Stroopwafel:) (Dutch Caramel Waffles)

Los waffles con dulce de leche me gustan muchísimo, los probé por primera vez en la casa de mi suegra. En nuestro primer viaje juntos a Holanda mi suegra estaba de vacaciones, como el departamento de BW estaba un poco inhabitable nos quedamos en la casa de su mamá.
El horario de llegada al aeropuerto era un poco inconveniente, arribamos a las 3 AM, pero G. (hermano mayor de BW) había tenido la buena voluntad de conducir y aparcar el auto de BW en el estacionamiento del aeropuerto, así cuando llegábamos podíamos conducir directamente de Amsterdam a Rotterdam (G. vive en La Haya).
La mamá de BW llevaba más de un mes en la India, osea que su heladera estaba completamente vacía a eso de las 5 AM cuando llegamos. BW preparó café y nos pusimos a revisar los alacenas y armarios para ver que podíamos encontrar para comer, estábamos famélicos:)
Cuando ya nos estábamos dando por vencidos, ya que no había más que latas de comida en conserva, BW encontró una lata con varios paquetes de stroopwafel:)

La mamá de BW tiene una escuela de arte en su casa, muchas personas vienen a aprender dibujo y pintura, y parece que mientras toman clases también comparten te y galletas. Me gustó mucho un estante que tiene, está repleto de diferentes tipos de tazas:)
Abrimos el ventanal que da al patio trasero, y nos sentamos con nuestras tazas de café y los stroopwafels a ver el amanecer en la calma del jardín de la mamá de BW que parecía una jungla de árboles frutales mientras unas ranas cantaban en el pequeño estanque:)
Con el primer sorbo de café me empecé a despabilar, teníamos el horario chino, así que para nosotros era la tarde, y con el primer bocado de mi stroopwafel me embargó la emoción de sentir el sabor familiar del dulce de leche:)
En un par de días entre te y café nos comimos todas las galletas, que por supuesto tuvimos que reponer antes que T. volviera.
Desde entonces, cada vez que vienen visitas de Holanda, o mi amiga belga vuelve a China, me traen los deliciosos stroopwafels:)
Nunca los había visto en China, hasta que anoche BW me sorprendió. Habíamos ido a cenar al restaurante texano que le gusta, pero como no hay postres en el menú decidimos caminar hasta Starbucks.
El Starbucks de Xiamen presume de ser el más grande de China, y siempre está lleno de gente. Mientras yo entretenía a la peque y mirábamos diferentes tipos de tazas, termos y café, BW hacía el pedido, no había mucho para elegir entre las cosas dulces, así que solo me pedí un scone de manzana y canela y una taza de te negro. BW se pidió un café y unas magdalenas de arándanos y se dispuso a hacer la segunda cola para retirar el pedido.
Como el local estaba muy lleno, decidimos sentarnos afuera, así que con la peque salimos a mirar las luces y buscar una mesa desocupada.
Cuando logramos sentarnos, justo se acercaba BW con la bandeja y sobre mi taza de te me colocó un stroopwafel:) Que sorpresa!
Starbucks los importa directamente de Holanda, y aunque no saben igual, fue una linda sorpresa:)

Según comentan, estos waffles fueron inventados en la ciudad de Gouda -Holanda- (la de los quesos) en el año 1784, un panadero habría elaborado estas galletas con restos de masa y especias y luego las abría rellenado con caramelo.
En un principio era un postre para pobres, hasta que se convirtió en un icono a la hora del te o café en Holanda, y también los suelen regalar como souvenir.
Otra de las curiosidades sobre estas galletas es su manera de servir, generalmente las colocan sobre la taza de te/café/chocolate-cacao caliente, para que se ablanden un poco y así disfrutar mejor de su sabor.
Como anoche ya me había pedido un scone de manzana y canela, y el stroopwafel que me regaló BW venía en un sobre individual, me lo traje a casa para disfrutarlo hoy en el desayuno.