Antoinette: Primer día de clases!

Según el calendario lunar chino, el fin de semana pasado, comenzó el período solar conocido como “liqiu” –立秋-, traducido literalmente “Inicio del Otoño”.

Y con el inicio del otoño, comenzaron las clases! Al final BW se tomó la mañana libre en el trabajo y nos acompañó. Él está 100% seguro que Antoinette se siente “segura” con él, y yo estoy 100 % segura que ella hace lo que quiere con él. Pero lo cierto es que era el primer día de clases, y era una maravillosa oportunidad para compartirla los tres juntos. 
Antes de salir de casa, Antoinette prometió portarse bien, hacerle caso a la maestra, no pelear con los compañeros… bueno, todas esas cosas que se prometen y nunca se cumplen!

Yo estaba super nerviosa -estoy super nerviosa-, los dos iban de lo más relajados. Llegó un punto, en que mi tormento era tal, que si alguien me hubiera dicho algo, le hubiera dado un castañazo sin pensarlo dos veces. Por suerte BW me va conociendo de a poco, y por sobre todas las cosas, me acepta como soy.

El colegio es muy asiático en todo sentido, y aunque no era el mejor de mis días, se que puedo lidiar con eso. Hay muchísimas cosas de la cultura asiática que me gustan. La realidad es que la mayoría de los extranjeros que van a este colegio, son los que no pueden afrontar el colegio americano, que es carísimo.

Para nosotros era la única opción, porque Antoinette tenía que ir si o si al colegio, y el colegio americano no tiene Nursery. Además de que el colegio está en un distrito fuera de la isla, y es prácticamente una hora en autobús.

Todavía estoy en el dilema, de si seguirá ahí o no, el próximo año. Pero como bien dice BW, veamos este primer trimestre, y como evoluciona Antoinette en general, y a ver si pronto tenemos los resultados de los exámenes.

El primer día fue medio un “fiasco”, pero reconozco que fue mi culpa. Primero le pedí a BW que se fuera, y así tomar el control de la situación. Charlé un poco con las maestras, y la verdad que las dos tienen una paciencia infinita con los peques.

Nos dijeron que en principio serían solo 7 peques, y que Antoinette era la única extranjera. Uno de los peques, no paró de decir que no quería que Antoinette se quedara, que no le gustaban los extranjeros. Antoinette nunca se dió por aludida y siguió jugando.

A las 9 AM apareció la persona encargada del “snack time” con una fuente con varias porciones de spaghettis con salsa. Me sorprendió bastante, porque nunca se me hubiera ocurrido ese tipo de comida como aperitivo, sobre todo teniendo en cuenta que el almuerzo se sirve a las 11.

Ya habíamos hablado sobre el tema comida con Antoinette, y les explicamos que Antoinette llevaría su propia comida de la casa. Que por favor no compartieran comida con ella. Todo había quedado -aparentemente- claro, por lo que me sorprendió sobremanera que me llamaran para decirme que les preocupaba que Antoinette no quisiera comerse los fideos. Pero si es que una hora antes la cría se había tomado un tazón de leche con cereales!!!

Vuelta a explicar lo de la comida, lo de las alergias, espero que hayan entendido.

Hoy, el segundo día, se quedó 3 horas, de las cuales me quedé acompañándola 2! Llegamos puntual, y era la única. Una hora más tarde llegaron dos críos más. Las maestras me comentaron que en general los peques suelen venir a las 9. A las 10, cuando me fui, solo eran 3, incluida Antoinette, y cuando la fui a buscar a las 11, seguían siendo los mismos.

Antoinette ha estado muy activa jugando, compartiendo… y ya tiene una amiga. Una nena muy dulce, que la consolaba cuando me fui, diciéndole que iba a volver más tarde a buscarla. Por supuesto yo no me había ido, estaba sentada afuera de la sala, y como no lloraba, sino que de vez en cuando se asomaba a la puerta y gritaba en chino ¿mamá donde estás? Podía oir a su compañera responderle “tu mamá volvió a la casa, más tarde viene”. Y volvían las dos a lo suyo: juegos y más juegos.

Para mi, esta experiencia es completamente nueva. Es un lugar seguro, y las personas que están alrededor de mi hija parecen competentes y con experiencia. Hoy por la mañana, participamos de los ejercicios matutinos de los peques de jardín y todo el mundo parecía contento, disfrutando. Tanto los maestros como los peques. Supongo que pasará un tiempo hasta que Antoinette se adapte completamente. Pero después de este segundo día, pienso que todavía nos queda mucho camino por recorrer.

Mientras tanto seguiremos trabajando en casa, como siempre. Ahora BW también se sumó a la tarea, y tienen su rato de armar rompecabezas o pasar cuerdas. Cosa que ambos disfrutan mucho!

La vida es esto, ¿no?. Lo importante es mantener la cabeza abierta, y sacar lo bueno, lo mejor de cada uno. Serán 3 horas para compartir con otras personas, conocer otro ambiente, no puedo resultar nada malo.

Recuerdo que con mi primo más chico, la sala de 3 no resultó, pero no quiero boicotearme. Como suele decir una de mi amigas, siempre aparece alguien/algo y te rescata. Algunos procesos de aprendizaje son dolorosos, pero muy necesarios.