Antes de la tormenta …

En esta zona las tormentas eléctricas son frecuentes, pero ayer necesitábamos ir si o si a Xiamen para comprar los boletos de tren. Solo los podemos comprar con 5 días de anticipación, y con tanta gente, se agotan en el día.
Siempre trato de comprar dos tickets, así no molestamos a la persona que tenga que sentarse con nosotras. Antoinette es muy sociable y al cabo de un rato la gente se va quedando sin teléfono, sin anteojos, sin libros o revistas.
Ayer la chica de la boleteria no me queria vender un ticket para Antoinette porque decía que no medía más de un metro. Para comprar los boletos necesitamos mostrar el pasaporte y en el pasaporte holandés -no se porque- describen la altura de las personas, que en el caso de Antoinette son los 52 cm que midió al nacer. Si los peques miden menos de un metro deben ir sentados en la falda de los padres y no pagan el boleto, si miden menos de 1.5 m pagan la mitad y si sobrepasan esta altura pagan el ticket completo. En otros países, como Argentina, es por la edad no por la altura.
Es gracioso ver las  marcas para medir la altura en las boleterias de los parques o zoológicos, y los críos tratando de encogerse:)
En fin, que BW andaba dando vueltas con la peque y no le podía pedir su pasaporte, hasta que finalmente la convencí y tenemos boletos de tren para las dos.
Andábamos apurados porque no queríamos que nos agarre la tormenta, o que nos quedemos sin ferry o que tengamos que caminar esquivando centellas. Encontramos un autobús que va por una ruta elevada, su recorrido es bastante rápido porque solo esta clase de autobús transita esta calle. En la estación central de Xiamen es bastante difícil tomar un taxi. Una ficha de color azul cuesta 0.5 yuan (wu jiao) y la vista de la ciudad es bastante interesante. Los autobuses se parecen al transantiago, grandotes y medios acordionados.
En esta parte de Zhangzhou no hay taxis, solo algunas motos al asecho de los pasajeros.

Hay 3 clases de ferry: uno rápido, otro lento y por último el de carga. El ferry me parece muy caro (14 yuanes) sobre todo teniendo en cuenta que por estos lares el salario mínimo de los obreros es menos de 100 euros al mes.

ferry de carga

ferry de carga listo para zarpar 
Esperando el ferry rápido o lancha de pasajeros
Al otro lado del charco, por la tarde se acercan algunos pescadores a vender pescado fresco. 

La ruta elevada de color azul que se ve atrás es la de los autobuses.
Hacía muchísimo calor, así que el fuerte viento que nos acompañó a la vuelta durante el viaje en el ferry lento, se disfrutó. Pero les debo las fotos porque nos agarró la tormenta. 

Mi bebe pequeño …

Desde que nació Antoinette, nunca nos hemos separado por mas de dos horas, pero pronto tendrá que quedarse con Li, unas 3 horas por día, 4 veces a la semana. 
Cuando no estaba conmigo estaba con el padre, que “sintió” lo que es el apego con nuestro bebe. Hemos hecho muchas cosas los tres juntos: ir a comer afuera, viajar, pasear, etc. Pero ahora nos toca emprender otra etapa, y ojala sea positivo sobre todo para la peque. 

Hace dos semanas que estamos haciendo “entrenamiento”. Li llega cuando ella esta durmiendo la siesta,  y cuando escuchamos que se despierta es quien la recoge de la cuna. Desde el primer día que se conocieron se llevan bien, Li es activa, y al ser de campo también tiene cultura de apego. Es decir la tiene toda la tarde en brazos, le canta, le da besos, le habla y le habla sin parar. Todo esto no es ajeno para mi -que si para BW- porque mi mama hacia todas las tareas de la casa con nosotras en brazo. Somos 3 hermanas, y tengo 8 años de diferencia con mi hermana del medio y 16 con la mas chica. 
Li no tiene que hacer otra cosa que no sea cuidar a Antoinette, e hicimos un pacto, yo le doy la mitad de mi salario, ella acepto encantada. Igual el papa de BW esta en camino, así que solas solas lo que se dice solas no estarán.   

Cumpleanos feliz:)

Antoinette es una nena feliz, y sabe Dios las lagrimas que me ha costado. Pero no me quejo -o si-, estos últimos 21 meses han sido sin lugar a dudas los mas intensos de toda mi vida. Todavía me cuesta hablar sobre muchos temas -parto, reflujo, alergias, etc- pero supongo que poco a poco, con tiempo, todo ira fluyendo.
Creo que el día de su nacimiento no lo podre olvidar nunca, y al contrario de lo que le pasa a muchas personas, con el tiempo mas detalles se me hacen mas nítidos.
El día anterior a que naciera, y ya en trabajo de parto -con las primeras contracciones- decidimos visitar un parque que se había diseñado exclusivamente para la Expo Shanghai. 
El parque Houtan, es un lugar muy bonito, en forma de terrazas que tiene un sistema de drenaje de agua que le permite crear un ecosistema especial.  

Caminamos muchísimo, cenamos en el restaurante del pabellón argentino -un par de empanadas- y cerca de las 9 de la noche, cuando empezó a llover, le dije a BW que mejor fuéramos al hospital. 
Tomamos un taxi, y en 5 minutos estuvimos en el piso 14 del Hospital Huashan de Shanghai -donde funciona la clínica-, nos estaban esperando ya que habíamos llamado por teléfono. 
La doctora de guardia me reviso, y nos dijo que ya había comenzado la dilatación, pero que seguro llevaría toda la noche. Nos sugirieron volver cuando las contracciones fueran cada 5 minutos. 
Volvimos al hostel, ya eran casi las 11. Me recosté y me quede dormida, hasta que un dolor muy fuerte me despertó  fui al bano y estaba sangrando, así que rápido me duche y salimos nuevamente para el hospital. 
En el hospital hicieron todos los controles, y todo iba bien, ya teníamos 5 cm de dilatación. Aun no había roto bolsa y Antoinette no bajaba.  
A las 4 AM me pusieron un catéter en la espalda, por si había que hacer cesárea de urgencia. Ya teníamos 7 cm de dilatación. 
A las 6 AM -gracias a Dios- cambio la partera, y con BW me ayudaron a levantarme y pude caminar un rato. Finalmente Antoinette bajo, pero la dilatación y las contracciones no nos estaban ayudando. 
A las 11.16 AM, cuando ya estaba todo listo para un cesárea de emergencia, y gracias al codo del Dr. Wu nació Antoinette. 
Desde las 5 de la manana las cigarras me acompañaron con su canto, estaba extrañamente tranquila, hasta que el grupo de neonatologia apareció en escena. Era demasiada gente para mi gusto, y la cara de horror de BW no alentaban mucho. 
El llanto de Antoinette no era fuerte, como si estuviera ahoga, había tragado bastante liquido, así que la aspiraron y enseguida comenzó a llorar. La liaron en una manta, le pusieron un gorro y me la pusieron en el pecho. Su olor, ese olor tan particular sigue siendo el mismo. 
La placenta no bajaba, y el tiempo corria. Tenia un desgarro bastante grande. 
Examinaron a la peque y el nivel de oxigeno en su sangre era bajo, así que se la llevaron -junto con BW- a la incubadora por dos horas. 
La doctora me saco -literalmente la placenta- y suturo el desgarro. 

Al día siguiente antes de volver a casa, Bob la bano y la vistió con la ropa que le habíamos preparado.

Nuestro bebe pequeño ha crecido muchísimo desde entonces:)

Temporada de patos, temporada de conejos y temporada de tifones:(

Una vez F. me hizo un comentario muy cierto en cuanto a la gente de campo, haciendo particular referencia a su esposo. Hombre de vida agitada en plena Bogota trabajando como cocinero en unos de los centros comerciales mas grandes. Sin embargo, tiene ritmo de campo. Y F. señalo “se puede sacar a la gente del campo, pero no se puede sacar al campo del corazón -vida- de la gente“. 
La provincia donde vivimos esta en la Costa este de China, y es una de las mas desarrolladas. Y hasta en las épocas de hambrunas mas grandes, gracias a que es una región agrícola -por la generosidad de la tierra- la gente pudo sobrevivir. 
Campesinos, que un día comenzaron a tener sus pequeños emprendimientos en casa, y luego se transformaron en pequeñas fabricas entre familias, vecinos y amigos. Y así seguimos, campesinos -sin educación- nuevos ricos. No con mucho dinero, sino con MUCHÍSIMO dinero. Todas las marcas de autos -alemanas, italianas, etc- desfilan a diario en la calle principal, en el estacionamiento de los hoteles a la hora de la cena, o en el estacionamiento del supermercado. Pero conducen como lo hacia Don Borda en mi pueblo, cuando conducía su sulky , como un inconsciente. Si lo veías venir era mejor abrir paso, y si había  cerca algún árbol, arbusto, poste o lo que fuera era mejor treparse y esperar a que lo peor pasara.
Así las cosas, estamos en plena temporada de tifones, y se anuncia uno muy grande para manana, el tifon Muifa. Con suerte paso de ser un super tifon a ser considerado por los expertos como un tifon fuerte, pero afectara la región con fuertes vientos y lluvias torrenciales durante unos once días. Miles de barcos pesqueros han vuelto al puerto, y muchas personas fueron evacuadas. Se han reprogramado vuelos, y se evalúa la posibilidad de suspender algunos servicios ferroviarios del tren de alta velocidad. Equipos de emergencias y rescate ya están operando en la zona.
En las noticias locales sugerían que compráramos provisiones, y no saliéramos de la casa. Así que con la peque reincidimos en el restaurante estilo japones, a fin de evitar la hora pico del super y después haríamos nuestra compras tranquilas, sin tener que posar para la foto familiar o tener que responder 100 veces las mismas preguntas -sexo, edad, altura, peso, nacionalidad, etc-. 
La sorpresa nos llevamos al llegar al super y ver que habían arrasado con todo, no había ni verduras, ni carne, ni frutas, ni lácteos. Nunca nos había pasado esto, ni en la fiesta de la primavera. Era un aglomerado de gente gritando y arrebatándose las cosas de las manos, el carnicero estaba como loco. Todos empujaban y no había otro tema de conversación que no fuera el tifon. 
Cuando se trata de millones de personas, todo se magnifica:( ya sea para bien o para mal. 
Así que las conservas que nos dejo M. antes de irse de vacaciones a Filipinas con su novio sueco, pasaron a mejor vida:)
Imagen tomada de spanish.china.org.cn

Imagen tomada de spanish.china.org.cn
Imagen tomada de spanish.china.org.cn
Imagen tomada de spanish.china.org.cn
Imagen tomada de spanish.china.org.cn

Calor …

Parece que Meiyu se adelanto lo suficiente como para que el bochorno nos HORNEE literalmente. En criollo, la estación lluviosa apareció antes de tiempo, y ahora tendremos que padecer un verano super caluroso:(

Ayer y anteayer la temperatura supero los 39 grados y la sensación térmica era de 40. El aire acondicionado en casa no tiene respiro, y esta conectado las 24 horas, muy a mi pesar:( Pero resulta que Antoinette suda mucho y se irrita con el calor.

No se como describir o ilustrar el vaho que se produce entre la contaminación y la humedad, pero es asfixiante:(

Hoy teníamos que salir si o si para ir hasta la oficina que vende los billetes de tren, y opte por el ergo baby, que es la mochila porta-bebe para cargar a la cría. Fuimos rapidito, hicimos la cola como Dios manda, y cuando ya casi era nuestro turno recordé que no había llevado nuestros pasaportes. Así que tuvimos que volver, las dos empapadas de sudor.

Al llegar a casa le cambie la ropa, le di una mamadera, esperamos un tiempo prudencial -por el reflujo- y partimos de nuevo, esta vez con mas suerte. Y ya tenemos los billetes para viajar el domingo a Xiamen. Por suerte BW nos viene a buscar, ya que hay que llevar algunas cosas que dejaremos en el nuevo departamento.

En principio vamos por dos semanas, ya que M. que amablemente cuidara nuestras plantas tiene que viajar a fin de mes, y ademas el 1 de agosto comienza a venir Li para ver si puede cuidar a la peque.
Manana iremos a Shanghai a comprar fruta seca, a despedir a Millie que vuelve a Australia, y a comprar un par de cosas en Ikea que nos llevaremos a Xiamen.

Mi bebe duerme la siesta, y yo simplemente me siento cansada:) pero con la satisfacción de las tareas cumplidas:)