Gong Hei Fat Choi

Feliz Año de la Serpiente! Feliz Año Nuevo Chino! 
Como diría mi abuela, “nunca es tarde cuando la dicha es buena”. 

Este año los saludamos en cantonés, pues anduvimos por el sur de China, para ser más específicos en Hong Kong, así que 恭喜發財!!! (gùng héi faat chōi). 

Gong Hei Fat Choi o en mandarín Gong Xi Fa Cai, no significa Feliz Año Nuevo, su traducción literal al español sería “Felicidades -buenos deseos/augurios- y Prosperidad”. “Fa Cai” significa prosperidad en todo su sentido material: dinero, riqueza, fortuna, etc. 

Vamos volviendo a nuestras rutinas, BW volvió al trabajo, nosotras nos quedamos una semana más y volveremos a Ningbo y a la realidad:) 

Así que desde Zhangzhou, nuestros mejores deseos para este Año de la Serpiente que recién comienza:)

Antoinette: Un año y medio!

Hoy nuestra “larva” cumple un año y medio, y me hubiese gustado escribir que el reflujo desapareció por completo, pero no. Y aunque puede que este sea su punto débil para siempre, no me resigno. 
Hace un par de semanas llevábamos más de un mes sin vomitar, y por un día de descuido en su dieta se estriñó y tuvimos un episodio de vomito -es decir vomito una vez-. Pasaron otro par de semanas y parece que nuestro viaje en tren nos expuso a un par de virus, porque BW está con una gripe muy fuerte, y Antoinette con diarrea y vómitos. 
No es nada nuevo escribir que cuando los hijos están enfermos duele en el alma, y que uno quisiera que le pasaran las cosas a uno para evitárselas. Pero tengo que reconocer la fortaleza de mi hija, ya que pese a los vómitos y la diarrea, de lo único que se ha quejado es de la irritación de la cola, porque aún después de vomitar se preocupa más por ayudarme a limpiar que por lo que pasó en si. 
Está super cariñosa, y aunque esté muy entretenida jugando siempre nos busca para un abrazo fuerte y un par de besos. 
Desde ayer comenzamos la re-adaptación con Li, y fue solo verla para correr a su bolso y pedirle el teléfono. Li tiene un teléfono con muchos sonidos y luces de colores que a Antoinette le encanta. 
Li la encontró mucho más alta y con el pelo más largo, y si no le hubiera visto la cola irritada me dijo que no se habría dado cuenta de que la peque estaba enferma, ya que anda de acá para allá como un cascabel -como siempre-. 
Si hay momentos en los que tiene un poco de dolor de barriga, y entonces quiere abrazos y aprovecha y empieza a pedir -con tono quejoso/semi-llanto- las cosas que en general no le dejamos tocar. 
Por suerte anoche pudimos dormir de corrido, porque llevábamos dos noches sin dormir. 
Al final este fin de semana no lo podremos ver a BW, porque como la peque está enferma tuvimos que correr la fecha de vacunación y además tampoco la queríamos exponer a la gripe del padre. 
El tiempo en Beilun, aunque reiterativo, es la típica primavera china, llueve y hace mucho frío. Ya casi se terminan mis vacaciones de invierno, hoy vuelve a la universidad todo el personal administrativo. El fin de semana volverán los estudiantes y el lunes la vuelta al trabajo. Fin de las vacaciones de invierno.

Las vacaciones de invierno comienzan en Zhangzhou:)

Bajando el cerro hay un parque, esta escondido, bordea un lago y hay una casita de madera que es un salón de te. Aunque estaba bastante oscuro salimos a caminar un poco para aclarar nuestras ideas. 
El papá de BW fuma muchísimo, y aunque habíamos acordado que lo haría en el balcón, alguna que otra vez lo hemos encontrado fumando en el living. 
Llegamos a la conclusión que lo mejor era que se alojara en un hotel que esta super cerca y así el podría disponer de su propio espacio sin afectar a la peque. Por supuesto que no le cayó bien la noticia, y BW tuvo que elegir entre pasar el año nuevo chino con su papá o con su hija, porque en esas condiciones yo no me quedaba en Zhangzhou, ya de por si poco me gusta y nada me cuesta volver a mi casita china de Ningbo, donde con mi cría tenemos todas nuestras comodidades. 
A Antoinette le gustan muchísimo las personas, y sobre todo interactuar. Al principio es un poco tímida, pero cuando toma confianza es super simpática. 
El primer día en Zhangzhou ella solo lo miraba a su opa de lejos y le sonreía, pero al segundo día ya le prestaba sus stickers y lo seguía por la casa. Pero su opa necesitaba salir al balcón a fumar cada 5 minutos, así que mientras él fumaba ella se pasaba el tiempo pegada al vidrio de la ventana esperando que el la mire para saludarlo con la mano, llegó el momento en que mientras lo esperaba empezó a pegar sus stickers en el vidrio. 
Las veces que salimos a almorzar o cenar, siempre nos toca sentarnos afuera a la intemperie para que el pueda fumar, y yo no me caracterizo por la paciencia precisamente, sobre todo cuando me toca exponer a mi hija. 
Así que nos bastó solo una vuelta al parque para que BW ordenara sus ideas, porque a mi lo que es tomar una decisión me cuesta un suspiro:)