Dutch Framboos & Perzik Vlaai

En criollo sería “Flan Holandés de Fambruesas & Durazno”, pero lo de flan no le aplica mucho, ya que el bizcocho es casi pan:) Pero es riquísimo y muy fácil de hacer.

Pare ser franca de la pastelería holandesa lo que más me gusta son los stroopkoeken y los stroopwafes (son como unos alfajores rellenos con caramelo), pero no sé hacerlos. Solo puedo disfrutarlos cuando algún pariente del marido los manda, algún compañero de trabajo nos trae de regalo, o como cuando una día BW me sorprendrió con unos stroopwafes que encontró en el Starbucks de Xiamen.

El “vlaai” -“flai”, la “v” se pronuncia como una “f”- es un pastel/tarta típico del sur de Holanda, para ser más exactos de Limburgo, y es uno de los dulces preferidos de BW. A tal punto que siempre le llamaba “vlaai” a mis pastafrolas, cosa que me ponía de muy mal humor.

Pero, lo bueno fue que despertó mi curiosidad y me puse a investigar un poco. Y así fue como encontré una receta bien sencilla que es la que ahora usamos.

Mi preferido es el “vlaai” de manzana, pasas y canela, pero para el del desayuno de hoy usamos lo que había a mano: unas frambuesas casi pasadas que estaban en el congelador y una lata de duraznos al natural.

Parece que el origen de este rico pastel, se remonta a la edad media -e incluso antes-, época en que las tribus germanas solían cocinar una especie de pan sobre una piedra caliente y le ponían encima frutas y miel.

Y yo en mi afán de contarle al marido lo que había investigado, le dije en inglés que el “vlaai” era de origen alemán y casi le da un soponcio! Aclaré que no alemán sino de tribus germanas, a lo cual BW enfatizó “germanos = nord-europeos”.

Los primeros en prepararlos habrían sido las tribus germanas, después los monjes del medioevo lo cocían para las pascuas, y así sucesivamente.

Y les dejo la receta por si alguien se tienta en aprovechar alguna fruta muy madura, o lata de converva, que ande dando vueltas por ahí.

Para la masa:) 

Ingredientes:
3 tazas de harina común
1/3 taza de azúcar
1/3 de leche
1 pizca de sal
50 gr. de manteca sin sal
1 sobre de levadura deshidratada (en polvo) o instantánea (15 gramos aproximadamente)
1 huevo

Para el relleno de frutas: 
Se necesitan más o menos 400 gramos de “relleno de frutas” para cubrir la superficie de la masa. En casas teníamos 200 gramos de frambuesas muy maduras y para completar le agregué 200 gramos de duraznos al natural.
Primero limpié las frambuesas y las puse a macerar con un chorro de limón y dos cucharadas de azúcar. Luego licué los duraznos y mezclé todo. Como los duraznos aún tenían bastante almíbar/sirop, le agregué a la mezcla de frutas medio limón exprimido. El relleno quedó bastante consistente, pero había leído que si la fruta tenía bastante líquido se le podía agregar la yema de un huevo para darle consistencia.
Cuando lo hago de manzanas, pasas y canela, lo que hago es pelar y cortar en fetas finas 2 manzanas grandes, les espolvoreo 2 cucharadas de azúcar y las pongo a cocinar a fuego corona (lento) en una cacerola con muy poca agua, hasta que rompe en hervor. Apago el fuego, le agrego las pasas y lo dejo tapado un rato. Cuando está frío piso con un tenedor y le agrego una cucharada de canela en polvo. Y listo el relleno!

Preparación:
Mezclar los ingredientes secos y por último incorporar el huevo ligeramente batido con la leche. Amasar hasta lograr una masa lisa y dejarla levar -mínimo- durante 40 minutos.

Cuando la masa haya logrado el doble de su volumen, hay que separar un cuarto del total para decorar y el resto estirar en un molde previamente enmantecado y enharinado. Luego se coloca el “relleno de fruta” bien esparcido.

Estirar el resto de la masa, cortar tiras y decorar.

Llevar al horno y cocinar a 180 grados durante 40 minutos.

Dejar enfriar y servir:) Según BW se come caliente con mucha crema chantilly o helado de vainilla, pero esto yo no me lo creo! Igual va en gustos!!!

Chun Lian

Esta mañana nos levantamos tarde, así que desayunamos rapidito, y fuimos a buscar nuestros “chun lian”, que son las típicas coplas de la Fiesta de la Primavera que se suelen pegan en las puertas de entrada de las casas chinas para celebrar el Año Nuevo.

Generalmente suelen haber calígrafos que los escriben de puño y “caracter” -letra-, con tinta china negra o dorada sobre tiras de papeles rojos.

Esta foto la saqué en Xi’an hace exactamente 5 años! 

El puerto no es muy grande, así que anduvimos de callejón en callejón, y nada. No encontramos a ningún alma caritativa dispuesta a escribirnos nuestras coplas.

Sin embargo, cerca del mercado de frutas y verduras había varios puestos callejeros llenos de adornos.

Curioseamos un rato, preguntamos precios y seguimos dando unas vueltas más para asegurarnos de que no nos pasamos de largo a alguien que pudiera escribirlos en caligrafía china.

Como no encontramos a nadie, volvimos a los puestos callejeros y compramos nuestro “chun lian”  hecho en serie en alguna fábrica. Pero como hoy fue un día de esos, en que uno se levanta con el pie izquierdo, cuando llegamos a casa, comprobé que la copla que había elegido y estaba en la etiqueta de la caja, no se condecía con las láminas.

Es decir las tiras que van a ambos lados de la puerta si estaban correctas, pero la que va arriba, era harina de otro costal!

Cuando volvió BW del trabajo, fuimos los 3 al puestito a reclamar, pero el viejito porfiado insistía en que no había ningún problema, y que la frase estaba perfecta!