Jardín Botánico Wanshi (Xiamen)

Invierno en Xiamen, cielo azul infinito y palo borracho en flor:) 

 Hoy han comenzado las vacaciones de invierno, 3 semanas para descansar, remolonear, pasear un poco y hacer muuuuuchas cosas que nos guste muuuucho!!! Comienzan justo una semana antes de las vacaciones del Año Nuevo Chino.

Estos días la gente anda agitada, hay colas interminables en las estaciones de tren y en todos los lugares donde se venden los boletos que los llevarán de vuelta a casa, para celebrar la Fiesta de la Primavera justo a sus seres queridos.

Dicen que durante este tiempo se produce la mayor migración humana del planeta. Mi corazón está particularmente con los que vuelven a casa en moto, en inglés se los conoce como “migrant workers”, son los obreros que vienen del interior de China a trabajar en las ciudades donde se concentran las fábricas, y ojalá cada año las cosas mejoren y ellos pueden volver a casa más seguros. Durante este tiempo se habilitan unos carriles especiales para estos grupos de personas que conducirán sus motocicletas por miles de kilómetros. Si quieren ver fotos, les dejo este link de la “vuelta a casa” del año pasado (algunas veces va la familia de 3/4 al completo en una moto, y suelen llevarse absolutamente todas sus pertenencias, pues tienen que dejar los dormitorios de las fábricas vacíos, o para evitarse la renta del lugar que alquilan).

Esta semana, nos mandaron un mail de la escuelita, diciendo que hoy viernes, último día de clases iríamos de picnic al Jardín Botánico de Xiamen. La propuesta nos gustó mucho, porque Antoinette es una amante nata de la naturaleza, y por otro lado, una de las entradas nos queda muy cerquita de casa. Cuando accedemos a la calle principal, a la derecha bajamos a la playa, y del lado izquierdo subimos al Jardín Botánico y a la Reserva.

Así que hoy nos levantamos tempranito y nos pusimos “manos a la masa”!!! Preparamos todas las cosas del “Baking Friday”, e hicimos la masa para el pan y para la pizza. Creo que si a Antoinette y a BW les hacen un análisis de sangre, les van a extraer salsa de tomate, no entiendo como les puede gustar tanto!!!

A Antoinette le encanta el pan calentito con aceite de oliva, así que pusimos unos bollitos de pan, un cuenquito de aceita de oliva, unas aceitunas, unas pizzetas (mini-pizzas), un poco de mermelada de durazno, mandarinas (las mini-mandarinas típicas de China y de esta época del año) y compota de manzana en nuestra mochila y fuimos al encuentro del resto del grupo.

Para mi sorpresa, Antoinette se hizo todo el camino a pie sin chistar!!! Como dirían en mi pueblo “lo que es la junta!!!”. Estaba super emocionada!!!

Me llenó el alma de lindos recuerdos, cuando era chica me encantaba ir con mi papá al estero, ver los camalotes, los animales salvajes, el amanecer y el atardecer en los pajonales es impresionante, cuando las bandadas de patos cubren el cielo, ya sea cuando levantan vuelo para ir a los comederos, como cuando vuelve a sus nidos antes del anochecer. El sonido del agua correr, todas esas cosas que llenan de paz el alma. Qué alegría cuando mi papá me dejaba faltar a la catequesis de los domingo y a la misa de los niños, para ir con él al campo.

El Jardín Botánico de Xiamen es inmenso, tiene varias entradas, y un sin fin de especies (incluso cactus), y a pesar de que estamos en invierno, y de la fuerte sequía, hay flores por doquier. Como todo jardín chino, no pueden faltar las piedras y el agua, también hay varios monumentos. Ojalá algún día pueda tener mi propio jardín chino.

También hay varios lugares dedicados a las personas mayores, donde se pueden ver estos “aparatos” para hacer ejercicios. Siempre me ha llamado la atención que no haya hamacas, toboganes o columpios para los peques, éstos generalmente están en los patios de juego, pero hay que pagar. Sin embargo para los abuelos, en todos los parques hay lugares destinados a ellos, incluso hay mesas que traen diseñada la tabla del ajedrez chino. 
Me parece super importante que las personas mayores tengan lugares donde recrearse y socializar. Una de las cosas que siempre he admirado de China, es -sobre todo en las generaciones mayores- su capacidad de contemplar, verlos tan temprano sentados frente a un lago, o frente a un parque, “viendo” todo de una manera diferente. 
Cuando llegamos al Botánico, estaba lleno de abuelos y nietos -hasta que llegó la hora del almuerzo y todo el mundo desapareció-, y mientras veía a los peques de acá para allá tratando de treparse a estos “juegos”, pensé que sería también enriquecedor para ellos llenar los parques, y todos los rincones posibles de “aparatos” recreativos para que los más chicos también puedan disfrutar, aunque más no fuera la simple hamaca de toda la vida. A veces me da la sensación de que en China, ver a los peques jugar está mal visto, se supone que deberían estar practicando los caracteres chinos sin parar, que no se puede “perder tiempo”. 
Hace unos días, en Hong Kong, estábamos viendo los regalos del Año Nuevo Chino para los peques, y tenían para vender unas réplicas de lingotes de oro de cartón, que venían rellenas con útiles escolares. A mi, a primera vista me encantaron, porque traían cosas muy lindas, pero a BW le pareció muy triste. Igual BW quedó traumatizado de chico, porque sus padres que eran hippies-pacifistas nunca le quisieron comprar un tanque de guerra, que era lo que él más quería. 
Cuando llegamos los peques corretearon un rato, y después nos pusimos a preparar las cosas para el almuerzo, en la escuela son vegetarianos, así que los peques prepararon sándwiches untados con un nutritivo puré de garbanzos. También había frutas, zanahoria, pepinos, tomates, etc. 
Después de comer se pusieron a jugar, Antoinette como siempre, prefiere jugar sola. Se puso a jugar a la pelota, y de vez en cuando se alejaba para ver que había entre las piedras. 
La verdad que el trabajo de las maestras jardineras (parbularias) es impagable, porque la energía que tienen los peques es difícil de igualar!!! Las mamás chinas, siempre hacen comunidad (tribu) así que nos íbamos turnando para entretenerlos. Yo llevé burbujas, y como Antoinette no es nada celosa de mi, ella se entretuvo super bien mientras yo hacía burbujas con sus compañeros. 
De tanto correr y disfrutar les volvió a dar hambre, así que una de las mamá les dio naranjas de merienda. 
Feeding the tigers – Alimentando los tigres (los peques nacidos en el año 2010
son tigres en el horóscopo chino, los llaman cariñosamente “Xiao Hu”: pequeño tigre). 
La mamá pelaba las naranjas y les iba dando una rodaja a cada uno por turno:) 
Antoinette disfrutó muchísimo!!! Y ojalá estos días, antes de que -por las vacaciones de invierno- la isla se llene de gente (masas de turistas chinos), podamos visitar algunos lugares más. Me gustó mucho la experiencia!!!