Jardín Botánico Wanshi (Xiamen)

Invierno en Xiamen, cielo azul infinito y palo borracho en flor:) 

 Hoy han comenzado las vacaciones de invierno, 3 semanas para descansar, remolonear, pasear un poco y hacer muuuuuchas cosas que nos guste muuuucho!!! Comienzan justo una semana antes de las vacaciones del Año Nuevo Chino.

Estos días la gente anda agitada, hay colas interminables en las estaciones de tren y en todos los lugares donde se venden los boletos que los llevarán de vuelta a casa, para celebrar la Fiesta de la Primavera justo a sus seres queridos.

Dicen que durante este tiempo se produce la mayor migración humana del planeta. Mi corazón está particularmente con los que vuelven a casa en moto, en inglés se los conoce como “migrant workers”, son los obreros que vienen del interior de China a trabajar en las ciudades donde se concentran las fábricas, y ojalá cada año las cosas mejoren y ellos pueden volver a casa más seguros. Durante este tiempo se habilitan unos carriles especiales para estos grupos de personas que conducirán sus motocicletas por miles de kilómetros. Si quieren ver fotos, les dejo este link de la “vuelta a casa” del año pasado (algunas veces va la familia de 3/4 al completo en una moto, y suelen llevarse absolutamente todas sus pertenencias, pues tienen que dejar los dormitorios de las fábricas vacíos, o para evitarse la renta del lugar que alquilan).

Esta semana, nos mandaron un mail de la escuelita, diciendo que hoy viernes, último día de clases iríamos de picnic al Jardín Botánico de Xiamen. La propuesta nos gustó mucho, porque Antoinette es una amante nata de la naturaleza, y por otro lado, una de las entradas nos queda muy cerquita de casa. Cuando accedemos a la calle principal, a la derecha bajamos a la playa, y del lado izquierdo subimos al Jardín Botánico y a la Reserva.

Así que hoy nos levantamos tempranito y nos pusimos “manos a la masa”!!! Preparamos todas las cosas del “Baking Friday”, e hicimos la masa para el pan y para la pizza. Creo que si a Antoinette y a BW les hacen un análisis de sangre, les van a extraer salsa de tomate, no entiendo como les puede gustar tanto!!!

A Antoinette le encanta el pan calentito con aceite de oliva, así que pusimos unos bollitos de pan, un cuenquito de aceita de oliva, unas aceitunas, unas pizzetas (mini-pizzas), un poco de mermelada de durazno, mandarinas (las mini-mandarinas típicas de China y de esta época del año) y compota de manzana en nuestra mochila y fuimos al encuentro del resto del grupo.

Para mi sorpresa, Antoinette se hizo todo el camino a pie sin chistar!!! Como dirían en mi pueblo “lo que es la junta!!!”. Estaba super emocionada!!!

Me llenó el alma de lindos recuerdos, cuando era chica me encantaba ir con mi papá al estero, ver los camalotes, los animales salvajes, el amanecer y el atardecer en los pajonales es impresionante, cuando las bandadas de patos cubren el cielo, ya sea cuando levantan vuelo para ir a los comederos, como cuando vuelve a sus nidos antes del anochecer. El sonido del agua correr, todas esas cosas que llenan de paz el alma. Qué alegría cuando mi papá me dejaba faltar a la catequesis de los domingo y a la misa de los niños, para ir con él al campo.

El Jardín Botánico de Xiamen es inmenso, tiene varias entradas, y un sin fin de especies (incluso cactus), y a pesar de que estamos en invierno, y de la fuerte sequía, hay flores por doquier. Como todo jardín chino, no pueden faltar las piedras y el agua, también hay varios monumentos. Ojalá algún día pueda tener mi propio jardín chino.

También hay varios lugares dedicados a las personas mayores, donde se pueden ver estos “aparatos” para hacer ejercicios. Siempre me ha llamado la atención que no haya hamacas, toboganes o columpios para los peques, éstos generalmente están en los patios de juego, pero hay que pagar. Sin embargo para los abuelos, en todos los parques hay lugares destinados a ellos, incluso hay mesas que traen diseñada la tabla del ajedrez chino. 
Me parece super importante que las personas mayores tengan lugares donde recrearse y socializar. Una de las cosas que siempre he admirado de China, es -sobre todo en las generaciones mayores- su capacidad de contemplar, verlos tan temprano sentados frente a un lago, o frente a un parque, “viendo” todo de una manera diferente. 
Cuando llegamos al Botánico, estaba lleno de abuelos y nietos -hasta que llegó la hora del almuerzo y todo el mundo desapareció-, y mientras veía a los peques de acá para allá tratando de treparse a estos “juegos”, pensé que sería también enriquecedor para ellos llenar los parques, y todos los rincones posibles de “aparatos” recreativos para que los más chicos también puedan disfrutar, aunque más no fuera la simple hamaca de toda la vida. A veces me da la sensación de que en China, ver a los peques jugar está mal visto, se supone que deberían estar practicando los caracteres chinos sin parar, que no se puede “perder tiempo”. 
Hace unos días, en Hong Kong, estábamos viendo los regalos del Año Nuevo Chino para los peques, y tenían para vender unas réplicas de lingotes de oro de cartón, que venían rellenas con útiles escolares. A mi, a primera vista me encantaron, porque traían cosas muy lindas, pero a BW le pareció muy triste. Igual BW quedó traumatizado de chico, porque sus padres que eran hippies-pacifistas nunca le quisieron comprar un tanque de guerra, que era lo que él más quería. 
Cuando llegamos los peques corretearon un rato, y después nos pusimos a preparar las cosas para el almuerzo, en la escuela son vegetarianos, así que los peques prepararon sándwiches untados con un nutritivo puré de garbanzos. También había frutas, zanahoria, pepinos, tomates, etc. 
Después de comer se pusieron a jugar, Antoinette como siempre, prefiere jugar sola. Se puso a jugar a la pelota, y de vez en cuando se alejaba para ver que había entre las piedras. 
La verdad que el trabajo de las maestras jardineras (parbularias) es impagable, porque la energía que tienen los peques es difícil de igualar!!! Las mamás chinas, siempre hacen comunidad (tribu) así que nos íbamos turnando para entretenerlos. Yo llevé burbujas, y como Antoinette no es nada celosa de mi, ella se entretuvo super bien mientras yo hacía burbujas con sus compañeros. 
De tanto correr y disfrutar les volvió a dar hambre, así que una de las mamá les dio naranjas de merienda. 
Feeding the tigers – Alimentando los tigres (los peques nacidos en el año 2010
son tigres en el horóscopo chino, los llaman cariñosamente “Xiao Hu”: pequeño tigre). 
La mamá pelaba las naranjas y les iba dando una rodaja a cada uno por turno:) 
Antoinette disfrutó muchísimo!!! Y ojalá estos días, antes de que -por las vacaciones de invierno- la isla se llene de gente (masas de turistas chinos), podamos visitar algunos lugares más. Me gustó mucho la experiencia!!! 

Crochet + Estrellas = Xmas Stars

Debería estar estudiando, pero no le cuenten a nadie, me distraigo viendo cosas bonitas en otros blogs. Y es que Paula, una chica española, que tiene un blog llamado Holamamá ha hecho una entrada titulada “Una navidad de crochet” y no me pude resistir.

Y entonces me picó el bichito, ese que me susurra al oído “5 minutos y nos tomamos un té”, y en un recreo de quince  minutos hice una mini guirnalda, que finalmente colgamos en el armario de la NO habitación de Antoinette (es la No, porque era el lugar destinado A… pero al final sigue durmiendo con nosotros). Cada día va quedando más colorinche, porque también se ven las cajas (recicladas de pañales descartables) que forramos con papel coreano (BW eligió el diseño) para guardar la ropa fuera de estación.

Paula es una cazadora de blogs fantásticos, llenos de inspiración! Y así fui a dar con el blog alemán de Barbara, donde explicaba paso a paso como hacer unas estrellitas al crochet. Super fácil!!!

Creo que las de la foto están hechas en hilo -quizás macramé-, de ahí su textura. Yo las he hecho con lana, y están un poco más “flácidas”, pero me gustó el resultado. Y se pueden unir en una guirnalda, o se las puede colgar de manera individual en el arbolito, o quizás bordarle algo. 
Recuerdo que en Argentina mucha gente se quejaba de las costumbres importadas de los países del hemisferio norte, porque justamente en Navidad, por mis pagos, no estamos ya muriendo de calor jajaja Y muy por el contrario de las delicias chocolatosas y la comida caliente, nosotros solíamos hacer platos fríos, ensaladas, etc. 
En Ningbo experimenté mi primera Navidad en invierno, pero reconozco que mi primer año en China, aunque pasé la nochebuena con una familia amiga, no sentí para nada el espíritu navideño que ahora se respira en China. 
Y ahora me toca aprender el invierno en Xiamen, donde no hará mucho frío. Pero igual me dan ganas de tejer y preparar sopas. 

Media estación

Un nuevo noviembre para aprender 🙂 En Ningbo no teníamos “media estación”, pero en Xiamen si. Es raro, porque por las mañanas y las noches refresca, pero sin embargo todavía hace mucho calor al medio día y a la siesta.

Es difícil decidir que ponerse, sobre todo con los peques. BW andará de mangas cortas todo el invierno, yo llevo ropa liviana, pero las chalinas se vuelven imprescindibles, mi garganta es mi talón de Aquiles, y la contaminación no ayuda. 
La pregunta de cada mañana es ¿Cómo visto a Antoinette? ¿Qué le pongo? 
Sus compañeros van super abrigados, y suelen ponerles unos paños de algodón o gasa en la espalda para que les absorba el sudor. También lo hacen durante el verano. Son unos paños que se compran, y en un extremo tienen un diseño (que puede ser una carita de animal o del animé de moda) y este va como tapete del lado de afuera de la ropa, para impedir que se deslice y se caiga. 
Nosotros tratamos de que Antoinette no sude tanto, va con ropa cómoda, de ser posible algodón. Antoinette no tiene mucha ropa, la mayoría son pijamas o ropa de entrecasa. En cada cambio de estación le comprábamos dos o tres remudas para salir, pero nada más. 
Antes de que comenzaran las clases, en la liquidación de verano, fui a Zara y le compré 3 pantalones deportivos, un breche y un jean. En Zara venden ropa bonita, pero no es barato. Es de mejor calidad, porque generalmente es ropa hecha en Portugal o Turquía, y los diseños son más occidentales. En M&S y H&M suelo comprar los básicos: medias y camisetas. El resto de la ropa es demasiado “chillona” para mi gusto. Pero los “packs” de camisetas y medias nos funcionan. 
El sábado pasado, aunque me sentía morir de lo apestada que estaba, decidí ir a ver la liquidación de otoño, y si o si tenía que comprar una camisetas mangas largas. Quería ver si encontraba en Zara unas blusas de algodón para que Antoinette las lleve sobre sus camisetas mangas cortas. 
Al final no encontré lo que buscaba, pero si encontré unas camisas de algodón que nos vinieron como anillo al dedo 🙂 Quedan lindas, se arremangan, y se las ponemos sobre las camisetas mangas cortas por ahora, y ya cuando refresque un poco más, irán las de mangas largas y algún pullover o saquito para la época más fría, que no creo que dure mucho. 
Esa pensaba que sería mi compra para lo que resta del año, hasta que esta semana encontré cerca de la escuela de Antoinette una tiendita que vende cosas muy lindas. Todo hecho de manera artesanal, con telas y diseños japoneses y coreanos. 
Me hubiera comprado todo! Pero no. Compré un par de cosas que me gustaron mucho y que espero poder usar de “molde” para hacerlas con mis propias manos. 
Esta blusa de viyella estampada me pareció de ensueño desde el minuto que la vi. Es suave y livianita. Y esperamos sacarle mucho provecho!!! 
Y por último estos tres pantalones, el primero de algodón japonés y los otros dos de tricot. Ya veremos si son tan cómodos como parecen 🙂 
Y de “yapa” unas fotos de nuestro día a día, tratando de ponerle color a la cosa:) Ya empezaron a poner la decoración de navidad por todos lados, y a Antoinette hace rato que la tiene ilusionada “papá” (papá noel) y cuando lo ve se rie “jo jo jo”. No sé si habrán hecho alguna actividad en la escuela, pero le encanta la idea 🙂 
 

Antoinette: Primer día de clases!

Según el calendario lunar chino, el fin de semana pasado, comenzó el período solar conocido como “liqiu” –立秋-, traducido literalmente “Inicio del Otoño”.

Y con el inicio del otoño, comenzaron las clases! Al final BW se tomó la mañana libre en el trabajo y nos acompañó. Él está 100% seguro que Antoinette se siente “segura” con él, y yo estoy 100 % segura que ella hace lo que quiere con él. Pero lo cierto es que era el primer día de clases, y era una maravillosa oportunidad para compartirla los tres juntos. 
Antes de salir de casa, Antoinette prometió portarse bien, hacerle caso a la maestra, no pelear con los compañeros… bueno, todas esas cosas que se prometen y nunca se cumplen!

Yo estaba super nerviosa -estoy super nerviosa-, los dos iban de lo más relajados. Llegó un punto, en que mi tormento era tal, que si alguien me hubiera dicho algo, le hubiera dado un castañazo sin pensarlo dos veces. Por suerte BW me va conociendo de a poco, y por sobre todas las cosas, me acepta como soy.

El colegio es muy asiático en todo sentido, y aunque no era el mejor de mis días, se que puedo lidiar con eso. Hay muchísimas cosas de la cultura asiática que me gustan. La realidad es que la mayoría de los extranjeros que van a este colegio, son los que no pueden afrontar el colegio americano, que es carísimo.

Para nosotros era la única opción, porque Antoinette tenía que ir si o si al colegio, y el colegio americano no tiene Nursery. Además de que el colegio está en un distrito fuera de la isla, y es prácticamente una hora en autobús.

Todavía estoy en el dilema, de si seguirá ahí o no, el próximo año. Pero como bien dice BW, veamos este primer trimestre, y como evoluciona Antoinette en general, y a ver si pronto tenemos los resultados de los exámenes.

El primer día fue medio un “fiasco”, pero reconozco que fue mi culpa. Primero le pedí a BW que se fuera, y así tomar el control de la situación. Charlé un poco con las maestras, y la verdad que las dos tienen una paciencia infinita con los peques.

Nos dijeron que en principio serían solo 7 peques, y que Antoinette era la única extranjera. Uno de los peques, no paró de decir que no quería que Antoinette se quedara, que no le gustaban los extranjeros. Antoinette nunca se dió por aludida y siguió jugando.

A las 9 AM apareció la persona encargada del “snack time” con una fuente con varias porciones de spaghettis con salsa. Me sorprendió bastante, porque nunca se me hubiera ocurrido ese tipo de comida como aperitivo, sobre todo teniendo en cuenta que el almuerzo se sirve a las 11.

Ya habíamos hablado sobre el tema comida con Antoinette, y les explicamos que Antoinette llevaría su propia comida de la casa. Que por favor no compartieran comida con ella. Todo había quedado -aparentemente- claro, por lo que me sorprendió sobremanera que me llamaran para decirme que les preocupaba que Antoinette no quisiera comerse los fideos. Pero si es que una hora antes la cría se había tomado un tazón de leche con cereales!!!

Vuelta a explicar lo de la comida, lo de las alergias, espero que hayan entendido.

Hoy, el segundo día, se quedó 3 horas, de las cuales me quedé acompañándola 2! Llegamos puntual, y era la única. Una hora más tarde llegaron dos críos más. Las maestras me comentaron que en general los peques suelen venir a las 9. A las 10, cuando me fui, solo eran 3, incluida Antoinette, y cuando la fui a buscar a las 11, seguían siendo los mismos.

Antoinette ha estado muy activa jugando, compartiendo… y ya tiene una amiga. Una nena muy dulce, que la consolaba cuando me fui, diciéndole que iba a volver más tarde a buscarla. Por supuesto yo no me había ido, estaba sentada afuera de la sala, y como no lloraba, sino que de vez en cuando se asomaba a la puerta y gritaba en chino ¿mamá donde estás? Podía oir a su compañera responderle “tu mamá volvió a la casa, más tarde viene”. Y volvían las dos a lo suyo: juegos y más juegos.

Para mi, esta experiencia es completamente nueva. Es un lugar seguro, y las personas que están alrededor de mi hija parecen competentes y con experiencia. Hoy por la mañana, participamos de los ejercicios matutinos de los peques de jardín y todo el mundo parecía contento, disfrutando. Tanto los maestros como los peques. Supongo que pasará un tiempo hasta que Antoinette se adapte completamente. Pero después de este segundo día, pienso que todavía nos queda mucho camino por recorrer.

Mientras tanto seguiremos trabajando en casa, como siempre. Ahora BW también se sumó a la tarea, y tienen su rato de armar rompecabezas o pasar cuerdas. Cosa que ambos disfrutan mucho!

La vida es esto, ¿no?. Lo importante es mantener la cabeza abierta, y sacar lo bueno, lo mejor de cada uno. Serán 3 horas para compartir con otras personas, conocer otro ambiente, no puedo resultar nada malo.

Recuerdo que con mi primo más chico, la sala de 3 no resultó, pero no quiero boicotearme. Como suele decir una de mi amigas, siempre aparece alguien/algo y te rescata. Algunos procesos de aprendizaje son dolorosos, pero muy necesarios.

Antoinette: 3 años!!!

Antoinette cumplió 3 años, y los hemos celebrado en familia. A la hora de soplar las velitas, cantar el feliz cumpleaños y abrir los regalos, el resto de la parentela se sumó vía skype, y a ella le resultó muy divertido. De hecho estaba en plan presumida jajaja

Fue un día muy lindo, distendido, aunque no pudimos evitar que BW se levantara a las 6 de la mañana (a tomarse litros de café y leerse varios periódicos en línea). Y como Antoinette es media dormilona, me dió tiempo de hacer un par de cosas, antes de que nos dedicáramos por completo a ella.

Cuando se despierta suele llamarme, y yo, mientras le voy respondiendo, empiezo a prepararle el desayuno. BW en cambio, cuando la escucha sale corriendo a buscarla. Así que habíamos acordado que cuando nos llamara, la sorprenderíamos con unos globos. La sorprendida fui yo, pues ni bien Antoinette dijo mamá, BW ya estaba lanzándole los globos y cantándole el feliz cumpleaños, así que apenas llegué con las fotos. Pero su cara de felicidad lo dice todo, para ella no hay mejor plan que despertarse, y que su papá esté en casa, y si además hay fiesta, que mejor que mejor!

No es la primera vez que comparto esta frase de Zhuangzi, pero nada explica mejor la situación captada en la foto, ese momento en que se mezclan los sueños y la realidad. Cuando todavía uno está soñoliento, pero feliz de despertarse de esa manera.

Antoinette es muy sensible, y son muchas las veces que observa las cosas, o presta atención a un sonido de una manera muy especial, profunda, como si se conectara con lo que tiene en sus manos y no lo quisiera dejar escapar. Es algo que me emociona profundamente, sobre todo viviendo en un país donde poco se practica la espiritualidad. Estar en presencia de alguien, que con toda su inocencia, hace un proceso de “reconocimiento” frente a las cosas, sus sonidos, sus formas, sus colores, sus aromas … es simplemente, emocionante.

Eso que ella hace de manera natural, yo lo descubrí cuando empecé a sentir la necesidad de rezar. Ese instante en que uno agradece, y “suelta” todo lo que nos aturde, y entonces viene la calma, esa sensación de que hay alguien que escucha.

Y puede estar muy entretenida jugando, sin embargo hay un momento, en que se sienta como en la foto, y trasmite lo mismo -y más-, mucha paz, y suele buscarme con los ojos, y entonces me regala una de sus sonrisas llenas de luz. Y es todo lo que necesito.

Y ella es esa parte sensible de BW, que también se emociona con sus ocurrencias. Y hace todo lo que ella le pide. Y yo me paso el día diciéndole a los dos que se den un respiro, que si siguen así uno de los dos va a terminar enojado. Y el día del cumpleaños BW terminó con una herida en la frente, después que Antoinette le tirara unos imanes en la cara.

Yo no puedo estar sentada en un mismo lugar por mucho tiempo, así que Antoinette está acostumbrada a que cuando estamos juntas -solas- ella se va entreteniendo con sus cosas, e interactuamos -jugamos-, mientras yo hago mis cosas.

Hace varios días que mientras ordeno un poco, y voy deshaciéndome de algunas cajas vacías, iba haciendo alguna cosa para su cumpleaños. De hecho para hacerle la torta, tenía que desembalar primero el horno, e ir sacando las cosas para hornear, tratar de encontrarles un lugar, etc. Y aunque no nos pusimos grandes objetivos, lo importante es que hemos cumplido todas nuestras pequeñas metas.

En Beilun le había comprado el vestido para el cumpleaños, y lo único que me faltaba hacer era plancharlo. Zapatos no se quiso poner, así que anduvo todo el día descalza. BW la bañó mientras yo terminaba de hornear unas magdalenas de vainilla. El día anterior había hecho la torta, y solo faltaba echarle un poco de nata y unos trozos de durazno como decoración.

Habíamos quedado con la familia a las 5 de la tarde, así que para esa hora, estuvimos los 3 sentados y listos para empezar el festejo. Vestir la cría, vestir la torta, dejar la masa de la pizzas levando, mientras BW preparaba los refresco y los snacks. Y la fiesta comenzó puntual.

Charlas, risas, tuvimos tiempo de conversar distendidos y ponernos al día, porque la verdad que entre la mudanza y la adaptación poco y nada habíamos compartido con la parentela. Mientras nosotros tomábamos nuestro aperitivo, el resto de la familia desayunaba jajaja

Y llegó el momento de cantar el feliz cumpleaños, y BW ayudó a Antoinette a soplar las velitas, y finalmente los regalos!!! La cara de Antoinette lo dice todo!!!

Los abuelos, que estuvieron de visita en mayo pasado, le habían dejado regalos, y BW le compró una pileta inflable para disfrutar del agua, completamos los regalitos con el delantal de cocina que le hice, un bañador, unos brazaletes también inflables para el agua, y unos juegos didácticos.

Nuestro mejor regalo, es la posibilidad de estar juntos los tres, en familia, Un día que me puse a hacerle la guirnalda, y mientras recortaba los papeles y la tenía a ella al lado mio jugando a tomar el té, se me vino la idea de los corazones, una idea no muy original, pero que simboliza el amor, y que es, sin lugar a dudas, nuestro motor, el que nos permite ser mejores personas. Así que por eso los 3 corazones que decoran la tarta de cumpleaños son muy significativos. Tres corazones, tres años, los tres juntos. Todo hecho con mucho amor.

Un día cosí la guirnalda, otro día cosí el mantel, otro día envolví los regalos, fui sacando poco a poco las cosas que compramos en Beilun y en Hong Kong. Y el resto fue solo disfrute y mucho agradecimiento.

Seguramente se me quedaron muchas cosas en el tintero, pero ahora solo me viene esto a la cabeza, el haber disfrutado mucho un día en familia, y el agradecimiento, sobre todo a Dios.

Y aunque estoy convencida de que el credo de cada persona, pertenece a su intimidad, también pienso que el desarrollo espiritual es tan importante como el desarrollo intelectual. Uno necesita esos pequeños momentos en los que escucha y se conecta, con su propio cuerpo, con lo que nos rodea, esa pausa que nos ayuda a conocernos mejor y a canalizar nuestras energías.

También hemos cumplido un mes sin chupete, algo que parecía imposible. Tenemos muchas cosas por mejorar, muchas cosas por ordenar, pero aunque resulte reiterativa, estamos juntos, y es lo que realmente cuenta. Ya llevamos un mes en Xiamen!!!

Hay una página en facebook que me gusta mucho, se llama Estrategias Educativas, y hace unos días compartió los consejos del mago Merlín de Terence Hanbury White:

Lo mejor cuando se está triste- contestó Merlín, empezando a soplar y resoplar- es aprender. Puedes hacerte viejo y temblón, puedes pasarte toda la noche desvelado escuchando el desorden de tu cuerpo, puedes perder tu único amor, ver el mundo devastado por malvados lunáticos, o saber que tu honor está enfangado en los basureros de las mentes ruines. Sólo hay una salida en ese caso: aprender.

Aprender por qué se mueve el mundo y qué lo mueve. Eso es lo único que el pensamiento no puede agotar ni enajenar, lo que nunca le torturará , lo que nunca temerá, lo que nunca le causará desconfianza, lo que ni en sueños podrá lamentar. Eso es lo más conveniente para ti: aprender.


Considera todas las cosas que puedes aprender: ciencia pura, la única pureza que existe. Puedes aprender astronomía en una vida, historia natural en tres, literatura en seis.
Y puedes luego, tras haber agotado un millón de vidas en la biología y en la medicina y la teosofía y la geografía y la historia y la economía, puedes, en fin, empezar a hacer una rueda de carreta con la madera adecuada, o pasar cincuenta años iniciando el aprendizaje de la técnica de derrotar en esgrima al adversario. Después puedes empezar de nuevo con la matemática, hasta que llegue el día, el momento, en que aprendas a arar.”

Ojalá pudiera transmitirle esto a Antoinette, el deseo inagotable de aprender. Es como caerse mil veces y levantarse siete mil, es como reconstruirse desde lo mejor de uno. Cultivarse. Aprender todas esas cosas que no enseñan en la escuela. Tener una vida llena de experiencias.

Ojalá Antoinette nunca pierda esa capacidad de abstraerse, y escuchar su propio mundo, reconciliarse con él, aceptarlo, y después devolverlo con una sonrisa. Ojalá pueda ayudarla y acompañarla  de manera que ella no pierda su esencia, y siga siendo esa personita tan especial que es. Mientras, no me canso de amarla con un amor infinito, de rezar (con el mazo dando como decía mi abuela), de soñar un montón de cosas lindas para ella, y por sobre todo de AGRADECER, la oportunidad de ser su mamá.

Tres años! Toda una vida! Feliz Cumpleaños Antoinette!!!!!!!! Mi bebé hija pequeña 🙂

DIY: Bolsa de Tela (multiuso)

Yo soy Doña Mochila, voy con mi mochila para todos lados. Tengo una mochila bastante grande que tiene 3 separaciones: una secreta para las cosas importantes, otra bien amplia para todo lo que haya que llevar, y la última más estilo bolsillo, para poner las cosas que se necesitan a mano, por ejemplo, MI BOLSA DE TELA.

Siempre tengo una bolsa de tela en la mochila, por las dudas, por si tengo que acarrear algo extra, que no quepa en la mochila, y no, por favor, no me den bolsas de plástico.

Hace años que se prohibió el uso de bolsas de plástico en China, pero en realidad lo que pasó fue que los supermercados dejaron de dar/regalar las benditas bolsas y ahora las venden, pero son las mismas, esas que contaminan. Algunos supermercados venden bolsas de material reciclado, y también tenemos algunas de ellas como por ejemplo las del supermercado Metro.

Desde que tengo uso de razón las bolsas de tela pululan a mi alrededor, antes, en mi casa del pueblo, las usábamos para el pan. Después siempre las llevaba por si tenía que llevar mis libros, o hacer la compra en el supermercado.

La última vez que visitamos Hong Kong, encontré en uno de los supermercados unas bolsas muy bonitas y las compré para regalárselas a una de mis amigas, que también las usa un montón.

Y ahora que finalmente, desempolvé la máquina de coser, me pude hacer una a medida, porque en general, las tiras de las bolsas me resultan cortas.

Solo se necesita un poco de tela e hilo de coser, no hace falta coser a máquina. En este caso usé restos de una loneta que había comprado para arreglar unos pantalones de BW, y para decorar le hice un par de guardas de viyella de verano.

En el molde se pueden leer las medidas, se necesitan dos piezas de 50 cm x 50 cm para la bolsa, y dos tiras de 80 cm de largo x 10 cm de ancho. Las guardas son optativas, en este caso son dos cortes de 10 cm.

Después de cortar las dos partes de la bolsa, el siguiente paso es hilvanar las guardas en la parte delantera. Luego hay que coserlas a máquina o a mano con una costura segura.

Cuando hayamos terminado con las guardas, hay que unir ambas partes y proceder a coser y sulfilar tal como se ve en la foto. Ambas costuras también pueden hacerse manualmente.

A continuación hay que coser el dobladillo de la “boca” de la bolsa, para luego poder coser las tiras.

Para asegurar las tiras, y que sean lo más resistente posible hay que hacer una costura cruzada.

Con las tiras puestas, la bolsa ya estaría lista para usar! Pero para darle un poco más de forma, se le puede hacer un fuelle. Es muy fácil de hacer. Simplemente hay que hacer una pequeña costura en los extremos internos de la bolsa, como se ve en la foto. 

Del lado derecho, el fuelle queda como en la foto, y le da esa linda terminación cuadrada en la base.

Es super fácil de hacer y se puede usar y volver a usar cientos de veces. Son un lindo regalo, o incluso un hermoso envoltorio de regalo. Dobladas no ocupan nada de lugar, y siempre nos sacan de apuros. Y como si fuera poco, quedan muy lindas como decoración.

Y por si alguien no puede o no tiene tiempo de hacerlas, las puede comprar y colaborar con una buena causa. Fabrics for Freedom  tiene unas bolsas muy bonitas que se llaman “Esta bolsa tiene tela” y lo recaudado se destina a la Fundación Navdanya que es presidida por la activista india Vandana Shiva quien ha dedicado su vida a la ayuda de las comunidades agrícolas indias.

http://www.fabricsforfreedom.com/esta-bolsa-tiene-tela/
Vandana Shiva

DIY: Delantal de Cocina para Niñ@s

Este era uno de esos proyectos, en el que estaba pensando el día que decidí ponerme a buscar el mercado de telas en Xiamen. Antoinette estará cumpliendo años en unos días, y este será uno de sus regalos.

Mi hija tiene su pequeño -gran- mundo imaginario, donde le gusta cocinar, preparar té o café y agasajarnos. Así que poco a poco, vamos completando su “cocinita home/hand made”.

Este año tampoco tendremos una fiesta de niños, lo festejaremos en familia, con un montón de sorpresas para Antoinette, incluyendo saludos de los abuelos y los tíos vía skype.

Si tuviera que elegir temas/ideas para el cumpleaños de Antoinette, serían: el agua, la espuma y las burbujas, que es lo que quita el sueño -y le saca los males- estos días. Y algunas de las sorpresas que le tenemos preparada para el día de su cumpleaños, están relacionadas a estos temas.

Los abuelos, cuando estuvieron de visita, le dejaron regalos “para ser entregados el día de su cumpleaños”. Por supuesto se los dejaron a BW, que tiene los regalos guardados bajo 7 llaves, porque si fuera por mí ya se los hubiera dado jajaja

BW le compró uno de los regalos relacionados al agua, y yo, siguiendo la línea de regalitos “hechos a  mano/hechos en casa” que empezamos el año pasado con “la cocinita”, le hice un par de accesorios para ir completando y este es uno de ellos.

Es muy, pero muy, fácil. Y es uno de esos regalos unisex que tanto me gustan, porque, al menos en China, tanto los niños como las niñas juegan a los “cocineros”, de hecho hay una idea generalizada en China de que los hombres cocinan mejor, y en la mayoría (99% diría) de los restaurantes, los cocineros son hombres. Personalmente creo que tiene que ver con la forma de cocinar, hay que manipular unos pesados sartenes, sobre unas hornallas EN LLAMAS.

Yo me pasaría horas en Ikea, donde se exhiben las cosas para niños, viendo a los peques jugar, se turnan y cocinan, juegan a la casita, bajo la atenta supervisión de los abuelos.

Solo necesitamos un rectángulo de tela y cinta al bies. Es tan fácil, que si una persona nunca cosió una prenda, podría incursionar en la costura con este sencillo delantal de cocina para peques, que en otras medidas puede ser perfectamente para un adulto también. Y practicar hilvanado a mano, costura simple recta con la máquina de coser, si no tiene máquina de coser, se puede hacer absolutamente todo a mano.

Para no andar corriendo atrás de Antoinette con el centímetro en la mano, lo que hice fue, tomar unos de sus vestidos y con estas medidas calcular el largo y el ancho del delantal. Hice un rectángulo de 42 cm de largo por 32 cm de ancho. Y el resto se puede leer fácilmente en el molde, incluso hay dos moldes de bolsillo. 
Después de cortar la tela, en este caso yo elegí una viyella de verano (pero como era muy finita la puse doble), hay que hilvanar la cinta al bies alrededor de la parte inferior del delantal. La cinta al bies, para los que no la conocen es una cinta cortada en cejo que permite bordear contornos de manera prolija. En Argentina la cinta al bies ya viene doblada y es más fácil de hilvanar, en China la venden como la de la foto, y hay que hacer el doblado de forma manual. Con las medidas del molde, necesité 104 cm -aproximadamente- de cinta al bies para esta parte del delantal. 

Podría haber elegido otro tipo de tela para hacer el delantal, por ejemplo alguna un poco más dura tipo loneta, pero como no conocía muy bien la máquina de coser (es la de Ikea, y es la primera vez que la uso, así que a modo de comentario solo diré que es muy fácil de usar), me decanté por este tipo de textil que es más finita y suave. Podría haber superpuesto telas de diferentes colores y hacer un delantal reversible, o no ponerle bolsillo y que este mismo fuera reversible, o ponerle bolsillo de ambos lados, y que fuera reversible con bolsillos. Hay miles de ideas, solo hay que dejar volar la imaginación.

Una vez hilvanado el contorno inferior del delantal hay que pasarle la máquina, o hacer una costura manual resistente. Primero de un lado, y luego hay que repetir el procedimiento del otro lado.

Una vez que hayamos terminado con la parte inferior del delantal, hay que colocar la cinta al bies en la parte superior (cuello). Para el cuello usé 12 cm de cinta al bies.

El siguiente paso es colocar la cinta al bies en la sisa (laterales), y el detalle aquí es que con una sola pieza de cinta al bies se cose la tira del cuello, la sisa y los lazos para atar el delantal en la espalda. Si la cinta hubiera venido ya doblada, habría sido más fácil, de todas maneras lo que hice fue doblar y marcar el bies con la plancha. Para la parte del cuello hay dos opciones, una es hacer la pieza entera, como en la foto, y la otra es hacerlas separadas y atarlas detrás del cuello. En el caso de optar por la pieza entera, hay que asegurarse de que sea la medida adecuada a la cabeza del peque. El largor de los lazos para atar en la espalda, está en el gusto de cada uno. En total para esta parte del delantal usé 160 cm de cinta al bies.

Finalmente cosí el bolsillo, siguiendo el molde, cada uno puede ponerlo a su gusto, un poco más arriba, un poco más abajo. Puede no llevar bolsillo, pero como a mi hija le encantan los bolsillos, este lo tenía que llevar si o sí.

Ojalá se animen a hacerlo, para el peque de la casa, para un regalo, para una amiga, o para sí mismos. A mi me gustan mucho los delantales de cocina y los uso. Me recuerdan a mi abuela, y a todos esos tesoros secretos que ella guardaba en los bolsillos de sus delantales.

Este lo envolveré en papel de regalo, con mucho AMOR, para mi bebé hija pequeña, que ya cumple tres años!!!

Gulong Market – Xiamen

La verdad es que con las temperaturas de este verano no dan muchas ganas de salir a la calle, por eso estoy esperando ansiosamente que llegue el otoño y poder empezar a hacer un poco de turismo en nuestra nueva ciudad. 

Aunque todavía sigo sumergida en el caos de cajas-juguetes, y mientras se materializa nuestra ida a Ikea para comprar el par de muebles que faltan y terminar de ordenar, he estado viendo cosas en internet.

Finalmente encontré la dirección del Mercado de Telas y Sastres -Gulong Market-, y pacientemente esperé al día sábado para que BW cuidara a Antoinette y yo poder escaparme a comprar un par de telas, a ver si de una vez por todas desempolvo mi máquina de coser.

Grande fue mi sorpresa cuando WB me dijo: “I also want to come”.

Así que el sábado, cuando más calor no podía hacer, emprendimos viaje, la ciudad está repleta de turistas, y aunque todo es muy pintoresco, encontrar un taxi es una especie de lotería.

El mercado, para una persona como yo, es una especie de perdición. Hay de todo, desde telas hasta todo lo que uno podría encontrar en una mercería: hilos, cintas, canutillos, botones, cierres, abrojos, etc. La lista sería interminable.

En Ningbo también hay un mercado grande de telas, pero me quedaba muy lejos del pueblo. A veces se armaban grupos de mujeres extranjeras para ir de compras, pero lo hacían en el horario en que sus hijos estaban en la escuela, y era lógicamente mi horario de trabajo. Así que nunca fui.

La variedad es infinita, diferentes tipos de tela y claro, desde cosas muy muy baratas, hasta algunas piezas de tela de buena calidad, que claro, los precios son tirando a normales. Por supuesto hay que regatear, pero nada extremo.

Mi plan era comprar tela para un matel diario, otro poco de tela para arreglar unos pantalones de trabajo de BW, y ver si tenían viyellas de verano para hacer un par de cositas para Antoinette.

BW tenía un plan secreto, y llevaba un par de pantalones en la mochila, porque lo que él buscaba era un sastre, para ver si podía copiar uno de sus pantalones. Así que juntos íbamos viendo las telas, hasta que él también encontró una que le gustaba y le preguntamos al señor del puesto, si podía recomendarnos algún sastre y justo en el stand de enfrente había una familia completa trabajando.

Les dejamos la tela y el pantalón de BW y tenemos que volver a por el, el próximo fin de semana. Veremos si tenemos suerte o no. Encontrar ropa para BW es casi imposible en China, y la ropa que compra en Holanda es carísima. Si el sastre logra hacerle el pantalón tal cual, y la tela es más o menos resistente, estaría pagando por un pantalón 10 veces menos de lo que le costó el que dejamos de muestra. Así que estamos expectantes!!!

Todo lo relacionado a telas y sastres se concentra en este mercado, si algo no hay es porque no existe. Los sastres hacen desde trajes de novia hasta disfraces. Hay sastres que solo hacen trajes de hombres, otros solo camisas, y hay otros que garantizan poder copiar todo, hasta en el mínimo detalle. Hay tiendas que hacen cortinas, tapizados, almohadones, sábanas, toallas y todo lo que tenga que ver con lo textil está aquí.

Los pantalones de BW tienen 8 bolsillos, y el señor que nos atendió no estaba tan contento con esto, sobre todo porque los bolsillos internos del pantalón llevan cierre. Y BW no es una persona fácil de cambiar de ideas, y él quería su pantalón tal cual o nada.

Al final yo solo compré las telas, porque de los 3 la más interesada en las mercerías era Antoinette, y sabíamos que si estrábamos a una, iba a ser un problema. Así que quedamos en que otro día vuelvo sola, y compro los broches y la cinta al bies que necesito.

Además, si voy sola y con tiempo, puedo tomar el autobús que cuesta solo 1 RMB -0,10 centavos de euro-. Si vamos los 3, es más fácil ir en taxi, cuesta más o menos 18 RMB -1.80 Euros-, pero andamos un poco a las corridas con los horarios de comer, y el calor, y la gente a los que BW y Antoinette les llaman mucho la atención. Yo paso desapercibida.

Este será uno de esos lugares al cual volveré muchas veces, porque es un regalo al alma. Tantos colores, texturas, y el lugar es bastante especial en sí, porque es como el patio interno de un edificio, y las tiendas/puestos, están todos alineados en los pasillos o galerías. Era la siesta, pero se veía a la gente muy tranquila, distendida, tomando té, jugando al dominó chino, cortando telas, ordenando botones, me dio mucha paz. Se me llenó la cabeza de ideas 🙂

Y cuando el clima mejore, sé que Antoinette también disfrutará mucho de este lugar, porque no hay cosa que le guste más que tocar, explorar, sentir… diferentes texturas:)

Cotidiano…

Poco a poco vamos armando nuestras “rutinas”, aunque éstas, que tenemos ahora, son rutinas de verano, vacaciones, cuando uno se olvida del reloj (esto es tema para otro post), duerme a pata suelta, los desayunos son el almuerzo y las meriendas son la cena. 
Todos los días nos levantamos tarde -excepto el marido que a las 6 AM ya se fue a trabajar-, y desayunamos con tiempo, leemos las noticias, miramos dibujitos, y empezamos a organizar la cena haciendo la lista del supermercado. 
El supermercado del barrio está en la misma vereda que baja a la playa, y tiene casi todo lo que necesitamos. Las cosas que no podemos comprar ahí, las dejamos para el fin de semana cuando con BW podemos ir a Carrefour o Metro. 
Es el típico supermercado chino, que está dividido en secciones. Tiene una pequeña sección de productos importados, donde puedo comprar la pasta y conservas en aceite de oliva. En la sección carnicería, solo hay carne de cerdo, pero de diferentes razas o variedades de cerdo. Así que eso tendré que aprender, porque de las dos veces que compré cerdo para preparar la cena, la primera vez la carne estaba durísima, y la segunda -que fue ayer-, al pensar que podía ser dura, la preparé en un sukalki -una típico guiso/estofado vasco que generalmente se hace con carne de guisar- y se deshizo por completo. Igual a BW le encantó, para él todo lo que tenga carne y papas -patatas- es una fiesta. 
La sección de frutas y verduras es enorme, y hay cosas que no tengo la más mínima idea de como se preparan/cocinan. 
Todos los días vamos al supermercado a la peor hora, el mediodía, por supuesto está completamente vacío, porque debemos ser las dos únicas locas que salen a hacer las compras cuando el sol no tiene clemencia de nada. La luz es tan brillante que te hace doler los ojos. Y la única compañía que tenemos es el canto de las cigarras. 
Así que como el supermercado está desierto, miramos y tocamos todo hasta el cansancio, y luego volvemos a nuestra casita china con la compra del día hecha. 
Lo que más extraño del supermercado del pueblo -en Beilun-, es la sección panadería, porque allá podía comprar la baguette fresca todos los días, y horneaban pan fresco dos veces por día, a la mañana y a la tarde. 
Así que cuando tenga este caos un poco más ordenado, tendré que hacer pan todos los días, si queremos comer pan fresco. De lo contrario tendremos que comprar el pan en Carrefour o Metro y congelarlo. 
El tiempo pasa muy rápido, hoy hacen 2 semanas que llegamos a Xiamen. Todavía extraño mucho mi casita china del pueblo, sobre todo cuando no encuentro mis cosas. 
Antoinette sigue descubriendo cosas, ya conoce el camino a casa, sabe como manejar el ascensor, y cada vez que vamos a salir agarra su sombrero y su sombrilla. Parece que la única que se sigue despertando todos los días en Beilun soy yo 🙁