DIY: Papel Picado

El Papel Picado es una artesanía muy típica de México, y lo usan para decorar en sus festividades. Antiguamente era solamente utilizado para las celebraciones religiosas, pero con el correr del tiempo, se transformó en una artesanía tradicional para ornamentar todo tipo de eventos, o simplemente para decorar/alegrar/personalizar algún espacio. Aunque siguen siendo muy representativas en el “Día de los muertos“, también se pueden encontrar en bautismos, casamientos, comuniones y todo tipo de festejos.

El origen del Papel Picado se remonta a las culturas Mesoamericanas que solían utilizar el “papel amate“. Se le llama papel porque se obtiene de la corteza de los árboles (ficus), pero en realidad tiene un proceso bastante diferente, con lo cual la terminología correcta sería “tela”, aunque no es un tejido.

Hoy en día se sigue manufacturando papel amate en el estado mexicano de Puebla, pero solo con finalidades artesanales y turísticas.

Y fue en Puebla, donde tuvo origen el Papel Picado.

Con la llegada de los españoles, se introdujo el “papel china”, que en Argentina lo llamamos “papel barrilete” o “papel de seda”, que es con el tipo de papel que se confeccionan las guirnaldas de Papel Picado en la actualidad.

Las guirnaldas de Papel Picado tienen cientos de diseños, y la técnica empleada para cortarlas se parece bastante a la técnica utilizada en China para el milenario “Papel Recortado” (Jianzhi 剪纸).

En Puebla, las familias transmiten sus conocimientos sobre esta técnica de generación en generación, y en los últimos tiempos y de cara al futuro, este tipo de artesanía se ha ido convirtiendo en un medio de comunicación, ya que es bastante común leer en los papeles recortados marcas, mensajes, etc.

Son muy fáciles de hacer, solo se necesitan: unos cuantos papeles de diferentes colores, pegamento en barra, tijeras y una cuerda.

El papel adecuado para esta artesanía es el papel de seda, pero yo lo hice con lo que tenía en casa: papel crepé. (Pienso que con un buen par de tijeras, se pueden recortar en otro tipo de papeles también, aunque la flexibilidad del papel de seda es la óptima.)

Cuando tengamos varios rectángulos hechos, podremos comenzar a plegar. Existen diferentes maneras de plegar, y todo depende del tipo de diseño que queramos recortar. En este caso yo quería hacer recortes en forma de círculos, por eso lo plegué de la manera que se ve en las fotos.

 Donde comienza/termina la línea transversal, nos marca hasta donde doblar para obtener un cuadrado perfecto. El resto que queda del rectángulo nos va a servir para pegar el recorte en la cuerda.

Y con el último plegado, ya podemos comenzar a recortar:) 
Como se puede ver en las imágenes, uno puede echar a volar la imaginación y hacer diferentes tipos de cortes, dándole formas geométricas, corazones o flores. 
Cada rectángulo puede tener diferentes tipos de recortes, y cuando ya contamos con varios de diferentes colores, podemos ir armando la guirnalda. 
Para el armado, solo tenemos que doblar la parte superior del rectángulo, con mucho cuidado poner un poco de pegamento en barra y luego pegarlas a la cuerda. En la siguiente imagen se puede ver como quedan pegadas. 
Son muy fáciles de hacer, estas las armé para una clase de actividades comunicativas, la idea era señalar puntos en común entre México y China, y entender un poco más las culturas de los países hispanohablantes. Desde que hicimos estas guirnaldas, Antoinette anda fascinada con las tijeras, pero eso es tema para otra entrada. 
Ojalá puedan disfrutar haciéndolas, como lo hicimos nosotros:) Basta con googlear “pape picado”, para encontrase con una variedad infinita de ideas y diseños. 
La última vez que fuimos a la papelería del pueblo, no me pude resistir a este sellito de goma que dice “hecho a mano”. 

Guirnalda:)

A mi cortar papel me encanta, me relaja, es un momento de infinito placer donde no existe nada más en el mundo que mis tijeras y yo:) Debe ser lo mismo que siente BW cuando come yogurt, se abstrae del mundo, solo disfruta:)

Antoinette también goza de esos momentos de concentración sublime, es ella y sus papelitos, o lo que en ese momento tenga en sus manitos y a lo cual le esté dando toda su atención, con dedicación, presición y agudeza hasta que los ojitos se le ponen viscos, muchas veces triunfa y logra lo que quiere, y otras tantas se le descompagina todo entonces lo revolea y grita “mmmammmma helpppp” jajaja

Anoche mientras BW jugaba con Antoinette, me puse a hacer esta guirnalda. No tiene nada de especial, es muy fácil. Pero tomar medidas, plegar, cortar … es labor terapia.

Es un momento que me permite desconectarme de todo y no necesito más acompañamiento que las risas de mi hija, sabiendo que está bien cuidada, y que no tengo más que levantar la mirada para verlos a los dos jugando, peleando, reconciliándose, abrazándose, ayudándose y así una y otra vez:)

Y mientras cortaba papel me vino a la mente Don Ignacio, un señor del pueblo que hacía cosas lindísimas:) Pensaba que él estuvo relacionado a acontecimientos importantes en la vida de casi todas las personas del pueblo.  

Solía decorar unas tortas preciosas, era muy creativo e ingenioso. Y también hacía flores de papel, claveles de papel crepe, coronas para los muertos.

Cuando llegaba el día de los muertos, solía preparar canastos llenos de flores de papel, y la gente pasaba a comprar antes de ir al cementerio.

Quizás lo que más me llamaba la atención era que fuera un hombre, y que pudiera hacer un castillo de princesas con crema rosa y todo decorado con esos confititos plateados que eran como bolitas. Simplemente mágico.

Era el abuelo de mis amigos, y ellos lo adoraban.

Mi abuelo era diferente, todos los domigos iba a las carreras cuadreras de caballo, trabajaba en cuero los días de lluvia, tenía un bastidor de madera donde hacia sinchas para los caballos con nudos macramé, recortaba mandiles para las monturas y nos daba los restos para usar de borrador en el pizarrón que nos había hecho en la galería.

Mi abuelo siempre andaba lijando algo, o barnizando, o pasandole aceite de lino o aceitando las bisagras de las ventanas y las puertas. Pero no podría imaginármelo nunca haciendo guirnaldas o decorando una chocotorta.

Mi abuelo afilaba los cuchillos, y carneaba los chanchos. Juntábamos la sangre en un recipiento de vidrio donde previamente habíamos puesto una cucharada de sal gruesa. Hacía morcillas y codeguines. Hacía chorizos y salamines. Hacía asados. Guardaba sebo para ensebar las pilchas y le daba la papa a nuestro loro Pepo que lo llamaba papá:)

Mi abuelo se iba en bicicleta a la cooperativa a comprarse una damajuana de vino blanco  y lo tomaba fresquito con pomelo cuando hacía mucho calor. Mi abuelo hacía las cuentas en el escritorio de la carnicería y sumaba las libretas todos los fines de mes.

El pasatiempo de mi abuelo eran la huerta, los almácigos, transplantar plantines, matar hormigas con gamexane, cuidar sus tomates y sus morrones y presumir de ellos.

Sin embargo los he visto muchísimas veces charlando, Don Ignacio solía venir a mi casa a pedir mimbre u otras plantas para sus ornamentos florales, y tengo la imagen de los dos en el jardin o en la huerta cortando plantas.

Me hubiera encantado hacerle un reportaje a Don Ignacio para saber donde aprendió, si compraba revistas o si todo salía solo de su imaginación. Igual puedo imaginar que muchas de las cosas que hacía para los cumpleaños estaban inspiradas en sus nietos.

Y las coronas de flores con dedicatorias hechas en papel glase? Cómo habrá empezado todo eso?

Recuerdo que tenía unos anteojos de marcos negros enorme, y sus manos eran perfectas, que gesticulaba mucho cuando hablaba y para mi era muy alto, pero no estoy tan segura de esto.

Y vagando imaginariamente por mi pueblo, plegué y corté un papel afiche entero:)

BW me preguntaba para que hacía guirnaldas si todavía ni siquiera descolgué los banderines del cumpleaños de Antoinette jajaja

No hay una explicación, simplemente las hago porque me gustan:) Y las cuelgo porque me encantan, y esa es otra cosa que me gusta de los chinos. Que ellos decoran la casa con papeles rojos con caracteres preciosos para la fiesta de la primavera,  y no los sacan hasta el año siguiente. Porque los papeles rojos se pegan como protección, para proteger la familia y la casa.

Así que hoy a la tarde vamos a tomar la merienda con una torta de vainilla y guirnaldas:)

Es muy simple y fácil de hacer:) Suelen hacerse en papel barrilete o papel de seda, pero como no tenía usé papel afiche. También se pueden mezclar colores para hacerlas más coloridas. Yo solo tenía este rosa:(

Generalmente lo que hago para no desperdiciar papel es tomar las medidas y calcular de cuantos centímetros me conviene cortar los cuadros. En este caso el resultado fue 15 cm x 15 cm.

Cuando ya tenemos los cuadros hechos, hay que doblarlos unas cuantas veces como se indica a continuación en las fotos:)

Cuando llegamos a esta instancia, hay que cortar el papel excedente dándole forma circular:)

Y aquí viene la parte más interesante, hay que hacer unos cortes en el papel en ambas direcciones como se indica en las próximas fotos:)

Una vez hechos los cortes en ambas direcciones (en este caso son 4 cortes, pero se pueden hacer más), hay que abrir cuidadosamente el papel.

Una vez que los papeles están desplegados, hay que formar parejas uniendo dos papelitos por sus extremos como se ve en la foto que sigue:)

Cada vez que unimos dos papeles hay que hacerles un agujero en el medio con un punzón o algún objeto contundente, porque luego habrá que pasar un hilo o cuerda por allí para fortalecer la guirnalda y que no se nos caiga en pedazos:) 
Cuando estén todas las parejas de papelitos pegadas, hay que unirlas para formar la guirnalda. Entonces tendremos que poner cola/plasticolo/boligoma o cualquier pegamento alrededor de la perforación que hicimos e ir superponiéndolas. Ahora se me ocurre que lo mejor hubiera sido, cuando hice los cortes, cortar directamente la punta del triángulo y así tendría ya la perforación hecha. 
Cuando ya estén todos los papeles unidos, y tengamos la guirnalda hecha, hay que reforzar los extremos. Para eso hay que cortar dos círculos de cartón y pegarlos, previo perforado:) 
Y por último, hay que hacer pasar un hilo o una cuerda por la perforación y ya tenemos la guirnalda lista para colgar:) 

Banderines Chinos decorados con tape:)

Además de “cortar papel” tengo otras aficiones, por ejemplo me encanta dibujar en escala -con escuadra y transportador-, sobre todo mapas. Si, los mapas son otra de mis debilidades. Tengo muchísimos mapas, aún cuando soy la persona más desorientada del mundo, camino dos cuadras y me pierdo. Para mi, un mapa, es un souvenir perfecto luego de visitar un lugar. Y más que mirar fotos, me gusta mirar mapas y recordar los lugares donde estuve y como llegué allí. En la pared, frente a la cual ahora estoy escribiendo, tengo 4 mapas inmensos: el del continente americano, el de Argentina, el mapa de China y un planisferio. Si no tengo un mapa, no se donde estoy jajaja

Pero ahora mismo, ponerme a dibujar un mapa o bordar en punto cruz -otra de mis aficiones-, teniendo que estar con un ojo -o dos- sobre Antoinette las 24 horas del día, es un poco difícil. Por eso, generalmente después de la cena, lo que hacemos es: cada una con sus aficiones nos sentamos en la mesa y nos distraemos hasta que BW se conecta y nos ponemos a charlar entre los 3.

Antoinette generalmente mira revistas o libros, pega y despega stickers (pegatinas), dibuja un poco, puede pasarse un largo rato tapando y destapando fibras, cambiando las tapas de colores, ordenando las fibras en las cajas, etc. Yo, corto papel, tengo un cuaderno para Antoinette donde hago scrapbooking -y ella de vez en cuando me pega un par de stickers o me hace un par de dibujos- y hago guirnaldas de papel, especialmente banderines de colores.

Yo fui a una escuela jornada completa, y por la tarde siempre teníamos actividades -huerta, jardinería, labores, etc- y una de mis maestras nos enseñaba a hacer guirnaldas, con papel afiche, papel crepe o papel barrilete (también conocido como papel seda o de seda). Puedo recordar todo con exactitud, hasta los olores, las plasticolas de colores, las ansias de que el pegamento secara rápido y así poder desplegar nuestras creaciones.

Quizás en las vacaciones pueda hacer un par de dibujos para ilustrarles como hacerlas, incluso unos similares a faroles chinos, son super fáciles.

En China se pueden ver banderines por todos lados, incluso en los templos. Para navidad, la iglesia del centro esta repleta de banderines. Los hay hasta en las montañas, sobre todo en las que son consideradas sagradas.

Hay unos banderines especiales, que están hechos en trozos de telas rectangulares y de colores variados y llamativos, se llaman “banderas de plegarias”  (haciendo click en el enlace pueden leer más sobre el origen de estos banderines). Dicen que los banderines que adornan los picos más altos de Los Himalayas son para sonreír al paisaje, entre otros propósitos:)  

File:Prayer flags in the wind.jpg
Qilian Shan – China (foto tomada de google)
Mis amigos chinos, cuando entran a mi casa suelen sorprenderse, porque tengo banderines por todos lados, como si estuviera rezando o haciendo una plegaria por algo. Aunque suelo explicarles que no tienen otra finalidad más que adornar, y darle color a nuestra casita china, lo cierto es que me gusta la idea de pensar que nuestros banderines son como plegarias al cielo.

Con Antoinette hemos decorado banderines de papel chino y los hemos enviado de regalo, también hemos adornado algunas fiestas en la Universidad, y por supuesto, tenemos nuestra casita china llena de banderines:) 
Hace unos dias cuando Paula de La Punta del Obelisco y Pao de kokoro, hicieron el sorteo de los washi tapes, me hacia mucha ilusión poder ganarme un par para poder decorar nuestros banderines. Al final no ganamos nada, pero no bajamos los brazos, y ahora queremos participar del sorteo de Anabella en My Washi Tape:) Todos pueden participar, así que clikeando el enlace pueden visitar su blog y dejar un comentario para participar del sorteo! Anabella es argentina pero vive en Italia:)

Mientras tanto nosotras estamos practicando como decorar nuestros banderines, y como no tenemos “washi”, esto lo explica muy bien Pao en su blog y para saber mas sobre este precioso producto pueden leer esta entrada: Washi Tapes – Catálogos, estamos practicando con cinta aisladora jajajaja 
La verdad que los papeles chinos me sacan bastantes “canas verdes” porque aunque vienen muy bien envueltos en celofán, cuando uno los despliega están muy arrugados e incluso rotos:( 
Con Antoinette encontramos en el supermercado del pueblo unas cintas de colores, pero al final no resultaron buenas, se despegan, se forman burbujas de aire y queda todo muy desprolijo. 
Por ahora nuestros banderines van quedando como se ven en la foto, y vamos a seguir buscando por las ferreterías del pueblo, a ver si encontramos otros colores de cinta aisladora para completar nuestros banderines chinos con colores más variados. Me gustaría encontrar en color negro para combinarlo con los triángulos rojos.