Receta: Apple Cake

Finalmente llegó el viernes, y como es habitual -sobre todo cuando viene BW- había que hornear algo rico para el fin de semana. Tenía varias ideas rondando por mi cabeza, pero al final decidí hacer algo que me permita usar unas manzanas que se estaban poniendo viejas.

Busqué recetas, y ninguna me convencía, ya sea porque llevaban leche o yogurt natural, que no digo que no queden ricas, pero la verdad es que no tenía esos ingredientes, y como afuera llueve a cántaros, por más que me guste la lluvia, no pensaba salir a comprar leche.

Recordé una receta muy sencilla, que había publicado Mars en su blog, y la adapté un poco a mis gustos y secretos.  Quedó riquísima!!!

Ingredientes:
1/2 taza de azúcar
1 taza de harina común
1 teaspoon de polvo de hornear
1 pizca de sal
2 huevos grandes
100 gr de manteca
1 teaspoon de esencia de vainilla
2 tablespoon de canela molida
2 manzanas medianas
Mermelada de duraznos o damascos

Preparación:
En un bowl tamicé la harina, el polvo de hornear, la sal y el azúcar, incorporé la manteca a temperatura ambiente y con las manos la fui mezclando hasta formar una masa.

En otro bowl batí los huevos con la esencia de vainilla y lo agregué a la primera mezcla, batiendo hasta que la masa quede cremosa y lisita.

Cuando la masa estuvo a punto, la unté en un molde previamente enmantecado y enharinado, y corté las manzanas en fetas muy finitas.

Coloqué las fetas de manzana sobre la masa, ordenándolas en forma de círculo, y completé con el resto el centro.

Finalmente la espolvoreé con canela y un poco más de azúcar, y la metí al horno durante 35 minutos a 180º.

Y aquí van los secretos:
1) Siempre que se le agregue polvo de hornear o levadura a una masa, aunque vaya a ser dulce, hay que agregarle una pizca de sal para ayudar a que estos ingredientes se reactiven. El polvo de hornear que estoy usando ahora, trae incorporado bicarbonato de sodio, y mientras que uno se activa con el agua, el otro se activa con el calor, y la presencia de la sal hace una reacción química que favorece al proceso.
2) El segundo secreto es usar la mermelada de durazno o damascos para darle un aspecto brillante a la tarta.

Así que después de los 35 minutos, saqué la tarta del horno y con el pincel esparcí la mermelada de duraznos sobre las fetas de manzana cubiertas de canela y azúcar. Finalmente la volví a meter al horno durante unos 5 minutos más.

Es muy fácil de hacer, y se puede comer fría o caliente. Yo la prefiero fría, pero a BW le gusta caliente y con abundante crema chantilly. Mars en su blog la recomienda comer calentita con una bocha de helado de vainilla. Así que creo que está en gustos y un poco de imaginación. En Argentina muchas roscas y tartas de frutas llevan crema pastelera y quedan sumamente ricas.

El bizcocho es bastante esponjoso y más liviano que el que suelo preparar, de hecho lleva la mitad de manteca y de azúcar que yo suelo usar.

Y hoy me olvidé completamente del secreto que me dió J. -la señora que me ayuda a cuidar a mi hija cuando voy a trabajar-, para evitar/sacar las burbujas de aire que dejan esos huequitos en los bizcochos; antes de colocar las manzanas sobre la masa, hay que levantar el molde y dejarlo caer sobre la mesa, unas dos o tres veces. Las burbujas suben a la superficie y explotan, o las pueden explotar con un palillo.

Buen fin de semana para todos! Y aquí estaremos celebrando el Día del Padre en familia si Dios quiere:)