Qiantong:)

Qiantong (前童古镇) es un pequeño pueblo con más de 760 años de historia. Desde 1228 este pueblo fue habitado por un clan de apellido Tong. Y en la actualidad más del 90% de sus habitantes son descendientes directos de este clan. 
Visité este pueblo durante el otoño del año de la rata (2008), estaban cosechando el arroz y me había quedado sin batería en la cámara. El día anterior habíamos escalado el Gran Cañón de Zhejiang (Zhetong) y navegado un buen rato entre la bruma.  
Aún me sigue extrañando el hecho de que con el tiempo los detalles se me hacen mas nítidos, y puedo recordar cosas con mucha precisión. Hasta puedo recordar la sensación de caminar en los puentes colgantes que unen los extremos del gran cañón, o la frescura del agua de los manantiales. 
Todo esto viene a cuento de que la semana pasada mi jefa me llamó por teléfono para decirme que hoy vendría un periodista para entrevistarme, no estaba segura porque, pero pensé que quizás era una persona que valía la pena conocer. 
Nos encontramos por la noche en la cafetería del hotel y resultó una persona sumamente agradable, solo hablaba chino, así que necesité ayuda de mi jefa como traductora. Al mejor estilo chino nos pedimos una fuente repleta de frutas frescas y abundante te. Dispuestos a charlar sobre todo. 
Después de las presentaciones de rigor le pregunté de donde venía, porque aún siendo ningbones, este pueblo es tan grande y cada una de sus partes tiene tanta historia que me daba curiosidad conocer detalles.
Me dijo que había nacido en Ninghai, y me preguntó si conocía su pueblo. Como lo conocía nos pusimos a charlar sobre mi visita a su pueblo. Y cuando me entregó su tarjeta personal reconocí el caracter “童”, entonces recordé el antiguo pueblo, y el resultó ser unas de esas personas que desciende de ese gran clan familiar que habita el pueblo por más seis siglos. 
Qiantong está ubicado entre dos montañas, y las aguas que descienden del gran cañón recorren sus canales.   
A diferencia de otros pueblos antiguos que conocí, en este poblado de la Dinastía Song, las construcciones son de piedra y no de madera, y llaman particularmente la atención los empedrados en las calles, las paredes y las ventanas, sobre todo estas últimas que son de diseños únicos. 
El próximo martes la nota saldrá publicada en el periódico de Ningbo, pero más allá de la grata experiencia, fue bueno poder recordar todo esto y conocer de cerca a alguien que creció en este pueblo encantado:)