Nimiedades:)

Nosotros aprovechamos para ir a Ikea cada vez que vamos a ver al pediatra. También por una cuestión de conveniencia, siempre pedimos un turno para un día domingo a las 10 AM. 
Así que cuando terminamos con nuestros asuntos importantes, emprendemos la retirada, solo desviándonos casi a la subida de la autopista que nos traerá a casa, para dar un rápida visita a Ikea. Y cuando digo, rápida es rapidísima, que a esa hora todos estamos cansados, BW camina a toda velocidad con sus patas largas, los domingo en Ikea no cabe una aguja y la gente se pone tediosa con la peque y tratando de fotografiarse con BW como si fuera una figura famosa del baloncesto. 
Y cuando ya hemos logrado pagar lo que compramos, siempre me dan ganas de comerme un pancho:) y trato de persuadirlo a BW prometiendole que le doy mi vaso de gaseosa para que se tome los litros que quiera. 
El hecho es que en la ultima visita mis dotes persuasivos no funcionaron, y Antoinette todavía no coopera mucho, ya que cada vez que ve que el padre se va, se quiere ir con el. Así que mientras me abandonaban corrí y metí en una bolsa un par de salchichas, unas albóndigas para M. y hasta encontré pan para panchos. Ya estaba casi pagando cuando le pegue un manotazo a la ultima mermelada que quedaba en la góndola y se me antojo para mi pastrafrola:) 
Mayonesa y pimienta negra:) 
Lo gracioso es que cuando llegamos a casa, BW era el mas apurado para que los preparara. Y aunque es comida chatarra, fue una buena idea, porque con el cansancio no teníamos ganas ni de cocinar ni de salir a comer afuera, asi que nos hicimos unos panchos y nos sentamos a mirar un par de películas:) 
Lo malo de esto, es que quizás ya nunca pueda comerme un pancho en Ikea, porque según BW son mas ricos hechos en casa:( 

Para Antoinette: Recauchutando la silla:)

En mis pagos utilizamos la palabra recauchutar como sinónimo de arreglar o mejorar. En este caso lo que tuve que recauchutar fue la silla de Antoinette, aunque fue un trabajo fácil, ya que lo único que hice fue cambiar la mesa por una nueva y agregarle un individual para que trabaje sobre el. 
Cuando la peque tenia aproximadamente tres meses y medio comenzó a sentarse sosteniendo su cabecita por si misma, recuerdo que sus primeros esfuerzos nos asustaron, ya que pensábamos que eran síntomas del reflujo (justo coincidió con su peor etapa de reflujo). 
Acá estamos las dos en la cama, ella sentada hablando:)
Cuando fuimos al pediatra  para la revisión de los 4 meses, decidimos comprarle su primer silla alta. No estábamos seguros de cuando la podría comenzar a usar pero como no sabíamos cuando seria nuestro próximo viaje a Shanghai antes de los 6 meses, decidimos pasar por Ikea y comprarle la silla. 
Le compramos esta silla: 

ANTILOP
Highchair with safety belt
¥ 99.00 (10 Euros)
ANTILOP Highchair with safety belt IKEA Easy to disassemble and carry along. A highchair helps your child develop their eating and social skills.
A la silla se le puede agregar la siguiente mesa: 

ANTILOP
Highchair tray
¥ 25.00 (2.5 euros aprox.)

ANTILOP Highchair tray IKEA Raised edge prevents spills from landing up on the floor.
La silla viene en 3 colores: blanco, rojo y azul. Y nosotros elegimos la blanca. 
Aquí esta Antoinette sentada en su silla, tenia ya 4 meses:)
Para nosotros este modelo fue una buena elección, porque (por su módico precio y seguridad) la tienen en varios restaurantes y cafeterías, inclusive en la cafetería del pueblo, así que donde vamos Antoinette se siente familiar con la silla. También le compramos otra para la casa de Zhangzhou:) 
Antoinette en Zhanghou:)
Antoinette en la cafetería del pueblo:) 
Pero con el tiempo Antoinette se transformo en una artista, la mesa se convirtió en su lugar de trabajo:) y la lleno de stickers (pegatinas o autoadhesivos). 
Antoinette jugando con plastilina:)
Aquí se pueden ver algunos de los sticker que fue pegando:) 
Y finalmente era hora de cambiar la mesa, porque si bien intente sacarle los stickers y limpiarla con cepillo y detergente, no resulto:( 
Un antes y un después:)
Stickers, rayones de ceras y crayones, un asquete:( 
Igual el padre insistió en guardar la mesa como su primer obra maestra:)
Este domingo pasado fuimos al pediatra para el control de los 18 meses y vacunarla, y a la vuelta pasamos por Ikea para comprar un par de cosas, entre ellas la mesa:)
Y ahora alternamos las mesas, la mesa limpia para comer y la otra para hacer sus manualidades:) 
Ademas le compramos un individual de plástico, que se lo recorte para que lo pueda usar:) 
FABLER Place mat IKEA
Estas son las cosas que me pongo a hacer cuando la peque se desvela:) 

Los juguetes de Antoinette:)

El primer regalo que BW le hizo a Antoinette fue una ranita de goma para controlar la temperatura del agua, y esta fue la primera rana de una colección que ahora tiene. 
Ya había comentado en un post anterior que la mayoría de sus juguetes son animales, y aun no tiene ninguna muñeca. A mi siempre me gustaron las muñecas, y he tenido varias. A diferencia de mi prima-hermana (nos criamos juntas, tenemos solo meses de diferencia) a mi si me dejaban jugar con todos mis juguetes y les hacia ropa, cortaba el pelo, pintaba la cara, etc etc. 
La ultima vez que fuimos a Ikea le mostré unos muñecos que había, y que a mi personalmente me habían gustado mucho, pero no le llamaron para nada la atención. Solo quería un perro labrador, que al final se lo compramos y con el que ahora anda todo el día de acá para allá. 
En China hay muchísimo juguetes muy baratos, pero no son seguros, así que hasta ahora los juguetes que le hemos ido comprando han sido de Ikea. Al menos sabemos que el control de calidad de la tienda es el mismo para todos los países, y por ende los hace razonablemente seguros y si bien no son super baratos, son accesibles. 
La verdad que tener juguetes seguros saca un gran peso de encima, porque se sienta en su colchoneta a jugar y aunque la miramos todo el tiempo, no tengo que estar pensando que se va a comer el ojo de la jirafa, o las orejas del mono. 
Ademas todos los juguetes son de tela y pueden ir perfectamente al lavarropas. 
Los legos que le regalo la Oma ya no le llaman tanto la atención, porque son para peques mas chicos, con caritas, sonrisas, colores y dibujos llamativos. Ya veremos cuando le regalamos su primer lego de bloques, por ahora tendremos que esperar hasta encontrar unos que estén a buen precio y no la locura que hay que pagar por este tipo de juguetes o “juguetes seguros” en las tiendas de Shanghai. 

Reciclando …

La idea era descansar, pero Antoinette siempre tiene otros planes para nosotros, y estos días no ha dormido bien, se ha despertado a horas extrañas, como por ejemplo hoy, que se despertó a las 3.20 AM y no se volvió a dormir hasta que no le dimos el desayuno.  
Ha tenido un par de berrinches, por nada, es decir porque no quiere que la jirafa este en tal o cual posición, porque no quiere tocar los juguetes con las manos, sino con los pies, o porque no le hemos dado algo que quería. Se frustra en una mezcla de llanto, risa y sobreactuación, y cierra los ojos y los abre un poco para ver que hacemos. Por supuesto que por la manana nos parece graciosa, por la tarde todavía nos seguimos riendo, pero a las 11 de la noche ya no nos hace ninguna gracia. 
Se despierta a media noche y me toca la cara con los pies. Se mueve tanto, que nos tenemos que levantar a acomodarla en su cama, y esto le da cosquillas y se mata de risa, y los dos nos entrechocamos dormidos.  
Ahora anda obsesionada con las orejas, se toca las suyas, nos inspecciona las nuestras. Primero fueron las manos, después los pies, veremos con que sigue. 
Ya perdimos las esperanzas de que gatee, ahora se para, y da pasos para alcanzar las cosas. Al principio la poníamos en la colchoneta y le alejábamos los juguetes, pero ella tironea los extremos hasta que le quedan los juguetes a mano. O simplemente lo mira al padre y señala lo que quiere. 
Este fin de semana le recicle los baberos que le compramos en Ikea, es que le quedaban chicos, y nosotros los usamos un montón. A mi me gustan los baberos, y le he comprado varios, algunos son increíblemente baratos y lindos. 
BW le había comprado en Ikea estos baberos … 
(Imagen tomada de la pagina de Ikea Shanghai)

Pero ya le quedaban chicos, y los abrojos no daban para mas, así que se los saque y le cosí un par de cintas. Y ahora si, se podrá cansar de usarlos … 
Estan bastante estirados de tanto lavarlos:)
Este se lo compre porque me gusto el detalle del elefante aplicado:0 
Y este porque es suavecito y le mantiene la pechera seca, sobre todo ahora que se babea bastante con los dientes. 
Tiene muchos, el primero se lo mando Maria desde Montevideo, y después mis alumnos y compañeros de trabajo también nos regalaron algunos. Y a todos les damos uso:)

La lista …

Para mi hacer “listas” es una necesidad. Hago listas todos los días, sobre lo que tengo que hacer, sobre lo que hay que comprar, sobre los libros que quiero leer o las películas que quiero ver. 
Hoy, mientras limpiaba el ordenador, encontré esta lista que hicimos el día que Antoinette nació. Lógicamente quería borrar este archivo, pero no podía hacerlo sin dejar registro de el. La lista de Ikea, tan practica. 

Ikea en Shanghai …

Mas de tres horas de ida, y otras tres de vuelta -sumado el calor-, implica nuestro desplazamiento a Shanghai. Recuerdo que la primera vez que trate de ubicar Ningbo en un mapa, me alegre de ver la distancia que la separaba de Shanghai -120km-. Lo que nadie me había explicado es desde donde habían medido esa distancia, porque antes de que tuviéramos el “puente mas largo del mundo”, que atraviesa la Bahía de Hangzhou y une Ningbo con Shanghai, teníamos unas 4 horas de viaje bordeando toda la Bahía. Es verdad que ahora con el puente es mas directo, pero con suerte si o si, hay -mínimo- 3 horas de viaje. Y si el transito esta pesado, paciencia, nos ha tocado -con demora incluida- estar casi 5 horas en viaje.
En fin … que ahora las visitas de control al medico son semanales, y si bien BW pone toda su buena onda, no se queja de nada, incluso cuando todo tipo de asiento es pequeño para su humanidad de mas de 2 metros de largo, también se cansa. Y me pongo en su lugar y trato de que cada tortura, perdón, viaje a Shanghai incluya una actividad “motivadora”, ademas del placer de ver a su hija en el monitor del ecografo y constatar que tenemos una “patilarga”. REZO: No importa que sea alta como el padre, pero Dios mio, que no calce 47 y medio.
Algunas veces vamos a su restaurante favorito, otras pasamos por una panadería que esta en la concesión francesa -cerca del hospital al que vamos-, y nos compramos unos scons con frutas abrillantadas y pasas de uva.
Pero este ultimo viaje, tenia una trampa, no le dije directamente que iríamos a Ikea, porque estaba segura de que se iba a negar, pero le dije que iríamos a un lugar donde podríamos comprar galletas de jengibre y unos caramelos negros “horribles” que a el le encantan. Yo necesitaba comprar un cambiador para nuestra hija que había visto en la pagina web y me pareció super económico.
El reportaje en fotos se los debo para cuando el proxy me permita cargarlas. Porque para mi, Ikea en cada país es un fenómeno social diferente.
Por ejemplo, durante el mismo mes (pero en 2009), un día de semana, y durante la misma hora (tarde) en el Ikea de Holanda, vi a un montón de familias con peques. Sin embargo, el Ikea de Shanghai estaba plagado de adultos mayores de 60 anios. En el Ikea de Holanda la gente circulaba, aquí en Shanghai estaban todos estáticos, he llegado a la conclusión de que muchos llevaban horas sentados -disfrutando del aire acondicionado- en el patio de comidas -que ademas estaba repleto, no entraba un alfiler-. Osea, que la entrada fue una odisea, porque el patio de comidas esta a la entrada.
Por suerte, el espacio para bebes -que era el contiguo- estaba casi desierto, y solo había algunos extranjeros (coreanos y japoneses) comprando. Así que pudimos comprarle el cambiador a la cría, y mirar algunas otras cosas.
Pero la salida fue otro caos. En fin, que BW salio realizado con sus galletas de jengibre (pepparkakor) y sus caramelos negros salados.