sobre la Fiesta de la Primavera, paso a paso.

Así que este año, nuestra Antoinette, al igual que los millones de niños chinos, estrenará Qipao (vestido tradicional chino) y recibirá hong bao!!!

El año que comienza será el año del Caballo, y los chinos lo describen como un animal noble y lleno de cualidades positivas. Así que no puede ser un mal año!!!

Espero poder in completando el desafío mes a mes, e ir compartiendo con ustedes todas las cosas lindas que nos ofrece China y su cultura:)

Y si quieren ver más fotos del día a día chino, pueden visitarnos en Instagram 🙂 

Tutorial: Mini Estudio Fotográfico

Macarena compartió en su blog un tutorial del blog El Diván Azul, para hacer un Mini Estudio Fotográfico. Me encantó la idea, sobre todo para fotografiar cosas pequeñas, le comentaba a Macarena que a veces quería fotografía comida, y en la foto terminaban apareciendo los respaldos de las sillas, los calcetines colgados y hasta los vecinos jajaja

La verdad es que no tengo muchas cosas en Zhangzhou para hacer mis craft, pero si tengo papel de arroz que usamos con Antoinette para dibujar y pintar, y también tengo papel aluminio que es lo que básicamente se necesita, y después uno puede echar a volar la imaginación y combinar colores, tonos, etc.

La cosa es más o menos así:)

Hay que hacer rebotar la luz en el papel aluminio, así se ilumina el objeto. Yo no tenía una cartulina blanca, así que lo que hice fue unir con cinta adhesiva dos papeles de arroz blanco tamaño A4. Se me ocurre que lo mejor sería tener una cartulina grande y no marcar la linea. Si uno simplemente hace una curva en el papel, el objeto quedaría suspendido, aunque la sombra indica que está apoyado. No se, se me ocurre:)

Primero tomé esta foto, y trabajé sobre ella. La primera foto es la toma completa para explicar como colocar los papeles. Y después sobre la misma foto recorte de manera que quede solo el objeto. Y quedó así:

Para personalizar un poco más la imagen le agregué la palabra felicidad en inglés, que es la traducción del carácter que se ve en la imagen, y que Nestle ingeniosamente lo caracterizó como una taza de café humeante:) Este color, el rojo, y este caracter -fu- son muy importantes para la cultura china.

Hice el mini estudio porque quería fotografiar los ingredientes que se necesitan para los cupcakes de limón, pero con Antoinette que dos por tres se come los crayones con los que pinta o se traspasa el papel y sigue pintando las sillas, la mesa y las paredes, al final solo fotografié lo limones:(

A mí me encanta la fotografía, pero nunca estudié nada relacionado a esto, de hecho todas mis fotos las tomo con mi cámara de bolsillo, que la compré en el supermercado en Beilun y es una Canon IXUS 220 HS. Mi sueño es tener una super cámara con un super lente con el cual poder sacar super fotos jajaja Mientras tanto me entretengo con esto, mi blog y mis fotos:)

GRACIAS MACA POR LA IDEA!!!