Última semana de mayo…

“South again” – Maia Hirasawa
5 semanas, que se acaba! Esta semana que comienza tengo un montón de cosas que hacer, esas cosas que tienen que ver con cerrar una etapa y comenzar otra, pero siguiendo el mismo hilo. 
Y cuando escucho “South again”, me siento muy identificada con la imagen rodeada de mapas y una taza de té/café/agua caliente. Y ese sería exactamente el ritmo que a veces toma mi vida, y es un no parar. 
Me había puesto como objetivo ser examinadora oficial del Instituto Cervantes en China, y este fin de semana tuve la oportunidad de serlo y se cumplieron todas mis expectativas. Fue una grata experiencia, ver esas caritas nerviosas, tratar de transmitirles tranquilidad para que dieran lo mejor de sí. 
Tuve un compañero de lujo, y ojalá, mi trabajo esté siempre lleno de satisfacciones como estas. 
Y mi compañero de la vida, siempre ahí (aunque a veces le grito demasiado), los eternos vuelos demorados, llegó entrada la madrugada y a primera hora de la mañana, yo ya estaba junto a un par de ángeles, rumbo a Shanghai, quedándome tranquila, de que nuestra cría no podía estar en mejores manos, las de su papá:) 
Hoy domingo, y después de que BW ya está de regreso en Xiamen, todavía me dura la adrenalina de ayer. Volver a casa, a última hora del día, seguir con mis quehaceres de madre, y finalmente solo cuando vi a mi hija dormir, pensar en lo frágiles que somos los seres humanos. Al igual que esta otra canción de Maia Hirasawa. 
Y esta semana que viene, voy a emprender otras tantas cosas, otros tantos proyectos, pero sin lugar a dudas no podría embarcarme en ninguno de ellos sin el empuje/ayuda/soporte de BW, Antoinette y todos esos ángeles que siempre me andan revoloteando, incluso cuando estoy sumidas en mi más profundos momentos lúgubres. 
Siempre ando por aquí compartiendo mis penas y preocupaciones, así que me pareció justo también compartir algunos de mis logros. Gracias por estar ahí, y ojalá Maia Hirasawa les guste tanto como a mí.