Otro otoño en China …

En unos días estaremos festejando otro Festival del Medio Otoño en China, el segundo para Antoinette. Esta es la época del año que mas me gusta. La temperatura es ideal, y aunque aun nos falta superar unos días de calor intenso, queda poco y nada del verano. 
Pronto llegaran los olores del otoño, la cosecha y la quema de los rastrojos de arroz. Ya estan casi todas cosechadas las frutas de los arboles, y las pocas que quedan se las están comiendo los pájaros. 
El supermercado esta atiborrado de frutas de estación: duraznos, ciruelas, uvas, etc. Y se siente ese olor dulzón de las frutas maduras. 
En 5 días BW estará con nosotras para pasar unos días, y nuestra hija crece a un ritmo desmesurado. Ayuda en pequeñas cosas: cuando vamos al supermercado lleva la bolsa, y cuando volvemos va encendiendo las luces en cada descanso de las escaleras -que son por contacto o roce, es decir hay que apoyar el dedo y se encienden-. Finalmente cuando llegamos a casa, empuja la puerta para abrir y para cerrar. 
Por otro lado también va desarrollando otro tipo de actitudes que menos nos gustan, como por ejemplo pegar, y sobre todo en la cara. Una noche le estaba cantando algo para dormir, y yo estaba tan cansada que me dormitaba de a ratos, en algún momento perdí el hilo de la canción y me despertó un cachetazo. Hice de cuenta que no paso nada, pero la mire seria. 
Y anoche quería que le de besos a su perro, ya era hora de dormir, y otra vez yo no daba mas, era muy tarde. Ella estaba en su nido, que armamos para dormir juntas, pero quería tener al perro en el medio, y de a ratos quería que le de besos. En un momento me dormí, y otra vez me despertó el cachetazo. 
Hace tiempo que dice mama y papa, y si bien entiende bastante, ha comenzado a decir sus primeras palabras. Algo me hace pensar que ingles es mas fácil para ella, porque si bien le hablo en español todo el santo día, lo primero que dijo fue “book”. Generalmente cuando le hablo, algunas veces le repito la misma pregunta en ingles, porque hay cosas que las entiende mas en ingles, como por ejemplo donde esta esto o aquello, como es esto, quien es ella o el, o son bastantes cosas a las que reconoce por el nombre en ingles (pelota, caja, Miffy, juguetes, comida, entro otras). Lo que no hago es mezclar, tipo “donde esta el book?”, simplemente no me sale. Yo hasta sola hablo en español, pero con casi todas las personas que nos rodean -excepto mis alumnos- hablamos ingles. Y con BW cada tarde/noche por skype como desde siempre solo ingles. 
Y aunque el castellano le resulta totalmente familiar, porque se le nota en la cara cuando nos encontramos con algún hispanohablante, el hecho es que se integra a las conversaciones cuando hay gente hablando ingles, sobre todo si escucha las palabras que reconoce o si alguien le pregunta algo que entiende. 
Se han terminado las vacaciones y toca volver a clases. Por primera vez en mi vida no tengo ganas de volver a trabajar, así que tome la decisión de que este es el ultimo año que trabajo en relación de dependencia, y la verdad no se si voy a poder cumplir mi contrato. 
Básicamente me esta costando muchísimo esto de dejar a mi hija con otra persona, y aunque solo dos días serán tres horas por la manana, y los otros tres días sera solo una hora y media, quiero ver como afecta esto a la peque. Si en un par de semanas cambian las cosas para mal, simplemente renunciare. 
Desde que tome esta decisión me siento aliviada. Pero me lo hicieron mucho mas fácil en el trabajo, sobre todo por la falta de empatia con la maternidad: organizaron mi horario sin consultarme y se ofendieron cuando lo tuvieron que modificar. 
Un hijo no es una etapa, un hijo es para siempre. Se pueden vivir diferentes etapas durante el crecimiento, pero la realidad es que a medida que crecen, crecen las responsabilidades. Y a mi me encantaría que cuando mi hija sea una persona adulta, cuando tuviera que hablar sobre un problema lo hiciera conmigo, y no tenga que pagarle una fortuna a psicólogos y terapeutas para encontrar respuesta que seguramente estarán dentro de si misma. Yo nunca tuve que ir al psicólogo, y eso que cuando trabajaba en tribunales casi todos mis compañeros iban, y la obra social nos cubría unos muy buenos. Siempre que me he sentido ahogada o agobiada por algo he llamado a mi papa, y cuando no he podido hablarlo con el, he pensado que consejo me daría en esas circunstancias. Y hoy por hoy hablo todo con BW, que para eso nos casamos, para acompañarnos en las buenas y en las malas. 
Pero me quedo con las palabras que compartimos ayer con mi amiga del pueblo, ella me decía “la verdad no he tenido tiempo de pensar en la enfermedad, ni siquiera en los efectos de la quimio, es que estoy tan ocupada disfrutando de mi hijo que no tengo tiempo para otras cosas …”
Veremos que planes tiene Dios para nosotros:)