Media estación

Un nuevo noviembre para aprender 🙂 En Ningbo no teníamos “media estación”, pero en Xiamen si. Es raro, porque por las mañanas y las noches refresca, pero sin embargo todavía hace mucho calor al medio día y a la siesta.

Es difícil decidir que ponerse, sobre todo con los peques. BW andará de mangas cortas todo el invierno, yo llevo ropa liviana, pero las chalinas se vuelven imprescindibles, mi garganta es mi talón de Aquiles, y la contaminación no ayuda. 
La pregunta de cada mañana es ¿Cómo visto a Antoinette? ¿Qué le pongo? 
Sus compañeros van super abrigados, y suelen ponerles unos paños de algodón o gasa en la espalda para que les absorba el sudor. También lo hacen durante el verano. Son unos paños que se compran, y en un extremo tienen un diseño (que puede ser una carita de animal o del animé de moda) y este va como tapete del lado de afuera de la ropa, para impedir que se deslice y se caiga. 
Nosotros tratamos de que Antoinette no sude tanto, va con ropa cómoda, de ser posible algodón. Antoinette no tiene mucha ropa, la mayoría son pijamas o ropa de entrecasa. En cada cambio de estación le comprábamos dos o tres remudas para salir, pero nada más. 
Antes de que comenzaran las clases, en la liquidación de verano, fui a Zara y le compré 3 pantalones deportivos, un breche y un jean. En Zara venden ropa bonita, pero no es barato. Es de mejor calidad, porque generalmente es ropa hecha en Portugal o Turquía, y los diseños son más occidentales. En M&S y H&M suelo comprar los básicos: medias y camisetas. El resto de la ropa es demasiado “chillona” para mi gusto. Pero los “packs” de camisetas y medias nos funcionan. 
El sábado pasado, aunque me sentía morir de lo apestada que estaba, decidí ir a ver la liquidación de otoño, y si o si tenía que comprar una camisetas mangas largas. Quería ver si encontraba en Zara unas blusas de algodón para que Antoinette las lleve sobre sus camisetas mangas cortas. 
Al final no encontré lo que buscaba, pero si encontré unas camisas de algodón que nos vinieron como anillo al dedo 🙂 Quedan lindas, se arremangan, y se las ponemos sobre las camisetas mangas cortas por ahora, y ya cuando refresque un poco más, irán las de mangas largas y algún pullover o saquito para la época más fría, que no creo que dure mucho. 
Esa pensaba que sería mi compra para lo que resta del año, hasta que esta semana encontré cerca de la escuela de Antoinette una tiendita que vende cosas muy lindas. Todo hecho de manera artesanal, con telas y diseños japoneses y coreanos. 
Me hubiera comprado todo! Pero no. Compré un par de cosas que me gustaron mucho y que espero poder usar de “molde” para hacerlas con mis propias manos. 
Esta blusa de viyella estampada me pareció de ensueño desde el minuto que la vi. Es suave y livianita. Y esperamos sacarle mucho provecho!!! 
Y por último estos tres pantalones, el primero de algodón japonés y los otros dos de tricot. Ya veremos si son tan cómodos como parecen 🙂 
Y de “yapa” unas fotos de nuestro día a día, tratando de ponerle color a la cosa:) Ya empezaron a poner la decoración de navidad por todos lados, y a Antoinette hace rato que la tiene ilusionada “papá” (papá noel) y cuando lo ve se rie “jo jo jo”. No sé si habrán hecho alguna actividad en la escuela, pero le encanta la idea 🙂