Cumpleaños de Antoinette: La torta

Esta podría llamarse la torta de la casa, porque es la que siempre hacemos, y mezclamos los sabores que nos gustan mucho:) Chocolate, vainilla, café fuerte, crema chantilly y dulce de leche:) Una bomba!

La base son dos bizcochuelos muy simples, uno de vainilla y otro de chocolate.

Los hice el día anterior, y como uno aprende de sus errores, para la próxima voy a calentar el horno solo en la base, porque al encender las hornallas de arriba el horno se re-calentó y con tanto calor el bizcochuelo de vainilla se quebró. Tuve que cortarlo y rellenar por aquí y por allá. El de chocolate, cocido solo con la base del horno, salió perfecto. 
Los decoré el viernes a la siesta, porque sabía que si los rellenaba o decoraba, BW que siempre se levanta más temprano, iba a servirse una porción de pastel con el café. Y como lo conozco, lo que hice fue comprar una tarta en la panadería -un tanto extraña-, “pie de frutos silvestres” (?), insistían que se llamaba así, y la dejé en la heladera -nevera-. Y dicho y hecho, BW se sirvió 2 porciones con el desayuno. 
La tarta efectivamente tenía muchas frutas en su interior, y vino en esta caja paqueta, con dos sobres con platos descartables, tenedores de plástico, servilletas, velas y un adorno musical:) 
BW con los bigotes llenos de crema sentenció: “It’s not bad”. Yo no la probé. 
Y como decía, después de la decoración de globos y banderines y mientras la cumpleañera dormía la siesta me puse manos a la obra con el relleno y la decoración de la torta de cumpleaños. 
Pero primero lo primero, les dejo la receta de los bizcochuelos:) 

Bizcochuelos
Ingredientes: 
200 gramos de manteca sin sal
200 gramos de azúcar
3 huevos
200 gramos de harina de trigo
1 cucharadita (teaspoon) de polvo de hornear
esencia de vainilla ó 2 cucharadas de cacao amargo en polvo
Preparación: 
En un bol batir la manteca y el azúcar hasta formar una crema sin grumos. En otro bol batir los huevos y agregarlos a la crema. Cuando esté todo mezclado hay que incorporar la harina previamente tamizada con el polvo de hornear. Batir enérgicamente hasta que no quede ningún grumo. Finalmente agregar la vainilla o el cacao, batir un poco más y colocarlo en un molde enmantecado y enharinado. Cocinar al horno a una temperatura de 180 grados durante 40 minutos. 
Para rellenar usamos dulce de leche y crema chantilly:) Pero lo que hacemos primero es preparar un buen café cargado, y con una cuchara suelo humedecer un poco los bizcochuelos. 
Una vez humedecido el bizcochuelo, en este caso fue el de vainilla, le untamos el dulce de leche:) 
Le pusimos abundante dulce de leche y con una espátula cubrimos todo el bizcochuelo:) 
El dulce de leche lo hice con 2 latas de leche condensada Nestle. Pienso que en China les gusta mucho la leche condensada, porque se puede encontrar en casi todas las tiendas de conveniencias. En la etiqueta de la lata recomienda comerla untada en el pan jajaja yo nunca probé esto. Las latitas vienen completamente cerradas, lo único que hago es sacar la etiqueta de papel y ponerla en una cacerolita con un poco de agua a hervir por unas 3 horas a fuego mínimo mínimo mínimo jajaja Después hay que dejarlas enfriar y yo siempre saco el dulce de leche y lo pongo en un pote de vidrio, porque no me fío de la lata. 
El siguiente paso fue colocarle la crema chantilly sobre el dulce de leche que cubrió el bizcochuelo previamente humedecido con café fuerte -se puede le agregar algún licor también-. La crema chantilly la hice con una cajita de 250 ml de crema de leche batida enérgicamente con dos cucharadas soperas de azúcar:) 
Sobre este relleno coloqué el otro bizcochuelo y luego lo cubrí con una cobertura sabor a vainilla que compré en Metro, y que juro que es la primera y última vez que la uso. Generalmente nosotros nos comemos “la torta de la casa” sin cobertura, pero como era el pastel de cumpleaños de Antoinette pensé que antes de ponerme a hacer una cobertura con manteca o claras de huevo crudas, era mejor comprar una de estas coberturas importadas, pero no, el sabor es muy artificial, y la realidad es que arruinó el pastel. 

Para decorar tenía chocolate, confites de naranja y unos merenguitos de vainilla:)

Y la cosa quedó más o menos así:)

Antoinette estaba feliz y cantamos cumpleaños feliz y soplamos las velitas un montón de veces:) Decorar la torta con el calor tropical de Zhangzhou y la humedad fue una tarea titánica! Pero valió totalmente la pena:)