Tormentas

En menos de dos semanas, tuvimos dos tormentas. Primero el tifón Soulik degradado en depresión tropical y luego la tormenta eléctrica Cimaron, que tocó tierra en Zhangzhou el jueves por la noche y provocó que llovieran unos 200 mm en una noche. Me impresionó ver como bajaba el agua de los cerros, varios de los árboles que bordean la vereda se cayeron,  y recién hoy los volvieron a poner en su lugar.

La parte más afectada fue la más antigua de la ciudad, donde estaba todo inundado y tuvieron que rescatar a varias familias con botes. Por suerte la lluvia cesó, y poco a poco fue volviendo todo a la normalidad.

Casi a diario llueve, sale el sol, se nubla, y vuelve a llover. Me gusta el ruido de la lluvia, cuando no se azota contra los cristales de las ventanas, o cuando el viento no hace vibrar los ventanales. Verano en Xiamen, temporada de tifones, tormentas eléctricas y mucha lluvia.