Dim Sum

Después de vivir 7 años en Ningbo, la cultura del Delta del Yangtze se había vuelto familiar para nosotros: los horarios, los tipos de comida, las clases de té. Sin embargo en Xiamen, 800 km al sur, había que aprender todo de nuevo.

Y en eso estábamos, aprendiendo y habituándonos a Xiamen -y su vasta cultura-, cuando surgió la oportunidad de aprender más sobre cultura china, esta vez la cultura cantonesa.

De la mano de una ciudad tan cosmopolita como Hong Kong, es difícil no sentirse inspirado por aprender y tratar de entender un poco más sus horarios, comidas, costumbres, etc.

Antoinette va a la escuela -centro de atención temprana- dos días a la semana, mientras espera poder incorporarse al programa completo. Y aunque 3 de sus terapeutas son extranjeros (Inglaterra, Italia e Irlanda), los demás, al igual que todo el personal administrativo, son hongkoneses. Aprender cantones no está en mis planes, ya me cuestan bastante los 4 tonos del mandarín, como para lidiar con los 9 tonos del cantones. Pero si me gustaría aprender mucho sobre su cultura en general.

Y hay algo que es muy importante para los cantoneses, el Dim Sum. La traducción literal sería “tocar el corazón”, y se trata nada menos que de comida. Son unos platillos especiales que se sirven acompañados de té, pero que tienen toda una connotación cultural muy difícil de pasar por alto.

Si una persona visita Hong Kong, o cualquiera de las ciudades del Cantón, en el sur de China, necesita vivir la experiencia del Dim Sum.

He leído que en algunas ciudades, los restaurantes comienzan con el ritual del Dim Sum a las 5 de la mañana, y que es muy común ver a las personas mayores, después de hacer sus ejercicios, reunirse para degustar juntos té y comida.

Para algunas personas el Dim Sum suele ser su desayuno o aperitivo, mientras que en los lugares más turísticos, se puede degustar este ritual casi hasta el atardecer.

Había escuchado esta palabra cientos de veces, pero no fue hasta este lunes pasado, que al salir de una de las terapias de Antoinette, nos fuimos a recorrer un mercado callejero en pleno corazón de Central, y el ver a grupos de personas sentadas comiendo, disfrutando, charlando, me sembró la duda de este ritual y su origen.

El mercado estaba repleto de productos frescos (verduras, frutas, tofu, etc) y cosas relacionadas al año nuevo chino, y mientras ascendíamos el aroma de la comida cantonesa nos iba envolviendo.

Pude sacar algunas fotos mientras Antoinette se me escabullía de un lado a otro, y cuando vi esta guía de bolsillo sobre el Dim Sum, no me pude resistir a comprarla.

Parece ser que el origen de todo esto, fue la ruta de la seda y sus mercaderes, los que se detenían de vez en cuando a descansar, relajarse y degustar algún bocadillo. En un principio, estas delicias no se acompañaban con té, pero cuando finalmente se descubrieron las propiedades digestivas del té, el ritual se transformó en lo que hoy día podemos degustar en un Dim Sum.

Cuando uno llega a un lugar donde sirven Dim Sum, el mesero lo primero que preguntará es “para cuántas personas”, luego de acomodar a los comensales, la segunda pregunta será “qué tipo de té quiere beber”. Comúnmente se bebe té Oolong, té de Jazmín, té Poo Nei, té Daffodil o té Iron Buddha.

El mesero colocará sobre la mesa una tetera y los comensales podrán servirse el té. La etiqueta indica que antes de servirse la propia taza, hay que servirle al resto de los comensales. Y éstos a modo de agradecimiento, darán un pequeño golpe en la mesa con los dedos índice y mayor doblados.

Esta costumbre de golpear la mesa, tiene una leyenda muy antigua. Dicen que un día, el emperador Qian Long, quiso darse una vuelta por el pueblo sin ser reconocido, así que vistió como la gente ordinaria y junto a un grupo de sirvientes se dirigieron a una casa de té.

El emperador ordenó un poco de té, y quedó fascinado en la forma en que el mesero lo servía. Desde lo alto, el té descendía como una catarata en la pequeña taza, sin que se derramara una solo gota fuera del recipiente.

El emperador quiso hacer el intento, y le sirvió de la misma manera el té a sus sirvientes. Estos estaban perplejos, y no querían hacer ningún tipo de reverencia que delatara la presencia del emperador. Así que uno de ellos, simuló con los dedos de su mano “la postura de rodillas”, y dio dos golpes en la mesa, a modo de reverencia.

Y es así como nació esta costumbre tan popular entre los cantoneses, de golpear la mesa a modo de agradecimiento, cuando alguien les sirve el té.

Los platillos que se sirven en el Dim Sum son muy variados, y suelen ser cocidos de diferentes maneras: al vapor, fritos en abundante aceite o fritos en el sartén. También se sirve Congee, que es una sopa de arroz, que puede tener verduras.

El Dim Sum también incluye deliciosos postres, como por ejemplo el budín de mango:)

La próxima vez que visitemos Hong Kong -ahora que tenemos la guía de bolsillo-, iremos a por nuestro Dim Sum. A ver que tal nos va!!!

Invierno en Hong Kong

Nuestra vida se divide por semestres lectivos chinos (Septiembre-Enero/Febrero-Julio), antes porque yo trabajaba en la Universidad, y ahora porque Antoinette va a la escuela. Así que estos últimos días estamos organizando el próximo semestre lectivo, mientras disfrutamos de las vacaciones de invierno, y seguimos con las terapias (en Hong Kong).

Así que semanalmente nos tomamos un avión, que nos lleva desde nuestra isla (Amoy-Xiamen), hasta la otra isla, Hong Kong. Es una hora de vuelo, que como lo hacemos de manera metódica-rutina (armar la valija, preparar la mochila, tomar el taxi al aeropuerto, etc.), Antoinette lo lleva bastante bien, salvo los días en que no se quiere sentar sola en su asiento, o quiere viajar parada.

Hong Kong es parte de China, pero tiene un régimen independiente, por ende, viajar a Hong Kong es como viajar al extranjero, pasaporte en mano, sello de salida y de entrada en China. En Hong Kong no necesitamos visa, y en el aeropuerto no nos sellan los pasaportes, solo nos imprimen un papelito para recordarnos que solo podemos estar en la isla como turistas por 90 días.

Desde Xiamen solemos viajar en Dragonair o Xiamen Airlines, pero todo depende de los horarios y los precios. Durante las vacaciones de invierno y por el Año Nuevo Chino, los precios se disparan una ridiculez.

En Hong Kong encontramos un hotel chiquito, que por precio y ubicación es perfecto para nosotros. Está en Causeway Bay, muy cerca de Time Square. Y en los ratos libres salimos a explorar un poco.

Este último viaje salimos a caminar un rato después de la cena, y descubrimos unos mercados con productos japoneses.

Le había sacado una foto a estas botellas, pero no tenía idea de que podrían ser. No quería tocar nada que no fuera a comprar, porque si yo toco, Antoinette también quiere tocar. Así que a predicar con el ejemplo! Al publicar la foto en Instagram, las chicas me desasnaron, son botellas de jugo (zumo) de manzanas, unas manzanas muy especiales de Japón. 
Me gustan mucho las sopas, así que compré esta sopa de calabazas para probar. Groso error prepararla sin leer las instrucciones, ya que me la preparé en una taza con más agua de la necesaria, y por supuesto, no sabía a nada. La segunda taza (media taza de agua para ser más precisa), preparada previa lectura de las instrucciones, tenía sabor a calabaza:) 
Me quedé impresionada con estas frutillas ENORMES!!! Pero me quedé con las ganas de probarlas, porque eran carísimas. 
Estas cosas deshidratadas y acarameladas son mi perdición, ya ni hablar de las frutas secas. Esto, y las judías rojas en los postres, se transformaron en mi adicción al venir a China. 
Las gelatinas también me gustan mucho, y tienen algo especial para mi, porque cuando era chica, en la esquina de mi jardín de infantes, había una tienda de productos “sueltos”, y mi mamá siempre compraba gelatina en polvo, y me dejaba prepararla. 

Y estas -de la foto-, son las famosas manzanas japonesas de Aomori (manzanas Fuji).

Causeway Bay es muy pintoresco, está repleto de edificios altos y grandes almacenes, dicen que los precios de los edificios comerciales son los más caros del mundo. Y aún siendo un lugar muy moderno, sigue teniendo sus rincones típicos. Muchas tiendas budistas y de productos relacionados a la medicina tradicional china, restaurantes pequeños al paso con mucho olor a frito y gente que va y viene las 24 horas del día.

De camino a Time Square, que es un complejo de grandes almacenes y oficinas había “avistado” un café con mucho estilo. BW siempre se queja, de que soy la persona más desastrosa para vertirse, pero que después va y se sienta en una casa de té y se pide un “Shakespeare”  con pastel de zanahorias, pasas de uva y nueces, y ojea revistas de moda jajaja Yo no miro las revistas de moda por la “moda”, a veces hay reportajes interesantes.

Así que tras mucho insistir, primero porque BW no quería entrar, después porque las veces que pasamos estaba llenísimo de gente, pude finalmente sentarme y pedirme un “Shakespeare” en The Coffee Academïcs en Causeway Bay.

El té me lo pedí de postre, porque como ya era la hora de la cena, no hizo falta insistirle mucho a BW para ordenar algo salado primero. Él se pidió un “taco”, una ensalada para Antoinette y para mi una mini-tarta de espinaca y queso.

Un ratito de relax, para dos días super intensos!!! Antoinette hace en dos días 4 terapias diferentes, así que fue el premio a dos días de mucho trabajo para los 3. Si pasan por Hong Kong, este lugar -café- es sumamente recomendable, la atención es muy buena, y los precios son adecuados al lugar.

Y esto ha sido un poquito de Hong Kong, que tiene muchísimo para ofrecer, y que iremos explorando poco a poco. 

Jardín Botánico Wanshi (Xiamen)

Invierno en Xiamen, cielo azul infinito y palo borracho en flor:) 

 Hoy han comenzado las vacaciones de invierno, 3 semanas para descansar, remolonear, pasear un poco y hacer muuuuuchas cosas que nos guste muuuucho!!! Comienzan justo una semana antes de las vacaciones del Año Nuevo Chino.

Estos días la gente anda agitada, hay colas interminables en las estaciones de tren y en todos los lugares donde se venden los boletos que los llevarán de vuelta a casa, para celebrar la Fiesta de la Primavera justo a sus seres queridos.

Dicen que durante este tiempo se produce la mayor migración humana del planeta. Mi corazón está particularmente con los que vuelven a casa en moto, en inglés se los conoce como “migrant workers”, son los obreros que vienen del interior de China a trabajar en las ciudades donde se concentran las fábricas, y ojalá cada año las cosas mejoren y ellos pueden volver a casa más seguros. Durante este tiempo se habilitan unos carriles especiales para estos grupos de personas que conducirán sus motocicletas por miles de kilómetros. Si quieren ver fotos, les dejo este link de la “vuelta a casa” del año pasado (algunas veces va la familia de 3/4 al completo en una moto, y suelen llevarse absolutamente todas sus pertenencias, pues tienen que dejar los dormitorios de las fábricas vacíos, o para evitarse la renta del lugar que alquilan).

Esta semana, nos mandaron un mail de la escuelita, diciendo que hoy viernes, último día de clases iríamos de picnic al Jardín Botánico de Xiamen. La propuesta nos gustó mucho, porque Antoinette es una amante nata de la naturaleza, y por otro lado, una de las entradas nos queda muy cerquita de casa. Cuando accedemos a la calle principal, a la derecha bajamos a la playa, y del lado izquierdo subimos al Jardín Botánico y a la Reserva.

Así que hoy nos levantamos tempranito y nos pusimos “manos a la masa”!!! Preparamos todas las cosas del “Baking Friday”, e hicimos la masa para el pan y para la pizza. Creo que si a Antoinette y a BW les hacen un análisis de sangre, les van a extraer salsa de tomate, no entiendo como les puede gustar tanto!!!

A Antoinette le encanta el pan calentito con aceite de oliva, así que pusimos unos bollitos de pan, un cuenquito de aceita de oliva, unas aceitunas, unas pizzetas (mini-pizzas), un poco de mermelada de durazno, mandarinas (las mini-mandarinas típicas de China y de esta época del año) y compota de manzana en nuestra mochila y fuimos al encuentro del resto del grupo.

Para mi sorpresa, Antoinette se hizo todo el camino a pie sin chistar!!! Como dirían en mi pueblo “lo que es la junta!!!”. Estaba super emocionada!!!

Me llenó el alma de lindos recuerdos, cuando era chica me encantaba ir con mi papá al estero, ver los camalotes, los animales salvajes, el amanecer y el atardecer en los pajonales es impresionante, cuando las bandadas de patos cubren el cielo, ya sea cuando levantan vuelo para ir a los comederos, como cuando vuelve a sus nidos antes del anochecer. El sonido del agua correr, todas esas cosas que llenan de paz el alma. Qué alegría cuando mi papá me dejaba faltar a la catequesis de los domingo y a la misa de los niños, para ir con él al campo.

El Jardín Botánico de Xiamen es inmenso, tiene varias entradas, y un sin fin de especies (incluso cactus), y a pesar de que estamos en invierno, y de la fuerte sequía, hay flores por doquier. Como todo jardín chino, no pueden faltar las piedras y el agua, también hay varios monumentos. Ojalá algún día pueda tener mi propio jardín chino.

También hay varios lugares dedicados a las personas mayores, donde se pueden ver estos “aparatos” para hacer ejercicios. Siempre me ha llamado la atención que no haya hamacas, toboganes o columpios para los peques, éstos generalmente están en los patios de juego, pero hay que pagar. Sin embargo para los abuelos, en todos los parques hay lugares destinados a ellos, incluso hay mesas que traen diseñada la tabla del ajedrez chino. 
Me parece super importante que las personas mayores tengan lugares donde recrearse y socializar. Una de las cosas que siempre he admirado de China, es -sobre todo en las generaciones mayores- su capacidad de contemplar, verlos tan temprano sentados frente a un lago, o frente a un parque, “viendo” todo de una manera diferente. 
Cuando llegamos al Botánico, estaba lleno de abuelos y nietos -hasta que llegó la hora del almuerzo y todo el mundo desapareció-, y mientras veía a los peques de acá para allá tratando de treparse a estos “juegos”, pensé que sería también enriquecedor para ellos llenar los parques, y todos los rincones posibles de “aparatos” recreativos para que los más chicos también puedan disfrutar, aunque más no fuera la simple hamaca de toda la vida. A veces me da la sensación de que en China, ver a los peques jugar está mal visto, se supone que deberían estar practicando los caracteres chinos sin parar, que no se puede “perder tiempo”. 
Hace unos días, en Hong Kong, estábamos viendo los regalos del Año Nuevo Chino para los peques, y tenían para vender unas réplicas de lingotes de oro de cartón, que venían rellenas con útiles escolares. A mi, a primera vista me encantaron, porque traían cosas muy lindas, pero a BW le pareció muy triste. Igual BW quedó traumatizado de chico, porque sus padres que eran hippies-pacifistas nunca le quisieron comprar un tanque de guerra, que era lo que él más quería. 
Cuando llegamos los peques corretearon un rato, y después nos pusimos a preparar las cosas para el almuerzo, en la escuela son vegetarianos, así que los peques prepararon sándwiches untados con un nutritivo puré de garbanzos. También había frutas, zanahoria, pepinos, tomates, etc. 
Después de comer se pusieron a jugar, Antoinette como siempre, prefiere jugar sola. Se puso a jugar a la pelota, y de vez en cuando se alejaba para ver que había entre las piedras. 
La verdad que el trabajo de las maestras jardineras (parbularias) es impagable, porque la energía que tienen los peques es difícil de igualar!!! Las mamás chinas, siempre hacen comunidad (tribu) así que nos íbamos turnando para entretenerlos. Yo llevé burbujas, y como Antoinette no es nada celosa de mi, ella se entretuvo super bien mientras yo hacía burbujas con sus compañeros. 
De tanto correr y disfrutar les volvió a dar hambre, así que una de las mamá les dio naranjas de merienda. 
Feeding the tigers – Alimentando los tigres (los peques nacidos en el año 2010
son tigres en el horóscopo chino, los llaman cariñosamente “Xiao Hu”: pequeño tigre). 
La mamá pelaba las naranjas y les iba dando una rodaja a cada uno por turno:) 
Antoinette disfrutó muchísimo!!! Y ojalá estos días, antes de que -por las vacaciones de invierno- la isla se llene de gente (masas de turistas chinos), podamos visitar algunos lugares más. Me gustó mucho la experiencia!!! 

Apuntes sobre autismo

La maestra de Antoinette preparó un plan de trabajo especialmente diseñado para ella, y yo me emocioné. Ella nunca trabajó con chicos con necesidades especiales, y con lo ocupada que está, me sorprendió gratamente que haya tomado esta iniciativa. Mi única expectativa era que Antoinette compartiera con otros peques un rato. Pero que tenga sus propias actividades programadas, es un plus que se agradece infinitamente.

En solo un par de semanas le tomó el ritmo, y tiene casi cronometrado el tiempo que Antoinette le dedica a algo y cuales son sus preferencias. Antoinette se entretiene con figuras geométricas para encajar, rompecabezas y tarjetas para memorizar. Ahora “trabajan” en “usar el material por turno” y “volver a ordenar las cosas en su lugar”. 
En las últimas Jornadas Internacionales de Montessori (The Natural Child) que se celebraron en Portland (Oregon – USA), Z. quedó impactada con Judith Snow, y me comentó que fue esta mujer y su postura frente a la inclusión, lo que la inspiró a trabajar con Antoinette en clase. 
Hablamos durante casi una hora, y fue volver a vivir cada uno de esos momentos que me congelaron el alma, como cuando a las 20 semanas de embarazo, nos confirmaron que Antoinette tenía una malformación en el cordón umbilical y que sobre este diagnóstico no había suficiente información. O como cuando trataba de alentar a BW en el taxi de camino al aeropuerto, después de haber escuchado el diagnóstico. 
La mamá de Z. fue la primera persona, que dejó lo que estaba haciendo, y me pidió que le explicara en detalle todo sobre nuestra hija. Y en casi 4 años, fue la primera vez que sentí que alguien me escuchaba, sin poner cara de agobio, sin sacarle importancia, a algo que para nosotros, es TODO un tema. 
Ese día charlamos sobre todas las palabras que condicionan a una persona diferente: Dis- capacitado (sin capacidad), IN-válido (sin), MINUS-válido (menos), todas palabras con una connotación negativa. Palabras que comienzan con un NO. 
Yo no quiero que mi hija crezca con una idea negativa sobre su condición, no hay nada malo, ella no ha hecho nada malo, y también creo que es una gran oportunidad para las personas que nos rodean, tener la oportunidad de incluir en sus vidas a una persona con capacidades diferentes. 
Ese mismo día, con la mamá de Z. (la maestra de Antoinette), terminamos viendo un video de Aimee Mullins: La oportunidad en la adversidad. (Si hacen click en el link, pueden ver el vídeo de TED con subtítulos en español, y una breve referencia sobre el disertante, también en español). 
También hace unos días, en un comentario, compartía con una persona a quien quiero mucho, el tema de cuanto duele la ignorancia. De todos los prejuicios y comentarios inapropiados, de las miradas, de la falta de respeto hacia los demás. 
El día que nos dieron el diagnóstico de Antoinette, para no mi no fue el fin, sino todo lo contrario, fue el comienzo de algo, para lo cual no estaba preparada, y que seguramente iba a exigir de mi, mucho más de lo que pudiera imaginar. 
Desde ese día, y hasta el día que finalmente pude hablar con la mamá de Z., que terminó siendo uno de esos días cuando finalmente pude ver la luz, y me pude ver realmente desde otra perspectiva, nadie, absolutamente nadie, ni siquiera la familia, preguntó que es lo que Antoinette tiene exactamente. Y justamente por eso, no me extraña que tanta gente ignore lo que es el autismo. Tanta gente relacione a las vacunas, siendo que es un síndrome neurobiológico que afecta a una persona en su período embrionario. Con un barrido de cerebro, se puede ver exactamente que parte del cerebro los autistas utilizan para pensar, para pensar diferente. 
Y buscando información que nos guíe un poco, para tratar de descifrar que tipo de “pensante” es Antoinette, con una foto completa de como se activan sus sentidos (cuando come salsa de tomate, cuando la ponemos en su cama para dormir y siente el olor de sus cosas y se le ilumina la cara de felicidad, y hace esos sonidos “placenteros”, cuando se conecta con los perros y los gatos como solo ella puede hacerlo), me encontré con Temple Grandin: El mundo necesita todo tipo de mentes
El viernes Antoinette estaba trabajando con una de las terapeutas, y BW estaba viéndola fascinado por todas las cosas que hacía, y aún viviendo esta situación -tan implicado- como lo está haciendo, no se daba cuenta que todas esas acciones repetitivas que Antoinette hace pueden ser encausadas en actividades que le permitan aprender cosas, y que ella necesita estar ocupada la mayor parte del tiempo posible, para que el “causa-efecto” la estimule en el proceso de aprendizaje. Y en este sentido la escuela hace un trabajo increíble.

En ese mismo momento, otra de las terapistas nos orientaba con una charla, y nos preguntó sobre los autistas en nuestra familia, y fue ahí cuando recordé que el primo hermano de mi mamá (sus respectivas madres son hermanas), es el presidente de APAdeA, la Asociación Argentina de Padres de Autistas.

J. en una nota del diario La Nación (Los enigmas de Ignacio, mi hijo autista.) explica como fue descubrir que I. (que ahora tiene 28 años) era autista.

El autismo siempre estuvo ahí, mucho más cerca de lo que imaginaba, sin embargo no había hecho nada para involucrarme, por eso entiendo perfectamente que nadie pregunte, que muchos ignoren, porque no hemos sido educados para eso, porque ignoramos.

Hay un libro muy interesante (tengo que ver si está traducido al españo), se llama “A history of Autism” escrito por Adam Feinstein, publicado en el año 2010.

La película sobre la vida de Temple Grandin, también aporta mucha información sobre lo que es el autismo.

Nos queda un largo camino por recorrer, y no podemos hacerlo sumidos en la ignorancia. Mi cabeza está llena de preguntas sin responder, pero no puedo perder tiempo, tengo que maximizar las habilidades de Antointte, para construir sobre eso. Y aunque suele ser desgastante, es sumamente gratificante ver sus progresos 🙂