Es niña o niño? Is a girl or boy? 女孩或男孩?

La pregunta del millón! Parece que Antoinette confunde a todo el mundo. Esta es la pregunta que nos toca responder cada santo día. 
La verdad es que a mi no me molesta, ni la pregunta, ni responder. Pero BW si se fastidia un poco, y si es un extranjero suele hacer algún “chiste malo” al respecto. 
Generalmente la peque tiene ropa “unisex”, pero también nos han preguntado si era niño cuando tenía puesto un vestido rosa, un listón fucsia en el pelo, chupeteando su chupete rosa sujeto al koala fucsia … 
Algunas veces tiene ropa de nene, por la sencilla razón de que los talles le van mejor. Por ejemplo su mameluco de invierno es de varón. 
A Antoinette no le gustan las muñecas, siempre que vamos a una casa de juguetes le mostramos alguna y no le interesan para nada. La mayoría de sus juguetes son animales. 
Pero la última vez que nos juntamos con los italianos, ella estaba fascinada con los autitos de D. A D. le cuesta compartir, el entiende que ella es la piccolina, sin embargo le acercaba los autitos para que Antoinette los toque pero no los soltaba. 
Antoinette le gritaba para que se lo de, y en un momento de descuido le pegó en la cara. Ella es bastante efusiva con sus emociones, y cuando se enoja o no le gusta algo pega. 
Le pedimos disculpas a D. y le dijimos que se acerque para darle un besito, pero con toda razón no quería. 
Después llegó la hora de la comida y todo el mundo se olvidó de la trifurca entre los críos, igual pedí disculpas muchas veces, y D. estaba bastante triste. 
Antoinette entiende bastante pero aún es muy chiquita, todavía está en la faceta de que todo es suyo, incluidas las personas. 
Antes de venirnos a Zhangzhou la llevé al supermercado y le mostré algunos autos para ver si seguía interesada, y cuando los vió automáticamente empezó a pedirlos. Así que le compramos un cartón que traía varios, y se entretiene bastante jugando con ellos. Así que ese fue su regalo de reyes -por decirlo de alguna manera-.
Sin embargo, ahora, después de responderle a los curiosos que es una nena, viene una segunda pregunta: “Y por qué juega con autos?”. Pero yo siempre he tenido respuesta para todo, así que oportuna les respondo: Y por qué no?. Pese a que mi abuela Marta solía decir que responder con otra pregunta es de mala educación:)

Los juguetes de Antoinette:)

El primer regalo que BW le hizo a Antoinette fue una ranita de goma para controlar la temperatura del agua, y esta fue la primera rana de una colección que ahora tiene. 
Ya había comentado en un post anterior que la mayoría de sus juguetes son animales, y aun no tiene ninguna muñeca. A mi siempre me gustaron las muñecas, y he tenido varias. A diferencia de mi prima-hermana (nos criamos juntas, tenemos solo meses de diferencia) a mi si me dejaban jugar con todos mis juguetes y les hacia ropa, cortaba el pelo, pintaba la cara, etc etc. 
La ultima vez que fuimos a Ikea le mostré unos muñecos que había, y que a mi personalmente me habían gustado mucho, pero no le llamaron para nada la atención. Solo quería un perro labrador, que al final se lo compramos y con el que ahora anda todo el día de acá para allá. 
En China hay muchísimo juguetes muy baratos, pero no son seguros, así que hasta ahora los juguetes que le hemos ido comprando han sido de Ikea. Al menos sabemos que el control de calidad de la tienda es el mismo para todos los países, y por ende los hace razonablemente seguros y si bien no son super baratos, son accesibles. 
La verdad que tener juguetes seguros saca un gran peso de encima, porque se sienta en su colchoneta a jugar y aunque la miramos todo el tiempo, no tengo que estar pensando que se va a comer el ojo de la jirafa, o las orejas del mono. 
Ademas todos los juguetes son de tela y pueden ir perfectamente al lavarropas. 
Los legos que le regalo la Oma ya no le llaman tanto la atención, porque son para peques mas chicos, con caritas, sonrisas, colores y dibujos llamativos. Ya veremos cuando le regalamos su primer lego de bloques, por ahora tendremos que esperar hasta encontrar unos que estén a buen precio y no la locura que hay que pagar por este tipo de juguetes o “juguetes seguros” en las tiendas de Shanghai.