Llegó el calor…

Llegó el calor, y estoy segura que es para quedarse. Ayer lunes, hicieron 31 grados, y el cielo estaba  completamente despejado. Es una lástima que con tantas obras en construcción, estuviéramos sumergidos en una nube de polvo. Como era lunes, muy lunes, no hicimos mucho, pero hoy martes tocaba salir y empezar a tomar el toro por las astas. 
Li solo cuidará a Antoinette hasta fines de abril, así que urgía hablar con J. para saber si ella podía quedarse con la peque mientras trabajo. Este mes siempre se complica un poco, porque tenemos feriados propios e internacionales, y generalmente los ajustan a unas reglas bastante extrañas. De hecho, para tener un puente por el primero de mayo, tendremos que trabajar el sábado 27 y el domingo 28. 
Como Antoinette no había dormido la siesta, el plan era caminar y que finalmente ella se quedara dormida en su coche. Pero no solo no se quedó dormida, sino que cuando llegamos a la cafetería se puso a jugar con otros críos. A mi no me molesta en absoluto que ella juegue y se divierta, lo único que me preocupa, es que la mayoría de los peques tienen unos “catarros mortales”. Además que ahora no se soporta ni ella misma la pobre, pero solo podrá ir a dormir después de la cena. 
Nos  quedan 10 semanas, y yo todavía no sé ni por donde empezar:(

Cuando la primavera termine…

Cuando la primavera termine nos iremos a vivir a Xiamen, me cuesta escribir/pensar/sentir que esta será mi última primavera en Ningbo.

Tenemos exactamente 12 semanas para empacar nuestra vida china, mudar nuestras cosas, y empezar otra vez de cero, en otro lugar.

Me costó mucho tomar esta decisión, pero creo que es por el bien de los 3. Por supuesto estoy ilusionada con todas las cosas nuevas que nos esperan, pero no por eso menos triste de dejar, este, que por mucho tiempo -6 años- fue mi lugar en el mundo.

Lo decidí el fin de semana, y el lunes pasado se lo dije a mi jefa. Me escuchó con mucha atención, me preguntó si lo quería pensar. Y cuando la charla hubo terminado, me preguntó si era una broma del día de los inocentes. Ojalá fuera una broma pensé.

Antoinette ya está registrada en el colegio, vamos a vivir en la misma zona de la escuela, una zona muy verde, rodeada de montañas, cerca del Jardín Botánico. Son tantas cosas, que 12 semanas me parece muy poco tiempo para tantas emociones juntas.

Hoy se celebra el festival de Qingming (día para limpiar las tumbas), el equivalente a nuestro día de los Muertos. Es un día para conmemorar a los ancestros y hacerles ofrendas.
A partir de hoy -según el calendario lunar-, las temperaturas comenzarán a subir, disminuirán las precipitaciones, y comenzará la época de labrar la tierra -arar y sembrar-. En la antigüedad durante este período se plantaban los árboles. 
BW está con nosotras por el feriado, y el domingo iremos a Hong Kong porque el lunes tenemos turno con los especialistas que tratan a Antoinette. 
No tenía muchas expectativas puestas en este año, pero está siendo un año muy intenso.  
Sé que no será un año fácil, pero será el año en que finalmente estemos los 3 juntos, para afrontar lo que sea.