Domingo de noviembre

Desde el jueves llueve, y la humedad es insoportable. Ya encendimos las estufas, no porque haga frío, sino porque no quiero que la humedad se aloje en nuestra casita china.

Qué rápido pasó octubre y su buen tiempo, aunque confío en que noviembre también tenga algunos días lindos guardados en algún bolsillo.

Oficialmente, estamos a mitad del primer semestre del ciclo lectivo 2012/13, pero creo que me pesa más el fin de año, porque me siento agotada. De hecho, a mucho pesar, empecé a descartar actividades que tenía planeadas hacer este mes, porque sinceramente siento que no llego. Aunque no todo está dicho, es que a mi, el “hacer” me puede (por otro lado, este descomprimir, despejar, muchas veces me ayuda a activarme y las cosas se empiezan a dar de manera tal, que al final puedo hacer todo lo que estaba planeado desde un principio).

Antoinette, como es lógico a su edad, tiene muchísima energía, que necesita canalizar disfrutando, por eso no quiero dejar de hacer las pequeñas cosas que hacemos, y aunque a ella le suponen solo una hora de juego con otros peques, a mi me demandan una logística -entre ida y vuelta-, de 3 horas -mínimo-. Y como todas las mamás saben, acarreando pañales, comida, extra-ropa, juguetes, etc.

Y tengo que agradecer, que siempre tenemos ángeles “revoloteándonos”. S. nos acompaña a las horas de juego, y también viene a casa un par de horas a la semana para jugar con Antoinette. También M., que por ejemplo ayer, nos acompañó a recorrer todos los supermercados de la ciudad, hasta encontrar la leche de soja que toma Antoinette, porque ya no había en el pueblo.

La semana pasada, pensé que no llegaba. Porque ni bien habíamos regresado de Zhangzhou teníamos un montón de cosas que hacer. Teníamos programadas dos visitas de gente linda, una para el lunes por la tarde y otra para el miércoles.

El lunes F. pasaba por el pueblo y vino a visitarnos, así que fuimos a la cafetería del pueblo y luego a cenar al nuevo restaurante brasilero. Y el miércoles habíamos invitado a L. a festejar su cumpleaños, es que la mala amiga -yo- lo había olvidado, y cuando ella lo festejaba estábamos en Zhangzhou, así que le organizamos un té con torta de chocolate, dulce de leche y crema. Le decoramos la torta con dos corazones, donde Antoinette le había pegado unas pegatinas en forma de jirafas, que a L. le encantan. Así que tomamos té, festejamos y organizamos una escapada a IKEA sin hijos:)

El martes se había cancelado la hora de juego, así que vino S. a jugar con Antoinette a casa. Los miércoles como siempre, toddler time, después aperitivo/almuerzo en la cafeteria y volvimos a casa justo para la hora de la siesta de la cría, que yo tengo que salir corriendo a trabajar.

El jueves si tuvimos hora de juego, y el viernes comenzamos la ardua tarea de conseguir la leche de la peque, que finalmente logramos encontrar ayer sábado! Viernes por la tarde había venido M. a visitarnos y ayer por la mañana fuimos juntas al centro. A la vuelta de las compras, y después del almuerzo de Antoinette, fuimos  a comer a un restaurante chino de comida rápida que está en el centro comercial que tenemos frente al campus.

Y hoy domingo, RELAX, no tenemos planes de salir, pero hay que ordenar ropa, esperar a la gente que supuestamente vendrá a instalar el doble vidrio en el dormitorio e ir recogiendo la casa, que siempre hay algo por hacer:)

Estoy contando los días para que llegue la última semana de noviembre, BW se ha tomado esa semana libre y viene a pasarla en familia. Aunque hablamos todos los días un par de horas por skype, y estamos en permanente contacto por mensajes de texto, no es lo mismo. Y ahora voy a seguir corrigiendo tesis, que no llego!!!

Antoinette se sienta en el sofá, pone galletas en un platito y mira dibujitos:)
De vez en cuando cruza miradas y sonrisas con los otros peques, pero sigue prefiriendo explorar:)
Mientras esperábamos el taxi, se puso a saltar en cuanto charco tuvo cerca:) 
En el restaurante de comida rápida, M. pidió carne de cerdo, arroz y verdura:) 
Yo me pedí una sopa de buey con fideos de arroz, y el cuenco que se detrás es una sopa de jengibre para limpiar el paladar, antes y después de la comida. 
Y para compartir nos pedimos esta comida ala plancha, te la sirven a medio cocer en la plancha super-caliente. Brócolis, dumplings de tofu y verdura, huevo y carne con una guarnición de pimienta negra y choclo, arvejas y zanahoria. 

DIY: Collar al crochet

De cómo surgió la idea: Si pudieran ver todas las cosas que necesito meter en nuestro equipaje cada vez que tenemos que viajar, entenderían porque siempre tengo que andar apelando a la imaginación. 
Lo que más lugar ocupa en la valija, son los almohadones que usamos para hacerle el nido anti-reflujo a Antoinette, después claro, la ropa de la cría, esto por si hace frío, aquello por si diluvia en Zhangzhou, y así cuando me toca poner mi ropa, ya casi no queda lugar, y meto en los rincones lo que cabe. 
Como veníamos en plan descanso, solo me traje ropa de entrecasa, así que cuando BW me dijo que teníamos que ir a una cena con sus compañeros de trabajo, lo primero que se me ocurrió, fue: ¿De qué me disfrazo? 
Le pregunté que tan formal era la cena, y me respondió “informal”, pero lo que yo tenía no llegaba ni a informal. Pero tampoco quería comprarme ropa, porque ya están vendiendo ropa de invierno y esta carísima. Así que cuando me decidí por un pantalón negro que tenía dando vueltas en el closet de BW, y una blusa de algodón fucsia, lo único que podía hacer era agregarle algún accesorio y maquillaje, pero no tenía ni lo uno ni lo otro (para ser franca, no me maquillo nunca).
Volví a mirar una y otra vez mi valija, hasta que mirando las lanas que me traje, porque estoy tejiendo “cuadritos” para una colcha, se me cruzó la idea de tejerme al crochet un collar, no fue una idea muy original, porque solo combiné lana fucsia con lana negra, pero me gustó el resultado:) 
Así que aquí va mi primer DIY:) 
Materiales:  Un poco de lana (también puede ser hilo), pueden combinar los colores que más les gusten, yo elegí estos colores por los tonos de la ropa que iba a usar, pero creo que si hubiera podido escoger, lo hubiera hecho con una gama de marrones, que son los colores que más me gustan y quizás le hubiera agregado un poco de naranja, solo por ser un poco más osada:) Se necesita una aguja de crochet, yo usé una aguja de crochet número 1.5 (o 15 mm) y lo que tengan a mano en el costurero para unir los círculos. 
Para comenzar hay que tejer 7 puntos cadena, y unirlos para formar el círculo. 
Una vez que el círculo quede cerrado, hay que levantar un punto cadena y tejer una vuelta completa de medio punto. 
Y así sucesivamente, en este caso, he hecho varios círculos de 5 vueltas de medio punto, combinándolos entre el fucsia y el negro de diferentes formas. En realidad, la idea es tejer círculos, pero también podrían ser cuadros, o flores, y después unirlos. 
Soy de las personas que disfrutan más de los procesos que de los resultados, así que esto lo hicimos en un par de horas, mientras tomábamos té con grisines, y de vez en cuando mi ayudante tenía que tomar el control de las cosas. 
Una vez que tuvimos varios círculos tejidos, y se ajustaban más o menos al diseño que me daba vueltas en la cabeza, los unimos con hilo y aguja. 
En la siguiente foto se pueden apreciar bien los círculos de 5 vueltas de medio punto, en algunos solo la primera y la última vuelta fueron hechos con lana negra, y las 3 vueltas del medio están hechas con lana fucsia. Lo que podríamos llamar el medallón o círculo más grande, lo hice completamente en negro, y luego le di una vuelta completa de “punto copo de nieve”, se levantan 3 medias baretas sin cerrar, y se cierran todas juntas en un medio punto. 
Una vez unidos todos los círculos, solo hay que tejer los lazos desde los extremos. Y listo! Es muy fácil! 
(Hagan de cuenta que no vieron la aspiradora que anda dando vueltas por ahi)

Otoño en Zhangzhou

Estamos disfrutando de unas mini-vaciones en Zhangzhou, a BW lo vemos poco y nada, porque se pasa todo el día en el trabajo. Pero en Zhangzhou, haciendo vida de pueblo, es muy fácil hacerse una rutina.

Nos levantamos a las 9, desayunamos, ordenamos un poco las cosas y nos vamos a hacer las compras. Volvemos, almorzamos, Antoinette duerme la siesta, y yo aprovecho para hacer esas cosas que me gustan y que no puedo hacer cuando Antoinette se esmera en apropiarse de todas mis cosas:)

Tienda de conveniencias

Mientras tejo, o leo algún libro interesante, voy preparando la ensalada para BW que vuelve del trabajo famélico. Luego mi hija se levanta, tomamos la merienda, y mientras jugamos un rato llega BW.

Llega la hora de la cena, luego ese rato lindo que pasamos los 3 juntos, divirtiéndonos con las “monerías” de Antoinette. Y ya es hora de ponerse los pijamas e ir bajando los decibeles para irse a dormir.

En Beilun nuestra vida es mucho más activa, pero de vez en cuando viene bien desconectar, y descansar unos días en Zhangzhou:)

Es difícil reconocer el otoño por estos lares, porque la mayoría de los árboles están llenos de flores, todo sigue verde siempre verde, y si no fuera porque algunos árboles y enredaderas tienen frutos, esto se parece más a la primavera.

Flor de Plumeria

Pero la temperatura está exquisita, el cielo azul, la brisa del mar fresca y tenemos sonidos nuevos. Lo que fuera la maldita obra en construcción que padecimos todo el verano, se ha convertido en un “jardín de infantes”. Así que hay risas, música infantil, y a las 12 en punto ponen a los críos a dormir la siesta hasta las 3, que los despiertan a “todo vapor” con unas canciones que harían bailar hasta un muerto!

Cumpleaños

BW cumplió años y lo celebramos en familia. Con Antoinette siempre hay diversión asegurada:)  

Como se iba hoy después de almorzar, decidimos comenzar con los festejos un día antes, y ayer sábado por la noche hicimos una picada “criolla” con un vinito argentino:) -Malbec mendocino 2008-:)
Antoinette esta en la faceta “yo te ayudo”, “asistente”, “ayudante” o “metiche”:) Entonces cuando tejo ella tiene que sostener la lana, si voy a colgar una guirnalda ella tiene que sostener la cinta adhesiva, si voy a poner la mesa, ella tiene que darle el ultimo toque al plato o a la servilleta. 
Así que asistente/ayudante de por medio adornamos nuestro comedor diario con una guirnalda (lease comedor diario la imagen que se ve en la foto, es decir la mesa y se acabo, porque si das un paso atrás ya estas en el living:), pusimos nuestro mantel colorinche, cortamos un poco de queso y salame, unas aceitunas y la cerveza preferida de BW. 
Mientras preparábamos las cosas, Antoinette se robaba las papas fritas con total alevosía. 
La verdad me hubiera gustado hacerle unas empanadas caseras, algo mas elaborado, pero estoy en esos días en que me obligo a hacer las cosas, siento que en vez de pies, tengo dos bloques de cemento macizo. Y de las chotocientas cosas que me había propuesto hacer cuando BW estuviera aquí  no hice nada (las 12 cajas con ropa de invierno siguen estando sobre el placard), y cada cosa que hice a diario fue un logro, que al menos me alentó a seguir buscando inspiración en las cosas que me gustan: fotografía, tejer, lanas, hacer! Aunque para hacer se necesita energía, y es lo que siento que me falta. 
El bloqueo mental era tal, que aun no había estrenado la cocina, así que ayer finalmente me puse manos a la obra y le hice una torta brownie de chocolate para BW, que es algo que le encanta. Y tan volada anda mi cabeza, que me olvide de ponerle las nueces. Cuando me acorde, la torta ya estaba completamente cocida. 
Ya no hay cajas dando vueltas en la cocina -aunque si hay un par de canastos que no se donde meterlos-, ordene el balcón/lavadero. Nos deshicimos de mas cosas materiales. Que alivio! 
Y esta manana hicimos el “birthday breakfast”, BW preparo el café mas rico del mundo, y por supuesto Antoinette en primera plana. No quería sentarse en su silla alta, quería una silla normal, y nos hizo reír un montón con sus monadas:) 
Ayer había hecho el dulce de leche con leche condensada, y esta manana batí la crema. Primero cubrí la torta con dulce de leche y sobre este la crema:) Le cantamos el feliz cumpleaños mientras “naughty” Antoinette le quería apagar las velas, se escondía abajo del mantel, etc. Conste que a BW no le gustan estas cosas jajaja “I don’t like this girly things”, decía jajaja A el le hubiera encantado, despertarse muy temprano, tranquilo, servirse su porción de torta -con abundante crema- con el litro de café fuerte/oscuro/amargo que se toma todos los días, sentarse a leer las noticias y todas las websites y foros de motos. 
FELIZ CUMPLEAÑOS BW! 
Gracias por tu amor infinito e incondicional, por aceptarme como soy, por tu santa paciencia, por tu ayuda, por tu contención, por estar siempre ahí. De verdad no hay palabras que puedan describir todo eso que los tres sentimos cuando estamos juntos. Te queremos infinito:) antoinette & moi:)
BW by Antoinette:) 
BW by Antoinette:)

Otoño … la vuelta al ruedo

Ya estoy trabajando, medio calendario hasta octubre. Ya que después del feriado del Medio Otoño que este año se junta con el feriado nacional -7 días de vacaciones- los alumnos nuevos se sumaran a la cursada.

Llegaron el 15 de septiembre y están haciendo entrenamiento militar. Otra vez la universidad esta en pleno movimiento, gente que va y viene todo el día. 
El supermercado esta repleto de pasteles de luna y ropa de invierno. Y es que en China la primavera y el otoño, duran un suspiro. Ya en noviembre llegara el frío para quedarse hasta mediados de abril. 
El 1 de septiembre escribía esto: 
Hoy me entregaron la mitad del calendario con mis horarios, al menos por septiembre la cosa -a nivel trabajo- viene bastante tranquila. Poco a poco nos vamos adaptando a la nueva casita china, todavía nos faltan ordenar un millón de cosas, y encontrar algo suele volverse una tarea difícil. Pero lo más importante, es que estamos bien. Todavía no puedo adaptarme del todo a este formato, no puedo encontrar la manera de publicar mis fotos, pero se que es cuestión de tiempo. Ya le tomaré la mano, como a todo. Hoy nos desprendimos de un montón de cosas materiales, la vida ahora es más ligera:)